La Cueta es conocido por ser el pueblo más alto de toda la provincia de León, pues se encuentra aproximadamente a 1.442 metros. Ubicada en el precioso Parque Natural de Babia y Luna es, a día de hoy, una de las aldeas situadas a mayor altitud de toda la península ibérica. Se trata de un lugar encantador y remoto que parece sacado de un cuento. Está formado por casas de piedra y madera de aspecto antiguo y techo de pizarra propias de la arquitectura rural tradicional. Allí viven entre 40 y 60 personas dependiendo de la época del año que subsisten principalmente del turismo, la actividad ganadera y la transhumancia. Se puede asegurar, sin miedo al equívoco, que estos habitantes pueden disfrutar de un entorno sosegado, bello y natural como pocos hay en España.

la iglesia de La Cueta

Una vista espectacular de la iglesia de La Cueta. | Wikipedia

Un pueblo recóndito con mucho encanto

Empecemos por un dato importante. El pueblo se llama La Cueta, aunque en el argot popular se le conozca sencillamente como Cueta. Es un sitio que hay que visitar alguna vez en la vida por la profunda tranquilidad que evoca. Aquí, en este pueblo, acaba la civilización. Esta aldea parece sacada de una película de Victor Erice. Se puede escuchar el sonido de la naturaleza en todo su esplendor: las aves, los insectos, el río, el viento, etc. El pueblo se divide en tres partes, llamadas “barrios”, que están pegadas al desfiladero del río Sil. Estos son La Cueta propiamente dicha, Quejo y Cacabillo.

La bella localidad de La Cueta en León

La bella localidad de La Cueta en León. | Wikimedia

En la zona norte del pueblo se encuentra la parroquia de San Mateo de La Cueta y algunas casas rurales. En la zona media, la ermita Hijuela de Nuestra Señora de las Nieves de Cacabillo y el centro del pueblo propiamente dicho. Mientras tanto al sur se ubica un hostal célebre por su caldereta de cordero y la entrada a la localidad, con parada de autobús incluida. La oferta no está nada mal para el turista, con tres establecimientos hoteleros ciertamente económicos y muy bonitos. En todos ellos hay lugareños entrañables que se vuelcan con el visitante.

Un entorno especial para los amantes de la naturaleza

Llegar a este pueblo, respirar aire puro, escuchar los animales, contemplar el paisaje y hacer una ruta de senderismo desde sus casas hacia la profundidad de las montañas no tiene precio. Si alguien busca tranquilidad, soledad y reflexión La Cueta es el lugar perfecto. Todo el pueblo gira alrededor del Río Sil, que rodeado de altos, bordea sus límites y luce bello y resplandeciente. Un espectáculo notable sobre todo en primavera. Es un río que pasa por León, Orense y llega hasta Lugo y en la época de los romanos recibió el sobrenombre de “el río de las arenas de oro”.

El Río Sil La Cueta

El río Sil es el afluente sobre el que se construye La Cueta. | ShutterStock

En La Cueta también podemos ver un antiguo molino de cereales, bastante estropeado eso sí, que llegó a generar en su época energía eléctrica. Y cómo olvidarlo, el famoso puente de piedra de Cuetalbo, que desprende ese aroma medieval propio de su construcción. Pero ojo, aunque sea un pueblo eminentemente tranquilo sí que tiene sus riesgos. El principal de ellos es la climatología. Muchos de sus visitantes, normalmente mochileros con ganas de sierra y rutas, se han visto sorprendidos por grandes nevadas o torrenciales lluvias. La moraleja es que conviene ir bien preparado para enfrentarse a la naturaleza y las inclemencias del tiempo, sobre todo en las fechas que no son veraniegas. En invierno, lo mejor es llevar cadenas y una pala en el coche.

Hace años que el Gobierno de Castilla y León planteó seriamente recuperar La Cueta como aldea turística y durante la última década ha sido rehabilitada bajo un prisma respetuoso de preservación de la arquitectura tradicional. Se mejoró el pavimento, la iluminación y el suministro eléctrico de todo el pueblo. Además, concluyeron mejoras en los dos templos religiosos de la aldea, concretamente en sus muros de piedra y sus accesos. Hoy día, la aldea luce como un destino turístico muy recomendable, máxime si prospera el proyecto de pista de esquí que se ha planteado construir desde las instituciones.

Senderismo, pesca y fotografía, un pack envidiable

Hay muchas actividades por realizar en La Cueta. La principal de ellas gira en torno al senderismo y los deportes de montaña. Es famosa la ruta que desde el centro llega hasta Fuentes del Sil y Peña Orniz, a 2.191 metros de altura. Pero hay itinerarios más sencillos, aptos para todas las edades, como La Cueta-Peña Chana o simplemente, ir de paseo por los alrededores, actividad en la que podrá participar toda la familia. Otra de las actividades que se realizan en toda la zona de la comarca de la Babia es la pesca. En los meses buenos de este deporte se puede pescar a mosca y conseguir pescado legal, fresco y sabroso.

Vistas panorámicas a la región de Babia desde La Cueta

Vistas panorámicas a la región de Babia, provincia de León, desde Peña Orniz en La Cueta. | ShutterStock

La Cueta congrega a muchos amantes de la naturaleza, la montaña y la fotografía. Llegan profesionales de diversos ámbitos para estudiar el territorio, propio de la cordillera cantábrica, es decir, de pura roca caliza. De tal experiencia se llevan instantáneas inigualables y bellas. En la zona se han visto lobos y osos, pero la principal protagonista es la oveja merina. Por último, cabe reseñar que La Cueta celebra cada año las fiestas de San Antonio, una vez recuperado su tradicional pendón. En ellas el pueblo se engalana y recibe visitantes para degustar platos tradicionales de la zona justo a la salida de la misa oficial. Todo bajo un ambiente tradicional, festivo, solemne y religioso.