Qué ver en Béjar

Villa de excelente paño y turismo activo

Esta villa regada por un río con el curioso nombre de Cuerpo de Hombre es conocida por su industria textil. También por su levantisco movimiento obrero. Asimismo, posee la plaza de toros más antigua de España. Descubre la historia y lo mejor que ver en Béjar.

Planifica tu escapada a Béjar

Los diversos lugares que ver en Béjar ocupan una jornada completa. Tras disfrutar de un conjunto patrimonial con hitos como la Plaza de Toros más antigua de España, en las inmediaciones aguardan Candelario y la estación de esquí de Béjar-La Covatilla. En el mismo entorno queda el Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia.

Hacia el sur, por autovía, se sitúa Aldeanueva del Camino, lugar de paso de la Vía de la Plata. De allí se puede continuar hacia Granadilla, pueblo desalojado durante la construcción del embalse de Gabriel y Galán. Desde allí cabe aprovechar el viaje y acercarse al yacimiento de la Ciudad Romana de Cáparra. Salamanca, si no se ha estado, resulta un destino de primera. Por último y sin ir tan lejos, Hervás es una alternativa estupenda con su judería y el museo de motos.

Las páginas sobre dormir y comer en Béjar permiten elegir el alojamiento y restaurante perfectoDesde Béjar es posible realizar variadas actividades de turismo activo en la provincia de Salamanca.

¿Quieres conocer este sitio?

Saber algo de la historia local es conveniente antes de pasar a lo que ver en Béjar. Así, se sabe que la tribu celtíbera de los vetones estuvo asentada allí desde el año 400 a. de C. Sus zonas preferidas son las hoy denominadas como La Antigua y La Corredera. Más tarde, los romanos la ocuparon en el siglo I a. de C., construyendo en sus inmediaciones parte de la Vía de la Plata. Caído el Imperio Romano y pasada la era visigoda, en el año 713 se instalaron allí los árabes. En un esfuerzo para proteger la localidad, construyeron la primitiva alcazaba y amurallaron la localidad.

Bajo el reinado de Alfonso VIII, un 17 de junio, día de Santa Marina, los guerreros cristianos se camuflaron con musgo sorprendiendo a los musulmanes en lo que más tarde se llamaría “Puerta de la traición”. Una vez alcanzada la victoria se reunieron para celebrar una misa de acción de gracias en un lugar descampado. Allí erigirían la Ermita de Santa Marina. La decisión de recubrirse de musgo la emplean los bejaranos también para la procesión del día del Corpus Christi.

Durante 1211 el rey segregó la comunidad de villa y tierra de Béjar de la de la ciudad de Ávila. De este modo pasó a formar parte del feudo señorial del infante Don Alonso de la Cerda. Por aquel entonces se fue poniendo en marcha la industria textil local. Posteriormente volvió a formar parte de la corona castellana para, a mediados del siglo XV, convertirse en la cabecera de un ducado ligado a la familia López de Zúñiga.

La confluencia en Béjar de las cañadas trashumantes de Burgos y León hacia los pastos extremeños propició que en 1669 los duques edificaran una fábrica de paños. En 1691 llegaron maestros de Flandes para instruir a los expertos locales. Fruto de la riqueza textil, a comienzos del siglo XVIII se construyó la Plaza de Toros más antigua de España.

Durante la Guerra de la Independencia Béjar fue asolada por las tropas francesas. Sin embargo, no fue menor la destrucción causada por los “liberadores” ingleses y portugueses. Estos destrozaron las manufacturas textiles de la villa para que no compitieran con las de sus países. Con todo la actividad pudo recuperarse, alcanzando su apogeo entre 1850 y 1875.

El 22 de septiembre de 1868 un grupo de vecinos de Béjar formaron una Junta Revolucionaria. Estas llegaron a enfrentarse con las tropas del ejército enviadas a tomar el control de la localidad. El consecuente asedio duró casi una semana. Tal ambiente de tensión continuó hasta que el 12 de julio de 1873 se produjo un levantamiento cantonalista. Algunos pueblos de la comarca, e incluso al otro lado de la sierra, como Hervás, siguieron a Béjar.

Imagen antigua de la Plaza Mayor de Béjar y el Palacio Ducal
Imagen antigua de la Plaza Mayor de Béjar y el Palacio Ducal

La conflictividad del pueblo continuó entrado el siglo XX. Diversas manifestaciones violentas, especialmente en 1909, 1914 y 1934, marcaron a la sociedad civil. Por ello no es de extrañar que el 19 de julio de 1936 el alcalde y las organizaciones de izquierda se proclamaron fieles a la Segunda República. Se procedió asimismo a detener a las personas derechistas, saqueando e incendiando la iglesia de San Salvador. Dos días después la ciudad fue tomada por los sublevados. Muchos de los milicianos se escaparon al monte. No obstante, unos pocos permanecieron encerrados como “topos” varias décadas en sus propias casas, protegidos por sus familias. La villa fue declarada Conjunto histórico artístico en 1974.

A continuación, lo mejor que ver en Béjar.

La visita a lo que ver en Béjar puede comenzar por la Plaza de España. Una estatua de un hombre cubierto de musgo preside el lugar, separando la ciudad nueva y vieja. En el camino al casco histórico se ven edificios decimonónicos o de comienzos del siglo XX, con apliques cerámicos en sus fachadas.

La Plaza Mayor de Béjar, porticada en dos de sus dos lados, tiene el Ayuntamiento en su entrada. Dicha construcción posee una hermosa fachada renacentista del siglo XVI. El conjunto está compuesto por dos galerías con arcos de medio punto sobre columnas con capiteles esculpidos, decoradas con medallones y escudos.

Frente al ayuntamiento se alza la Iglesia de San Salvador, románica del siglo XIII aunque con ampliaciones de los siglos XIV y XVI. Resultó incendiada por los milicianos el 19 de julio de 1936, por lo que su decoración no es original. La cabecera cuenta con el primitivo ábside en forma de tambor que acoge la Capilla Mayor.

El Palacio Ducal de Béjar, al otro lado de una pequeña zona ajardinada. Levantado por los Zúñiga en 1575, su base son los restos del antiguo alcázar musulmán. Este edificio que ver en Béjar ha sido empleado como instituto y está muy transformado. De la construcción renacentista conserva el trazado y los adornos heráldicos de la fachada exterior. También son originales el patio interior señorial, con escalera y fuente plateresca.

Cerca del palacio se encuentra lo que queda de la muralla medieval, con dos puertas de arcos apuntados y edificios de noble aspecto. Asimismo, aquí se asienta la Iglesia de Santa María la Mayor. Bonito templo que ver en Béjar. data del siglo XIII. De tal tiempo conserva la cabecera con un importante ábside románico mudéjar en ladrillo. Posteriormente se le añadió la torre gótico renacentista de sillería. Por último, en el siglo XVI se añadió el cuerpo superior de la única nave. Su Capilla Mayor, cubierta por bóveda de cañón, posee un retablo barroco (siglo XVII) mientras que otra capilla hace gala del grupo escultórico de la Virgen de las Angustias.

Junto a la Iglesia de Santa María la Mayor está el Museo Judío David Melul. Su colección muestra una interesante colección de objetos, pinturas y libros pertenecientes a diversas comunidades hebreas establecidas en la villa. Además, incluye donaciones de elementos hebreos venidos de Jerusalén.

Siguiendo con el recorrido por lo mejor que ver en Béjar, próxima a la muralla queda la Iglesia de Santiago. Conocida como “La Antigua”, data del siglo XII. Se trata de un pequeño templo románico, sencillo y de mampostería. Cuenta con un ábside blanqueado, una pequeña torre y enterramientos románico-góticos en su interior. La muralla árabe bordea gran parte del parque de la Antigua, un espacio verde con privilegiadas vistas sobre la ciudad.

De retorno a la Plaza Mayor, por callejuelas, se llega a la plazuela de Martín Mateo donde se ubica la antigua Iglesia de San Gil. Dicho templo conserva parte de su estructura gótica del siglo XV y acoge hoy el Museo Mateo Hernández, escultor vanguardista local. Además de su obra, puede verse una colección pictórica de maestros flamencos y holandeses del siglo XVII. La oferta la completan pinturas española y francesas de los siglos XIX y XX, así como obras procedentes del antiguo convento de San Francisco.

Plaza de Toros de Béjar más antigua España
Coso de Béjar, considerada la Plaza de Toros más antigua de España

La cercana Iglesia de San Juan Bautista (siglo XIII) luce un ábside románico en piedra de sillería y una torre cimentada sobre la roca. Sobre sus muros encalados destacan las arquivoltas apuntadas que enmarcan sus puertas. Ya por dentro, destaca la techumbre con artesonado mudéjar. Igualmente notables resultan el retablo en temprano estilo barroco y el enterramiento con escultura orante del canónigo Bartolomé López Dávila.

Un camino a la derecha en la salida a Salamanca lleva a la finca de El Bosque. Tal espacio cuenta con palacete, estanque, fuentes y un hermoso jardín renacentista. A mediados del siglo XVI fue acondicionado como residencia de los duques de Béjar, adquiriendo una marcada influencia italiana.

En sentido contrario se llega, atravesando un frondoso paraje de castaños, zonas recreativas y miradores, al Santuario de la Virgen del Castañar. Alzada durante los siglos XVII y XVIII, allí se venera a la patrona de la comarca en un camarín. Muy cerca está la Plaza de Toros más antigua de España. Construida hacia 1720, sustituyó a la anterior de madera y cuadrangular de 1667. En su interior se aloja el Museo Taurino de Béjar, cuya colección contiene un buen número de capas, trajes de luces y donaciones de toreros.

Lejos del casco urbano, el Convento de San Francisco acoge, además de dependencias municipales, el Museo Valeriano Salas. Su colección permite admirar una valiosa colección de pinturas españolas del siglo XIX, así como pintura europea, muebles y arte oriental. Con esto concluye el repaso a lo mejor que ver en Béjar.

Imprescindibles

Convento de San Francisco, Centro Municipal de Cultura. Bejar
Convento de San Francisco
Palacio Ducal en Béjar
Palacio Ducal en Béjar

Datos prácticos

Coordenadas

40º 23’ 05’’N, 5º 45’ 43’’W

Distancias

Salamanca 72 km, Madrid 215 km.

Aparcamiento

Sin dificultad.

Altitud

962 m.

Habitantes

14 280 (2013).

Otros destinos próximos

He aquí las grandes fiestas que ver en Béjar. Procesión del Corpus (Seis hombres de musgo la acompañan recordando la gesta de la reconquista. En 2010 fue declarada de Interés Turístico Nacional. Fiestas patronales de la Virgen del Castañar (8 de septiembre).

Otros notables eventos que ver en Béjar. Día del Calderillo (primer domingo de agosto), Feria Chica (principios de mayo), Feria grande (finales de septiembre) Certamen Nacional de Teatro “Ciudad de Béjar” (enero-marzo) Semana del Cine Español (agosto) Bienal de Escultura Mateo Hernández (noviembre-enero), Festival de Música de las Tres Culturas (Corpus).

Cerámica. Artesanía en madera. Capas españolas de excelente paño.

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar