Ayllón

Descanso de Don Alvaro de Luna y de la Emperatriz Eugenia de Montijo

“Ayllón es de los más hermoso que puede verse” escribió en 1909 el pintor Ignacio Zuloaga, principal divulgador internacional de los paisajes y tipos de Castilla. Cerca del puerto de Somosierra y de la Cañada Real, fue un lugar que atrajo a numerosos personajes históricos, cuyo recuerdo puede rememorarse en sus bellas calles y monumentos.

Planifica tu escapada a Ayllón

La visita sosegada a los lugares mencionados en nuestra sección Qué ver en Ayllón pueden llevarnos media jornada. Para después subir por la CL 114 hasta el cercano Parque Natural de las Hoces del río Riaza, lugar de avistamiento de buitres y agradables paseos; en verano es posible bañarse o hacer piragüismo en el pantano. No dejar de pasar una o dos horas en el recinto amurallado de Maderuelo, con muy buenas vistas. En dirección a Madrid está el pintoresco pueblo de Riaza; en lugar de volver por la autovía, si se sube por una revirada carretera del Puerto de la Quesera se puede caminar por el Hayedo de Riofrío de Riaza o seguir hasta el cercano Hayedo de la Tejera Negra; dos excelentes opciones para senderistas. Los que se queden más de un día pueden subir por la carretera BU 931 en dirección norte para visitar Aranda de Duero, localidad con algunos lugares muy interesantes y excelente gastronomía a buen precio. Por sus inmediaciones los amantes del vino pueden elegir entre las bodegas de la DO Ribera del Duero visitables. Las escasas opciones donde parar las hemos reunido en la página Dormir y Comer en Ayllón.

¿Quieres conocer este sitio?

Situado en un lugar de paso para los ganados trashumantes y las comunicaciones norte-sur, su cerro fue fortificado por el pueblo celtibérico de los vacceos que le dio el nombre de Trabasosona; posteriormente los romanos lo llamaron Holón o Halón, que derivaría en Agerholón hasta transformarse en Ayllón.

A diferencia de las cercanas Burgo de Osma y Maderuelo -fortalezas cedidas por los musulmanes al conde Sancho García hacia el año 1010- Ayllón permaneció como avanzadilla mora al norte del Sistema Central hasta 1085, cuando fue conquistada por los cristianos.

En los siglos XII y XIII fue escenario de numerosos enfrentamientos nobiliarios, siendo conquistada en varias ocasiones; sólo alcanzando alguna estabilidad cuando tuvo como Señoras a reinas y princesas como Doña Berenguela y Doña Violante, entre otras.

En 1295 acaecieron los hechos que dieron lugar a la leyenda de “El Milagro de las Cruces”. En esa fecha habían señalado los judíos la venida del Mesías, por lo que cristianos y judíos, salieron en procesión hacia el convento de San Francisco. Al no cumplirse el pronóstico judío eso se interpretó como un Triunfo de la Santa Cruz; por ello esta se venera en la fiesta y romería que lleva dicho nombre.

Su fortaleza acogió a numerosos reyes durante la Edad Media, como Alfonso VII, Alfonso VIII, Fernando IV el Emplazado, Pedro I y Enrique II, que acudían descansar y a cazar en los grandes bosques de la zona.

El 16 de julio de 1411 Fernando de Antequera (Señor de Ayllón antes que rey de Aragón) invitó allí a la reina de Castilla, Catalina de Lancaster, y su hijo Juan II. Poco después llegó el futuro santo Vicente Ferrer y, por su influencia, la reina otorgó allí las llamadas “Leyes de Ayllón”, por las que se restringían los derechos civiles de mudéjares y judíos, con el fin de inducirles a convertirse al cristianismo.

antigua foto torre martina ayllon
Torre Martina

El señorío de Ayllón pasaría en 1420 al gran caballero Don Álvaro de Luna, como premio por haber conseguido liberar en Tordesillas al rey Juan II; el nuevo Señor fortificó la villa, dejando su impronta en diversos edificios. Allí se refugió en sus destierros y a Ayllón atrajo al rey Juan II y a muchos magnates en los tiempos en que acaparó todo el poder del reino.
La riqueza del lugar se debe a que era el principal lugar de paso de la trashumancia de ganado merino entre Segovia y Soria, reuniéndose la Mesta -o asamblea de ganaderos- cada año, en primavera, al norte de la localidad durante la historia de Ayllón. Por toda la ladera norte de la sierra había numerosas instalaciones de esquileo y lavado de la lana que desde allí se exportaba a los telares segovianos y al extranjero.

Por su proximidad al estratégico puerto de Somosierra, en 1808, la villa fue ocupada por tropas francesas, cuyas malas relaciones con la población se tradujeron en todas clase de destrozos del patrimonio. En el pueblo se recuerda que quemaron el retablo de la Iglesia de Santa María la Mayor, que ni siquiera habían acabado de montar. A mediados de siglo fue parada de descanso de la Emperatriz de Francia, Eugenia de Montijo, pues su hermana tenía allí la llamada “Casa de las Doncellas”.
En 1876 el alcalde decide derruir la Puerta de Languilla y la Puerta de San Juan para facilitar el acceso de carruajes grandes al casco urbano; solo subsiste la tercera, denominada “El Arco”.

A comienzos del siglo XX fue redescubierta por el pintor Ignacio Zuloaga que llevó allí a su amigo Gregorio Marañón. Del 16 al 23 de diciembre de 1931, fue uno de los lugares a los que acudió una de las primeras Misiones Pedagógicas puestas en marcha por el gobierno de la Segunda República para llevar la cultura a los habitantes del medio rural.

La visita a Ayllón comienza habitualmente desde la carretera que viene de Madrid y Segovia. El Puente de la Villa sobre el río Aguisejo fue construido por la Comunidad de Villa y Tierra en 1661 y reconstruido en 1782 bajo Carlos III. Al acceder al pueblo se encuentra El Arco que da acceso al antiguo recinto amurallado, encontrando inmediatamente el Palacio de los Contreras, que se reconoce por la marca del cordón franciscano y los escudos de la portada de piedra levantada en 1497 por don Juan de Contreras, Señor de Ayllón; edificio que anteriormente había pertenecido al Condestable Don Álvaro de Luna. En su interior conserva artesonados de la primera época y es monumento nacional.

La calle Pellejeros que dobla a la izquierda nos lleva al Palacio Obispo Vellosillo en la plaza que lleva su nombre. Edificado a finales del siglo XVI, éste monumento artístico ahora alberga la Oficina de Turismo y un Museo de Arte Contemporáneo con más de 250 obras de pintores de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando (como Genovés, Bárjola, Lucio Muñoz..), que acudieron a pintar allí; también incluye un taller de restauraciones artísticas.

Por la calle del Pozo se accede a la Casa de la Torre, que ahora es oficina y Centro social de Caja Segovia; perteneció desde principios del siglo XVI al Cabildo, para pasar luego a manos de varias familias nobles.
La Casa del Ayuntamiento, en la cabecera de la Plaza Mayor, fue residencia de los primeros Marqueses de Villena de los que conserva los escudos de armas en su fachada. El edificio era un palacio a comienzos del siglo XVI, modificándose su fachada en 1622 y adaptándose en 1640 para servicios administrativos y sala de juntas; en 1756 se colocó el reloj. Las tropas francesas entre 1808 y 1809 ocuparon el edificio, dejándolo destrozado. El artesonado original en madera policromada y su archivo se perdieron 1945, a causa de un incendio.

Flanquean el Ayuntamiento la Iglesia de San Miguel y la llamada Casa de Eugenia de Montijo. La iglesia de San Miguel fue la última parroquia agrupada en 1902 en la Plaza Mayor. Destacan su espadaña, portada y ábsides románicos. La portada luce un arco con rosetones, zig-zag y ajedrezados. La puerta fue traída de la capilla de San Sebastián de la Iglesia de San Juan.
Interesa el ábside, con capiteles foliados y canecillos, así como la ventana central en aspillera. Como curiosidad, en 1675 el Cabildo acordó construir en ella un mirador de madera para asistir a los festejos taurinos, que una reciente restauración ha eliminado. La Casa Palacio de la Emperatriz Eugenia de Montijo pertenecía en 1693 a la familia Vellosillo, con el nombre de “Casa de las doncellas”. A mediados del siglo XIX perteneció a doña María Francisca de Sales, Portocarrero, hermana mayor de la Emperatriz Eugenia de Montijo. En su portada figura el escudo heráldico de la Emperatriz de Francia, pues allí descansaba en los trayectos entre París a Madrid.

Detrás del Ayuntamiento, sobre la Plaza Ángel de Alcázar se sitúa Santa María la Mayor, la parroquia más antigua. Fue edificada en el solar de la sinagoga clausurada por San Vicente Ferrer en 1411, también tiene elementos de un edificio previo románico. Las obras para levantar Santa María la Mayor comenzaron en 1613 y finalizaron con la espadaña de 1724. En el exterior se puede admirar el crismón y esculturas procedentes de otros templos. El retablo mayor actual fue adquirido en 1840 a los propietarios de un convento para sustituir al anterior retablo, quemado por los franceses en 1808. Incluye la imagen de la Virgen de la Estepa que se venera como patrona y un altar dedicado al Santo Cristo de Santiago.

Hay otras casas y palacios que dan idea del esplendor de Ayllón (Casa de la Sal, Casas de San Juan, Casas de las Beatas de Lara, Casas de Villazán) en las calles Real y El Parral, y alrededor de la Plaza Ángel de Alcázar. Por la Calle del Parral se llega al Convento de la Concepción Franciscana, fundado en 1528 por don Diego López Pacheco, cuyo escudo está en la portada.

Convento de la Concepción Franciscana
Convento de la Concepción Franciscana

En la Calle Real está además la Casa del Águila que fue construida en 1615 y que incluye un escudo de armas de las familias Guzmán, Robles, Cabrera y Maldonado. Siguiendo hasta la calle Dr. Tapia y la calle de San Juan llegamos a la Iglesia románica de San Juan, cuya torre fue parte de la muralla. De propiedad privada, tiene una capilla gótica dedicada a San Sebastián y un arco triunfal que da acceso a la capilla mayor con los enterramientos de las familias Nuñez y Daza. En 1621 se construyó detrás de ella una nevera, cuyo hielo se vendía los meses de verano.

Saliendo de la iglesia, por la Travesía Mediavilla llegamos a la Calle del Castillo, por ella se asciende hasta la Torre Martina, que es lo que queda que ver en Ayllón de la primitiva iglesia de San Martín, a su vez construida sobre el viejo castillo, destruido en 1295. Esta torre conserva restos celtibéricos.

Por el Paseo de las Bodegas llegamos a la muralla árabe Los Paredones. El Castillo estaba en un cerro circundado por un tapial denominado “Los Paredones” con vigas perpendiculares empotradas en los muros y tableros apoyados sobre ellos. En el relleno con tierra se pueden encontrar vasijas antiguas. Las murallas fueron reconstruidas desde 1420 por Don Álvaro de Luna; tenían tres puertas: “El Arco”, “La Puerta de Languilla” y la “Puerta de San Juan” o de “Santa Lucía”. Las dos últimas derribadas en 1876 para permitir la entrada de carruajes.

Fuera del casco urbano, en dirección a Aranda de Duero, está el Antiguo Cementerio, cuya portada románica perteneció al románico Hospital del Sancti Spiritu; actualmente es residencia de ancianos.

Una oferta turística de especial relevancia en Ayllón son sus Visitas guiadas teatralizadas sobre aspectos históricos de la villa acaecidos del siglo XIII al XVI. Personajes como Don Álvaro de Luna, San Vicente Ferrer o Catalina Lancaster. Y también escenas de la vida cotidiana dramatizadas todas ellas por actores durante casi dos horas.

Imprescindibles

Dónde dormir en Ayllón
Escultura
Dónde dormir en Ayllón
Torre Martina

Datos prácticos

Coordenadas

41º 25’ 12’’ N, 3º 22’ 33’’ W

Distancias

Segovia 94 km, Soria 100,

Madrid 139 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

1019 m

Habitantes

1371 (2013)

Jueves Lardero o Jueves del Tocino (el anterior a los carnavales), Fiesta de la Loba (Viernes de Dolores anterior al Domingo de Ramos en el pueblo de Valvieja), Fiesta de Santa Cruz (junio),
San Miguel Arcángel (finales de septiembre, desde 1599)

Mercado de los jueves Ayllón Medieval junto a la Feria de Artesanía Medieval (último domingo de julio)

El Hada Leanan (taller de cuero)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar