Villafranca del Bierzo

El bello remedio de Compostela

La villa señorial está enclavada con su ingente patrimonio monumental en Los Ancares. Tiene una iglesia que puede aliviar la carga espiritual de quien se halle impedido para continuar hasta Compostela.

Planifica tu escapada a Villafranca del Bierzo

Lo que hay que ver en Villafranca del Bierzo se recorre en medio día, porque alguno de los monumentos más importantes no es visitable. Pero en su comarca hay grandes atractivos para una escapada de tres días de duración. Bajando por la autovía hacia el oeste se puede visitar la población templaria de Ponferrada. Los amantes de la naturaleza disfrutarán del insólito paraje de Las Médulas, donde se pueden hacer múltiples rutas de senderismo durante todo un día. Tener en cuenta que Villafranca es la opción más cómoda para hacer excursiones por el Parque de los Ancares leoneses, lugar aislado y fascinante. En nuestra página Dormir y Comer en Villafanca del Bierzo explicamos los platos locales y donde reservar para dormir bien.

¿Quieres conocer este sitio?

Hay varios castros en los alrededores que pudieron dar origen a la villa, como el Castro de la Ventosa. Luego vendría la primitiva ciudad celta de Bergidum, luego trasladada a Cacabelos con el nombre de Bergidum Flavium como capital del Convento Jurídico de Astorga. En la zona de Villafranca sitúan la ciudad romana de Carcesa a la que accedían las calzadas prerromanas XIX y XX mencionadas en el Itinerario de Antonino.

Hacia el año 791 el rey Bermudo I de Asturias, se enfrentó junto al Burbia a los musulmanes que regresaban de Galicia, sufriendo tal derrota que decidió ceder la corona a su sobrino Alfonso II el Casto.

Tras descubrir el cuerpo del Apóstol Santiago, en el 813, comienza la peregrinación a Compostela y Villafranca se destacó como el último punto de descanso de los peregrinos antes de adentrarse en el angosto y dificultoso valle del río Valcarce. Una leyenda atribuye su fundación a vaqueiros de Tineo y Luarca que llegarían aquí buscando una perdida vaca blanca.

En una estela del Camino de Santiago, datada en el 1070, se precisa el origen medieval más probable. Por entonces se produjo un asentamiento de peregrinos francos que explicaría su topónimo, pues de villa francorum derivaría a Villafranca.

Una comunidad de monjes cluniacenses, los “monjes negros”, traídos por Alfonso VI para atender a los peregrinos, fundaron Santa María de Cluniaco ó Cruñego; con ellos trajeron consigo el cultivo de la vid. Hubo varios hospitales al cuidado de los peregrinos jacobeos: Hospital de Santiago, Leprosería de San Lázaro, Hospital de San Roque, Hospital de San Juan y Hospital de la Caridad del Sancti Spiritus.

Antes de acabar el siglo XII, el rey Alfonso VII otorgó el señorío a su hermana doña Sancha. Dada su posición estratégica, de paso a Galicia, y la prosperidad que el reportaba el flujo de peregrinos, su propiedad suscitó numerosas disputas entre reyes, nobleza y el arzobispado compostelano bajo cuya tutela permaneció un tiempo.

En 1486, los Reyes Católicos transforman el Señorío en Marquesado, concediéndoselo a Luis Pimentel y Pacheco, hijo del influyente conde de Benavente. Este hito marcó el inicio de un largo periodo de esplendor, que se reflejó en numerosas fundaciones y construcciones, pues el marqués tuvo el importante cargo de virrey de Napoles, consiguiendo que el Monasterio cluniacense alcanzara la categoría de colegiata. Dependiente en exclusiva de Roma, el pueblo tuvo un abad, con veinticuatro canónigos, de los que dependían sesenta parroquias; un importante poder religioso y económico que propició que en los pacíficos siglos XVII y XVIII llegara a ser un destacado centro comercial, artístico y cultural.

villafranca bierzo fotografia antigua
Villafranca en una antigua fotografía

La prosperidad acabó en 1808 con la invasión napoleónica. Fue elegida como cuartel general del Ejército de Galicia, siendo saqueada en repetidas ocasiones, no solamente por los franceses, sino también por los aliados ingleses, tanto en el desembarco como en la retirada. En 1810 fue recuperada por tercera vez, ejerciendo de base de operaciones para la reconquista de Astorga.

Su relevancia queda de manifiesto por el hecho de que en 1822 fuera declarada capital de la provincia de El Bierzo, que duró hasta la reorganización de Javier de Burgos en 1833. En 1858 fue visitada por la reina Isabel II y su hijo, que pasaron allí dos días.

Para visitar Villafranca del Bierzo se toma la entrada por la carretera N VI hasta el Castillo-Palacio. Se trata de una construcción palaciega del siglo XVI con macizos torreones laterales. Parte del edificio está habitado por la familia del compositor de la Generación del 51, Cristobal Halffter y no está abierto al público.

Una calle empinada conduce, frente al castillo, a la Iglesia de Santiago, un templo románico del siglo XII importante dentro de la ruta jacobea. Su Puerta del Perdón, enmarcada por cuatro arquivoltas sobre finas columnas con capiteles, los peregrinos que se encuentren impedidos para continuar la ruta hasta el final pueden lograr los mismos beneficios espirituales que si llegaran a Compostela. La puerta se abre en Año Santo cumplidos una serie de requisitos.

La Plaza Mayor señala el comienzo del casco urbano y desde ella se observa en un solar elevado la Iglesia del desamortizado y desparecido Convento de San Francisco que se piensa pudo fundar el santo de Asís. La iglesia es una construcción románica del siglo XIII con una cabecera gótica del XV y posee un artesonado mudéjartambién del siglo XV. El edificio del Ayuntamiento data de mediados del siglo XIX y en su interior alberga un teatro construido en 1905.

La Calle del Agua atraviesa casi de punta a punta el primitivo núcleo urbano. Sus edificios principales son renacentistas y barrocos. Palacios y casas con balconadas y rejerías asoman a esa vía. De entre todas esas construcciones sobresale el Palacio de Torquemada; de estilo barroco, está rematado por templetes airosos. La Casa Morisca contigua, en el número 31, data del siglo XV. Enfrente, la Mansión de los Álvarez de Toledo se puede identificar por su doble blasón.

Más adelante, en el Convento de San José del siglo XVII, la lápida del número 15 informa sobre la casa natal del novelista romántico Enrique Gil y Carrasco. En el número 6 varias losas de piedra rememoran versos de poetas locales.

En la Rúa Nueva se halla el Convento de la Anunciada. Fue levantado en el siglo XVII sobre un antiguo hospital de peregrinos. Guarda una colección de 30 cuadros de ermitaños de principios del siglo XVII, obra del pintor flamenco Paul Bril. Además en su iglesia se custodia el cuerpo de San Lorenzo de Briondis, doctor de la Iglesia, en un sepulcro gótico. Se conserva un ciprés de más de 400 años catalogado como árbol monumental de España.

Por la Calle del Agua se llega a la Colegiata de Santa María, inacabada, está construida sobre la antigua abadía de Cluniaco en 1544 por un discípulo de Gil de Hontañón. La actual iglesia es resultado de la reconstrucción ordenada por el segundo marqués de Villafranca, Pedro de Toledo, que fue virrey de Nápoles. Sus rasgos estilísticos son gótico-tardíos, herrerianos y platerescos. El retablo del Altar Mayor es Neoclásico y está dedicado a la Asunción de la Virgen. El coro de la segunda mitad del S. XVIII, entre barroco y rococó, destaca por la Silla Abacial con el tema del “Buen Pastor” y sobre ella el monumental escudo de armas de los Marqueses. Se custodian en la Colegiata pasos de Semana Santa; los más destacados son el Ecce Homo, Jesús en la Borriquilla, Jesús atado a la Columna y El Cristo de la Misericordia. Detrás de la colegiata se extiende con estructura de jardín francés La Alameda.

colegiata santa maria villafranca bierzo
Colegiata Santa María

En el centro de la villa se halla San Nicolás del Real, llama la atención por sus grandes dimensiones, su aspecto severo de traza renacentista y su decoración barroca. Este caserón fue fundado como colegio jesuítico a inicios del siglo XVII y actualmente alberga el Museo de Ciencias Naturales y Etnográfico para cuya visita es necesario contactar la Oficina de Turismo. El Museo reúne varias colecciones de taxidermia, malacológica, mineralógica y de instrumentos relacionados con la destilación licorera.

A 4 kms hacia el sur, por el desvío a la izquierda de la carretera N VI se llega a Corullón, pequeña localidad que conserva un castillo del siglo XV e iglesias románicas (San Miguel y San Sebastián). El mirador al que se llega sobrepasado el pueblo permite contemplar todo el valle.

Imprescindibles

castillo marqueses villafranca
Castillo-Palacio de los Marqueses de Villafranca
san nicolas real villafranca bierzo
San Nicolás el Real

Datos prácticos

Coordenadas

42º 36’ 27’’ N, 6º 48’ 27’’ W

Distancias

León 138 km, Madrid 402 km

Altitud

500 m

Habitantes

3316 (2013)

Fiesta de San Tirso (28 de enero) Gran Hoguera.
Carnavales, Semana Santa
Desfiles de mayo
Fiestas patronales del Cristo de la Esperanza (12-15 de septiembre)

Fiesta de la poesía (comienzo primavera). Recitales públicos en La Alameda.
Festival Internacional Músicas del Mundo (julio)
Feria Interregional de Gastronomía, Artesanía y Vino en el Camino de Santiago (en torno al 15 de agosto). Coincide con la Fiesta del Turista (musica folk, desfiles y bailes populares).

Cooperativa Vinícola Villafranquina, Pérez Caramés y Palacio de Arganza

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar