La iglesia de San Clemente de Tahull es un templo románico situado en el valle de Bohí, en la provincia de Lleida, Cataluña. Está declarado Monumento Histórico Artístico desde 1931 y, en el 2000, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es uno de los templos más fascinantes del conjunto de iglesias catalanas románicas del valle de Bohí, en los Pirineos de Cataluña. El Pantocrátor hallado en la iglesia de Sant Climent de Taüll es la imagen icónica del románico catalán.

Una historia que se remonta al siglo XII

Iglesia de San Clemente de Tahull
Foto: Shutterstock

La iglesia de San Clemente de Tahull fue consagrada en diciembre de 1123. Esta datación se ha logrado gracias a la inscripción encontrada en una de sus columnas. La inscripción se halla ahora en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

iglesia de san clemente de tahull
Inscripción encontrada en una columna de la iglesia que muestra la fecha de consagración. Foto: Kippelboy

El templo se encuentra en la entrada de la localidad. Cuenta con una planta de basílica perfecta a la que hay que sumar tres naves. En el exterior destaca la decoración lombarda, lo que coloca a la iglesia en una etapa de modernidad ya extendida en regiones italianas de Verona y Mantua.

Dando muestra de la magnificencia del conjunto románico del valle de Bohí, en el que se adscriben más de nueve iglesias, la Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad.

Sencillez en el exterior

Iglesia de San Clemente de Tahull
Foto: Shutterstock

El exterior de la iglesia de San Clemente de Tahull enamora por su sencillez. Se trata de una construcción de planta basilical con tres naves. Los muros cuentan con la única ornamentación de los vanos de las puertas aquí dispuestas. La decoración lombarda de los ábsides es armónica. Por su parte, el ábside central está decorado por arquillos dispuestos en grupos de cuatro. Las ventanas complementan el austero conjunto exterior. Al lado de la iglesia se ubica un antiguo cementerio.

Espectaculares pinturas en el interior

Foto: centreromanic.com
Foto: centreromanic.com

Aunque la decoración exterior es parca en detalles, las pinturas del interior de la iglesia son espectaculares. Para garantizar su conservación algunas de ellas se trasladaron al MNAC.

iglesia de sant climent de taull
Video mapping. Foto: vallboi.cat

Del conjunto de pinturas hay una que destaca sobre el resto: el Pantocrátor. Originalmente se hallaba en el ábside central, combinando todas las características que simbolizan las representaciones a Cristo: el círculo oval alrededor de su figura, la falta de expresividad, los evangelistas representados con forma de animal y el crismón usado para simbolizar la figura de Cristo siendo el principio y fin de todas las cosas.

Iglesia de San Clemente de Tahull
Foto: catalunya.com

De esta manera, el Pantocrátor de Sant Climent ha sido la imagen por excelencia con la que representar el románico catalán. Aunque el original se encuentra en el MNAC, se reprodujo una copia exacta en el mismo lugar en el que se encontraba el original. Además, aquí se ha desarrollado un original proyecto de musealización con la proyección de un vídeo mapping que recrea las pinturas del ábside mayor. Se trata de un método innovador en cuanto a restitución pictórica se refiere, usando las oportunidades de reproducción virtual del video mapping logrando mostrar el interior de la iglesia de San Clemente de Tahull en pleno siglo XII.

En cuanto al resto de pinturas, son importantes también los frescos fruto de la restauración que se encuentran en el ábside norte, donde se puede ver la imagen de Sant Climent. En la misma proporción son llamativos los murales revelados durante unos trabajos de restauración realizados en 2001. En estos murales se representan la muerte de Abel a manos de su hermano Caín. Finalmente, tres tallas románicas consuman el conjunto de bienes muebles que se conservan en el interior del templo.



La torre-campanario

La torre-campanario de la iglesia de San Clemente de Tahull está exenta y es de planta cuadrada. Sin embargo, está construida muy cerca del edificio de la iglesia, junto a la cabecera. Al igual que es resto de torres lombardas del valle de Bohí, es una torre alta. Edificada en el siglo XII, destaca por su estilo elegante.

Iglesia de San Clemente de Tahull
Iglesia de San Clemente de Tahull | Shutterstock

Cuenta con cinco pisos, con distinto número de ventanas en las cuatro caras de cada uno de ellos. En el último piso hay incrustaciones de cerámica y colores diferentes de los de la piedra. Las medidas de la torre sigue el canon de los minaretes, es decir, la altura es equivalente al perímetro. Creando un notable conjunto, una pequeña campana está instalada en el cuarto piso de la torre.

La Iglesia de Santa María de Tahull

Iglesia de Santa María de Tahull. Foto: Shutterstock
Iglesia de Santa María de Tahull. Foto: Shutterstock

En Tahull también se encuentra la iglesia de Santa María, que pertenece también al conjunto de iglesias románicas catalanas ubicadas en el valle de Bohí, declarado Patrimonio de la Humanidad. La iglesia de Santa María se halla en el mismo centro del casco viejo de Tahull. Se erigió a la misma vez que la iglesia de Sant Climent y se consagró también en 1123. No obstante, durante el siglo XVIII este templo sirvió como única parroquia de Taüll, pues la de San Clemente actuaba como capilla del cementerio.

*Foto principal: centreromanic.com