Montfalcó Murallat es uno de los máximos exponentes de villa amurallada en Cataluña. Conserva en perfecto estado la fortaleza que rodea la localidad, estando  la totalidad de sus casas dentro del perímetro. Se encuentra en el municipio de Les Oluges, comarca de la Segarra y la provincia de Lleida. Cabe destacar que aunque tiene 15 viviendas, solo dos de ellas permanecen habitadas. Su pequeño tamaño, sin embargo, no le impide ser una localidad de gran alcance turístico, pues Montfalcó Murallat es reconocido por ser uno de los pueblos con más encanto de España.

La leyenda de Montfalcó Murallat

Las primeras menciones de este pueblo medieval datan del siglo XI, cuando estaba gobernado por el conde de Berga Bernat I. Antes estuvo bajo poder musulmán. A lo largo de los últimos siglos, Montfalcó Murallat fue asediada en varias ocasiones. Los más conocidos sitios ocurrieron durante la Guerra Civil Catalana en el siglo XV y la Guerra de los Segadores en el siglo XVII.

Montfalcó

Montfalcó Murallat está completamente rodeado de su muralla. | Shutterstock

Cuenta la leyenda que tras una batalla en campo abierto durante la Edad Media, los habitantes de Montfalcó se refugiaron dentro de sus murallas. Ante la imposibilidad de asediar la villa por culpa de sus inexpugnables muros, los atacantes comenzaron a lanzar con una catapulta mensajes atados a un trozo de pan hacia el  su interior. Esta fue la manera que se les ocurrió de provocar que los habitantes de Montfalcó se enfrentaran unos con otros, pues de lo contrario morirían de hambre.

Como respuesta, la población lanzaba mensajes atados a pescados frescos para decirles que tenían suministros suficientes para alimentarse. Al parecer, los habitantes de la localidad iban a por comida al pueblo vecino de Les Oluges, a través de un largo túnel que conectaba ambas poblaciones. Así fue como el ejército enemigo desistió en sus intentos de asedio. Sin embargo, no hay evidencia de que ese pasadizo haya existido alguna vez, por lo que hay que tomar esta anécdota como una leyenda y no como un hecho histórico.

La muralla de Montfalcó Murallat

Montfalcó Murallat

Montfalcó Murallat. | Wikimedia

Uno de los aspectos más característicos de esta villa medieval es indudablemente su muralla. Está construida con sillares rectangulares unidos con mortero. Al igual que sucede con otros pueblos de la época en España, la fortaleza rodea la totalidad de la población sin haber ni una sola construcción fuera de sus muros.

Además, tiene la particularidad de que solo tiene dos accesos al interior del pueblo a través de las dos puertas abovedadas en su fachada sur. Este era un sistema defensivo que solían usar los musulmanes. Aunque originariamente fue construida en el siglo X, a lo largo de las siguientes tres centurias fue objeto de reformas. Durante ese largo periodo sus muros terminaron por rodear la localidad, adquiriendo una forma similar a la de un triángulo isósceles.

Las casas de Montfalcó Murallat

Parece un pueblo abandonado, y es que la mayoría de las casas están desocupadas. Solo dos las que están habitadas continuamente. Asimismo, algunas otras casas están destinadas a alquiler vacacional. Estas son perfectas para disfrutar del turismo rural de Cataluña con base en el pueblo medieval mejor conservado de toda la región.

Moontfalcó Murallat

Las casas de Montfalcó Murallat. | Shutterstock

En cuanto a su estructura, la mayoría de las casas en Montfalcó Murallat tienen la misma distribución. La parte abajo estaba dedicada a establo o tareas agrícolas, el segundo piso era la vivienda familiar y el desván se usaba como despensa y trastero. Además, algunas de ellas tenían una bodega subterránea. Dar un paseo por sus calles es como caminar por un laberinto rodeado de casas de piedra, galerías porticadas y arcos. También hay ejemplos de edificaciones más modernas, construidas durante los  siglos XVII y XVIII, pero que igualmente ayudan a comprender cómo era esta villa en épocas pasadas. Además, el acceso a vehículos no está permitido, por lo que es un pueblo totalmente peatonal.



Castillo de Montfalcó Murallat

Montfalcó

Montfalcó Murallat. | Shutterstock

Otra de las edificaciones más destacadas de Montfalcó Murallat es su castillo, construido a lo largo del siglo XI en lo alto de la colina. Se fundó cuando el conde de Berga repobló la zona cercana al río Sión. Más tarde, entre los siglos XI y XII, el castillo fue infeudado a otros nobles de rango inferior a cambio de fidelidad y servicio militar. De esta manera, formó parte de los condados de Berga, Cerdaña y Cardona, entre otros. En la actualidad, es de propiedad privada y forma parte del Patrimonio Histórico Español.

La plaza y la Iglesia de Sant Pere de Montfalcó Murallat

Esta villa medieval está llena de calles estrechas y laberínticas, exceptuando su plaza, que es un lugar más amplio. Es lo primero que se ve al acceder por la muralla al interior del pueblo y se cree que pudo ser el antiguo patio del castillo. En ella se puede ver una cisterna que todavía se usa para proveer a la localidad de agua procedente de la lluvia. Pegada a una de las paredes de la muralla, se encuentra la iglesia de Sant Pere de Montfalcó. Fue construida en el siglo XI con un estilo románico, aunque las numerosas reformas que sufrió posteriormente instalaron en sus dependencias un retablo barroco  del  siglo XVII.

Esglesia de Sant Pere

Esglesia de Sant Pere. | Shutterstock

Tantas son las reformas que ha sufrido a lo largo de la historia, que solo se conservan en la actualidad la puerta de entrada y el ábside de la primitiva iglesia. Además, este último elemento tiene la particularidad de que se levantó aprovechando la construcción de una torre de forma circular que había en el extremo este de la fortificación.