Peñaranda de Duero

La ciudad de la peña y el río

En un cerro desde el que se dominan varios ríos hay un importante castillo y bellas muestras de la arquitectura popular en adobe y madera, así como varios monumentos medievales y renacentistas. En éste pueblo el viajero podrá comprar en la farmacia más antigua de España, que sigue abierta desde el siglo XVIII.

Planifica tu escapada a Peñaranda de Duero

El recorrido por el castillo y por lo que hay que ver en Peñaranda de Duero puede llevarnos medio día; la excursión puede completarse siguiendo por la Bu-925 para ver la importante ciudad romana de Clunía, situada en las cercanías del pueblo de Peñalba de Santiago. Los amantes del vino pueden buscar por la zona bodegas de la DO Ribera del Duero visitables. Quien disponga de un día adicional debería visitar la ciudad de Aranda de Duero, un destino con mucho que ver. La gastronomía local y donde reservar la recogemos en las páginas dormir y comer en Peñaranda de Duero.

¿Quieres conocer este sitio?

El nombre de Peñaranda alude a la roca fortificada sobre los ríos afluentes del Duero, que le proporcionan agua en abundancia. Fue un enclave de la tribu celtibérica de los arévacos, dependientes de la cercana ciudad de Clunia (actual Coruña del Conde) que fue un importante centro de resistencia contra los romanos.

A comienzos del siglo X, cuando los cristianos empujan a los moros hasta el río Duero, ocupan la localidad, sin que dispongamos de crónicas sobre el suceso en Peñaranda; según la tradición, su fortaleza original fue edificada por el mismísimo conde Fernán González.

En los inicios del siglo XIV el rey Fernando IV entregó la villa al caballero Fernán Ruiz de Amaya, quien en 1311 se la vendió al infante Don Pedro, hijo de Sancho IV de Castilla. En tiempos de Alfonso XI la villa pasó a ser un señorío de la familia Avellaneda, condes de Miranda del Castañar, los cuales promovieron las principales obras arquitectónicas de la localidad, incluida la reforma del castillo en el siglo XV. Los Avellaneda emparentaron más tarde con los Zúñiga; durante los siglos XVI y XVII varios miembros de esta familia desempeñaron importantes cargos en el Imperio español, desarrollando una importante corte señorial en la localidad, que se acostumbró a recibir a importantes visitantes. En 1608 el rey Felipe III el ducado para el IV conde de Miranda del Castañar, Juan de Zúñiga y Avellaneda, virrey de Cataluña y Nápoles. Posteriormente el señorío de la localidad pasó a la familia Portocarrero, para incorporarse finalmente al ducado de Alba.

fotografia penaranda duero
El Palacio y, al fondo, el Castillo, en una antigua imagen

Durante la Guerra de la Independencia fue una zona en la que estuvo muy activo el jefe guerrillero burgalés conocido como el cura Merino. El 16 de abril de 1812 emboscó en Hontoria de Valdearados, en las proximidades de Peñaranda, a un batallón de 669 lanceros polacos al servicio de Francia, que fueron allí masacrados. Acontecimiento que es conmemorado cada año por la Asociación Cultural La Francesada.

Hasta la reforma provincial de 1833 Peñaranda perteneció a la provincia de Segovia, incorporándose entonces a la de Burgos.

Recomendamos visitar Peñaranda de Duero comenzando por el arco aportalado de la antigua muralla a través del cual se accede a la Plaza Mayor. Esta es un espacio empedrado en el que se levanta un Rollo jurisdiccional del siglo XVI, Bien de Interés Cultural, en el que los condes de Miranda del Castañar hacían sus anuncios ; originalmente se encontraba fuera de los muros y fue trasladado allí por motivos decorativos en 1959.

Las casas de la villa, entre las que destaca la de la Ribera, están construidas con adobe y entramado de madera, de poca profundidad y dos plantas a las que se añade una buhardilla. La planta baja se destinaba a lagar y la superior albergaba la cocina y los dormitorios. También contaba con sótano para acceder a las bodegas subterráneas que se distribuyen por todo el espacio urbano. La fachada estaba ocupada por balcones de madera a modo de solanas.

En torno a la Plaza Mayor, además de las casas sobre soportales, se dispone el elegante Palacio Ducal y la Iglesia monumental. Esta plaza ha sido elegida como localización en películas como Los alegres pícaros (1988) protagonizada por el gran actor italiano Vittorio Gassman.

El Palacio de los Zúñiga y Avellaneda es un importante edificio renacentista del siglo XVI, al que se accede por una bella portada plateresca decorada con mármoles jaspeados. Tras el zaguán un hermoso patio con dos pisos con arquerías, con un pozo muy decorado. Los techos de las estancias poseen gran variedad de artesonados mudéjares, góticos y renacentistas; destaca el llamado Salón de Embajadores.

En una calle trasera del palacio hay que ver en Peñaranda de Duero la Botica de Ximeno, regentada durante generaciones por la misma familia desde su creación a finales del siglo XVII. En sus dependencias atesora el Museo de Farmacia con una valiosa colección de cerámica de Talavera de la Reina.

La Iglesia de Santa Ana es una antigua colegiata construida a mediados del siglo XVI y reformada con una portada barroca del siglo XVIII. El retablo mayor, de estilo neoclásico, contó con la intervención del célebre arquitecto Ventura Rodríguez. En el presbiterio un relicario guarda el corazón de don Cipriano de Portocarrero, conde de Montijo y padre de la famosa Eugenia, emperatriz de Francia.

En el centro del pueblo el Convento de las Madres Franciscanas Concepcionistas, fundado en 1558 por los condes de Miranda, que cuenta con un hermoso patio renacentista en el interior y una iglesia cubierta por un elegante artesonado mudéjar.

En las afueras está el Convento del Carmen que incluye una iglesia de estilo clasicista, con retablos en su interior del siglo XVII.

La visita de Peñaranda no puede ser completa sin una subida hasta el Castillo. Se llega él tomando la salida del pueblo por el desvío hacia Caleruega desde el que aparece la indicación a la izquierda del camino que lleva a esta fortaleza, cuyo aspecto actual se debe a la reforma del siglo XV. Sus almenas están bastante deterioradas, pero conserva en buen estado su importante torre del homenaje, que ha sido restaurada y es sede del Centro de Interpretación de los Castillos Fronterizos.

aranda duero espana fascinante
Arquitectura típica de las casas con el Castillo de fondo

A 7 kilómetros al sur se encuentra el Monasterio de la Vid, originariamente del siglo XII y que sigue estando ocupado por los monjes agustinos. Tiene una espectacular fachada occidental de estilo barroco, coronada por una espadaña de tres pisos. La iglesia tiene tres naves con un gran cimborrio sobre el crucero, mezclándose en su interior el estilo gótico y el renacentista. De la iglesia románica primitiva quedan las columnas coronadas por unos excelentes capiteles, así como su pila bautismal. No dejar de visitar el claustro del siglo XVI, desde el que la vista del cimborrio de la iglesia resulta especialmente atractiva.

A unos 10 kilómetros, en el término de Peñalba de Castro, está el yacimiento arqueológico de Clunia Sulpicia, una colonia romana que alcanzó los 30.000 habitantes. Se dice que en ella fue proclamado emperador de Roma Galba, en el año 69 a. de C. Su espléndido teatro excavado en roca tenía cabida para 9.000 espectadores. Destacan además los edificios termales de Los Arcos, el foro, las tabernae y casas con mosaicos como el Mosaico de las palomas de la Casa Triangular.

Imprescindibles

Yacimiento Clunia Sulpicia
Yacimiento Clunia Sulpicia

Datos prácticos

Coordenadas

41º 41’ 14’’ N, 3º 28’ 39’’ W

Distancias

Madrid 183 km

Aparcamiento

No es posible en el conjunto histórico de la Plaza. Se recomienda llegando desde Aranda, delante del Colegio Marín, entrando por la N-122 desde el Monasterio de la Vid, en la c/ del Río y c/ de la Cueva o detrás del Consultorio Médico

Altitud

852 m

Habitantes

569 (2013)

Santa Águeda (5 de febrero),
San Isidro Labrador (15 de mayo)
San Antonio (13 de junio), Nuestra Señora del Carmen (16 de julio),
Santiago y Santa Ana (25 y 26 de julio),
San Roque (15-17 agosto), Nuestra Señora de los Remedios (8 de septiembre)

Verano Cultural (junio-septiembre)

Herrería de José Cerezo Arranz: fragua tradicional y objetos decorativos. Además la tienda posee una colección relojes de pared de los siglos XVII y XVIII

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar