Barrio Gótico-Barcelona

El corazón de la antigua Barcelona

El Barri Gòtic, en el distrito de Ciutat Vella, está ubicado entre Las Ramblas, la Vía Laietana, el Paseo de Colón y la Plaza de Cataluña. Se trata de una de las zonas más hermosas y con más historia de la capital. Además se encuentra entre los barrios con más sabor de Barcelona.

Planifica tu escapada al Barrio Gótico

Hay muchos lugares que ver en barrio gotico de Barcelona. Una zona con importantes edificios institucionales y algunas de las áreas de paseo más importantes de la ciudad; se recomienda una visita tranquila de la catedral, el disfrute de las fachadas y el ambiente urbano. En nuestro apartado Que ver en Barrio Gotico detallamos los principales lugares que recorrer durante un día o dos de visita a pié; el resto de la escapada se puede invertir en sus barrios anexos: la Barcelonetael Born y El Raval. Lugar tan apetecible es —naturalmente— una zona muy turística que se llega a masificar cuando arriban los grandes cruceros; cuidado con los carteristas. Precaución también si se alarga la velada hasta altas horas de la noche, el animado ambiente nocturno puede volverse desagradable. Recomendamos elegir con cuidado dónde hospedarse y los locales de ocio; los de ambiente local los hemos recogido en nuestra página Dormir y Comer en el Barrio Gótico.

¿Quieres conocer este sitio?

El barrio Gótico de Barcelona se levanta sobre la antigua ciudad romana. De hecho, las calles Bisbe y Libretería, próximas a Sant Jaume, siguen el curso del antiguo cardus y decumanus romano y muy cerca de ellos aún se aprecian los restos del templo romano de Augusto. En origen, esta urbe era una pequeña ciudad dependiente de Tarraco.

Durante la Edad Media en la zona del barrio gótico de Barcelona se edificaron numerosas iglesias y palacios góticos, transformándose en urbe medieval, de angostas y laberínticas calles, que se mantendría prácticamente intacta hasta el siglo XIX. Entonces se transformó el barrio; los cementerios se convirtieron en plazas y se derribaron las murallas.

La Edad Media fue una de las épocas doradas de la ciudad, su dinamismo la convertiría en sede de la corte real de Aragón tras el matrimonio unificador de Ramón Berenguer IV con Peronella (hija de Ramiro II de Aragón) en 1137. Un siglo después, en el XIII, se consolidó el gobierno municipal gracias a los privilegios otorgados por el monarca Jaime I y se estableció el Consell de Cent, formado por los vecinos encargados de regir la ciudad y de elegir anualmente a su máximo representante. Barcelona se convertiría en la capital de un imperio mediterráneo cuya riqueza se reflejaría en sus edificios góticos. Esta prosperidad se mantuvo hasta 1333, en que la hambruna y la peste acabaron con miles de barceloneses y, cuatro años más tarde, la ciudad fue asolada y diezmada de nuevo, en esta ocasión por la peste negra.

La visita al barrio gótico de Barcelona es como realizar un viaje al pasado para descubrir la primitiva Barcino romana y la ciudad medieval, de callejuelas y plazas sinuosas con palacios, residencias e iglesias góticas. Podemos comenzar nuestro recorrido desayunando en el Café Zurich, uno de los locales más emblemáticos de la ciudad, para dirigirnos a la Plaza de Cataluña (1927), nexo de unión entre la ciudad romana y medieval con la moderna del Ensanche y el Modernismo. De planta circular rodeada por un cinturón ajardinado y un grupo escultórico con el Pastor tocando el flabiol (instrumento típico catalán) de Pablo Gargallo. En el centro, un mosaico dibuja un especie de rosa de los vientos que define el eje del mar-montaña que vertebra la urbe.

els quatre gats fotografia antigua
Fachada de Els Quatre Gats, en 1901

A través del pequeño pasaje del carrer de Rivadeneyra se accede al Monasterio de Santa Ana, iglesia románica del siglo XII. De ella sobresalen la portada gótica, el claustro y la sala capitular.

En Montsió, está la Casa Martí, edificio de aspecto medieval diseñado por Puig i Cadafalch en 1896; en sus bajos se encuentra el Café-restaurante de Els Quatre Gats, heredero del que hasta 1903 fue centro de los encuentros de intelectuales de la Barcelona del Modernismo, y por el que pasaron figuras de renombre como Santiago RusiñolRamón Casas y Picasso.

Por la avenida del Portal de l’Angel (zona peatonal con abundantes comercios) y la calle dels Arcs llegaremos a la Plaça Nova, enclave medieval y antiguo mercado en el que todavía se conservan las torres semicirculares que flanqueaban las cuatro puertas de la ciudadela romana. La Casa de l’Ardiaca (Casa del Arcediano) reúne parte de la muralla medieval – adosada al fragmento de la copia del acueducto que nace en la puerta de entrada de la ciudad – elementos modernistas como el buzón, con tres golondrinas y una tortuga. En esta plaza hay siete grandes letras que contrastan con el trasfondo histórico donde se encuentran; en ellas se lee “Barcino” con el alfabeto creado por Joan Brossa para este peculiar poema visual sobre el pasado de la ciudad. En el otro extremo de la plaza está el Colegio de Arquitectos de Cataluña, con frisos diseñados por Pablo Picasso y realizados con chorro de arena.

En la plaça de la Seu se eleva la Catedral de la Santa Creu o de Santa Eulalia. La obra gótica fue sufragada con donativos de las cofradías y gremios medievales; se iniciaron en 1298 y no terminarían hasta 1913. Ocupa el lugar de una antigua basílica paleocristiana del siglo IV, destruida por las tropas de Almanzor, de la que sólo se conserva el baptisterio. De aquel templo románico queda, en la esquina de la calle del Bisbe, la Capilla de Santa Llúcia, construida treinta años antes del inicio de la catedral e integrada en el recinto catedralicio. En cuanto al templo gótico, de planta de cruz latina, está dividido en tres naves, con 25 capillas laterales; en su interior destaca el impresionante coro del siglo XIV en el que en 1517 se reunió a los miembros del Toisón de Oro por mandato del emperador Carlos V. Frente al altar mayor, una escalinata conduce a la cripta, presidida por el sepulcro de Santa Eulalia (s. XIV). En línea con la puerta principal se halla la antigua Sala Capitular, convertida en Museo de la Catedral o Capilla del Cristo de Lepanto o de Sant Oleguer; en ella se exhiben tanto la talla del Cristo (S. XVI) que acompañó a Juan de Austria en la batalla de Lepanto como la estatua yacente del santo, obra de Pere Sanglada (1490), y la Piedad de Bartolomé Bermejo. También es interesante el claustro (S. XIV).

Al lado de la catedral se encuentra el edificio de la Pía Almoina, integrado en la muralla romana y que acoge el Museo Diocesano. En las proximidades se alza la Iglesia de San Felipe Neri (hacia 1673) edificio en el que destaca la fachada barroca (con impactos de balas de la sublevación de 1936) y las capillas laterales con altares neoclásicos y pinturas de Joan Llimona.

Por la calle del Bisbe nos desviaremos a la calle Paradís para entrar en el pequeño patio medieval del Centro Excursionista de Catalunya; allí están las cuatro columnas del Templo de Augusto (siglo I a. C.). Continuando por la calle del Bisbe llegamos a la Plaza de Sant Jaume, corazón del barrio. En ella se alzan el edificio de la Casa de la Ciutat -Ayuntamiento de Barcelona- y, al otro lado de la plaza, el Palau de la Generalitat de Catalunya, sede del gobierno autonómico. El Ayuntamiento tiene una fachada neoclásica que esconde el gótico Salón de Cent (s. XIV), que sirvió de lugar de reuniones del Consell de Cent entre 1373 y 1714,  el vestíbulo y la escalera gótica, con esculturas de Gargallo, Llimona, Navarro, Miró y Clara, entre otros. El Salón de Crónicas fue decorado por Josep María Sert en 1928 con pinturas que ofrecen perspectivas diferentes dependiendo del ángulo desde el que se miran. En cuanto al Palau de la Generalitat, su fachada neoclásica incorpora elementos góticos, renacentistas y barrocos; es recomendable fijarse en el claustro gótico, la capilla gótico flamígera del primer piso y el renacentista Patio dels Tarongers (Patio de los Naranjos, 1532-1547). También son interesantes el salón principal o Salón de Sant Jordi; el de Torres García fue decorado por el artista uruguayo.

La calle Veguer nos conduce a la gótica Plaza del Rey. Está rodeada por el conjunto monumental del Palacio Real Mayor, integrado por la Capilla Real de Santa Águeda (cuyos muros opuestos dan a la plaza de Ramón Berenguer III), residencia de los condes de Barcelona desde el siglo XIII y el Palau del Lloctinent (Palacio del Lugarteniente), edificio renacentista del siglo XVI que aloja el valioso retablo del Condestable. En un ángulo de la plaza se halla la torre vigía popularmente llamada el Mirador del Rei Martí. En parte de las dependencias del Palacio Real Mayor está ubicado el Museo Frederic Marès, con esculturas y objetos artísticos que reunió este coleccionista. En la plaza se halla la escultura Topos V de Eduardo Chillida y el MUHBA-Museo de Historia de Barcelona, instalado en la Casa Clariana-Padellàs (siglos XV y XVI). Su colección, desde el neolítico hasta nuestros días, reúne cerámicas, material lítico, epigrafía, vidrio, orfebrería, escultura en mármol y piedra, etc. También muestra restos arqueológicos romanos.

En la Plaza de Ramón Berenguer III, presidida por la estatua realizada por Llimona, se puede admirar también la muralla romana de sillares de piedra de época bajoimperial , que alternaba torres con lienzos de muralla. Durante la Edad Media, entre las torres se abrieron arcos que permitieron la utilización de la muralla en construcciones posteriores caso de la Capilla Real de Santa Águeda, construida sobre un tramo de arcos, y conserva una extraordinaria pintura gótica.

La Iglesia de los Santos Justo y Pastor (s. XIV, pero fundada en el IX) llama la atención por la torre octogonal que da altura al conjunto, así como el Retablo de la Pasión (s. XVI) de la capilla de Sant Feliu y la Santa Creu. En la plaza está la gótica fuente de Fivaller.

Callejeando por el barrio gótico de Barcelona llegamos a la Plaza Real. En su centro se levantó la fuente de las Tres Gracias, y a ambos lados hay dos farolas (1879) de gran atractivo, obra juvenil de Antonio Gaudí, que culminan en un casco alado y un dragón.

Muy próxima está la Iglesia gótica de Santa María del Pi (1319-1391), donde llama la atención especialmente “la Antonia”, así llamada la gran campana que, junto con otras cinco más pequeñas, remata su campanario octogonal. En su interior descansan los restos de Sant Josep Oriol, importante santo local.

Se puede concluir el recorrido por el barrio gótico de Barcelona con un paseo por La Rambla, vía principal de la zona antigua y nexo de unión con El Raval. La Rambla es posiblemente lo más importante que ver en barrio gotico de Barcelona, pues recoge como ninguna otra calle de la ciudad el ambiente barcelonés.

Imprescindibles

palacio rey
Palacio del Rey

Datos prácticos

Coordenadas

41° 22′ 57″ N, 2° 10′ 37″ E

Distancias

Girona 105 km, Lérida 162 km, Tarragona 98 km, Madrid 621 km

Aparcamiento

Parking de pago en la Plaza Urquinaona.

Altitud

9 m

Habitantes

1 620 943 (2012)

Carnaval (variable), Semana Santa, Fiesta de Sant Jordi (23 de abril, patrón de Cataluña), Pascua Granada (20 de mayo), San Juan (24 de junio), Fiestas de la Asunción (15 de agosto), Fiesta Nacional de Cataluña (11 de septiembre), Fiestas de la Mercè (24 de septiembre), el Pilar (12 de octubre), Santa Lucía (diciembre)

Calzados Lluís Manuel, La Manual Alpargatera, Colleccionisme Coixet (especializada en publicidad de finales del siglo XIX), Drap (tienda especializada en las muñecas y su cuidado), El Ingenio (artículos de malabarismo y fantasía), Gemma Povo (diseño y mobiliario), Taller de Marionetas Travi

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar