Ampudia

Gran castillo y museo en Tierra de Campos

Emplazada entre alcores sobre extensas llanuras cerealistas, guarda la localidad un bien restaurado castillo.

Planifica tu escapada a Ampudia

Lo principal que hay que ver en Ampudia es el castillo, por lo que conviene consultar su web antes de ir; el conjunto de la visita puede ocuparnos durante una mañana bien aprovechada. Recomendamos llevar en esta escapada unos prismáticos para luego viajar hacia el norte por la Tierra de Campos y poder avistar las aves del Parque de la Laguna de la Nava. Otra opción es hacer una excursión para ver las cercanas Palencia o la histórica Dueñas. La cocina de la Tierra de Campos y los lugares donde parar en Ampudia los hemos recogido en nuestra página de Ampudia; a quien quiera algo más que un alojamiento rural le recomendamos emplear la página de reservas en Palencia.

¿Quieres conocer este sitio?

Fundada entre .los siglos II y I a.C, cuando los romanos la poblaron preparaban su campaña contra los vacceos. La llamaron Fons Pudica, del que ha derivado el actual Ampudia.

En el siglo IX un monje benedictino sevillano llamado Hauberto escribió que Ampudia en el siglo VI era ya una ciudad y sede episcopal. Tras un periodo de abandono, a causa de los ataques musulmanes, habría que esperar a la Reconquista para su repoblación. Gozó de privilegios reales en los siglos posteriores que los ampudianos conservaron por su lealtad a la corona.

El señorío de la villa pasó en el siglo XV a Don Pedro García de Herrera, Mariscal de Castilla; su hijo García López de Ayala edificó el castillo actual a partir de 1461. El siglo XVI fue su época de mayor esplendor debido al cultivo de las viñas, la artesanía del hilado y tejido de la lana y florecieron entonces  las actividades artísticas. El entonces Señor de Ampudia, don Pedro de Ayala y Rojas, Conde de Salvatierra, intentó ganarse el favor real de Carlos V. No consiguiendo su objetivo, se adhirió al movimiento de las Comunidades. El 17 de enero de 1521 los comuneros liderados por Padilla hicieron huir a las tropas imperiales comandadas por Beaumont, que habían tomado el castillo días antes; un combate conocido como la batalla de Ampudia. Tras la derrota comunera, la villa le fue confiscada siendo devuelta al hijo del conde en 1525 tras el pago de veinte mil ducados. Por tratarse de un menor de edad, el señorío de Ampudia fue administrado temporalmente por el condestable de Castilla Iñigo Fernández de Velasco; éste hacia 1528 mantuvo allí prisioneros a los hijos del rey Francisco I, que habían sido entregados como rehenes tras el Tratado de Madrid, y que fueron rotando entre varias fortalezas controladas por el condestable.

Imagen antigua de las inmediaciones del castillo

En 1597 el duque de Lerma, valido del rey Felipe III, fue nombrado Señor de Ampudia. Obtuvo del rey para su villa la concesión de un mercado franco los viernes, la feria franca del 8 al 15 de septiembre, el traslado de la Colegiata de Husillos a Ampudia y la Fundación del Convento de San Francisco con su cátedra de latín. Tras la pérdida del favor real, sus sucesivos herederos fueron espaciando el contacto con la villa dejando ésta  inmersa en un proceso de decadencia y abandono. Estuvo en poder del clero en el siglo XVIII hasta la llegada de la Desamortización de Mendizábal del siglo XIX.

La economía actual es principalmente agrícola. En 1965 Ampudia fue declarada Conjunto Histórico-Artístico.

La visita a Ampudia puede empezar por la Calle Mayor, de soportales apoyados sobre pies rústicos de madera, y donde se pueden contemplar algunas casonas solariegas y la Iglesia de San Miguel. Éste es un templo construido entre los siglos XV y XVI y muy reformado con posterioridad, de su importancia da idea el hecho de que tuvo la categoría de colegiata. Tiene tres amplias naves con bóveda de crucería estrellada que hubo que reedificar parcialmente tras un derrumbe en 1954. La torre de 82 metros de altura data de mediados del siglo XVI y está rematada con pináculos y balaustrada. En el interior alberga retablos notables, rejas platerescas grandiosas, un púlpito gótico y enterramientos en capillas laterales.

Enfrente de la iglesia se observan los restos del convento franciscano fundado por el duque de Lerma. La iglesia de San Francisco mantuvo su culto hasta 1940, luego fue utilizada como silo de grano por el pueblo y en 1990 el Ayuntamiento acometió su restauración como Museo de Arte Sacro comarcal, con obras de los siglos XII a XVIII. Además de ropaje litúrgico, cantorales y una nutrida representación de orfebrería se pueden observar piezas de Tomás de Sierra, Pedro de Ávila y el Maestro de Paredes.

En una loma, horadada por bodegas a las afueras de la ciudad, se levanta el Castillo gótico, de planta trapezoidal, reconstruido en el siglo XV por don García López de Ayala y muy bien conservado. Dispone de defensas circulares y torres cuadrangulares unidas a la torre del Homenaje. Fue una de las residencias temporales de los hijos de Francisco I tras la derrota en la batalla de Pavía. Pasó en 1597 a propiedad del duque de Lerma del que cuelga el escudo en la puerta principal y luego a la casa de Alba. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional, siendo adquirido y restaurado por la familia Fontaneda. En su interior, el Museo, gestionado por la Fundación Eugenio Fontaneda, muestra arte sacro en el que destaca el grupo escultórico del Calvario en madera de nogal y estilo manierista romanista del escultor vasco Juan de Ancheta, pinturas, juguetes, muebles, armas, aparatos musicales, una antigua botica y piezas de etnografía significativas de la tierra de Campos.

Castillo de Ampudia

A dos kilómetros al suroeste se encuentra Valoria de Alcor con su iglesia románica de San Fructuoso, construida en el siglo XII sobre un templo mozárabe anterior.

A cinco kilómetros al norte está Torremormojón donde se encuentran las ruinas del castillo y se puede visitar la iglesia de Santa María del Castillo, del siglo XIII; contiene un interesante retablo renacentista de la escuela de Juan de Valmaseda.

Hacia el oeste se encuentra Meneses de Campos con su templo del gótico de Nuestra Señora de Tovar. Aún conserva su portada románica a los pies de una torre fortificada. En su interior cabe mencionar el retablo barroco y el sepulcro renacentista de estatua orante.

Muy cerca se halla el castillo de Belmonte de Campos con su torre del homenaje del siglo XV.

Imprescindibles

Iglesia de San Miguel
Calle Mayor

Datos prácticos

Coordenadas

41º 54’ 56.6’’ N, 04º 56’ 51.39’’ W

Distancias

Palencia 22 km, Madrid 190 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

840 m

Habitantes

622 (2013)

Fiestas patronales de la Virgen de la Alconada (8 de septiembre)
Festividad de San Miguel Arcángel (septiembre, con mercado castellano)

Festival de Paloteo y Danza (agosto),
Muestra Nacional de Bolillos (julio)
Mercado ecológico y de las flores de Ampudia y Muestra Alimentaria (finales abril)

Comentarios Facebook

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Comments

  • CARMEN 1 febrero, 2017 at 2:13 pm

    Ampudia es un pueblo precioso

    Reply
  • CARMEN 1 febrero, 2017 at 2:16 pm

    Ampudia es un pueblo precioso, en este pueblo nació mi madre. Un año fui a conocerle y me encantó. Donde se come muy bien es en Casa Rural Atiencia, esta casa es muy divertida, se come muy bien, y el propietario Jose Mari canta muy bien y da muy buenos conciertos.

    Reply
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar