Que ver en Castrojeriz

Castillo del crimen y enclave jacobeo

En el límite con la provincia de Palencia se halla Castrojeriz. Está dominada por un cerro con ruinas del castillo en que Pedro I asesinó a su tía, Leonor de Castilla. Este es uno de los lugares que ver en Castrojeriz. El pueblo es muy frecuentado por ser una parada obligada para el peregrino del camino compostelano.

Planifica tu escapada a Castrojeriz

Lo más importante que ver en Castrojeriz son el Castillo y la Colegiata de Santa María. La visita de estos lugares puede realizarse en una mañana. El resto del día puede dedicarse a recorrer lugares próximos. Entre ellos destacan las bellas Frómista y Carrión de los Condes, a las que se llega continuando el camino de Santiago en dirección oeste. En sentido opuesto se encuentra la ciudad de Burgos.

Existen numerosas opciones a la hora de realizar turismo activo en la provincia de Burgos. En nuestra página Dormir y Comer en Castrojeriz explicamos los platos locales y donde reservar para dormir bien.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de conocer los lugares que ver en Castrojeriz, conviene repasar primero su historia. En el cerro de la población existió una fortaleza construida por los romanos. Esta sería posteriormente reformada por los visigodos, pues se han encontrado cimientos atribuibles a ambos períodos.

Se asocia a la Castrum Sigiceri. Esta fortaleza fue fundada hacia el 760 por Sigeríco, hermano de Don Rodrigo. Tuvo una difícil existencia por los ataques de los musulmanes, que lo retomaría tiempo después, destruyéndolo. En el año 882 el capitán Nuño Núñez ocupó el lugar con su mesnada de guerreros foramontanos, procedentes del valle de Bárcena Mayor en Cantabria. Entonces debieron atraer pobladores del norte y levantar un castillo nuevo.

En el año 974 el conde García Fernández le otorgó el llamado “Fuero de la Caballería Villana”. Se considera que fue el primero que se concedió en Castilla. Este fuero equiparaba a cualquier campesino que dispusiera de caballo propio con un infanzón, la nobleza de la más baja categoría. Así se consiguió atraer población a esta peligrosa plaza fronteriza. El fuero también era generoso con los judíos, que organizaron su aljama en el que hoy es barrio de San Juan.

En las décadas siguientes los musulmanes fueron obligados a retirarse hacia el sur, abriéndose el Camino de Santiago, que pasa por esta villa. Esto atrajo a multitud de peregrinos. La demanda de alojamiento provocó que se construyeran siete hospitales de peregrinos en Castrojeriz, uno de ellos en el Monasterio de San Antón. Sus ruinas son uno de los lugares que ver en Castrojeriz hoy en día. A ellos se unieron seis iglesias para velar por el espíritu de la creciente población. La prosperidad permitió que se financiara la construcción y el mantenimiento de tres conventos para orar por las almas de sus benefactores.

En el año 1113 el rey Alfonso I el Batallador de Aragón se hizo cargo de la fortaleza. El motivo fue los altos tributos que se podían recoger en el lugar. Dos décadas después, en 1131, el rey Alfonso VII de Castilla sometió al castillo a un duro asedio. Se acabaron rindiendo por inanición.

Fue una fortaleza segura y muy adepta al rey Pedro I. Esto se debió a que Pedro I confió a su alcaide los más delicados menesteres. Su amante, María de Padilla, residió en Castrojeriz en 1354. También fue en esta población donde nació su hija Constanza de Castilla. Por otra parte, la reina viuda de Aragón, Leonor de Castilla, estuvo retenida allí hasta 1379. En este momento fue asesinada por orden de su sobrino, Pedro I.

En 1426 el rey Juan II creó el condado de Castrojeriz. Se lo entregó al canciller guerrero don Diego Gómez de Sandoval, quien conspiró contra su benefactor. Fue hecho prisionero en la Batalla de Olmedo (1445). Esto motivó la confiscación de sus títulos, cargos y tierras, incluido Castrojeriz. Al morir, el rey Enrique IV le devolvió la villa a su sucesor, en cuya familia continuó.

El Camino de Santiago determinó su morfología de población a ambos lados de una larga calle. A partir del siglo XIV el Camino comenzó un lento declive. Este se agudizó a partir de finales del siglo siguiente debido a las continuas guerras con Francia. Fue un Señorío del marquesado de Camarasa hasta 1812 en que estos fueron derogados.

Foto antigua del Convento de San Antón, uno de los lugares que ver en Castrojeriz
Ruinas del Convento de San Antón

Durante la Segunda República Española (1931-1936), en la villa se organizó un potente movimiento obrero frente a los patronos. Los campesinos de ideología anarquista fundaron un nuevo partido político local llamado Bloque Obrero y Campesino. Este ganó las elecciones de febrero de 1936. Entre las primeras medidas del nuevo alcalde se encontró la venta de parte del patrimonio municipal para dar comida a los campesinos. Estos se habían negado a recoger la cosecha, por lo que no habían cobrado y pasaban hambre. Esta y otras propuestas le valieron al pueblo el sobrenombre de “la pequeña Rusia burgalesa”. En julio de 1936, el alcalde Eusebio Muriel González y otros revolucionarios morirían a manos de los fascistas alzados en armas contra el gobierno.

A finales del siglo XX se ha ido recuperando el Camino de Santiago como ruta turística, lo que está dinamizando de nuevo el turismo en la villa. Recomendamos la lectura del siguiente apartado para conocer los lugares imprescindibles que ver en Castrojeriz

Existen numerosos lugares que hay que ver en Castrojeriz y alrededores. Las ruinas del Castillo, en la parte alta del cerro, son el monumento más antiguo que podemos visitar. Su primitiva construcción romana fue transformada con reconstrucciones y murallas visigodas y medievales. De su dominio árabe queda la leyenda de La Mora encantada, quien se dio muerte en su noche de bodas tras no poder casarse con su amado.

El castillo jugó un importante papel en las luchas entre Alfonso el Batallador y doña Urraca. En él estuvo encarcelada Leonor de Castilla, reina de Aragón, antes de su asesinato. Luego pasó a manos de los condes de Castrojeriz. Rodeaba al castillo la antigua muralla de la villa. Contaba con varias puertas en su parte baja denominadas San Miguel, Santa Eulalia, Puerta del Monte y Puerta Sardina. Se vio afectado por el Terremoto de Lisboa en 1755 que desplomó los muros que estaban en la zona de cuevas del Barrio de Santo Domingo.

Al comienzo de la villa se levanta la Antigua Colegiata de Santa María del Manzano, fundada en el siglo IX. Fue reconstruida en estilo gótico temprano en el año 1214 por disposición de Berenguela la Grande, reina de Castilla y León. A mediados del siglo XVIII se llevaron a cabo distintas construcciones, como la Capilla de la Virgen del Manzano. También se dispuso la Cripta del enterramiento de los condes, un nuevo ábside y la elevación neoclásica de la torre. Su interior, de tres naves con capillas a los lados, conserva un retablo rococó con lienzos del pintor Anton Raphael Mengs. También posee sepulcros de diferentes épocas y esculturas. Destaca la talla gótica en piedra policromada de La Virgen del Manzano (siglo XIII). Esta fue mencionada por Alfonso X en sus Cantigas. Sin duda, esta colegiata es uno de los lugares que ver en Castrojeriz.

A la derecha de la Calle Real queda la Iglesia de Santo Domingo, edificada en el siglo XV. En su interior nos encontramos con Iacobeus. Este novedoso centro de interpretación del Camino de Santiago se incluye en el proyecto “Las Cuatro Villas de Amaya”.

Al final de la calle Real, la Iglesia de San Juan preside el barrio homónimo desde su alta torre de cinco cuerpos y ventanales apuntados. Es un edificio gótico del siglo XIII con aspecto de fortaleza, que fue reformado en los siglos XV y XVI. Destaca su claustro, su artesonado mudéjar, el retablo mayor barroco con la escultura de San Juan y algunos enterramientos como el de Juan de García Gallo. En su interior alberga un museo parroquial muy interesante. Cuenta con tapices de Brujas, pinturas de Gerard David, Mateo Cerezo y Bartolomé Carducho e imaginerías de Gil de Siloé.

En la calle Landelino Tardajos el Museo Etnográfico permite entender los modos de vida tradicionales del pueblo a través de aperos de labranza y objetos. Se conservan restos de muralla en una zona hoy conocida como Parque de la Puerta del Monte. Esta concentra la mayor parte de la hostelería de la villa. Hay algunas muestras de arquitectura civil como la Casa del Cordón, convertida en bar- restaurante. La Casa de Gutierre Barona, edificada a finales del siglo XVI. Hoy es una residencia de ancianos.

colegiata santa maria manzano castrojeriz
Colegiata de Santa María del Manzano

En extramuros se halla el Convento de Santa Clara. Fue fundado en origen hacia 1264 por Alfonso X el Sabio junto a las fuentes de Tablín. Sin embargo, en 1326 se trasladó a la villa por petición del pueblo. Sigue ocupado por la Comunidad franciscana de hermanas Clarisas. La iglesia de comienzos del siglo XIV es gótica, de una sola nave de estilo conventual, ábside poligonal y cinco tramos que embellecen ventanales rasgados. Las bóvedas son de crucería sencilla y el templo está presidido por una talla de la Inmaculada del siglo XVIII. El claustro es neoclásico. Conserva una interesante cripta de gótico pleno. La bella y milagrosa imagen de la Virgen del Capítulo preside la sala capitular. Con este convento concluyen los lugares que ver en el pueblo de Castrojeriz.

Dos kilómetros al noroeste se localizan las ruinas del Convento de San Antón. Los monjes que lo ocupaban pertenecían a la Orden hospitalaria de los Antonianos y alojaban a peregrinos y a enfermos. Empleaban el llamado “fuego de San Antón”, un hongo cornezuelo del centeno que provocaba visiones místicas a los afectados. Queda en pie una portada gótica, los ventanales ojivales del ábside de la iglesia y los símbolos de la Orden de la Tau en los escudos de sus muros.

A 16 km al noroeste por la carretera BU 400 se llega a Melgar de Fernamental. Allí se alza la Iglesia de la Ascensión construida entre los siglos XV y XVI según el modelo de las iglesias-salón, con tres naves de igual altura y bóvedas estrelladas. Destacan sus portadas y la torre clasicista del siglo XVII. En el interior hay un interesante retablo, una sillería del coro y la representación escultórica de La Adoración de los Magos. En sentido opuesto, en los Balbases, se pueden visitar varias iglesias del siglo XIII de transición del románico al gótico.

Imprescindibles

Dónde dormir en Castrojeriz
Casas típicas
Dónde dormir en Castrojeriz
Ruinas del Hospital San Antón

Datos prácticos

Coordenadas

42º 17’ 16’’N, 4º 8’ 20’’W

Distancias

Burgos 49 km, Palencia 49 km, Madrid 252 km.

Aparcamiento

Sin dificultad y aconsejable frente a la Guardia Civil.

Altitud

804 m.

Habitantes

853 (2013).

Como fiestas que ver en Castrojeriz destacan San Juan (en torno al 23 de junio) y El Sejo, una fiesta en honor de la Patrona Virgen del Manzano (primera semana de septiembre).

Destacan los siguientes eventos que ver en Castrojeriz: Feria del Ajo (semana anterior al 25 de julio) con degustaciones gratuitas de sopas de ajo y pollo al ajillo, Día de las Peñas (1 de septiembre) en el Paseo Puerta del Monte, Ruta de la Tapa de Castrojeriz (mediados de agosto).

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar