Olot

Ciudad modernista entre volcanes

Antiguo señorío eclesiástico  fue capital del arte cristiano catalán de finales del siglo XIX y principios del XX; también exhibe un importante legado de arquitectura modernista. Se trata de una ciudad con numerosos destinos de excursión en sus alrededores.

Planifica tu escapada a Olot

Hay mucho que ver en Olot, cuidada localidad emplazada en el Parque Natural de los Volcanes de la Garrotxa, por donde pueden disfrutarse de diversas actividades de turismo activo, destacando los vuelos en globo por tan singular entorno. Sus templos y el museo de los volcanes son algunos de los atractivos que mencionamos en nuestra sección Qué ver en Olot.  Entre las bellas e inmaculadas poblaciones situadas en las inmediaciones, en las que se puede pasar media jornada de excursión, mencionamos al oeste Besalú, al este Ripoll y hacia el norte Sant Joan de les AbadessesCamprodón. En nuestra página Dormir y Comer en Olot se pueden encontrar los mejores establecimientos para degustar la comida local y alojarse.

¿Quieres conocer este sitio?

En el año 872 aparece el primer documento que se refiere a Olot, se trata de una confirmación de una donación por el emperador Carlos el Calvo. El comienzo de la historia de Olot es un templo conocido como El Tura, dedicado a Santa María, patrona de Olot.

En 1097 parte de este territorio pasó a formar parte de los dominios de la abadía de Ripoll, que lo controlaría durante muchos años. Sus responsables hicieron de esta villa el centro administrativo desde donde gestionar todas sus posesiones, por ello la fundación de una nueva iglesia y de una sede palaciega de los monjes de Ripoll promovió desde el siglo XII el crecimiento de Olot.

En 1314 consigue de manos de Jaime II el privilegio de poder organizar una feria. El conde de Besalú, el rey Martín, también favoreció a la localidad.

En 1427 tuvo lugar un terremoto, que en febrero del año siguiente se repitió con mayor intensidad y efectos devastadores. Tras esto, el monarca Alfonso IV otorgó ayudas para la reconstrucción de la ciudad, que se levantaría en otro emplazamiento, aunque próximo al original.

En el marco de la Guerra de la Remensa, al ser una villa favorable al rey Juan II, las tropas de la Generalitat saquearon en 1463 la villa de Olot.

En el siglo XVII serían las epidemias y las sucesivas invasiones francesas las que provocaran un serio retroceso demográfico y económico. En ese grave periodo se solicitó y consiguió que los reyes Felipe III y Felipe IV le concedieran a la ciudad el privilegio de acuñar moneda.

puente colon olot foto antigua
Postal antigua del Puente de Colón

Al desatarse desde el año 1705 la Guerra de Sucesión en el principado, las autoridades de Olot apoyaron el pretendiente, el Archiduque de Austria, por lo que al renunciar este al trono y ser derrotados los rebeldes, el rey Felipe V derogó los antiguos privilegios. Sin embargo esto no se tradujo al plano económico, pues resultó un siglo de paz que propició el crecimiento, en gran medida merced a la producción textil.

Entre 1809 y 1812 la localidad estuvo en manos de las tropas de Napoleón, siendo una zona de intensa actividad guerrillera. Como antiguo territorio eclesiástico, fue una población con importantes simpatías a la causa carlista (de ideología absolutista e integrista en los religioso) por lo que se produjeron enfrentamientos armados. Sobre todo en la tercera de las guerras carlistas, en marzo de 1874, cuando el gerundense general Savalls asedia y conquista la ciudad, empleándola como capital durante un año.

A lo largo del siglo XIX Olot se industrializa, formándose una importante clase obrera que se fue organizando sindicalmente y en la que prendió el ideario anarquista, por lo que convierte en un importante centro de conflictos laborales.

En 1907 el rey Alfonso XIII le concede el título de ciudad, visitándola veinte años después.

Desde mediados del siglo pasado la ciudad adquiere otra vez un marcado aspecto industrial.

Comenzamos la visita en la iglesia del Santuario de Santa María del Tura, edificado entre los siglos XVIII y XIX en estilo barroco para sustituir a uno anterior, destruido por los terremotos. Además, el templo fue quemado en 1936, perdiéndose su campanario barroco; aunque los sacerdotes consiguieron esconder la imagen románica de la patrona de la ciudad.

La I glesia de San Esteban  (S. XVIII) cuenta con un interesante frente realzado con una escalinata. En su interior destacamos el altar obra del escultor Josep Clarà y algunos retablos. Sus principales bienes, como el Retablo de la Crucifixión del Maestro de Olot y una pintura de El Greco, se guardan en el Museo Parroquial.

Entre los monumentos más relevantes está el conjunto conventual de El Carmen  (siglos XVI-XVII), que conserva un espectacular claustro clasicista, mientras que la iglesia aún presenta rasgos góticos.

Carente de edificios románicos y góticos, a causa del terremoto, uno de los edificios más antiguos es el Hospital de Sant Jaume, del siglo XVI y del que destaca la portada renacentista de su iglesia y el claustro.

También tiene interés el Teatro Principal de Olot que tiene su origen en un pequeño coliseo del siglo XVII ampliado durante la centuria siguiente. Tras un incendio adquiere su aspecto definitivo en 1887.

Dónde dormir en Olot
Museo de los Volcanes

En el Olot industrial de finales del siglo XIX trabajaron destacados arquitectos atraídos por la adinerada clase dirigente. Así, son abundantes las viviendas de lujo de estilo modernista que ver en Olot. Sobresalen las de Masllorens en la calle Cristòfor, dotada con imponentes balconadas; la Casa Pujador (1911), en la calle del Carme, con su poderosa torre historiada; la de Collellmir, construida en la calle Tomás Lorenzana con una tribuna de decoración cerámica; la de Gaietà Vila(1901), muy cerca de la iglesia de Sant Esteve y con un marcado aspecto medieval;  la de Solà Morales(1913), obra de Domènech i Montaner quien ejecutó aquí una obra espectacular que incluye cariátides en su fachada.

El Museo de la Garrotxa tiene acomodo en el Hospicio (S. XVIII) diseñado por Ventura Rodríguez. En este inmueble de piedra volcánica y con un elegante patio clasicista se exponen las bellas artes catalanas desde el siglo XVIII; especialmente piezas de la llamada Escuela paisajística de Olot, protagonizada por los Vayreda, y de los magníficos escultores locales Josep Clarà y Miquel Blay, del grupo de artistas cristianos del Círculo artístico de Sant LLuc.

El Museo de los Santos está en la sede del antiguo taller decimonónico de imaginería religiosa denominado El Arte Cristiano, fundado en 1880. Por otra parte, la Casa-Museo Can Trincheria, con sede en una antigua casa del siglo XVIII, presenta un impresionante conjunto mobiliario y decorativo de la familia promotora. En su interior se conserva un pesebre antiguo de gran interés.

Su Plaza de Toros (S. XIX) es la de mayor antigüedad del territorio catalán y tiene como particularidad su ubicación sobre un volcán. Conviene no perdérsela.

En la Torre Castanys, situada en el interior del Parc Nou, hoy está el Museu dels Volcans donde se explican las particularidades geológicas de esta comarca gerundense. Cuenta con un Jardín Botánico.

En Montsacopa se halla otro volcán. En la zona del camposanto municipal y coronándolo está la Ermita de Sant Francesc (S. XIX), acompañadas de dos torres de carácter militar que fueron levantadas durante la Tercera Guerra Carlista.

Olot está rodeada de otros volcanes como los de La GarrinadaBisaroques y Montolivet, éste último transitable por caminos y llamado así por la comunidad capuchina que se asentó en la zona en el siglo XVII.

Datos prácticos

Coordenadas

42° 10′ 55.9″ N, 2° 29′ 20.46″ E

Distancias

Girona 53 km, Barcelona 113 km, Madrid 653 km

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

443 m

Habitantes

33 813 (2012)

Semana Santa, Feria del Primero de Mayo, Virgen de El Carmen (16 de julio), Fiestas del Tura (en torno al 8 de septiembre), Feria de San Lluc (mediados de octubre), Els Pastorets (Navidad)

Feria del Embutido (mediados de marzo), Aplec (sardanas, mediados de julio), Feria del Pesebre (Puente de la Constitución, diciembre)

Imaginería religiosa (Santos de Olot)

Mercadillo semanal (lunes)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons