Sant Feliu de Guíxols

Abadía-fortaleza y origen de la Costa Brava

Asomada a una espectacular bahía, Sant Feliu de Guíxols es conocida por su renombrado conjunto monástico y por ser una afamada ciudad de atractivas playas. Allí acuñó el periodista Ferran Aguyó la expresión “Costa Brava”.

Planifica tu escapada a Sant Feliu de Guixols

Se trata de un a bella localidad por la que pasear, rodeada de playas y parajes conde relajarse; la visita paisajístico – monumental puede durar una mañana. En dirección norte se puede hacer una excursión a la medieval Calonge, y después de la visita comer en su paseo marítimo y bañarse en la playa. También es muy recomendable recorrer con precaución la carretera costera en dirección sur, con bellas vistas sobre el Mediterráneo, hasta Tossa de Mar y Lloret de Mar. Se trata de una zona con abundantes opciones de hostelería y hotelería; las hemos resumido en la página Dormir y Comer en Sant Feliu de Guixols.

¿Quieres conocer este sitio?

Como su entorno, estuvo poblada desde tiempos de los íberos (S. V a.C.), que se instalaron en la colina de la punta de Guíxols, tal y como demuestra el yacimiento allí conservado. Según la tradición, en el siglo VII Feliu “El Africano” fue un cristiano condenado a ser despeñado en ese lugar de Guixols, produciéndose un hecho milagroso.

La historia documentada comienza hacia el año 940 con la de su importante abadía benedictina construida en la ribera del Comes, aunando el nombre del mártir -San Feliu- y el topónimo del lugar -Guixols, de guix (yeso) por las canteras próximas-. En el año 985 la emergente población y la abadía fueron destruidas por el caudillo musulmán Almanzor. A causa de disputas internas, en el año 1117 la comunidad pasar a ser gestionada desde la localidad francesa de Lagrasse por decisión del conde de Barcelona, Ramón Berenguer III. Tiempo después los monjes recobraron su independencia.

Desde finales del siglo XII creció el antiguo arrabal del monasterio, adquiriendo mayor relevancia la villa. A mediados del siglo XIII ya existen astilleros a plena actividad, aunque el lugar fue atacado por los franceses. En 1354 Sant Feliu pasa de ser propiedad de la abadía a convertirse en villa real. A principios del siglo XVI se dispone que la abadía dependa de la Congregación de San Benito, con sede en Valladolid.

foto antigua sant feliu
Los Baños en la Playa de Sant Pol (Foto Ricardo Mur Dargallo)

En 1696 la población fue conquistada y saqueada por las tropas francesas del duque de Noailles.

En el siglo XV había una notable actividad comercial y portuaria. A lo largo de las dos centurias siguientes continuó el desarrollo de los astilleros y de la industria de la salazón del pescado.

A comienzos del siglo XVII en sus inmediaciones tuvo su zona de actividad el famoso bandolero Perot Rocaguinarda. En el siglo siguiente el corcho se convirtió en un negocio muy rentable para la población, actividad que protagonizará la vida económica del pueblo hasta el siglo XX.

La abadía fue desamortizada en 1835, cayendo progresivamente en la ruina.

En 1908 el periodista barcelonés Ferrán Aguyó se subió al promontorio de la Ermita de Sant Elm, pronunciando por primera vez la expresión “Costa Brava” en referencia a las vistas del lugar. La reprodujo en un artículo que hizo fortuna como denominación del litoral.

Nuestra visita parte del fortificado Monasterio de Sant Benet, de los siglos X y XI. La iglesia mozárabe original fue destruida en el 985 por Almanzor; de ella solo queda, en un lateral del templo, un porche con doble galería de arcos de herradura, conocido como Porta Ferrada. El edificio se fue reconstruyendo desde finales del siglo X a comienzos del XI como una fortificación, pues su fachada está flanqueada por dos torres llamadas Fum (humo), de planta circular, y Corn  (cuerno), rectangular, muestras de la inseguridad que sentía la comunidad. La nueva iglesia se haría siguiendo el estilo gótico en el siglo XIV. Todas las imágenes originales se perdieron en el siglo XIX, mostrándose en el templo una imagen medieval de Cristo. Las diferentes dependencias complementarias son del siglo XVIII y siguen un estilo barroco. El monasterio es sede de un interesante Museo en el que se recoge buena parte de la vida de la comunidad a través de diversos objetos de naturaleza arqueológica, etnográfica y artística.

En 1203 los monjes recibieron la autorización del rey para fortificar una roca de la bahía que les protegiera de los ataques desde el mar. En 1452 sobre ese lugar construirían la Ermita de Sant Elm  o San Erasmo. Los franceses destruyeron la mayor parte del baluarte en el siglo XVII. Durante la centuria siguiente el municipio promueve la recuperación del templo que se dedica a Nuestra Señora del Buen Viaje. El conjunto fue incendiado de nuevo en 1936, siendo restaurado en la posguerra. Hay un monolito que recuerda la visita del verano de 1908 por el periodista Ferrán Aguyó, quien allí acuñaría la expresión “Costa Brava”.

casino sant feliu
Casino de La Constancia

En la antiquísima Plaza del Mercado, documentada desde la Edad Media y auténtico epicentro de la vida ciudadana, el Ayuntamiento (ss. XVI y XVIII), cuyo aspecto final acabó de completarse a mediados del siglo XIX con la característica torre del reloj que acompaña su fachada. En el mismo entorno está el Mercado de Sant Feliu, en un inmueble de 1929.

En el paseo del Mar hay bellas residencias como las eclécticas Cases Patxot. Y en la céntrica rambla Vidal está la Casa Vilaret, que aprovecha restos de una anterior medieval y que es célebre por acoger una curiosa colección particular conformada por Tomàs Pla y que dio origen al Museo de Historia del Juguete. La colección reúne miles de piezas de los siglos XIX y XX. La modernista Casa de la Campana  (1911) se halla en la rambla del Portalet.

En el paseo de una localidad con adinerados veraneantes es habitual que haya un Casino. El de La Constancia, edificado avanzado el siglo XIX, sigue una línea historicista de inspiración árabe.

El Fortim  (s. XVIII) tiene obviamente un carácter militar pero se instala en un emplazamiento, la punta dels Guíxols, que varios siglos antes de nuestra era fue escogido por los íberos para establecerse.

Merece una visita su hermoso Cementerio, donde incluso existen proyectos firmados por el reputado arquitecto modernista Puig i Cadafalch.

Hay varias atractivas playas  como la que da nombre a la localidad o la de Sant Pol, además de las calas de  L’Ametller y Jonca.

Datos prácticos

Coordenadas

41º 46’ 50” N, 3º 1’ 50” E

Distancias

Girona 33 km, Barcelona 108 km, Madrid 705 km

Aparcamiento

Existen numerosas zonas de aparcamiento de pago en el centro de la ciudad.

Altitud

4 m

Habitantes

21 961 (2012)

San Antonio Abad (enero), Carnaval, Semana Santa, Fiesta Mayor (1 de agosto)

Mercado del brunyol (abril), Jornadas Gastronómicas del Pez Azul (mayo junio), Festival Internacional de la Porta Ferrada (julio y agosto)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar