La comarca del Alto Urgel es un paraíso natural, ubicado en la provincia de Lleida. Limita con las comarcas de Cerdaña y Berguedá. Mientras tanto, por el norte hace frontera con el Principado de Andorra. La capital de la comarca es la ciudad de La Seu d´Urgell, un enclave único para disfrutar del turismo activo o cultural en los Pirineos. El territorio ocupa la parte alta de la cuenca del río Segre, con tres zonas bien diferenciadas: Grau de Oliana, el Baridá y el Urgellet. Dispone de un valioso patrimonio, siendo el románico un verdadero símbolo de la zona.

La Seu d´Urgell, capital de Alto Urgel

La Seu d´Urgell, capital de Alto Urgel. | Shutterstock

Primer día: Cadí-Moixeró y La Seu d´Urgell

Comienza el primer día en el Parque Natural del Cadí- Moixeró, el segundo parque más grande de Catalunya. Un plan perfecto para los amantes de la naturaleza. Por la tarde se propone visitar la capital del Alto Urgel. Se trata de una auténtica joya del románico enclavada en los Pirineos.

Alberga numerosos monumentos de gran valor, pero en especial destaca su catedral, el edificio más representativo de la ciudad. En su casco histórico coexisten edificios y monumentos de imprescindible visita, desde la Iglesia de Sant Miquel hasta el Museo Diocesano.

Parque Natural del Cadí-Moixeró

Una visita imprescindible en el Alto Urgel consiste en descubrir el Parque Natural del Cadí-Moixeró. Ubicado en el Prepirineo no puede faltar en cualquier ruta por la zona. Está repartido entre 3 comarcas: Alt Urgell, Berguedá y Cerdaña debido a sus grandes dimensiones. No en vano, es el segundo parque más grande de Catalunya. Alberga las sierras del Cadí y del Moixeró, unidas por Tancalaporta, originando una espectacular barrera montañosa de 30 kilómetros de largo.

Cabe destacar el Pedraforca, una de las montañas más emblemáticas para el alpinismo catalán. La actividad por excelencia en el parque es el excursionismo, dispone de una amplia variedad de itinerarios con distintos niveles de dificultad, aptos para todos los públicos. Con más de 400 km de senderos señalizados, las alternativas son casi infinitas.

Parque Natural del Cadí-Moixeró

Parque Natural del Cadí-Moixeró. | Shutterstock

Uno de los itinerarios más sencillos y cortos es la ruta de El Bullidor de la Llet, con una duración aproximada de una hora. Se alarga 2,4 kilómetros y su dificultad es baja. Destaca por recorrer un manantial y por su fuente natural originada en una gran pared de roca caliza. Un itinerario circular de dificultad media muy popular es el del collado de Pallers. Con una duración de tres horas, recorre un entorno natural espectacular.

Además, otro imprescindible en la zona es el Mirador de Els Orris. Desde allí se consigue una de las mejores vistas del parque y del Prepirineo catalán. Para los más expertos cabe destacar la ascensión a la Torreta de Cadí y el mencionado Pedraforca.

La Seu d´Urgell

A cuarenta minutos del parque se encuentra La Seu de Urgell, una de las visitas más populares en Alto Urgel, ideal para visitar por la tarde del primer día. Es conocida por su increíble casco histórico que alberga numerosos monumentos y edificios emblemáticos de gran importancia. El mas reconocido es la catedral de Santa María, una joya del románico catalán con una fuerte influencia lombarda. Asimismo, de entre sus calles medievales la de los Canonges o la Mayor son quizá las dos más populares.

Catedral de la Seu d'Urgell

Catedral de la Seu d’Urgell. | Shutterstock

Además, se puede acceder al Museo Diocesano, la Casa de la Ciudad, la Iglesia de Sant Miquel del siglo XI. También, por supuesto, al Parque Olímpico del Segre. Ubicado a 200 metros del centro, es un lugar idóneo para disfrutar de deportes de aventura como el rafting o el piragüismo.

Queda además la gastronomía de la zona, parte vital del viaje. El Alt Urgell destaca por su exquisita cocina de alta montaña, con platos elaborados con productos típicos de la comarca. Comer en Seu D´Urgell es un plan irresistible .

Segundo día: ruta por los pueblos más encantadores

El segundo día se propone recorrer algunos los pueblos más emblemáticos del Alt Urgell. Esto incluye, además, algunos parajes naturales de gran belleza.

Organya

El pueblo de Organya es conocido por conservar el texto literario en prosa más antiguo escrito en catalán: Les Homilies d’Organya. Su colegiata de Santa María, donde se guarda el documento, luce un marcado estilo románico. Es originaria del siglo X, aunque un incendio llevó a reconstruirla en el XI. Asimismo resulta muy popular la ermita de Santa Fe de Montroi.

Organya, Alt Urgell

Organya, Alt Urgell. | Shutterstock

Este encantador lugar no solo es conocido por su patrimonio cultural e histórico, también es un punto de referencia para los amantes de las emociones fuertes. Desde la montaña de Cogulló es posible saltar en parapente. Además, es posible realizar la ruta de los Dólmenes. Se trata de un recorrido por 7 monumentos funerarios prehistóricos, ubicados en entornos naturales de una belleza única.

Montaña de Alinyà

En pleno Prepirineo catalán se encuentra la Montaña de Alinyà, un enclave único en Europa. No en vano es la única zona europea donde observar con facilidad las cuatro especies de buitres: el leonado, quebrantahuesos, el negro y el alimoche. Acompañan también numerosas aves rapaces. Dispone de varios miradores y rutas organizadas para disfrutar al máximo de la experiencia.

Coll de Nargó

Destaca aquí Dinosfera, un museo donde conocer una extensa muestra sobre la era de los dinosaurios y las causas de su extinción. Aunque pudiera parecer una actividad más enfocada a niños, es también muy entretenida si se es adulto. Entre lo que enseña se encuentra un sobresaliente recorrido por los puntos de los Pirineos más emblemáticos en lo que a yacimientos de saurios terribles se refiere.

Coll de Nargó, Lleida

Coll de Nargó, Lleida. | Shutterstock

Tercer día: naturaleza y cultura pirenaicas por doquier

Para cerrar queda un nuevo recorrido por pueblos y zonas naturales del Alto Urgel. Rutas y localidades de gran belleza que conforman un final ideal para este itinerario por la comarca catalana.

Basses de Codó

El día arranca en Basses de Codó, a pocos kilómetros del pueblo. También son conocidas como Basses de Nargó. Enclavado en un espeso bosque, destaca por situarse entre montañas y colinas de roca caliza desgastada por el río Valldarques. Dispone de numerosas piscinas naturales perfectas para relajarse en plena naturaleza o practicar algún deporte de aventura acuático.

Basses de Codó, Alto Urgel

Basses de Codó, Alto Urgel | Shutterstock

Peramola

Está incluido en los pueblos más bonitos y con más encanto de Lleida. Todo gracias a su peculiar estructura de canales y depósitos, encargados antiguamente de mover los molinos. Una buena idea es realizar la ruta de las fuentes de Peramola, un recorrido sencillo y corto por las más conocidas de la zona. Dicho paseo sirve para volver conocer el entorno natural, la flora y fauna típicas de Alto Urgel. En lo monumental hay que mirar a la iglesia parroquial de Sant Miquel y a la de la Virgen de Castell-llebre. Ambas son de estilo románico y originarias del siglo XI.

Ruta circular por la sierra de Sant Honorat

Una de las rutas de senderismo más populares de Alt Urgell, con una dificultad media y una extrensión aproximada de 9 kilómetros. El punto de partida es el pueblo de Peramola. Este sendero permite descubrir y disfrutar de uno de los parajes más bellos del Prepirineo catalán, en la sierra de Sant Honorat.

Ahora ya conoces los sitios imprescindibles y los mejores planes qué hacer en Alto Urgel. Sin duda, se trata de una de las zonas más bellas de Lleida, Catalunya y toda España. Toda una joya natural con un enorme patrimonio cultural.