Qué ver en Ledesma

Confluencia de calzadas

Este estratégico cruce de caminos es, además, punto de salida hacia el Parque Nacional de los Arribes del Duero. Tal importancia se ve reflejada en su imponente fortaleza-castillo. Esta es la historia y lo mejor que ver en Ledesma.

Planifica tu escapada a Ledesma

Lo que ver en Ledesma y sus inmediaciones abarca en torno a un día. Uno de los grandes atractivos del lugar son los restos de la Fortaleza de Ledesma. El resto de la escapada debería concentrarse un gran atractivo natural: el Parque natural de los Arribes del Duero. Quienes prefieran una alternativa más urbana, tienen su gran baza ciudad de Salamanca. También muy interesante resulta la señorial Alba de Tormes.

Para no fallar con restaurantes y alojamiento están las páginas especializadas sobre dormir y comer en Ledesma. Por último, los bellos contornos locales acogen varias de las opciones de turismo activo en la provincia de Salamanca.

¿Quieres conocer este sitio?

Saber algo sobre la historia del lugar es necesario para apreciar los lugares que ver en Ledesma. Está confirmado que los vetones habitaron el territorio. Las pruebas son un menhir y un verraco, así como un castro que luego sería parte de la Lusitania. El historiador Plutarco da noticias de la ciudad de Bletisana, llamada así en honor al cónsul Bleto. Indicó que los indígenas realizaban sacrificios humanos y de caballos para sellar pactos y realizar prácticas adivinatorias. En sus inmediaciones los romanos construyeron los puentes Mocho, Peñacerrín y del arroyo Merdero.

Los árabes ocuparon la zona hacia el año 713, residiendo en lo que actualmente es la parte monumental de la villa. Por su parte, los cristianos se concentraron en las afueras. En el año 745 se martirizó a los clérigos Leonardo y Nicolás, instructores de Alí, el hijo del Señor árabe de la villa. El niño acudía a la iglesia de San Juan a aprender latín con los clérigos. Sin embargo, estos se excedieron, convirtiéndolo al cristianismo con el nombre de su padrino Nicolás. Enterado de ello, el walí mandó degollar al hijo. Igual suerte corrieron los tutores: les arrancaron la piel y les lapidaron. Sus restos, quemados, fueron preservados y se convirtieron en objeto de culto.

Más tarde, durante 939, Ramiro II de León conquistaría el lugar. No obstante, los ataques de Almanzor cuarenta años después provocaron su despoblación. Pese a que se recuperó en parte en el siglo XI, las luchas fronterizas no permitirían su repoblación hasta el reinado de Fernando II de León. El monarca le concedió un fuero en 1161 y la convirtió en villa de realengo con un extenso alfoz. Esto dio pie una época de esplendor. En tal periodo se construyeron una nueva fortaleza, murallas con cuarenta puertas y el foso del río Tormes.

Otro motivo de crecimiento fue la confluencia de los caminos de Colada de Fermoselle, Cordel de Almeida, Cordel de Ciudad Rodrigo, Vereda del Asmenal, Vereda de Peñalvo y Colada de Doñinos de Ledesma. El comercio asentó la prosperidad en la villa. Una riqueza que permitirá construir hasta siete iglesias. El infante Sancho, nieto de Alfonso X el Sabio, fue Señor de Ledesma de forma vitalicia. Sus restos reposan en la iglesia de Santa María la Mayor.

A mediados del siglo XV, Enrique IV la entregó a su Valido Don Beltrán de la Cueva, duque de Alburquerque. Además, le nombró primer conde de Ledesma. De este modo, la villa incorporó a su escudo el de la familia Zúñiga. Tales nobles promovieron el comercio con el mercado franco semanal de los jueves. Al encontrarse en el camino hacia Portugal, la población fue golpeada por la Guerra de Restauración de Portugal y la Guerra de Sucesión.

Casa Consistorial de Ledesma por R. Mata Benito
Casa Consistorial de Ledesma (Fotografía coloreada de R. Mata Benito)

En 1808 se produjo una sublevación antifrancesa. Gracias a ello, varios cientos de jóvenes marcharon para incorporarse a la defensa de Ciudad Rodrigo. En los combates contra los invasores, estos destruyeron el Monasterio de San Nicolás y la Fortaleza de Ledesma. Los ocupantes permanecerían en el pueblo hasta 1812. Al retirarse, volaron el segundo arco del puente.

Hacia 1840 el ayuntamiento, liberal, asoció a los verracos vetones encadenados que había en el pueblo con acciones simbólicas del emperador Carlos V contra los comuneros de la localidad. Por tanto, decidieron destruirlos. Solo uno de ellos sobrevivió a tal barbarie. Durante la misma época se creó una circunscripción electoral en Ledesma, con aportación de un diputado nacional.

A comienzos del siglo XX acudieron allí a pintar la terna de artistas Francisco Iturrino, Ángel Larroque y el francés E. Ch. T. Milcendeau. Este último llegó a ser conocido como “El pintor de Ledesma”. Más tarde, la villa fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1975.

A continuación, lo mejor que ver en Ledesma.

En el Puente viejo de Ledesma los viajeros debían pagar pontazgo al señor de la villa. Aquí comienza el recorrido por los atractivos locales. Cerca están las murallas, en cuyo conjunto hay segmentos prerromanos que formaron parte del castro vetón. Otros sectores pueden ser romanos mientras que la mayoría se deben a la época de la segunda repoblación (del siglo XII). Por último, las murallas quedaron completas a finales del siglo XV por orden del I conde de Ledesma, Don Beltrán de la Cueva.

La de San Nicolás, en la parte occidental, es un hito destacado que ver en Ledesma. Desde allí, según la tradición, el walí Alofre vio como se quemaban su hijo y los clérigos que lo convirtieron al cristianismo. Otro acceso, llamado de la Fortaleza es lo que resta de la Fortaleza de Ledesma, el Castillo de los Duques de Alburquerque. En dicho enclave una gran explanada e importantes subterráneos. Debajo se halla la Iglesia de Santa Elena (siglo XII), edificio románico con un interior remodelado en el siglo XVI y su retablo es barroco.

La Plaza Mayor de Ledesma posee unos bellos pórticos castellanos, así como casas de piedra con los blasones de las familias que los edificaron. El edificio del Ayuntamiento fue iniciado a finales del siglo XV como fortificación. Además, fue dotado de dos bellos arcos de medio punto y una prisión en su interior. A lo largo del siglo XVI se le añadieron balconadas y columnas renacentistas. Por último, sus vidrieras son de finales del siglo XIX.

El Palacio de los Beltranes, edificado por don Beltrán de la Cueva, cierra la Plaza Mayor de Ledesma. Allí residieron en 1464 Enrique IV y su familia ocho días antes de enfrentarse en Zamora a las tropas de su hermanastro, el infante don Alfonso.

Continuando con lo mejor que ver en Ledesma se llega a la Iglesia de Santa María La Mayor (ss. XVI y XVI). Al templo románico sobre el que fue construido el gótico pertenecen los tres primeros cuerpos de la torre del siglo XII, donde se abre un pasadizo con bóveda de cañón. Por dentro, en la única nave, hay capillas laterales con retablos, tallas, enterramientos y un coro. Por otro lado, se exhiben los escudos de los Duques de Alburquerque y bóvedas con terceletes.

Una de las cuatro capillas del lado del evangelio se ha transformado en Museo de Arte Sacro. Allí se custodian las andas de plata del orfebre Francisco de Agreda (1719), excepcionales obras que ver en Ledesma. Tales piezas salen en procesión durante el Corpus Christi. Por último, es destacable el hisopo gótico de cristal y el cáliz de plata de Rodrigo Díez (1583).

Cerca de la Puerta de Herreros se halla la Iglesia de San Miguel, cuyo ábside muestra restos románicos. El resto del templo fue reedificado a finales del siglo XVIII en estilo neoclásico. El Hospital de San José (siglo XVIII) y también neoclásico guarda una escultura de la Sagrada Familia bajo una hornacina.

Puerta de la Fortaleza de Ledesma
Puerta de la Fortaleza de Ledesma

El Balneario de Ledesma permite disfrutar de unas aguas que ya beneficiaron a los romanos. Estas son especialmente indicadas para el tratamiento del reuma, la artrosis y enfermedades respiratorias. En las afueras se puede llegar hasta el Puente Mocho, de origen romano y con secciones de una calzada romana. El lugar permite disfrutar del plácido valle de encinas atravesado por el río Cañedo en el que se sitúa.

Otro de los elementos que ver en Ledesma y alrededores es el Parque Nacional de Las Arribes del Duero. Dicho espacio ocupa gran parte del noroeste de Salamanca y del suroeste de Zamora, con 200 km paralelos a la frontera con Portugal. Fue calificado por Unamuno como el “paisaje agreste más bello de España”. Para visitarlo conviene tomar la carretera comarcal SA 302 hasta Trabanca. El Centro de Recepción de Visitantes queda a la entrada del pueblo, en una casa de piedra junto a la iglesia. Cerca se asienta el Parque Temático de Construcciones Tradicionales, ecomuseo local.

Si se quiere más, de Trabanca se accede a la ruta por Las Arribes de Salamanca. Hacia el oeste está Villarino de los Aires, cuyo bello paraje de Emtrambasaguas se magnifica visto desde diversos miradores. Más al sur, el cañón del río Uces forma la cascada del Pozo de los Humos en el municipio de Pereña de la Ribera. También allí está la cascada del Pozo Airón y el mirador de la ermita de Nuestra Señora del Castillo. Con esto termina el repaso a lo mejor que ver en Ledesma y alrededores.

Imprescindibles

Puente viejo de Ledesma
Puente viejo de Ledesma
Fortaleza de Ledesma
Fortaleza de Ledesma

Datos prácticos

Coordenadas

41º 05’ 15’’ N, 6º 00’ 00’’W

Distancias

Salamanca 35 km, Zamora 55 km, Madrid 249 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

780 m

Habitantes

1804 (2013)

Águedas (5 de febrero), Carnaval (Fiesta de los Quintos), Semana Santa, Corpus (60 días después del Domingo de Pascua), Jueves de Corpus (con las calles cubiertas de tomillo, altares improvisados y cinco días de festejos taurinos), Fiestas patronales del Carmen (16 de julio), Calendas (23 de diciembre)

Lunes de aguas, Minicorpus y festivales de Veranón



About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar