El castillo de Ponferrada se halla en la ciudad del mismo nombre, en la comarca de El Bierzo, León. Se encuentra en lo alto de una colina donde confluyen los ríos Sil y Boeza. Conforma un recinto de más de 8.000 metros cuadrados en los que se disponen fuertes defensas que conforman torres, barbacanas, estancias y un patio. Durante la Edad Media se estableció como una de las fortalezas más grandes del noroeste de España.

En el año 1211 el rey Alfonso IX dona la villa de Ponferrada a la Orden del Temple. En 1226 los templarios ya se habían encargado de fortificar Ponferrada. De esta forma, el castillo se atribuye a los templarios, que vivieron en la zona hasta 1312. El castillo constituye una obra militar muy compleja que ha ido ampliándose y reformándose a lo largo del tiempo, pues su construcción corresponde a distintas épocas.

Se encuentra en una privilegiada ubicación, en el mismo corazón de Ponferrada, entre montañas, ríos y vivencias de peregrinos que pasan por el castillo cada día. Los muros del castillo despiertan tiempos pasados en los que los monjes templarios lo habitaban, siendo reedificado después por múltiples nobles. La larga historia que precede al castillo actual es una muestra de los muchos edificios adosados tanto en el interior como en el exterior de la fortificación. La visita al recinto amurallado esconde leyendas en las que cada torre o tramo del castillo cuenta con nombre propio o con un escudo entre sus piedras.

En el castillo de Ponferrada se puede visitar también la exposición bibliográfica Templum Libri, con más de un centenar de obras. Aquí se pueden observar códices y manuscritos religiosos, el “Libro de Kells” que data del siglo IX (el más antiguo de la exposición), obras científicas y literatura ilustrada por artistas de la talla de Dalí, Picasso o Chillida.

Historia del castillo de Ponferrada, hogar de templarios

La llegada de los templarios al castillo tiene lugar en el año 1178, con el objetivo de servir a los intereses de los reyes Alfonso IX y Fernando II. Además, de esta forma, la Orden del Temple protegería el Camino de Santiago y a sus peregrinos de una invasión musulmana. También debían impedir los enfrentamientos entre los nobles leoneses y gallegos que deseaban hacerse con el territorio.

castillo de Ponferrada

Durante el siglo y medio que los monjes guerreros viven en Ponferrada llevarán a cabo distintas obras. En el exterior del castillo se encargan de reforzar el muro. Mientras, en el interior construyen dependencias como viviendas, un convento templario, bodegas, huertos…

Con la llegada del siglo XIII el señorío de Ponferrada pasa a ser de los templarios gracias al rey de León Alfonso IX. Así, adquieren también el dominio del castillo de Cornatel. Cuenta la leyenda que existió un pasadizo secreto que comunicaba las dos fortalezas. Cuando llega el año 1300 la Orden del Temple ya acumula 870 castillos, una larga lista de caballeros y de grandes riquezas. Tanto es así, que los dirigentes europeos comienzan a recelar de tal poder.



En 1312, el Papa Clemente V ordena la disolución de la Orden

En 1307 el Papa Clemente V ordena que hay que apresar a todos los templarios así como confiscar sus bienes. Dicho panorama mueve al maestre de la Orden, Rodrigo Yáñez a personarse en Valladolid. Allí se reúne con la reina María de Molina, con la que acuerda entregar los castillos de la Orden en un periodo de tiempo que establecen entre ambos. Sin embargo, el maestre tendrá otra reunión con el infante Don Felipe en la que le entrega diferentes bienes y entre ellos, el dominio de Ponferrada. En este momento interviene el tío del rey Fernando IV, es decir, el infante don Juan, que reclama la propiedad.

castillo de Ponferrada

Para dar por finalizado el conflicto, la reina se reúne con su hijo Felipe en León. Es entonces cuando éste la alerta sobre la acusación que el Papa ha hecho sobre los templarios. Así, el pontífice ordena a la reina y a su hijo que arresten a todos los frailes del temple y confisquen sus bienes. Para zanjar la complicada situación, don Felipe le ofrece al rey Fernando IV el dominio de Ponferrada, así como las propiedades que el maestre entregó: los castillos de San Pedro de Latarce, Haro y Alcañices.

Tras el acuerdo, el 1308 la Corona recupera la posesión del castillo y de la villa de Ponferrada. En 1312 el rey muere en circunstancias sospechosas, y su hijo Alfonso XI le sucede. El señorío de Ponferrada queda cedido a Pedro Fernández de Castro, que lo adquiere en 1340. En este periodo se construye el Castillo Viejo y la Torre del Homenaje Viejo, en la que se halla el escudo de su familia. Cuando muere, tras años de disputas familiares, los bienes vuelven a la Corona, dónde acabarán en manos del Duque de Arjona. En su dominio manda erigir una nueva torre que se levantará en el Castillo Viejo.

castillo de Ponferrada

No obstante, de todos los señores que vivieron en el Castillo de Ponferrada el más notorio es el primer Conde de Lemos, llamado Pedro Álvarez Osorio. Consiguió el dominio después de casarse con la heredera del duque de Arjona, Beatriz de Castro. Durante su señorío se llevan a cabo grandes ampliaciones. Por ejemplo, se levantan cinco torres (Moclín, Cabrera, Caracoles, Malpica y Malvecino), se lleva a cabo la entrada principal y su sistema defensivo, se construye el Palacio Nuevo…

Disputas por el control del castillo y de la ciudad

Cuando fallece el Conde de Lemos sin descendientes reconocidos comienzan las disputas por su herencia, hasta que los Reyes Católicos se hacen con el dominio. En siglos posteriores la fortaleza estará gobernada por distintos corregidores que elegirá la Corona.

El primero será Juan de Torres, que mandará construir la Torre de los Reyes Católicos erigida entre 1492 y 1502. En ella quedan marcados los escudos de sus benefactores: Juan de Torres y los Reyes Católicos. Además, se piensa que en estos años se realizaron las obras de refuerzo en la Cueva de la Mora, que se construyó durante el mandato del Conde de Lemos. Se trataba de un acceso al río Sil para asegurar el aprovisionamiento de agua en el castillo de Ponferraba si tenían que resistir a un asedio.

castillo de Ponferrada

Isabel la Católica muere en 1504 y dos años más tarde, Fernando de Torres, avalado por Fernando el Católico, será el nuevo alcaide de la ciudad. Durante su dirigencia, en 1507, el actual conde de Lemos asalta el castillo de Ponferrada, aunque lo perderá unos meses después tras ver como sus aliados le abandonan.

castillo de Ponferrada

La Corona vuelve a hacerse cargo del castillo hasta que en 1558 el señorío de Ponferrada queda en manos de los descendientes del Conde de Lemos. Así, los marqueses de Villafranca asumen el gobierno de estos bienes hasta la llegada del siglo XIX. No obstante, la falta de inversión en la conservación del castillo provoca su deterioro.

En 1924, a punto de quedar en ruinas, es protegido finalmente como Monumento Nacional y después catalogado como Bien de Interés Cultural.

El castillo de Ponferrada y el Camino de Santiago

castillo de Ponferrada

Con la revalorización del Camino de Santiago en el siglo XX, se mejoran infraestructuras, restauran tramos y señala el Camino correctamente. El castillo de Ponferrada es parte de este recorrido hasta la catedral de Santiago. Como se viene haciendo desde hace siglos, los visitantes que llegan al castillo contemplan el arco de entrada con la Tau inscrita. Esta posee un doble sentido, es tanto el emblema del Condado de Lemos como un símbolo de protección para los peregrinos que realizan el Camino de Santiago.

A día de hoy, el castillo de los Templarios, como se conoce al castillo de Ponferrada, ha rescatado el protagonismo que tuvo en otras épocas, convirtiéndose en la divisa más representativa de la localidad leonesa.

La noche templaria de Ponferrada

castillo de Ponferrada
Foto: castillodelostemplarios.com

Con la primera luna llena del verano tiene lugar la celebración de la Noche Templaria en Ponferrada, concretamente entre finales de junio y comienzos de julio. Esta fiesta medieval transporta a la ciudad hasta el siglo XII. El castillo de Ponferrada y las calles de la ciudad quedan ambientadas en la época medieval, con estandartes y motivos templarios. Los vecinos visten sus mejores galas medievales y se desarrollan muchas actividades como espectáculos callejeros, justas, teatros, mercados…

castillo de Ponferrada
Foto: castillodelostemplarios.com

El misticismo envuelve durante estos días a Ponferrada, representando el regreso del Maestre de la Orden del Temple a la ciudad, entregando dos símbolos sagrados: el Santo Grial y el Arca de la Alianza. Para completar el acto, la música y fuegos artificiales terminarán por dar la campanada.