Covarrubias

Este post también está disponible en: English (Inglés) Français (Francés)

Dos infantas desgraciadas en el Arlanza

La fecundidad de sus viñas y huertos de cerezas pueden asociarse al recuerdo de dos infantas de tristes destinos que marcaron su historia medieval: doña Urraca de Castilla y la vikinga Kristina (de sorprendente historia).

Planifica tu escapada a Covarrubias

Lo que hay que ver en Covarrubias son exteriores, por lo que la visita dura lo que se desee alargar el paseo y recomendable almuerzo. Una alternativa es acercarse por la carretera BU-901 a recorrer la curiosa Garganta de la Yecla y sus sabinares; en esta última zona se impone la visita a la espiritual Santo Domingo de Silos. Otra excursión de medio día es seguir por la CL-110 para visitar brevemente las ruinas del Monasterio de Arlanza; a continuación seguir hasta la carretera N-234, que en dirección Este conduce a la legendaria localidad de Salas de los Infantes (ver su museo de dinosaurios). Quien disponga de uno o más días puede dirigirse hacia el norte para realizar  actividades de turismo activo y senderismo en el magnífico y poco frecuentado Parque Natural de las Lagunas Glaciares de Neila. En dirección a Burgos y Madrid, la mejor opción de visita está en Lerma. Merece la pena conocer la gastronomía y los vinos locales, así como las opciones para Dormir y comer en Covarrubias.

¿Quieres conocer este sitio?

La zona fue habitada por la tribu íbera de los Turmódigos. Sin noticias de la época romana, es hacia mediados del siglo VII cuando el rey Chindasvinto funda una primitiva población, fortificándola. En el 737 los musulmanes la conquistan.

El nombre de Covarrubias se debe a la característica geológica de oquedades arcillosas (“Cuevas Rubias”). Desde tiempos visigodos contó con una institución monástica convertida con posterioridad en abadía.

A comienzos del siglo X se construye el llamado Torreón de Fernán González, que protegía la muralla durante la historia de Covarrubias. Posiblemente porque Muniadona -madre de Fernán González- tenía allí un palacio al que acudía su hijo a visitarla frecuentemente; siendo enterrado en la localidad con su esposa, doña Sancha. Su hijo y sucesor, el conde García Fernández, compró Covarrubias a los monjes del Monasterio de Valeránica. Con ella creó un Infantado a favor de su hija doña Urraca, que fue nombrada abadesa con plena jurisdicción civil y religiosa sobre un amplio territorio que comprendía 70 iglesias y 20 monasterios. La iniciativa no fue afortunada pues la Infanta se enamoró de un pastor generando escándalo público; según una leyenda local, como castigo, fue emparedada en la torre. Covarrubias pasó a depender del obispado de Toledo, hasta que en el siglo XIII el rey Fernando III las retomó bajo tutela real.

En 1248 el rey Fernando III decidió que su hijo el infante Felipe fuera abad y Señor de Covarrubias. Diez años después, su sucesor e hijo Alfonso X el Sabio, firmó una alianza matrimonial con el rey vikingo Haakon por la que la princesa vikinga Kristina de Noruega iría a Castilla a casarse con algún miembro de su Casa. Tras cuatros años de matrimonio con Felipe (el antiguo abad, que había sido exclaustrado con ese propósito) el cuerpo de la princesa se llevó a la Colegiata de Covarrubias donde puede verse su sepulcro.

En el último tercio del siglo XVI se declara una epidemia en la localidad. Como el médico del rey Felipe II -apodado “El divino Vallés”- era natural de allí, acudió a ayudar a sus paisanos; recomendó que se derribaran partes de la muralla para que circulase el aire y se ventilaran unas casas apiñadas e insalubres. Así se hizo, comenzando la destrucción de las mismas (aunque quedan secciones). Por esa época se traslada desde Burgos a Simancas gran parte de la documentación de la Corona, pero se decide que los documentos del Adelantamiento de Castilla se conserven en un edificio de Covarrubias, adaptado para ello.

Covarrubias a principios del siglo XX

A mediados de 1805, con 35 años y recién licenciado del ejército, Jerónimo Merino Cob llegó a Covarrubias, donde estudió teología a las órdenes de su tío, sacerdote en la localidad. En año y medio estuvo en condiciones de pasar el examen y convertirse en el “Cura Merino” que después del 2 de mayo de 1808 se echó al monte de guerrillero, llegando a ser Teniente General del ejército.

En 1978, Covarrubias dedicó un monumento a la Princesa vikinga, y más recientemente un programa de festejos en octubre; en 2004 se ha hermanado con el pueblo noruego de Tonsberg, donde ella pasó parte de su infancia. En 2011 a 3 kilómetros del pueblo se erigió una capilla en honor de San Olav, rey noruego de origen vikingo que se convirtió al cristianismo.

Al recinto monumental se accede por un arco plateresco blasonado, que pertenecía al Archivo del Adelantamiento de Castilla, construido en 1575 a instancias de Felipe II.

En la Plaza de doña Urraca, el Ayuntamiento ocupa lo que fue el Palacio de Fernán González. En la plaza contigua de doña Sancha, de trazado triangular, y en las callejuelas que siguen a partir de ella, se pueden admirar casas con los entramados de madera de enebro sobre pilares de madera con graciosas balconadas: la antigua Casa del boticario, la Casa palacio del Obispo Pedro Peña (que tiene toda la fachada recorrida por singulares canecillos en madera) y la Casa de doña Sancha, que se alza en la plaza homónima, frente a un crucero gótico. Desde allí se ven los restos de la muralla medieval y el torreón de Fernán González (siglo X).

Hay que ver en Covarrubias la gran Colegiata de San Cosme y San Damián es un edificio gótico tardío finalizado a inicios del siglo XVI. En el claustro se conserva el sepulcro de la princesa Cristina de Noruega muerta en 1262, la esposa infeliz del infante Felipe. El espacioso interior de la colegiata consta de tres naves. Ante el altar mayor los sepulcros en piedra de Fernán González y doña Sancha, éste último románico tardío. Otros enterramientos de infantas-abadesas, nobles y eclesiásticos se reparten por el templo. En la nave central destaca su púlpito renacentista, el coro y su órgano del siglo XVII.

El museo atesora variados objetos litúrgicos, una colección de esculturas y pinturas de autores castellanos como Pedro Berruguete o Diego de la Cruz, de flamencos del círculo de Van Eyck. El Tríptico de los Reyes Magos pintado en el siglo XV por el Maestro de Covarrubias es su obra capital. Entre las pinturas laterales se ha atribuido a Gil de Siloé la autoría de un altorrelieve del siglo XV.

En el exterior de la colegiata se erigió en 1978 una estatua en homenaje de la princesa nórdica. Fruto del estrechamiento de relaciones hispano-noruegas es la Fundación princesa Kristina de Noruega que ha promovido la construcción de la vanguardista Capilla de San Olav con su alta torre, en las proximidades de Covarrubias en dirección a San Pedro de Arlanza.

Fachada de la Colegiata de San Cosme y San Damián

La Iglesia gótica de Santo Tomás es otro templo notable de la localidad.

Se pueden proponer varias rutas naturales desde Covarrubias por la BU 904 atravesando la localidad de Puentedura por el desvío a la izquierda hasta el poblado de Ura, donde un sendero paralelo al cañón del río Mataviejas en dirección a Castroceniza; esto permite un paseo entre encinas, quejigos y rebollos.

A unos 7 km hacia Hortigüela, se encuentran las ruinas del Monasterio de San Pedro de Arlanza, fundado en el 912 por Gonzalo Fernández, padre del conde Fernán González. Aún se pueden observar el ábside y torre de la iglesia románica del siglo XIII ampliada en el primer tercio del siglo XVI en lenguaje gótico por los Colonia. El claustro y resto de dependencias son del siglo XVII. La portada de la iglesia fue trasladada al Museo Arqueológico Nacional, en 1895, y dos de sus sepulcros llevados a la Catedral de Burgos. Algunos frescos acabaron en el Metropolitan Museum de Nueva York y otros en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Imprescindibles

Casa de Doña Sancha
Palacio de Fernán González

Datos prácticos

Coordenadas

42º 03’ 33’’N, 3º 31’ 12’’W

Distancias

Burgos 42 km, Palencia 101 km, Soria 113 km, Madrid 220 km

Aparcamiento

Dos estacionamientos gratuitos y amplios a 5 min. del casco histórico: llegando desde Lerma a la izqda., junto al puente, desde la carretera de Ortigüela, junto a la Oficina de Turismo

Altitud

894 m

Habitantes

603 (2013)

Fiesta de la matanza (enero, primer domingo tras San Antón , reparto libre de chorizo, morcilla, etc. Coincide con una Feria de Tapas y Pinchos por los bares de la localidad), San Isidro (15 de mayo), Fiestas de la cereza (segundo fin de semana de julio, en la qie se celebran las ), Fiestas patronales de San Cosme y San Damián (última semana de septiembre, en las que se exhibe el antiquísimo folclore local de danzas como la rueda chospona y la jota rachela)

Programa de Otoño Princesa Cristina de Noruega (octubre, fin de semana posterior al Pilar). Incluye actividades culturales relacionadas con Noruega (mercadillo de productos noruegos, exposiciones artísticas y literarias y festival de música Notas de Noruega).

Cestería de mimbre y láminas de castaño

Botas de vino y alfombras (Botería Moneo)

Taller de cerámica Hermanos Castrillo

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar