Berlanga de Duero

Este post también está disponible en: English (Inglés) Français (Francés)

Señorío del Cid y una maravilla mozárabe

Esta población del “Desierto del Duero” empezó siendo señorío del Cid Campeador, luego de varios infantes de Castilla, hasta que los Tovar y los Frías la engrandecieron en los siglos XV y XVI con las imponentes edificaciones que pueden hoy visitarse. Muy cerca está la extraordinaria ermita mozárabe de San Baudelio.

Planifica tu escapada a Berlanga de Duero

La visita de la colegiata y demás lugares que ver en Berlanga de Duero nos puede ocupar durante un día completo; téngase en cuenta que hay una ascensión prolongada para ver el castillo y disfrutar sus vistas; además, hay que tener previsto recorrer los 8 kilómetros hacia el sureste por la carretera So-152 hasta Casillas de Berlanga, en cuyas inmediaciones está la extraordinaria Ermita de San Baudelio. Al día siguiente —en dirección oeste— la escapada puede completarse visitando las medievales Burgo de Osma y San Esteban de Gormaz. Quien regrese a Madrid o Zaragoza puede hacer una parada de medio día para visitar la interesante Almazán; despues de ver el recinto amurallado no dejar de recorrer su zona del río. Nuestra página Dormir y comer en Berlanga de Duero permite reservar en los mejores locales; quienes deseen unas mayores opciones para alojarse pueden reservar en el cercano Burgo de Osma.

¿Quieres conocer este sitio?

Fue llamada Augusta Valeránica por los romanos en memoria de emperador tracio Valerio, nombre que mantuvo hasta el siglo XII.
Durante la Reconquista estuvo varios siglos en zona fronteriza, cambiando varias veces de manos y quedando despoblada. En el 989 fue tomada por el caudillo Almanzor a los cristianos. Fue asediada en el 1060 por el rey Fernando I, que la encontraría vacía al ser evacuada furtivamente por sus habitantes. En el 1087 el rey Alfonso VI se la entregó por juro de heredad al caballero conocido como El Cid poco después. Hay quienes sitúan cerca de Berlanga el robledal de Corpes donde fueron afrentadas las hijas del Cid por los infantes de Carrión.

De nuevo en poder de la corona castellana, en el año 1109 el rey Alfonso I de Aragón, al casarse con la reina Urraca de Castilla y alcanzar el poder en el reino, procedió a repoblar Berlanga, Almazán y Soria, con el fin de asegurar la frontera con los musulmanes. Por entonces se asentarían los judíos en el llamado barrio de la Yubería, reuniéndose unas cien familias. En el 1130 es su Señor el caballero Fortún Azénarez, sucedido en el señorío por varios infantes de Castilla, hasta que el infante Don Tello -Señor de Vizcaya- se lo cede a su hija Elvira Téllez de Castilla, casada con Fernando Sánchez de Tovar. Su descendiente, Doña María de Tovar, se casó con Íñigo Fernández de Velasco en 1482, pasando así Berlanga a formar parte del ducado de Frías. El matrimonio residió mucho en la villa, adaptando su castillo y edificando su impresionante colegiata (que costó la astronómica cifra de 30.000 ducados); así como el palacio, unos impresionantes jardines, un hospital y un monasterio; también adaptaron el castillo para soportar ataques de artillería.

Ya muerto el duque Don Iñigo, sus servicios los agradeció el Emperador Carlos, creando en 1529 marquesado de Berlanga para su hijo Juan.
Por aquel tiempo nació y vivió allí en Berlanga el futuro fray Tomás de Berlanga. Tras sus misiones en América y su labor de pacificación entre los conquistadores Almagro y Pizarro y tras participar en el descubrimiento de las islas Galápagos, regresó a Berlanga en 1541. Lo hizo en compañía del famoso lagarto del río Chagres que mientras vivió su amo se comportó bien pero que luego se convirtió en el terror de las muchachas de la villa. El fraile fue enterrado en 1551 en la capilla de los Cristos de la Colegiata; su lagarto, disecado, le acompaña desde una pared principal del mismo templo.

Berlanga de Duero a principios del siglo XX

El 20 de abril de 1660 se recibió al rey Felipe IV con disparos de artillería; alguno de los cuales estaba cargado con proyectiles, impactando en el castillo y causando un incendio en el mismo.

Hasta 1810 es una de las bases desde la que los patriotas atacan a los franceses que guarnecían Soria; estos acabarían tomando la villa y arrasando el gran palacio de los marqueses, sus espectaculares jardines renacentistas, y otros edificios.

El Centro Internacional de la Cultura Escolar instaló en éste pueblo su sede; por ello es un referente en la investigación sobre la escuela y su historia.

Comenzamos la visita de Berlanga hacia el Castillo de Tovar, emplazado en lo alto del cerro. Se puede acceder por la puerta de la Hilera que formaba parte de la impresionante muralla del siglo XV que rodea la colina donde están el castillo, así como el palacio de los marqueses de Berlanga y sus jardines. En la falda del Castillo primero nos encontramos con la gran fachada renacentista del que fue Palacio de los marqueses de Berlanga de Duero (siglo XVI); arrasado por los franceses en 1810, a la vez que sus extraordinarios jardines.

Luego se puede subir la gran cuesta hasta el castillo, reconstruido en el siglo XV por el caballero Luis de Tovar, Señor de Berlanga. Su yerno Iñigo Fernández de Velasco, encargó hacia 1520 al arquitecto italiano Maestre Benedicto edificar una segunda muralla alrededor del castillo para resistir asedios mediante artillería, levantando cuatro grandes torreones circulares, más bajos y de paredes más gruesas que los del astillo y el cerco que están a sus pies. El castillo sufrió un incendio en 1660, durante la visita de Felipe IV, y también sería saqueado por los franceses en 1810; quedan en pie el patio de armas, la torre del homenaje del siglo XV con almenas y garitones, así como las mencionadas murallas del siglo XVI; el que se anime a subir al elevado cerro disfrutará de sus espléndidas vistas.

De vuelta en el llano, de la primitiva muralla del siglo XIV quedan las puertas de Aguilera y del Mercado. Cercana a la Puerta de Aguilera está la Picota o Rollo de estilo gótico, construida por el Duque Iñigo para recordar su jurisdicción sobre Berlanga: sobre cinco gradas circulares hay un pilar cuadrado rematado por cuatro cabezas de león, y sobre este pilar un pináculo con adornos crochet.

Por la Puerta de Aguilera desciende una calle con soportales que es un buen exponente de arquitectura castellana, soportados por pilares de madera que se apoyan en una base de piedra. También así son los de la Plaza Mayor, completamente porticada. La Calle Mayor tiene casas renacentistas y una placa alusiva al Cid.

El principal atractivo monumental que ver en Berlanga de Duero es la Colegiata de Santa María del Mercado, situada en el centro del pueblo y visible por su gran altura. Es un edificio gótico tardío construido de 1526 a 1530. Posee una planta de salón con naves de igual altura, grandes pilares cilíndricos el peso de las bóvedas estrelladas. Hay varias capillas con los sepulcros de importantes personajes de la localidad en el XVI. El retablo barroco de la capilla mayor contrasta con la sencillez de la talla de Nuestra Señora del Mercado de transición del románico al gótico (siglo XII). Tiene tres calles, seis pinturas principales, los escudos de los Velasco y los Tovar. En la Capilla del Cristo yace Fray Tomás de Berlanga quien trajo de las Galápagos el lagarto o ardacho que sustenta el popular dicho “eres más viejo que el ardacho de Berlanga”. Otro de los edificios religiosos que merecen una visita es la Capilla de Nuestra Señora de la Soledad, una pequela construcción de planta cuadrangular levantada a la salida del pueblo.

En la Calle Real destacan dos casas blasonadas, y cerca de ella, en la Yubería (judería), las casas de adobe con entramado de madera típicas de la zona. Perpendicular a ambas está la calle de las Monjas donde está situado el Convento de las Concepcionistas Franciscanas. En uno de sus muros exteriores se conserva un bello tímpano románico.

Castillo de Tovar

El viajero debe de recorrer los 8 kilómetros hacia el sureste hasta Casillas de Berlanga, para visitar detenidamente la Ermita de San Baudelio, soberbio ejemplo de templo mozárabe de principios del siglo XI. Es de nave única y en su centro se alza una pilastra en cuya parte posterior confluyen todo los arcos de herradura como una bóveda con forma de palma. En las paredes todavía se conservan las pinturas murales mozárabes del siglo XI, dedicadas a temas profanos; también unos frescos románicos del siglo XII con escenas alusivas a Cristo. Este templo fue objeto de expolio en 1922; cuando un marchante de arte les compró a los vecinos del pueblo los frescos mejor conservados por 60.000 pesetas para vendérselos a museos estadounidenses; aquellos que pudieron recuperarse se hallan hoy en el Museo del Prado.

Siguiendo camino hacia el sur se encuentra el espacio natural protegido de los Altos de Barahona con el enclave medieval de Rello, el conjunto amurallado mejor conservado de Soria con su castillo y torre del homenaje en pie, la picota o rollo de hierro del siglo XV que popularizó el dicho “El rollo de Rello es de hierro”. En la localidad hay una empresa de turismo activo que ofrece actividades en la zona.

Imprescindibles

Capilla de Nta. Señora de la Soledad
Vista de las murallas y el castillo

Datos prácticos

Coordenadas

41° 27′ 54″ N, 2° 51′ 40″ W

Distancias

Soria 51 km, Madrid 107 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

936 m

Habitantes

994 (2013)

San Isidro (15 de mayo), San Cristóbal (11 de julio), Fiestas patronales de Nuestra Señora del Mercado (finales de agosto), Nuestra Señora de las Torres (24 de septiembre)

Mercado medieval (mediados de agosto), Feria de Artesanía de Navidad

Forja de Gregorio Lozano Rello, Goyo, el Herrero

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar