Que ver en Igualada

Arquitectura industrial en la capital de los arrieros y de la piel

Junto al río Anoia, Igualada es desde hace un milenio una importante población de transportistas y molineros. Se refuerza desde el siglo XVIII por su industria del cuero que le ha permitido montar uno de los mejores museos de Europa en su género. Su interesante casco medieval es completado por molinos medievales y edificios modernistas, como la espectacular fábrica Cal Sabaté.

¿Te animas a descubrir que ver en Igualada?

Planifica tu escapada a Igualada

Muchos visitantes a Igualada suelen pasar demasiado rápido por esta importante localidad. La emplean solo como rápida escala en su visita al vecino Santuario de Montserrat. Esta población se caracteriza por la conservación integral de su pasado y por su puesta en valor en el presente. Ha conservado sus fiestas tradicionales y cuenta con dos importantes museos etnográficos (de la piel y de los arrieros).

La visita a lo que ver en Igualada es fundamentalmente exterior. Consiste en las decenas de portales, iglesias, mansiones y otros edificios medievales e industriales que hay que ver en Igualada. El recorrido puede llevarnos un día completo.

Los aficionados a la naturaleza pueden expandir sus excursiones por el Parque Natural de Montserrat y aprovechar las opciones de turismo activo. Por ejemplo, con los recorridos en globo y los paintball. Su calidad de vida se refleja en la gastronomía y en una buena oferta hotelera. Para seleccionar ofrecemos la página de reservas Dormir y Comer en Igualada.

Para acceder a los mejores planes de toda la provincia pincha aquí.

¿Quieres conocer este sitio?

Para conocer en profundidad lo que ver en Igualada, es interesante leer antes su historia. El nombre de Igualada viene de Aqualata (río que se ensancha), en realidad una especie de gran embalse en cuyas orillas se inició un poblamiento organizado. Por su estratégica posición en el camino que conecta la meseta con el continente, su ocupación debió de ser muy antigua.

Hacia el año 219 a. de C. los romanos ocuparon la zona, produciendo productos textiles en la cercana Villa de l’ Espelt. La zona será ocupada por los godos a comienzos del siglo V.

Hacia el año 718 la zona fue conquistada por los árabes a los visigodos, aunque la población autóctona permaneció en el lugar. Los musulmanes controlarían la zona hasta el año 801, cuando Ludovico Pío, hijo del emperador franco Carlomagno, conquista Barcelona.

La primera referencia documental sobre el lugar es del año 1003 y se refiere a una capilla ubicada junto a una pequeña fortificación. Al tratarse de un lugar de paso, descanso y fonda de una carretera tan importante, con un creciente número de viajeros, fue aumentando el número de vecinos. Entre ellos, muchos arrieros, que trabajaban en el transporte de mercancías.

Que ver en Igualada
Fuente del Neptuno (A. Campeny) en la Plaça del Rei, a comienzos del s. XX

Desde 1381 Igualada pasó a estar administrada directamente por la ciudad de Barcelona y continuó su expansión geográfica. Por lo tanto, hubo de ampliar sus murallas, concluyendo las obras en la centuria siguiente. El 20 de abril de 1590 se produjo el milagro de Igualada, al surtir sangre de una imagen de Cristo.

A comienzos del siglo XVIII se traslada a la acequia (o “Rec”) la fabricación de pieles, edificándose la fábrica de curtidos Cal Granotes. Se trata de una de las más antiguas de Europa que se conservan.

Al ser un estratégico cruce de caminos, Igualada fue ocupada por todos los numerosos ejércitos que combatieron en la zona. Alguos de sus habitantes participaron en la célebre Batalla del Bruch (1808), que tuvo lugar no lejos de allí.

También sería ocupada por los carlistas durante la segunda y la tercera guerra. Cuando finalizó está última, Igualada cobra verdadera entidad urbana y se desarrolla económicamente. Esto ocurre gracias a su potenciación como centro industrial de primer orden dedicado a la industria de tejidos. En 1879 le fue concedido el título de ciudad.

A continuación, corresponde leer el apartado Que ver en Igualada.

Comenzamos la visita a lo que ver en Igualada en la Plaza Pío XII, donde se situaba un primitivo cruce de caminos reales desde la Edad Media. Y vinculado a ese antiguo poblamiento aún permanecen el Pasaje de San Miguel (ss. XII-XIII) y la Travesía de San Roque, conocida desde finales del siglo XIII.

Otro de los lugares que ver en Igualada es la Plaza del Ayuntamiento. Está presidida por una Casa Consistorial de finales del siglo XIX, se acompaña de primitivas estructuras soportaladas del siglo XIV, el Pasaje del Capitán Gali (ss. XIV-XV). Tampoco faltan restos de las puertas del amurallamiento de Igualada. Son bien visibles a través del Portal de la Font Major (s. XV), también muy cercano a la plaza de San Miguel, y del monumental Portal d’en Vives, de la misma época.

La Plaza de Bruc conserva uno de los monumentos más relevantes que ver en Igualada: la Basílica de Santa María (s. XVII). De este templo destaca su espectacular retablo barroco (1718-1747), protagonizado por la imagen de la Inmaculada. En su frente urbano es significativo el rosetón situado junto a la puerta de entrada. Además de su capilla del Santísimo (1733), es sobresaliente la colección de arte sacro. Se encuentra parcialmente instalada como exposición permanente, denominada Fulgentia, en diversas dependencias del propio templo.

Otra de las construcciones más hermosas que ver en Igualada es el Claustro de la Escola Pía, cuya fábrica es de estilo renacentista. Se levantó en el siglo XVII, aunque fue promovido por la comunidad agustina, asentada allí desde la Edad Media. Entre los caserones más antiguos encontramos la Casa dels Padró-Serrals (s. XVIII). Integra entre sus muros un fragmento de la muralla.

En una ciudad donde el agua es tan importante aún pueden verse parte de los antiguos sistemas de conducción de aguas que abastecían lo molinos harineros y las fábricas de curtido. Así, es recomendable pasear por el Barrio Curtidor preindustrial y contemplar incluso las primitivas acequias del siglo XVIII que llegaban a las fábricas. También existen en la zona algunos molinos como el de La Abadía en la calle del Rec.

Y el carácter industrial de la localidad se observa claramente en la nave de Cal Font (1915). Sirvió como sede de una importante fábrica del sector textil, de la que conserva incluso su imprescindible chimenea. Otra arquitectura productiva que ver en Igualada es la de L’Escorxador (1905) en la que en su estilo sigue de nuevo el influjo modernista.

Que ver en Igualada
Plaza del Ayuntamiento presidida por la Casa Consistorial

También se puede visitar Cal Granotes, que aloja una antigua curtiduría preindustrial del siglo XVIII. No obstante, por su espectacularidad destaca aún más Cal Sabaté (1912-1914), la “Catedral de los Curtidores”, ejemplo de la arquitectura industrial de estilo modernista en Cataluña. Se trata de un lugar emblemático que ver en Igualada.

Fruto de la pujanza económica de Igualada es la existencia de varias casas modernistas como Cal Maco (1914), en la plaza de la Cruz, cuya fachada exhibe una gran balconada en el piso noble. El inmueble acoge actualmente un importante archivo comarcal. Otro ejemplo es Cal Ratés (1908), en la calle Santa María, que posee un frente urbano de aire medievalizante.

Sin embargo, una de las más espectaculares que ver en Igualada es la Casa de María B. Prats (1905). Cuenta con una llamativa torre esquinada de original remate. En ese mismo sentido, no falta un Círculo Mercantil, Industrial y Agrícola (1899), dotado de un llamativo frente acristalado.

El teatro municipal es en realidad el antiguo Ateneo Igualadí de la Classe Obrera (1878). Destaca por su antigüedad y belleza el Neptuno (1832) de la fuente situada en la Plaça del Rei. Su ejecución se debe al escultor neoclásico Damià Campeny.

Entre las sorpresas del centro urbano se encuentra Cal Pla (1888), una antigua pastelería situada en la rambla Nova donde son llamativas sus decoraciones pintadas en 1900. Lo mismo se puede decir de Cal Targarona (1929), cuyo mobiliario conserva la estética novecentista originaria.

La oferta turística que ver en Igualada tiene uno de sus principales atractivos en el Museo del Traginer. Aquí se puede contemplar la colección etnográfica de Antoni Ros, fundamentalmente centrada en los medios de transporte tradicionales y con especial dedicación a oficios vinculados como el de los arrieros. Resulta espectacular su colección de carros.

Cal Boyer (s. XIX) alojó una importante industria algodonera y hoy es la sede del Museo de la Piel, sin duda el principal reclamo de Igualada. Allí se explican de forma detenida todos los pormenores de la elaboración del cuero.

Otro de los hitos es el Gasógeno de Cal Pasqual, edificio industrial construido en la posguerra y coronado por una gran y estilizada torre. Su función era producir gas de baja calidad para alimentar las necesidades de los telares.

Existen otros templos de interés que ver en Igualada. Por ejemplo, la Iglesia de Sant Jaume Sesoliveres (ss. XII-XIII) que, aunque muy restaurada, mantiene su carácter de ermita rural vinculada a un camino. En las inmediaciones de Igualada se pueden visitar las ruinas de la Villa Romana de l’Espelt  (s. II a. C.). Aquí ya se elaboraban tejidos y son significativas las calidades de los mosaicos encontrados.

En Igualada hay varias fiestas tan antiguas como importantes. Sus Tres Tombs (Tres Vueltas) en honor de San Antonio Abad. Las celebran unos carruajes tirados por caballerías cada 17 de enero, ininterrumpidamente desde 1822. Hablamos de una conmemoración  importante en una población con gran tradición de transportistas. Su Cabalgata de los Reyes Magos es la segunda más antigua de España. Se celebra desde 1895 de forma espectacular.

En conclusión, esto sería todo lo que ver en Igualada. ¿Añadirías algo más?

Imprescindibles

Que ver en Igualada
Casco viejo
Que ver en Igualada
Cal Granotes

Datos prácticos

Coordenadas

41º 34’ 53” N, 1º 37’ 15” E

Distancias

Barcelona 70 km, Madrid 553 km

Aparcamiento

Existe un aparcamiento municipal gratuito en pleno centro de la ciudad, situado en las inmediaciones del mercado de La Masuca.

Altitud

340 m

Habitantes

39 198 (2012)

Primero, la Cabalgata de los Reyes Magos (5 de enero). Segundo, Els Pastorets (enero) y Els Tres Tombs (17 de enero). También Carnaval y Semana Santa. Tercero, la Fiesta del Santo Cristo (martes de Pascua) y la Noche de San Juan (23 de enero) Finalmente la Fiesta Mayor de San Bartolomé (en torno al 24 de agosto) y Santa Cecilia (22 de noviembre)

Festival Internacional de Órgano (primavera)

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar