Qué ver en Villalpando

En el noreste de su provincia se encuentra esta población de la Tierra de Campos zamorana. Colindando con las vecinas León y Valladolid, no lejos de Benavente, la villa ha mantenido un carácter propio basado en su pasado poder. Lo que ver en Villalpando está marcado por vacceos, romanos, visigodos y la Orden del Temple. Sin embargo, las guerras y el paso del tiempo han provocado que parte de su patrimonio se halle en ruinas. Con todo, se trata de una población muy interesante y bien conectada con varios puntos clave castellano-leoneses.

Puerta de San Andrés y Arco de Santiago

El poderío militar de Villalpando viene de lejos. Durante siglos se ha mantenido que era el lugar donde se asentaba la ciudad vacceo-romana de Intecatia. El territorio local fue asociado con ella por varios historiadores antiguos, aunque hoy parece claro que erraban. Los descubrimientos en Paredes de Navas, Palencia, y la ausencia de restos notables en la villa zamorana sitúan en la primera a la antigua capital prerromana. No obstante, sí se ha probado la existencia de villas romanas y lugares visigodos.

Puerta de San Andrés en Villalpando

Puerta de San Andrés en Villalpando.

Fue en la Edad Media cuando la importancia villalpandina sobresalió. Mencionada desde el siglo X, sus fortificaciones sirvieron en la guerra continua que se libraba en la zona entre cristianos y musulmanes. Por ello se tornó en la cabeza del Raso de Villalpando, conjunto de pueblos que sobrevive hasta hoy. Su complejo defensivo evolucionaría y crecería, llegando a tener dos recintos. En la actualidad solo sobreviven restos dispersos, la Puerta de San Andrés y el Arco de Santiago.

La Puerta de San Andrés compone una de las estampas más célebres que ver en Villalpando. También se la conoce como Puerta de la Villa. Tiene dos fases, una por el interior de los siglos XI/XIII y una externa del XV/XVI, posiblemente de la época de los Velascos.

Mientras tanto, el Arco de Santiago (circa siglo XIII) se divide entre el paso propiamente dicho y su torre. Esta formaba parte de un complejo eclesiástico de defensa que guardaba el flanco sur de la villa. La relación del apóstol con el lugar se mantiene hoy día, al ser paso del Camino del Sureste, que llega a Villalpando desde Alicante.

Iglesia de Santa María la antigua

Del principal templo que ver en Villalpando quedan solo ruinas. Ubicada cerca de la plaza mayor local, destaca su bien conservado triple ábside. Con diferentes alturas y en ladrillo, reflejan el estilo mudéjar que tuvo el templo. Sus orígenes se remontan al siglo XII. Dependiente al principio de los prelados de León, su relevancia aumentó y disminuyó al mismo tiempo que el poder de la villa.

Restos de la iglesia de Santa María la antigua en Villalpando

Restos de la iglesia de Santa María la antigua. | Ayuntamiento de Villalpando

La Iglesia de Santa María la antigua sobrevivió hasta el primer tercio del siglo XX. Entonces, en 1933, quedó ruinosa. A pesar de ciertas actuaciones para preservarla, a día de hoy no se ha recuperado. Además de sus ábsides, conserva partes de sus muros y pilares. Gracias a ello se puede intuir su planta basilical.

Palacio de los Condestables de Castilla

A pesar de que al principio dependió de León, la unificación de los reinos terminó con Villalpando bajo dominio de los Velascos. Así, los duques de Frías y Condestables de Castilla serían los señores del lugar entre el siglo XIV y 1711, cuando los Fernández de Velasco perdieron su posición. Esta situación intermedia entre los reinos de Castilla y León seguiría vigente durante la división territorial de 1933. Entonces se asignó la villa a Valladolid, aunque finalmente terminó integrada en Zamora y, por lo tanto, León.

Palacio de los Condestables de Castilla en Villalpando

Restos del Palacio de los Condestables de Castilla. | Ayuntamiento de Villalpando

Sea como fuere, el dominio de los Velascos se refleja en el Palacio de los Condestables de Castilla. No queda claro que compartiera terreno con el antiguo alcázar local, destruido durante la Guerra de las Comunidades. En ruinas, del complejo quedan varios muros y una torre en la que se instaló un depósito de agua. No en vano, lo que pervive del edificio es parte de un terreno de huerta privado.

A colación del antiguo y desaparecido alcázar de Villalpando cabe señalar que fue prisión de los hijos del monarca francés Francisco I. El enemigo del Emperador Carlos V fue hecho prisionero en la batalla de Pavia. Sin embargo, el Tratado de Madrid de 1526 conllevó un intercambio: el rey en lugar de sus dos hijos. Estos acabaron rondando las plazas fuertes del Condestable de Castilla, entre las que se encontraba el castillo local.

Plaza mayor y Santa María del Templo

Plaza mayor de Villalpando

Plaza mayor de Villalpando. | Depositphotos

La posición central de la plaza mayor de Villalpando hace que fuera lugar de paso de las murallas reforzadas por los templarios durante la época de mayor esplendor de la villa. De gran extensión, es el centro neurálgico actual de la población zamorana. Cabe destacar la afición taurina del lugar, que hace gala de uno de los encierros más antiguos de Castilla.

La casa consistorial destaca por que en su recinto se ubicaba Santa María del Templo. Tal lugar acabó siendo un salón de actos y perdiendo casi todas sus señas de identidad. En su camino a la desaparición, llegó a ser un teatro e incluso una sala de fiestas. Su origen se remonta al siglo XVI de la mano del comerciante Alonso Gómez.

Como curiosidad, Camilo José Cela hizo muy conocido el nombre del pueblo a raíz de su inconclusa Diccionarios Secretos, al igual que otros lugares como Almendralejo, en la que hacía referencia al tamaño de los testículos del cura local:

«Los cojones del cura
de Villalpando,
los llevan cuatro bueyes
y van sudando»

Iglesia de San Pedro

A diferencia de Santa María la antigua, la iglesia de San Pedro sigue en pie. Sin embargo, está muy deteriorada, algo que se comprueba a simple vista. Supone un gran ejemplo del estilo mudéjar que trufó la localidad en los siglos XII/XIII. Algunos de sus sustentos y parte de su espadaña los muestran a las claras. La abundancia de iglesias y edificios religiosos da una idea de la gran posición que tuvo Villalpando bajo los poco más de cien años de dominio templario.

Iglesia de San Nicolas

Torre de San Nicolas en Villalpando

Torre de San Nicolas en Villalpando. | albToxto (Flickr)

Como San Pedro, este templo que ver en Villalpando data de en torno al siglo XII/XIII y permanece en pie. Asimismo, es igualmente mudéjar. Reconstruida tras quedar muy tocada a finales del XX, de la estructura original se conservan varios segmentos de la torre. No muy alejada de la plaza mayor, la torre acoge el Museo de Arte Sacro local. Gracias a dicho espacio se pueden contemplar piezas provenientes de los diversos templos que tenía la localidad. Una forma perfecta de complementar las visitas de exteriores que ofrece la villa.

Convento San Antonio de Padua

La creación de este espacio villalpandino se sitúa en  en 1633. Antonio de Urueña, oriundo del lugar, fue el promotor del edificio. Su posición como tesorero general de la Santa Cruzada en el arzobispado de Lima le permitió crear una comunidad de clarisas que pervive hasta la actualidad. Esta es reflejo del fervor que levanta la Inmaculada en la población, que en 1466 proclamó un histórico voto a favor del dogma.

El lugar se vio afectados por la invasión napoleónica, al igual que otros en el municipio. Pese a ella, lograron volver al lugar una vez restaurada la paz. Tras las amenazas de desamortizaciones y la falta de vocación, hoy siguen cuidando el lugar en torno a diez monjas. Una parte del complejo que ver en Villalpando está habilitada como templo activo.

Torre de la iglesia de San Lorenzo

Torre San Lorenzo Villalpando

Torre de la iglesia de San Lorenzo en Villalpando.

La iglesia del Monasterio de San Lorenzo es el último lugar de este recorrido por lo que ver en Villalpando. Del siglo XII, se situaba incluso entonces extramuros. Prosperó hasta alzarse como parroquia. No obstante, su declive se hizo evidente durante el siglo XIX. Así, entre finales de este y el XX se arruinó. Solo permanece en pie su torre, junto a la carretera.

Datos prácticos

Coordenadas

41° 51′ 53″ N, 5° 24′ 47″ O 

Distancias

Zamora 77km, Valladolid 86km, León 100km, Madrid 244km.

Aparcamiento

En toda la villa.

Altitud

690 m.

Habitantes

1519 habitantes (2018).

Las principales festividades que ver en Villalpando son San Roque (15-16 de agosto) y la Inmaculada (8 de diciembre).

Más ocasiones notables que ver en Villalpando son Fiestas de la Madera, Santiago Apóstol y los Quintos.


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En noreste de Zamora, ya en la frontera con León, se extiende este municipio junto Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Al sur de la provincia de Zamora se sitúa el municipio de Madridanos, así como Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Bermillo de Sayago es una localidad y municipio perteneciente a la provincia de Zamora. Ocho Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Coreses es un interesante municipio de la provincia de Zamora. Posee más de mil habitantes Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la provincia de Zamora nos encontramos con el municipio y localidad de Fonfría, en Más información