Que ver en Ripoll

El grandioso monasterio mártir

Ripoll alberga una de las abadías medievales más bellas e influyentes de la Península Ibérica. Ha resurgido de los saqueos que sufrió en los siglos XIX y XX y permanece rodeada de su maravilloso paisaje. ¿Te animas a descubrir que ver en Ripoll?

Planifica tu escapada a Ripoll

Este pintoresco lugar de la parte norte de Girona es un municipio que conserva una magnífica abadía y el interesante casco histórico. El Templo Santa María de Ripoll, la Iglesia de Sant Pere, varias casas modernistas como la Casa Muntades o la Casa Alòs, son algunos de los atractivos que explicamos en nuestra sección Que ver en Ripoll. Si se hace el recorrido detenido la visita nos ocupará un día.

La escapada puede continuar visitando en dirección Este los cercanos municipios de Sant Joan de les Abadesses y Olot. Además para los que quieran disfrutar del turismo activo pueden acercarse a la zona de los Volcanes de la Garrotxa (desde Olot). Tomando la GI 402 hacia el oeste se llega a la singular localidad de Bagà, situado en el Parque de la Sierra del Cadí, otra buena zona de turismo activo todo el año (aunque debe de irse hasta La Molina o Alp para contratar).

Otro de los atractivos de este municipio es la gastronomía. Si quieres saber más sobre ésta, visita nuestra sección Dormir y Comer en Ripoll.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de Ripoll es la de su monasterio, fundado por mandato del célebre conde de Barcelona, Wifredo el Belloso, en el año 879. Al conocer su historia es mucho más interesante la visita a lo que ver en Ripoll. Será ocupado por monjes benedictinos. Prácticamente desde su fundación se convierte en el principal lugar de enterramiento de los miembros de la casa condal de Barcelona. Además se beneficia con tierras y otras propiedades que lo convierten en una institución muy rica y prestigiosa.

A lo largo de todo el Medievo ganó creciente fama su scriptorium. En él se copiaron, ilustraron y encuadernaron gran número de códices. Tenía ya sesenta y seis manuscritos a mediados del siglo X.

A comienzos del siglo XI, Oliba, el joven conde de la Cerdaña, renuncia al título y posesiones con el fin de hacerse monje benedictino en el monasterio. Sus cualidades llevan a que sea elegido abad poco después, en el año 1008. De esta manera desarrolla una extraordinaria actividad intelectual y pastoral. Esto contribuye al prestigio del cenobio, atrayendo a grandes personajes y eruditos.

Después tras la muerte del abad Oliba, en el año 1046, su biblioteca contaba con la impresionante cifra de 246 códices. Pero el prestigio y la independencia de la institución resultó demasiado grande para el gusto de las autoridades nobiliarias, que se dedicaron a promover el vecino monasterio de Sant Joan de les Abadesses.

Para conseguir controlar a la comunidad, el conde Bernat de Besalú se valió del lejano monasterio de San Víctor, en Marsella, que desde el año 1070 administró al cenobio catalán. Éste vínculo se extinguirá en 1169 tras fuertes disputas con los franceses. A partir de 1402 dependerá del monasterio de Montserrat. El edificio será muy afectado por el terremoto de 1428. Uno de los campanarios y otras partes se reconstruyeron en estilo gótico.

que ver en Ripoll
Pont del Raval sobre el río Freser (Ed. Maideu)

Al comenzar la Primera Guerra Carlista en 1834 se pudo observar la simpatía del clero regular hacia los alzados en armas contra el Gobierno liberal. En el verano de 1835, en el marco de los combates con las partidas guerrilleras carlistas, en varios lugares de Cataluña se produjeron bullangas o asaltos de milicianos liberales a monasterios.

El 9 de agosto los voluntarios liberales asaltan e incendian Santa María de Ripoll, profanando las tumbas. Por ello su comunidad debió dejar el lugar, llevándose los cuerpos de los condes de Barcelona y abades allí enterrados.

En los años sucesivos el edificio se va derrumbando poco a poco y sus propietarios comienzan a aprovechar sus piedras como materiales de construcción, que venden a terceros. En 1886 el obispado de Vich recupera la propiedad del edificio y lo somete a unas obras de restauración que duran hasta 1893. Durante este año es consagrado de nuevo y regresa su comunidad. Entre 1936 y 1939 el monasterio volvería a ser asaltado, sus bienes robados y las sepulturas profanadas.

Ahora corresponde leer el apartado Que ver en Ripoll.

Comenzamos la visita a Ripoll al milenario templo abacial de Santa María de Ripoll. Aparte de la primitiva iglesia, se puso en funcionamiento, dos años más tarde, otro templo dedicado a Sant Pere. De esta manera se atendían las necesidades del pueblo de Ripoll.

Avanzado el siglo X el crecimiento del monasterio hizo necesario levantar otro templo que se completa de forma inmediata con más dependencias. El promotor de esta decisiva fase constructiva fue el abad Amuf. Así, el abad lega una iglesia de cinco naves y otras tantas capillas en la cabecera.

Paulatinamente se convierte en un lugar de referencia cultural merced al célebre y poderoso abad Oliba, que desde 1008 abre una etapa de gran esplendor. Así, en 1032 se consagra nuevamente la iglesia. En la centuria siguiente se materializa su claustro (importante que ver en Ripoll). Tras esto se inicia un largo tiempo de declive de la comunidad que acabaría incluso con la ruina de la abadía que se recupera ya avanzado el siglo XIX.

Del monumento que ver en Ripoll permanece la imponente basílica, rehecha a finales del siglo XIX. Posee cinco naves, también un amplio crucero y hasta siete capillas en la zona principal. En el interior resulta espectacular el cimborrio que corona la nave central y los sepulcros de los condes de Barcelona.

No obstante, lo más relevante que ver en Ripoll es la célebre Portalada (s. XII), una de las joyas del románico europeo. En otras palabras, representa en piedra muchos de los dibujos miniados de la joya bibliográfica que es la llamada Biblia de Ripoll. Junto a la imagen del temible Pantocrátor se sitúan los evangelistas y numerosos personajes del Antiguo Testamento además de complejas escenas apocalípticas que llenan el espacio.

que ver en Ripoll
Santa María de Ripoll

El claustro se inicia en el siglo XII. Sin embargo, su segundo nivel se levanta a inicios del siglo XVI. Sus sobrias galerías se completan con capiteles de gran calidad que ver en Ripoll. De los dos campanarios medievales solamente uno de ellos subsiste. Destacan los ábsides que se disponen en la cabecera.

Al lado se encuentra la Iglesia de Sant Pere, edificada entre los siglos XI y XVI. El interior de este templo románico de tres naves que ver en Ripoll se reformó a partir del siglo XIV. Por otra parte, en la plaza contigua está el Ayuntamiento (s. XVII) que ocupa la que fuera casa del vicario. La población muestra todavía restos de la muralla del siglo XIV que envolvía la abadía y sus dependencias auxiliares.

Ripoll conserva varias casas modernistas. Primero, en la plaza Gran está la Casa Alòs (1908). En la calle Verdaguer sobresale la Casa Muntades (1868), con elementos medievales. Otra residencia mucho más antigua es la Casa dels Taurinyà (s. XVII), situada en la plaza Nova. También hay que ver en Ripoll una Capilla de Sant Miquel (1912) obra del arquitecto Rubio i Bellver, discípulo de Gaudí. Por último, son dignos de contemplar los viejos arcos del Pont del Raval, que cruza el río Freser y originariamente románico pero rehecho en el siglo XVI.

La oferta cultural de la villa se completa con el Scriptorium, donde se amplía la información sobre el monasterio. Así como por un Museo Etnográfico que permite conocer mejor las costumbres de los habitantes de la comarca. La tradicional actividad de la forja tiene su propio centro en la Farga Palau.

En conclusión, esto es lo principal que ver en Ripoll. ¿Añadirías algo más a nuestra lista?

Imprescindibles

Dónde dormir en Ripoll
Interior del Monasterio
Dónde dormir en Ripoll
Ayuntamiento de Ripoll

Datos prácticos

Coordenadas

42º 12’ 2” N, 2º 11’ 34” E

Distancias

Girona 93 km, Barcelona 108 km,
Madrid 648 km

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

691 m

Habitantes

10 904 (2012)

En primer lugar, la Fiesta de la Lana y Boda Campesina (mediados de febrero). También la Feria de las 40 Horas (días finales de Cuaresma) Fiesta Mayor de Sant Eudald (11 de mayo). Fiesta del 27 de Mayo. Noche de San Juan (23 de junio). Carbassada (1 de noviembre). Por último, Feria de Santa Teresa (15 de octubre).

Mercado del Conde Guifré. Festival Internacional de Música (verano). Finalmente, la Feria Catalana de la Oveja (en torno al 15 de octubre).

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar