Que ver en La Garriga

El clásico balneario de Barcelona

La Garriga ocupa un lugar en la historia de España porque allí es donde en julio de 1705 se celebró el primer combate en Catalunya de la Guerra de Sucesión. Desde hace un siglo es célebre por la calidad de sus aguas termales y por el entorno creado alrededor de sus usuarios; estas atrajeron a numerosos veraneantes hacia el año 1900, hecho que promovería la edificación de multitud de casas modernistas.

Planifica tu escapada a La Garriga

Esta antigua zona de descanso mantiene su encanto, siendo una delicia pasear por sus calles mirando las fachadas de las villas burguesas; una visita que se puede realizar en una mañana. Su atractivo principal sigue siendo su balneario, cuyo descanso puede complementarse con el senderismo en los cercanos parques naturales de Sant Llorenç de Munt y de Collserola. Para reservar donde quedarse puede elegirse el restaurante y el hospedaje en nuestra página Dormir y Comer en La Garriga.

¿Quieres conocer este sitio?

La ocupación del territorio se remonta al Paleolítico, continuando luego otros pueblos como lo íberos. Los romanos en el siglo I a. de C. erigieron villas en su término, de las que la más representativa es Can Terrers, que perduraría hasta el siglo IV.

Las diversas invasiones godas, que arrasaron Cataluña a comienzos del siglo V, y la invasión musulmana, de comienzos del siglo VIII, dejaron el lugar despoblado. Para dar asistencia espiritual a los habitantes de las masías de los contornos, hay noticias de la ermita de Nuestra Señora del Camino en el siglo X, siendo reformada dos siglos después.

En el siglo XIV se conforma el núcleo urbano de La Garriga, situado en las inmediaciones de antiguas e importantes vías de comunicación. Se edifican unos baños en Can Caselles, situados en la actual plaza de Santa Isabel. El 28 de abril de 1400 visitó la localidad el rey aragonés Martín I el Humano y su esposa con el fin de tomar las aguas para restablecer su salud.

Entre 1686 los vecinos comienzan a erigir la iglesia parroquial de Sant Esteve. En sus inmediaciones, el 29 de julio de 1705, tuvo lugar en la historia de La Garriga el combate de Congost, que fue el primero de la Guerra de Sucesión, y que tuvo lugar entre los vigatans, el germen del ejército austricista en Cataluña frente a las tropas borbónicas.

balneario blancafort garriba foto antigua
Comedor del Balneario Blancafort en 1931

Sin embargo, no sería hasta finales del siglo XIX cuando cambie radicalmente la forma de vida de los habitantes de la localidad gracias a la explotación turística de sus aguas termales. La Garriga se convierte así en una transitada estación balnearia desde que en 1840 abriese sus puertas el balneario Blancafort.

Comenzamos la visita ante la vieja Iglesia Parroquial de Sant Esteve, ya documentada desde el siglo X y probablemente asentada sobre otra anterior. Los elementos más antiguos conservados proceden del siglo XII, si bien este templo, dotado de tres naves, se modificó siguiendo el estilo gótico. Destaca su portada principal y la torre-campanario almenada, ambas ejecutadas en el siglo XVI, y el importante altar gótico dedicado al titular, obra del taller de los Vergós (ss. XV-XVI). También tiene interés el retablo plateresco de la Virgen del Rosario. El edificio cuenta con otras construcciones complementarias que se denominan en su conjunto La Doma y entre las que destaca el antiguo cementerio, repleto de panteones ornamentados con singular obra escultórica, especialmente el de la familia Fargas.

En el centro de la ciudad se levantó a finales del siglo XVII una nueva parroquia con idéntica advocación a la primitiva, pero con un estilo claramente barroco. Lo más particular de este templo de una nave es su frente del siglo XVIII anticipado por una escenográfica escalera de piedra que fue añadida en 1926.

Entre las antiguas residencias de La Garriga sobresalen Can Rosanes (s. XIII), que aún preserva buena parte de su fábrica medieval incluida su torre del homenaje y, sobre todo, Can Nualard (s. XIII), complementada con la capilla dedicada a San Gervasi y San Protasi. En el frente de la gran vivienda que la acompaña destaca su ventanal gótico.

casa barbey garriga
Casa Barbey, del arquitecto Manuel Raspall, en 1910

Pero este activo centro de veraneo ofrece al visitante un buen número de casas modernistas que ver en La Garriga. Así, es de gran atractivo Casa Barbey (1910), de considerables proporciones y rodeada de un jardín, que comparte solar con la vivienda llamada Torre Iris (1911), coronada con vistosos trabajos de forja y hasta con cuatro torres. A su lado se encuentran La Bombonera (1910), de llamativo color verde y con tribuna emplomada, y la Casa de Antonio Barraquer (1912), que presenta ornamentaciones cerámicas. Estas cuatro residencias, declaradas Bien Cultural de Interés Nacional, fueron concebidas por Raspall, arquitecto muncipal y urbanista que murió en su casa de La Garriga, con lo que esta manzana de viviendas se conoce con su nombre. Manuel Raspall también proyectó obras asistenciales como el Hospital-Asilo de La Caridad, construido en la actual calle Llerona a principios del siglo XX.

Otras casas se ajustan más a una estética ecléctica como la de Dolors Retes, en las proximidades de la Estación, o la Casa Ramos, en la calle del Figueral, levantadas ambas hacia 1900. De la Guerra Civil de 1936 sobrevive en uno de los refugios antiaéreos, visitable, construidos en aquellos años.

Uno de los parajes más pintorescos de La Garriga lo ofrece la Capilla de Santa María del Camí (s. XII), en realidad, el vestigio de una antigua construcción monástica fundada en la Alta Edad Media. La comunidad dejó el edificio en el siglo XIV. A pesar de su sencillez exterior, aloja un magnífico retablo gótico.

En los alrededores se halla la Villa Romana de Can Terrers, donde se puede contemplar perfectamente cómo se estructuraba la pars rústica de esta explotación agropecuaria fechada desde el siglo I a. de C. Incluye un complejo termal posterior que nos recuerda el temprano aprovechamiento de las propiedades salutíferas de las aguas del lugar.

Imprescindibles

Que ver en La Garriga
Casas modernistas
Que ver en La Garriga
Villa romana de Can Terrers

Datos prácticos

Coordenadas

41° 41′ 6″ N, 2° 17′ 15″ E

Distancias

Barcelona 43 km, Madrid 640 km

Aparcamiento

Es recomendable dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

252 m

Habitantes

15 472 (2012)

Carnaval, Semana Santa, Corpus (alfombras florales), Fiestas Mayores de Sant Esteve (principios de agosto), Fiestas de La Mercé (septiembre)

Feria de la Butifarra (mediados de febrero), Feria del Mueble (marzo)

Mercadillo semanal (sábados, 8:30 – 14:00)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar