Que ver en Sant Cugat del Vallés

La Abadía del Santo Cucufato

Situada en el Vallès Occidental y abrigada por la Sierra de Collserola, Sant Cugat tomó el nombre de la poderosa abadía alto medieval que la gobernó hasta 1814. En las primeras décadas del siglo XX se convirtió en un reputado centro de veraneantes. Hoy es también una zona residencial de Barcelona. ¿Te animas a descubrir que ver en Sant Cugat del Vallés?

Planifica tu escapada a Sant Cugat del Vallés

Los más importante que hay que ver en Sant Cugat del Vallés es su monasterio y el museo de Sant Cugat. La visita se complementa con el recorrido a pié mirando sus edificios medievales y modernistas. Es posible realizarla en una mañana.

Se trata de una zona con muy alta calidad de vida y equipamientos de todas clases. También incluye una importante oferta de equitación y otras modalidades de turismo activo en el Parque Natural de Collserola. Lo consideramos un lugar muy adecuado para quien desee visitar Barcelona desde la tranquilidad de una zona residencial.

Hay varios hoteles extraordinarios y muchos restaurantes muy buenos. Para reservar ofrecemos nuestra página Dormir y Comer en Sant Cugat del Vallés. Por último, los mejores planes de toda la provincia pincha aquí.

¿Quieres conocer este sitio?

Para conocer lo que ver en Sant Cugat del Vallés es interesante leer antes su historia. El yacimiento de Collserola (Cueva de la Torre Negra) demuestra que estuvo habitado desde hace más de 4.000 años. Su posición en el entramado de calzadas romanas motivó que ahí se levantase el Castrum Octavianum tardiamente, en el siglo IV. En este solar después se emplazaría la abadía de San Cugat. Además, según la tradición aquí había sido martirizado Cucuphas (San Cucufato o Sant Cugat) en el año 313.

La temprana cristianización de esta comarca bajo el dominio visigodo promovió la fundación de un primitivo monasterio en San Cugat en el siglo VII. Este fue arruinado por los árabes en el 717. Lo recuperaron los francos a partir de la conquista de Barcelona en el 801.

El monasterio benedictino que ver en Sant Cugat del Vallés prosperó bajo el mandato del abad Odón. Sin embargo, sería saqueado por el ataque de Almanzor en el año 985. Durante 1079 redescubrieron oportunamente los restos de San Cucufato. Por ello, el lugar se potenció como centro de peregrinación, atrayendo donativos que permitieron emprender importantes trabajos de construcción.

Desde el siglo XII comienzan a levantarse algunas casas en las inmediaciones de la parroquia de San Pedro. En 1173 la población podía celebrar su propio mercado.

En ese siglo XIV San Cugat, como el resto de las poblaciones de su entorno, padece una profunda regresión económica. Ésta se acentúa con las pestes y con las guerras civiles catalanas del siglo XV. Además, suceden dramáticos episodios como el asesinato del abad Arnau Ramón de Biure en el propio del templo monástico.

Que ver en Sant Cugat del Vallés
Fotografia antigua de la Casa Lluch

Entre 1428 y 1456 los habitantes de la villa llegaron a librarse del poder de la abadía, pero ésta volvió a ejercer su férreo control. Los conflictos serían constantes entre ambas partes. A finales del siglo XVI Felipe II amplía las atribuciones municipales.

Durante la Guerra de Sucesión, el abad de Sant Cugat se mantuvo fiel al rey Felipe V. Esto no impidió que el ejército hispano-francés se instalara en 1714 en el monasterio causando graves deterioros. En ese mismo siglo XVIII se recupera económicamente y se afrontan nuevas obras.

Con la abolición de los señoríos en 1814, cesa el dominio del monasterio sobre la población. Los rencores de los vecinos hacia los monjes no se mitigaron. En otras palabras, en el verano de 1835 el monasterio de San Cugat es uno de los que es incendiado por las turbas de exaltados liberales. Estos acusaban a los monjes de ser cómplices de los carlistas. Este suceso provocó la exclaustración de la comunidad benedictina y la iglesia pasaría a cumplir funciones de parroquia.

Durante el siglo XIX el trazado de nuevas carreteras y el ferrocarril recortó el tiempo de viaje con la ciudad de Barcelona, atrayendo a veraneantes. En 1977 San Cugat adquiere categoría de ciudad.

A continuación, ahora corresponde leer el apartado Que ver en Sant Cugat del Vallés.

El recorrido por lo que ver en Sant Cugat del Vallés debe iniciarse en el recinto del Real Monasterio, que estaba constituido en los siglos IX y X. No obstante, lo más antiguo que se conserva, su destacadísimo claustro románico, es de 1190, con gran número de capiteles historiados (bestiario y escenas bíblicas). El maestro cantero Arnau Cadell era tan consciente de la trascendencia de la obra que, además de cincelar su firma en la piedra, se autorretrató ejecutando su trabajo.

Anteriormente se había ejecutado el campanario. A mediados de ese siglo XII comienzan las obras del templo, dotado de tres naves. Concluyen en 1337 y cuya cabecera aún es románica (1063). La fachada gótica cuenta con un magnífico rosetón de considerable tamaño (1340, templo que ver en Sant Cugat del Vallés). En su interior destaca el espectacular cuerpo del cimborrio y la capilla de San Benito, que presenta ornamentos barrocos (s. XVII).

Buena parte de sus magníficos retablos, incluido el dedicado a la historia de San Cugat, han sido trasladados al Museu Nacional d’Art de Catalunya. Sin embargo, es muy sobresaliente el retablo de Tots els Sants, obra gótica de Pere Serra y también la talla románica de Nuestra Señora del Bosque.

El Monasterio está aún circundado por una muralla levantada en el siglo XIV. Muy cerca destaca la silueta del Palacio Abacial (s. XIV). Fue reformado en el XVIII y en cuya fachada destacan las dos torres que flanquean la entrada.

monasterio sant cugat
Real Monasterio de Sant Cugat

El cercano Pont de Can Vernet (s. XIV, infraestructura que ver en Sant Cugat del Vallés) en realidad es un acueducto que tenía por misión principal el abastecimiento de agua a la abadía. En la Casa Aymat tiene una de sus sedes el Museu de San Cugat. Su exposición permanente permite comprender mejor la historia de la abadía y de la villa. En lo que fuera antaño el antiguo camino que conducía al monasterio, la actual calle Mayor, sobresalen algunas casas por sus estructuras soportaladas.

Ya en pleno centro, la avenida de Gracia reúne viviendas que ver en Sant Cugat del Vallés como la Casa Mónaco, de traza modernista y con un monumental torreón. La Casa Armet (1899) tiene un aire medieval. Está dotada de un molino de viento con una estilizada torrecilla coronada por un chapitel.

Destacan Can Mates (s. XVI), y la modernista Casa Lluch (1906), con su interesante torre. Del mismo período es el Mercado Municipal (1911). Se encuentra ubicado en la plaza donde estaba la iglesia parroquial de Sant Pere y caracterizado por el empleo de ladrillo y elementos cerámicos.

También son de interés que ver en Sant Cugat del Vallés la Capilla de Sant Llorenç de Fontcalçada (ss. XI-XII y XVIII) y la ermita del Sant Crist de Llaceres (s. XVIII), reconstruida tras la guerra civil y adornada con pinturas de Grau Garriga. Así como la antigua parroquia de Sant Medir, de origen románico y reformada en los siglos XV y XVIII. Por último, la ermita de Sant Adjuntori, fundada en el siglo X, perteneció al monasterio y tiene una curiosa planta circular. Muy cerca existe un antiguo horno de cerámica que se remonta al período romano.

Entre las masías que se reparten por su territorio sobresale Can Ametller con cuidada puerta adintelada y situada a la iglesia de San Lorenzo desde el siglo XVI. Por su parte, Can Quitèria (s. XIX), es un hermoso conjunto que ver en Sant Cugat del Vallés. Fue tiroteado en el marco de la Revolución de Octubre (1934) al confundirse con la casa de la villa. Asimismo, Can Cabassa, edificio documentado al menos desde el siglo XIII. Finalmente quedan Can Bell (s. XVI), con dos hermosas ventana de época renacentista en su fachada, y Can Monmany (s. XIX), con su torre coronando el extenso edificio.

Una de las construcciones más curiosas que ver en Sant Cugat del Vallés es la Bodega Cooperativa. Además, se trata de un inmueble inacabado que recuerda la tradición vitícola de la localidad. Es también interesante la Torre Negra (ss. XI y XIV-XV), bastión de los señores que se oponían a los monjes.

En los alrededores de San Cugat pueden verse los restos de una Villa romana en el lugar conocido como Can Cabassa, en funcionamiento desde el siglo I a.C. En conclusión, esto es lo principal que ver en Sant Cugat del Vallés.

Imprescindibles

Dónde dormir en Sant Cugat del Vallés
Claustro
Dónde dormir en Sant Cugat del Vallés
Detalle de una de las entradas del Monasterio

Datos prácticos

Coordenadas

41° 28′ 29″ N, 2° 5′ 12″ E

Distancias

Barcelona 28 km, Madrid 611 km.

Aparcamiento

Existen numerosas zonas de aparcamiento de pago en el centro de la ciudad.

Altitud

124 m.

Habitantes

84 946 (2012)

Las fiestas que ver en Sant Cugat del Vallés y a las que acudir son las siguientes. Primero, la Cabalgata de Reyes (5 de enero) y Els Tres Tombs (domingo después de San Antoni, enero). Después el Carnaval y Sant Medir (3 de marzo). Tras esto, el Domingo de Ramos, Semana Santa y la Feria de Sant Ponç (fin de semana cercano al 11 de mayo). Por último, el Corpus, Fiesta Mayor de San Pedro (29 de junio) y la Fiesta de Otoño (primer fin de semana de noviembre).

Entre todo lo que hay que hacer en Sant Cugat del Vallés recomendamos acudir a sus eventos.Les Caramelles (domingo de Pascua). La Fiesta del Libro Gigante (primeros de mayo). Finalmente, la Castañada (1 de noviembre).

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar