Que ver en Dueñas

Donde las amantes guardaban ausencias a sus reyes

La villa de Dueñas recibió su nombre por las monjas que la fundaron. Fue regalo de amor de los reyes fratricidas a sus amantes. También fue escenario de los primeros años del complicado matrimonio de los futuros Reyes Católicos. Es una excelente base para disfrutar del Canal de Castilla. Descubre todo lo que ver en Dueñas, como la Iglesia de Santa María de la Asunción.

Planifica tu escapada a Dueñas

El recorrido por el casco histórico puede hacerse en un par de horas. Sin embargo, lo más interesante que ver en Dueñas está a 5 kilómetros al norte. Se trata de «La Trapa», es decir, el Monasterio de San Isidro, célebre por sus chocolates. También es muy atractivo el paseo y otras actividades de turismo activo que se pueden hacer en el próximo Canal de Castilla. Hacia el oeste está el interesante castillo de Ampudia  y más al norte de este se encuentra el importante Parque de la Laguna de la Nava. Por la autovía se llega en muy poco tiempo a Palencia, con su extraordinaria catedral de San Antolín.

En nuestra página Dormir y Comer en Dueñas explicamos los platos locales y donde reservar para dormir bien.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de conocer lo que hay que ver en Dueñas, conviene repasar su historia. Su posición en la confluencia de dos ríos y el hecho de ser el mejor vado para el Pisuerga provocaron que fuera poblada ya desde la Edad del Bronce. Los importantes restos de cerámica recogidos en el yacimiento de Pico Castro pueden verse en el Museo Arqueológico de Palencia. Se han encontrado restos de un castro prerromano de los vacceos.

Los romanos se dieron cuenta de su valor estratégico, en la calzada que conectaba León con Zaragoza edificando una población que en el siglo II se llamaba Eldana. De ahí procede su gentilicio eldanense, que se aplica a sus lugareños. Cerca de ella se encontraba la villa romana de Possidica. Allí se encontró el magnífico mosaico del Océano y las Nereidas. Este se halla actualmente en el Museo Arqueológico en Palencia.

Su nombre actual proviene del latín dominas o dueñas, significando monjas o mujeres enclaustradas. En el campo de Oveda, a mediados del siglo VII unos monjes de la Regla de San Martín de Braga fundaron un monasterio de mujeres. Tras la dominación musulmana, este fue restaurado hacia el año 875 por el rey Alfonso III de Asturias. De él tomarán el nombre Dommas el castillo y el pueblo. El hijo de Alfonso, don García, fundó el monasterio de San Isidro.

Fue parte del condado de Monzón de Campos hacia mediados del siglo X, siendo asolada por el caudillo musulmán Almanzor en los años 981 y 984. Finalmente la reconquistó el rey Alfonso VI a mediados del siglo XI. Este entregaría el lugar sucesivamente a su caballero Rodrigo Díaz de Vivar, conocido como el Cid, a su esposa y a la poderosa familia Lara. En 1299 esta última se la cedió al infante Enrique de Castilla.

Siendo villa de realengo, hacia 1354 el rey Pedro I se la entregó a quien fuera su esposa por un solo día, Juana de Castro. Esta, por su fidelidad a él, se resistió a entregarla a Enrique de Trastámara. Este rival y hermanastro de su esposo asedió sin éxito Dueñas en 1367. Tras el fratricidio de Montiel en 1369, ella residiría en Dueñas hasta su muerte en 1374. Nunca dejó de emplear el título de Reina de Castilla. El rey Enrique II imitaría al asesinado Pedro al entregársela a su amante Leonor Álvarez, que allí vivió. Al fallecer Leonor se la cedió a la hija bastarda que tuvo con el rey.

De nuevo en manos de la Corona, en 1383 el rey Juan I se la entregó a su hermana Leonor de Trastámara como garantía de un préstamo. Poco conformes con el cambio de señor, los eldanenses le pagarían a Leonor 350.000 maravedís para librarse de ella y volver a depender de la Corona. Así permanecieron hasta que en 1439 el débil rey Juan II se la entregó a Pedro de Acuña, el intrigante y poderoso conde de Buendía.

El 8 de octubre de 1469 el príncipe Fernando de Aragón llega al palacio de los condes de Buendía, parientes suyos, para alojarse en los días precedentes a su matrimonio con la princesa Isabel de Castilla. El 18 de octubre acudió a otro palacio de la familia Buendía en Valladolid donde contrajo matrimonio. Los futuros Reyes Católicos se instalaron en el palacio de los Buendía en Dueñas. Allí nació su hija Isabel en octubre de 1470, quien más adelante se convertiría en reina de Portugal.

Cuatro años después, en la Iglesia de Santa María, el príncipe Fernando recibió con solemnidad la Orden del Toisón de Oro de parte del embajador del poderoso duque de Borgoña, Carlos el Temerario. Esa iglesia también ejerció de lugar de reunión para la redacción de las ordenanzas que crearon la Santa Hermandad, institución promovida para conseguir el orden en el reino. La Iglesia de Santa María es hoy uno de los lugares que ver en Dueñas.

Fotografía antigua de Dueñas
Dueñas en un antigua fotografía

En 1506, en el palacio de los Buendía, el rey Fernando el Católico hizo la ceremonia del matrimonio por poderes con la joven Germana de Foix. Casi 15 años después, los villanos de Dueñas deciden apoyar la sublevación comunera, convirtiéndose en uno de los principales soportes de la misma. El Emperador Carlos V parará varias veces allí en sus viajes por Castilla en los años sucesivos. También la visitará su hijo, Felipe II.

En el siglo XVIII la villa decae, el señorío pasa de los Buendía a la Casa de Padilla y luego a los duques de Medinaceli. Durante la Guerra de la Independencia una guarnición francesa se instaló en el Monasterio de San Isidro. También fue residencia temporal del rey José I Bonaparte en uno de sus viajes. En 1810, en las inmediaciones del pueblo, la guerrilla del Cura Merino aniquiló una columna francesa.

En 1829 los constructores del Canal de Castilla emplearon las piedras del castillo como materiales de construcción. Así desapareció prácticamente dicho monumento. El rey Alfonso XIII le otorgó el título de ciudad en 1928 y en 1967 fue declarada Conjunto Histórico-Artístico. Recomendamos la lectura de la siguiente sección para conocer que ver en Dueñas.

Existen muchas cosas que ver en Dueñas. De su muralla medieval se conservan algunos restos de los muros. También una de sus cuatro puertas, la Puerta de los Remedios. Por su arco apuntado es llamada “El Ojo de la Virgen”. A modo de fortaleza, originalmente estaba protegida por un rastrillo de hierro y dos macizas puertas. No quedan vestigios apreciables del castillo, cuyas piedras fueron empleadas como material de construcción del Canal de Castilla.

El antiguo Convento de San Agustín, contiguo a la plaza de España y ahora en ruinas, fue construido en estilo herreriano durante el siglo XVI. En el capítulo de la Orden agustina celebrado allí en 1541, participó el poeta y profesor Fray Luis de León. Se trata de un edificio clasicista que conserva la iglesia de porte herreriano. Cuenta con blasones en su fachada, una sola nave, capillas entre contrafuertes y restos del claustro. Diversas dependencias han sido restauradas para su uso como centro cultural. Su claustro abierto se emplea como patio de vecindad.

En la parte alta del pueblo se alza la Iglesia de Santa María de la Asunción, comenzada a edificar a finales del siglo XII. Pertenece al románico pero ha sido muy transformada. Tiene una portada prerrenacentista del siglo XV y una torre cuadrangular de estética clasicista de finales del XVI. El interior se divide en tres naves góticas sobre fuertes pilares y un crucero. El espectacular retablo mayor (1510-1518), obra del Maestro de Covarrubias, relata escenas de la vida de la Virgen y de Cristo es una obra maestra de escultura castellana en el tránsito del gótico al renacimiento. Importante es también la sillería, en la que se mezclan piezas góticas con otras renacentistas. En algunas de estas últimas aparecen representados salvajes.

Destacan también los sepulcros orantes de los condes de Buendía. La sacristía del siglo XVIII aloja un Museo Parroquial. Su pieza principal es la imagen del Ecce Homo de Diego de Siloé. También hay mobiliario, sepulcros, pinturas y esculturas. Destaca el San Isidro Labrador de Gregorio Fernández y la cruz parroquial (de 1500). En ella tuvieron lugar importantes ceremonias, siendo el escenario de la entrega del Toisón de Oro a Fernando el Católico. También fue allí donde se redactaron las ordenanzas de la Santa Hermandad. Este fue el cuerpo militar-policial del que se valieron los reyes para afianzar su poder.

Por la calles de San Juan y de los Pastores están sus tradicionales viviendas de adobe encaladas. En esta última calle hay unos espacios para la convivencia de los vecinos que se denominan “corrillos”. Por la calle de San Juan se llega al antiguo barrio judío, donde está la Ermita del Cristo, de estilo gótico, que todavía se puede ver en Dueñas. En ella hay vigas decoradas con castillos y leones. Solo unos muros quedan del otrora magnífico palacio de los condes de Buendía. Fue allí donde residieron los Reyes Católicos y en 1506 se casó Fernando con Germana de Foix.

En la plaza de Santa Teresa se puede admirar la casa palacio de piedra del siglo XVII. Las plazas de Campillo, San Agustín y la de España concentran la animación diurna que se desplaza en la tarde hacia las calles de Vallellano y Federico Mayo.

El Ojo de la Virgen, que hay que ver en Dueñas
Puerta de los Remedios, llamada “El Ojo de la Virgen”

Desde el área recreativa del Monte de la Villa, a unos 3 kilómetros de dueñas, se inicia la Ruta de los Chozos, que permite contemplar los chozos de piedra rehabilitados antaño refugio de pastores y disponer de una buena panorámica del valle del Pisuerga.

A cinco kilómetros en dirección a Palencia se encuentra el antiguo Monasterio de San Isidro de Dueñas. Se le conoce como La Trapa debido a que fue habitado desde 1891 por monjes trapenses. Hay testimonios de vida monacal en la zona desde época visigoda. A comienzos del siglo X fue sede de una abadía benedictina sometida luego a la reforma cluniacense. A pesar del abandono sufrido tras la Desamortización conserva la estructura románica del siglo XI en su iglesia, inspirada por San Martín de Frómista. Por este motivo es uno de los edificios románicos más antiguos que se conservan y que hay que ver en Dueñas.

Cuenta con tres naves, triple ábside y cimborrio que ilumina el crucero. La portada románica está además finamente decorada. Conviene fijarse en los capiteles de las columnas. Destaca en especial uno de fuerte contenido aleccionador que muestra a una mujer con los pechos mordidos por serpientes. Las dependencias conventuales pertenecen en su mayor parte al siglo XVII. En horas señaladas los visitantes pueden asistir a los cultos animados por el canto gregoriano y el rezo vespertino de la Salve. Cerca del monasterio se encuentra la famosa Fábrica de chocolates Trapa, que ya hace tiempo que no fabrican sus monjes.

Imprescindibles

Santa María de la Asunción, que hay que ver en Dueñas
Iglesia de Santa María de la Asunción
Convento de San Agustín que hay que ver en Dueñas
Convento de San Agustín

Datos prácticos

Coordenadas

41º 52’ 37’’N, 4º 32’ 49’’W

Distancias

Palencia 17 km, Valladolid 32 km,

Madrid 241 km.

Aparcamiento

Sin dificultad.

Altitud

702 m.

Habitantes

2769 (2013)

Otros destinos próximos

Como fiesta que ver en Dueñas destaca la Fiesta de San Isidro (15 de mayo), con procesión al monasterio de San Isidro de Dueñas, danza del Paloteo y comida en el campo.

Otros eventos que ver en Dueñas son: Mercado castellano Ciudad de Dueñas y jornadas de tapas (julio), Conciertos música clásica en la iglesia de Santa María de la Asunción (verano), Justas Poéticas (15 de agosto).

Cerámica, botijos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar