Catedral de León

La Pulchra leonina

La más esbelta, exenta y francesa de todas las catedrales de Castilla y león es la obra cumbre del gótico en España y ha recibido el apelativo de la pulchra leonina. Apropiadamente dedicada a la Virgen María, transmite pureza, animada por su extraordinaria colección de vidrieras.

Planifica tu visita a la Catedral de León

Hay edificios que por si solos merecen un viaje; porque su visita supone una experiencia sensorial y de rememoración histórica. De la página dedicada a la visita a la ciudad de León decidimos desgajar esta página especializada para poder explicar los grandes atractivos de éste excepcional edificio; cuya visita bien merece dos o más horas de atento recorrido. Si en general es recomendable llevar siempre unos prismáticos para poder apreciar los detalles de una catedral, en éste caso resulta una ayuda clave debido a los maravillosos diseños de sus vidrieras y a la gran altura de las bóvedas y torres. Por último, no dejar de ver el excelente Museo catedralicio. En sus alrededores están gran parte de los mejores bares de tapas y restaurantes de la ciudad, que hemos recogido —junto con la explicación gastronómica y la selección hotelera— en nuestra página especializada Dormir y Comer en León.

¿Quieres conocer este sitio?

La catedral de León se comenzó a edificar en 1243, siendo obispo de esta diócesis Nuño Álvarez. Para erigirla se eligió el solar ocupado por un templo románico situado junto a la muralla, y que estaba compartido con el espacio del Palacio del rey Ordoño II y de las termas romanas del siglo II d. C. Su estilo se ha relacionado con el de los grandes templos ojivales del norte de Francia, que son del mismo periodo. La obra fue liderada en un comienzo por el Maestro Simón, por el Maestro Enrique —también que trabajó en la de Burgos— (hasta su muerte en 1277) y el por maestro burgalés Pérez (que le sucedió hasta finales del siglo XIII).

El edificio de la catedral de León se concluyó en 1301 aunque se le continuaron añadiendo elementos en los siglos siguientes. Su claustro se construyó a comienzos del siglo XIV; la Torre del reloj en el siglo siguiente y de los remates de las torres en el XVI. A comienzos del siglo XVII la Torre de las campanas (situada a la izquierda) fue destruida por un rayo, debiendo ser reconstruida según planos del gran arquitecto José de Churriguera. En esa misma centuria se produce el desplome de bóvedas y aparecen graves problemas de cimentación; hasta 1859 no se pudo emprender unas obras de restauración que culminaron con una nueva consagración del templo en el año 1901. Esa intervención en la catedral de León fue llevada a cabo por el arquitecto Juan de Madrazo, que eliminó los añadidos laterales y la cúpula barroca sobre el crucero siguiendo un criterio historicista del arquitecto francés Viollet-le-Duc.

Fotografía antigua en la que puede verse la catedral al fondo

La piedra empleada en la construcción fue traída de la localidad de Boñar (en la montaña leonesa) pero es de mediocre calidad, lo cual ha provocado negativos efectos para las magníficas estatuas del exterior.

Otro de los aspectos más vulnerables de la catedral son los 134 ventanales y 3 rosetones (siglos XIII al XVI) que componen sus vidrieras; tuvieron un importante proceso de reposición a finales del siglo XIX, promovido por el arquitecto Juan Bautista Lázaro. Actividad de reposición que se relanzó a partir de 1992 cuando se organiza un movimiento ciudadano de defensa de la catedral que consiguió la puesta en marcha de un Taller de restauración de vidrieras para dicha catedral con carácter permanente.

Primero vamos a dar una vuelta por el exterior, viendo sus fachadas. Comanzamos observando la fachada principal, enmarcada por dos torres asimétricas que no reposan sobre las naves laterales. La izquierda es la Torre de las Campanas que remató Joaquín de Churriguera a comienzos del siglo XVII. Esta fachada occidental comprende tres portadas divididas por arcos ojivales muy agudos. En la parte central de la catedral de León se abre la Puerta de Nuestra Señora la Blanca presidida por una estatua de la Virgen, copia de la original que se conserva en el interior. Esta portada está dedicada al Juicio Final representado en su tímpano. El Cristo aquí se distingue por mostrar las llagas de sus manos y costado. Al lado los ángeles portan los instrumentos de la Pasión y en los costados la Virgen María y San Juan interceden en favor de la Humanidad en el juicio que va a comenzar. En el dintel de la portada aparecen la Psicostasis (que expresa la creencia en una vida eterna) y a ambos lados de San Miguel los bienaventurados y los condenados. El fragmento de bienaventurados muestra a algunos reyes y frailes mendicantes junto a un ángel organista. Como ilustrativa advertencia, se representan demonios arrojando a los pecadores a dos ollas con agua hirviendo; así como tres cabezas de rasgos monstruosos que devoran los cuerpos de los condenados. Se trata de una representación parecida a la de la Puerta de las Tornerías de la Catedral de Burgos. Las otras dos puertas de la fachada occidental se han llamado «de San Francisco» (la de la derecha) y «de San Juan» (la de la izquierda); ambas se decoraron con temas sobre la Virgen.

La Puerta norte o Portada de San Juan (entre 1275 y 1280) tiene un tímpano sobre la Natividad de Jesús: Visitación, Nacimiento, Adoración de los Pastores, Herodes, Epifanía y Matanza de los Inocentes. En las arquivoltas aparece una alusión del árbol de Jessé, relacionado con la genealogía de Cristo y con la vida de San Juan Bautista. Cuando al finalizar la visita exterior se entre en la catedral y se visite el interior de esa puerta, en lo alto de la misma se puede ver el pellejo del legendario «topo maligno» que sirvió de excusa para los retrasos en la finalización de las obras; pues según el rumor extendido destrozaba de noche lo construido de día por los obreros de la catedral. Los leoneses acabaron por localizarlo y matarlo a garrotazos; en agradecimiento a la Virgen María por guiarles hasta tan pérfido animal, colgaron su piel en el interior de esta puerta de la fachada Oeste.

En cuanto a la Portada meridional o «de San Francisco» (1275 y 1285) —que muestra huellas de la herrumbre— esta también incluye tres portadas y está dedicada por entero a la Virgen. Su tímpano está dividido en dos: el inferior muestra la Muerte de la Virgen con los Apóstoles dispuestos a enterrarla, y el superior es de dos ángeles coronando a la Virgen. Cristo bendice a María en un trono, ambos rodeados por ángeles.

La Portada sur del transepto también tiene una triple puerta compuesta por las Puertas del Sarmental, San Froilán y la Puerta de la Muerte. Empezando por la Puerta del Sarmental, esta se decoró con la Visión apocalíptica de San Juan con Dios flanqueado por los símbolos del Tetramorfos, que se encuentra en el tímpano. Los cuatro evangelistas aparecen en sus extremos, en postura de escribir sus relatos evangélicos. La Puerta de San Froilán muestra en su tímpano escenas de la vida de éste santo, su muerte y el traslado de sus reliquias a la catedral leonesa. La Puerta de la Muerte recibió éste nombre a causa del esqueleto con alas representado en una de sus ménsulas. No se finalizaron todas las decoraciones previstas en este importante elemento de la catedral de León, pero si el escudo del infante Fernando de la Cerda.

Finalmente, la Puerta de la Virgen del Dado de la fachada norte del transepto es un conjunto no visible desde el exterior. Nos referimos a el más adelante.

Después de haber rodeado el templo pasamos a visitar el interior. Como referencia, su planta se ha comparado con la de la Catedral de Reims (Francia). Se trata de una construcción de gran complejidad: consta de tres naves hasta el crucero, de cinco naves cinco una vez superado éste y de un ábside rodeado con una amplia girola con capillas radiales.

Su nave central tiene treinta metros de altura entre arquerías de separación, el triforio abierto sobre ellas y los ventanales que coronan el triforio. Su verticalidad está subrayada por las columnillas continuas que arrancan de las columnas de soporte elevándose sin interrumpirse esos tres pisos; de ese modo se produce el efecto óptico de la elevación de sus almas hacia Dios. Por ello la gran altura de la Catedral transmite la idea de elevación e incluso de ligereza; por ello se planearon los esbeltos haces de pilares que sostienen bóvedas de doble arquería y las vidrieras magníficas que posibilitan la entrada de luz multicolor. Uno de los más impresionantes atractivos de esta catedral son sus 134 vitrales —diseñados en su mayoría durante los siglos XIII a XVI— además de tres rosetones grandiosos. Conviene observar detenidamente las bellas decoraciones de unas vidrieras en las que la Virgen es motivo principal; también representan vicios, virtudes, efigies de santos y de reyes, así como escudos nobiliarios.

En la visita recomendamos fijarse en la belleza del Coro. Sus sitiales góticos de nogal fueron tallados por ebanistas flamencos, que representaron apóstoles, santos, personajes mitológicos y algunas escenas profanas. A diferencia de otras catedrales, éste coro es abierto, facilitando así la visión del mismo desde la nave central. El Trascoro es una obra renacentista decorada con bellos relieves de alabastro, hornacinas y estatuas.

Entrada de la Catedral de León

La Capilla Mayor está rodeada por una verja de estilo plateresco. Conserva un arca del siglo XVI en plata debida a Enrique Arfe con las reliquias de San Froilán. El retablo contiene tablas pintadas por el maestro flamenco Nicolás Francés en el siglo XV. Las cinco capillas hexagonales de la girola conservan sepulcros artísticos y tallas en madera policromada.

La Capilla del ábside está dedicada a la Virgen Blanca y tiene enfrente la tumba del rey Ordoño II de León, consistente en una estatua yacente realizada a finales del siglo XIII. A la izquierda de la girola está la Capilla de Santiago o de la Virgen del Camino del siglo XV, se trata de una antigua librería catedralicia que adornan esculturas góticas y vidrieras valiosas. A la derecha se encuentra la Capilla del Carmen, que se hundió a mediados del siglo XVIII y que luego fue reconstruida por el arquitecto Giacomo Pavía.

En el brazo izquierdo del crucero —frente a la Portada de la Virgen del Dado— se encuentra el claustro construido por Juan de Badajoz en el siglo XVI. Desde allí se puede contemplar la Portada de la Virgen del Dado (elaborada en la última década del siglo XIII) que destaca por conservar bastantes de sus pinturas originales. En el tímpano hay la efigie de un Cristo de pie, dentro de una mandorla rodeada por ángeles. En ambos lados de la puerta hay estatuas de apóstoles y la escena de la Anunciación; el parteluz muestra a la Virgen María con el Niño.

Una escalinata plateresca conduce al importante Museo Catedralicio que recoge los principales tesoros de esta diócesis. Destacamos su colección de tallas románicas de los siglos XII y XIII, las pinturas de las escuelas castellana y flamenca, y esculturas como el magnífico crucificado de Juan de Juni. Conviene detenerse ante documentos y libros con un milenio o más de antigüedad; rarezas como el Diploma Real firmado en 775 por el rey Silo de Asturias, el extraordinario antifonario (libro con música de salmos) mozárabe del siglo X, los códices con ilustraciones de los siglos X a XII y el llamado Libro de las Estampas (del siglo XIII). Otras piezas magníficas del museo son las telas, piezas de orfebrería y marfiles que expone.

Imprescindibles

Estatua de León
Gárgola de la catedral

Datos prácticos

Coordenadas

42° 35′ 57″ N, 5° 34′ 2″ W

Distancias

Oviedo 122, Valladolid 137 km, Madrid 330 km

Aparcamiento

El casco histórico y alrededores es zona azul, fuera del centro histórico cada vez más espacio se convierte en zona naranja. Detrás de la catedral hay un aparcamiento al aire libre, zona naranja. Aparcamiento gratuito junto al Parador de San Marcos (15 min. del centro, a pié) recomendable días laborables por la tarde y fines de semana. En la Avda. Sainz de Miera que bordea el río se aparca gratuitamente (20 min. del centro a pié)

Habitantes

130 601 (2013)

Semana Santa (Fiesta de Interés Turístico Internacional)

Festival Internacional de Órgano Catedral de León (otoño)

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar