Que ver en Vilafranca del Penedès

Bella villa de famosos vinos y castellers

Produce vinos y cavas de tres denominaciones de orígen, por lo que sus productos son conocidos por todo el mundo. Su colla de castellers es una de las más admiradas de Catalunya, y su casco urbano cuenta con numerosos edificios medievales y modernistas que aconsejan una visita sosegada. Cerca tiene a varios de los mejores lugares de esparcimiento de la costa barcelonesa.

Planifica tu escapada a Vilafranca del Penedès

Hay que ver en Vilafranca del Penedès su centro de interpretación del vino, su palacio real y su basílica; además de contemplar las fachadas de las numerosas casas neogóticas y modernistas que hay por todo el casco urbano. Si se añade alguna bodega de las tres denominaciones de vino (Cava, Penedès y Catalunya) para hacer una cata y comprar, el día de visita queda completo. Entre los lugares próximos en los que pasar días adicionales de escapada, mencionamos las vecinas Sitges y Vilanova i la Geltrú —ambas con una potente oferta cultural y excelente ambiente— y la también vinícola Sant Sadurni d’Anoia. La escapada puede complementarse practicando las numerosas opciones de turismo activo del cercano Parque natural del Garraf. Hay en la localidad una importante oferta gastronómica y agradables hoteles; para elegir y reservar preparamos la página Dormir y Comer en Vilafranca del Penedés.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de Vilafranca del Penedès se remonta al Neolítico y se continuó durante el dominio íbero, siendo luego romanizada. Sin embargo, esta localidad surge a principios del siglo XII alrededor de la Torre Dela, situada en la romana Via Augusta y que fue donde se fueron asentando pobladores provenientes de la cercana villa de Olèrdola. El conde de Barcelona Ramón Berenguer, le concedió importantes privilegios económicos encaminados a convertirla en un importante mercado. También fue amurallada.

En 1218 Vilafranca había adquirido ya tal relevancia que incluso se celebró una convocatoria de Cortes por mandato del rey Jaime I. Se formó una veguería (circunscripción territorial) con sede en la villa. La importancia que tuvo para la monarquía se denota por el hecho de que el rey Pedro III el Grande tuvo allí un Palacio Real, en el que murió en 1285.

La expansión urbana se frena en el siglo XIV por las consecuencias de la terrible peste negra y las guerras civiles de la centuria siguiente, que vinieron acompañados de pésimas cosechas.

En junio de 1461 se firmó allí la llamada Concordia de Vilafranca, por la que la reina Juana Enríquez, en nombre de su esposo el rey Juan II de Aragón, reconocía los derechos hereditarios de su hijastro, el príncipe Carlos de Viana (apoyado por la Generalitat). Este documento será el preludio de la Guerra Civil en el territorio catalán. A causa de su participación en la Guerra de los Segadores contra el rey Felipe V, en 1649, son destruidas las murallas de la ciudad.

foto antigua castellers vilafranca penedes
Castellers en la Plaça de la Vila, a principios del siglo XX

Ya en 1808, con el inicio de la Guerra de Independencia, los patriotas llegaron a asesinar al Corregidor por considerarlo afrancesado; esto motivó que se llevase la capitalidad del territorio temporalmente a Igualada.

En 1879 la filoxera arrasó los viñedos, de la que se repone tiempo después para alcanzar un período de gran riqueza en la segunda década del siglo pasado, en que crecen las exportaciones. Gracias al cava y al vino es un destacado centro exportador de Catalunya.

Comenzamos la visita en el casco medieval, frente al Palau Reial (ss. XII-XIII), del que destacamos su torre y su patio. Reformado a lo largo del siglo pasado, hoy es la sede del Vinseum, centro dedicado al vino del Penedès. Asociada a este conjunto está la Capilla del Pelegrí (s. XIV).

En el mismo entorno se encuentra la Basílica de Santa María, situada en la plaza Jaume I, un temprano ejemplo del gótico en Catalunya. Tiene una sola nave y destaca su espectacular fachada del siglo XV. Anteriormente el acceso principal era por otra portada monumental que se conserva (con decoraciones pictóricas originales).  Es notable su torre-campanario (1285); se habilitó en ella un espacio para que lo habitara el monje que debía de tañer sus campanas hasta 27 veces al día. Asimismo es sobresaliente la Cripta, con su imponente conjunto escultórico del Santo Sepulcro (1916) obra del escultor Josep Llimonà. En las inmediaciones del templo las calles exhiben aún mobiliario urbano de época modernista (farolas, elementos de forja y vitrales) elaborados a comienzos del siglo XX.

Muy cerca se halla el Palacio Baltà (ss. XIV y XVI), de hermoso patio, que sufrió una reforma en el siglo XIX que le aportó una llamativa tribuna. Cal Gomà también mantiene su aspecto medieval; tiene una galería abierta en la parte superior.

Del Convento de Sant Francesc (s. XIII) destacamos el claustro. Su iglesia dispone de una nave y alberga sepulcros de nobles de interés; resaltamos el retablo gótico ejecutado por Lluis Borrassà. A su lado están las ruinas del Hospital de Sant Pere (s. XV).

La Iglesia de Sant Joan (s. XIV) es otro importante inmueble medieval cuya construcción se debe a la orden militar del Hospital de San Juan. En su frente resalta el campanario octogonal (s. XVI), además del magnífico rosetón. En la calle Cort está la gótica Casa Macià (s. XV). Dispone de una gran escalera que vertebra el edificio, contiguo a la Casa Consistorial (s. XIV) que se organiza en torno a un bello patio.

palacio balta villafranca penedes
Palacio Baltà

En la calle Font encontramos el Convento de la Santísima Trinidad (s. XVI), cuya iglesia se organiza en torno a una nave y que mezcla rasgos góticos en la obra renacentista.

Esta ciudad medieval posee un buen número de construcciones modernistas, en su mayoría viviendas como Casa Nogués, que exhibe elementos cerámicos. En la calle dels Consellers está la Casa de Ramona Quer (1906), con balcones en forja. También están las Casa Guardiet (1909), que centra su interés en el chaflán donde se levanta una imponente tribuna, y la Casa Just (1912), que muestra un mosaico. Además, la Casa Mascaró (1912) con una extensa fachada con decoración a base de guirnaldas. Por último, la Casa Fortuny (1909).

En la rambla de Nuestra Señora se halla la Casa Miró (1905), una auténtica obra maestra del modernismo con un gran ventanal, la Casa Cañas y Mañé  (1911-1916), con bellos esgrafiados y tribuna, y la Casa Berger Balaguer (1910), que posee una gran torre que le da un aire medieval. Una de las fachadas más hermosas de Vilafranca es la de la Casa Guasch Estadella (1905), con sus curiosas persianas radiales a modo de celosías.

Muchas de las obras modernistas que ver en Vilafranca del Penedès son obra de Santiago Güell, quien también proyectó el Asilo Inglada (1914), magnífica obra donde destaca el empleo de ladrillo con sentido decorativo y que cuenta con un jardín complementario. El antiguo Mercado del Pescado está ubicado en la Casa de la Fiesta Mayor, dedicado a la principal manifestación lúdica de la localidad.

Imprescindibles

Que ver en Vilafranca del Penedès
Basílica de Santa María
Que ver en Vilafranca del Penedès
Palacio Baltá

Datos prácticos

Coordenadas

41° 20′ 41″ N, 1° 41′ 58″ E

Distancias

Barcelona 60 km, Madrid 566 km

Aparcamiento

Existen diversos aparcamientos de pago en el centro de la ciudad, como el de la calle Cid.

Altitud

215 m

Habitantes

39 035 (2012)

Fiestas de Invierno de Sant Raimon (del 7 al 23 de enero), Carnaval, Fiesta del Graller (mediados de abril), Fiestas de los Barrios (de finales de junio a finales de julio), Fiesta Mayor de San Félix (del 29 de agosto al 2 de septiembre)

Fiesta del Xató (tercera semana de enero), Vizjazz Penedès (primer fin de semana de julio), Jornadas Castellers (octubre y noviembre), Feria del Gallo (mediados de diciembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar