Castellar de N’Hug

Bella atalaya de carlistas y cementeros

Cercano a varias estaciones de esquí, Castellar ha sido reconstruido manteniendo lo pintoresco de un pueblo de alta montaña habitado históricamente por ganaderos y contrabandistas. Fue un bastión carlista en el siglo XIX y pionero del cemento catalán a comienzos del XX.

Planifica tu escapada a Castellar de N’Hug

Se trata de una pequeña localidad cuyo caso urbano ha sido primorosamente adaptado para segundas residencias; además del paseo hay que ver en Castellar de N’Hug su iglesia parroquial y dos lugares de sus alrededores: la iglesia románica de Sant Vicenç de Rus y el Museo del Cemento Asland. A éste último se puede acceder por el peculiar Tren del cemento que lo conecta con la localidad de Guardiola de Bergueda. Castellar se encuentra en el importante Parque Natural de Cadí – Moixeró, pudiéndose realizar numerosas actividades de turismo activo todo el año. Una opción de excursión día es atravesar los montes por la bella carretera que conduce a las medievales poblaciones de Puigcerdá y LLivia. Para conocer la sabrosa gastronomía local y reservar en la zona preparamos la página especializada Dormir y Comer en Castellar de N’Hug.

¿Quieres conocer este sitio?

Se trata de una localidad de alta montaña, desde la que se controla el paso desde el Berguedá hasta la Cerdaña (y Francia), por lo que  estuvo habitada por ganaderos y era frecuentada -en los meses libres de nieves- por lo arrieros que trabajaban con Francia.

Hacia el 835 esta localidad es conquistada por el conde Sunifredo I de Cerdanya. Se convirtió en una atalaya defensiva del condado frente a los musulmanes. En el año 961 ya estaba edificada la iglesia de Sant Vicenç de Rus, que dependía del monasterio de San Lorenzo de Bagá. De la misma época está documentada la existencia de la iglesia de Santa María, pero esta dependía del obispo de Urgell.

En 1229 la iglesia de Santa María dependía del célebre conde Hug de Mataplana (el legendario conde Arnau, de Sant Joan de les Abadesses, figura a la que se asocia históricamente y que daría nombre al lugar. En ese periodo se le concede una carta puebla para atraer pobladores al lugar y ya se integra en la comarca del Berguedà.

En 1428, un terremoto causó graves daños en los edificios del pueblo, especialmente en sus iglesias.

A partir de 1659, el Tratado de los Pirineos confirmó las pérdidas territoriales habidas por la guerra con Francia. Castellar de N’Hug se convirtió en un importante centro de contrabando, que complementaba su tradicional actividad ganadería.

Durante el Trienio Liberal, en marzo de 1822, el industrial chocolatero Manuel Montaner, natural de Berga, decidió pronunciarse en defensa de Fernando VII en Castellar de N’ Hug por ser éste un lugar con numerosos simpatizantes absolutistas y de difícil acceso para las tropas gubernamentales. Sería luego un núcleo de los carlistas durante las siguientes guerras dinásticas. Desde Castellar, en 1873 el príncipe Don Alfonso Carlos de Borbón (hermano del pretendiente Carlos VII) organizó su ataque contra la plaza fuerte de Puigcerdà, retirándose allí después.

fabrica cementos asland foto antigua
Instalación de un secador de carbón en la Fábrica de Cementos Asland

En 1901 el conde Eusebi Güell, mecenas de Gaudí y promotor del Parque que lleva su nombre en Barcelona, lideró el grupo de empresarios que fundaron la Fábrica de Cementos Asland, con una tecnología pionera en Cataluña y una estructura arquitectónica revolucionaria, que aprovechaba la pendiente de la montaña en trece escalones. La instalación fabril provocó un notable incremento demográfico y una gran prosperidad en la comarca, manteniéndose en funcionamiento hasta 1975.

En la actualidad, dadas sus condiciones geográficas y su buen estado de conservación es un importante centro turístico de la montaña barcelonesa.

Se trata de un pueblo medieval cuyas viviendas han sido reformadas en las últimas décadas, muchas de ellas como segundas residencias, respetando el estilo tradicional. Su posición en la ladera de un monte ofrece unas bellas vistas sobre los contornos.

La visita puede iniciarse ante la Iglesia de Santa María (s. XI), que aún preserva parte de su aspecto románico y que está documentada desde al menos el siglo X. En 1229 se levanta en su interior una capilla dedicada a San Miguel. El edificio posee una sola nave, sometida a reformas posteriores que le otorgaron un carácter clasicista. Sorprende por sus escasas transformaciones la torre-campanario, de planta cuadrada.

fabrica cementos asland foto antigua
Instalación de un secador de carbón en la Fábrica de Cementos Asland

Otra iglesia de gran importancia incluida en este término municipal es la de Sant Vicenç de Rus (s. XII), cuya fecha de consagración es el año 1106, aunque está documentada ya en 961. La construcción mantiene su nave originaria a la que se añadieron las capillas de La Magdalena y San Miguel en pleno siglo XIV. En 1428 hubo graves destrozos por un seísmo. Otros cambios tuvieron lugar en los siglos XVIII y XIX. A los pies se aloja el cuerpo de campanas en una sencilla espadaña. Una de las principales aportaciones de este templo son sus pinturas murales, si bien las del período plenomedieval (románico) son en la actualidad una reproducción, encontrándose las originales en el Museo Diocesano y Comarcal de Solsona. Además, en los muros de la iglesia se mantienen in situ otras decoraciones pictóricas pertenecientes al gótico y relacionadas con la leyenda de la Magdalena (c. 1300). Por otra parte, una primitiva Virgen esculpida en el siglo XII, que se veneró durante siglos en este templo, se encuentra ahora en el Museo Episcopal de Vic.

Y en Cornudell se halla la iglesia románica de Sant Joan (s. XI), un pequeño templo de una nave que conserva también su primitivo aspecto a pesar de las inevitables reformas.

Otro de los principales atractivos de esta localidad está en el Clot del Moro y es el Museo del Cemento Asland, dependiente del Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña. donde se explica la historia de la primera fábrica catalana que elaboró cemento Portland. Se trató de una iniciativa del Conde Güell a finales del siglo XIX y hace años que está cerrada. La visita a las instalaciones versa sobre el proceso productivo y se completa con la opción de tomar el Tren del Cemento, que une la propia factoría con la localidad de Guardiola de Berguedà a través de tres kilómetros y medio de vías.

Asimismo, en la plaza del Castell se dedica un espacio museístico de carácter etnográfico, centrado únicamente en el oficio del pastor, tan importante en esta comarca de montaña.

El entorno del pueblo, en parte incluido en el Parque Natural del Cadí-Moixeró, ofrece infinidad de propuestas relacionadas con la naturaleza, entre las que es muy recomendable acercarse al paraje donde nace el río Llobregat, que forma en ese tramo inicial una espectacular cascada. Están muy próximas las estaciones invernales de Coll de Pall, La Molina y Massella.

Datos prácticos

Coordenadas

42º 17’ 6” N, 2º 1’ 8” E

Distancias

Barcelona 145 km, Madrid 652 km

Aparcamiento

Se recomienda dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

1395 m

Habitantes

175 (2012)

Encuentro de San Juan (24 de junio), Fiesta del Turismo (mediados de agosto), Fiesta Mayor de San Miguel (28 y 29 de septiembre

Ruta de los Contrabandistas (finales de junio), Romería de Montgrony (mediados de julio), Ruta de la Trashumancia

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar