Cuevas, museos y visiones en el camino francés

Belorado es una población atada al Camino Francés a Santiago, muy cercana a La Rioja. Una de las primeras localidades que ven los peregrinos al entrar en Castilla y León, previa a monumentos de renombre como el monasterio de San Juan de Ortega. Se trata de un municipio vibrante con una variada oferta turística para pasar dos días completos en sus alrededores. Un gran entorno fluvial, una espectacular cueva, una explotación minera única, un singular museo dentro de un silo de cereal, varios templos y un convento de gran valor son sus principales señas. También llama la atención los murales que jalonan varios de sus edificios.

Plaza mayor de Belorado

Plaza mayor de Belorado. | Wikimedia

¿Quieres conocer este sitio?

Historia de Belorado

Antes de conocer que ver en Belorado, conviene repasar su historia. El primer poblamiento de Belorado es del siglo IV antes de Cristo. Se trata de un poblado celtíbero emplazado en el lugar denominado como La Muela. Dicho enclave se sitúa en lo alto del monte conocido como Cara del Indio. Los romanos edificaron hacia el siglo I otro poblado en La Mesa. Posteriormente se desplazaron a la ubicación actual. Se trata de un lugar de paso entre la Meseta y el valle del Ebro, que iría ganando importancia al aumentar el tráfico de peregrinos del Camino Francés de Santiago. Esta localidad contó con un hospital de peregrinos, cuyo último vestigio es la ermita de Nuestra Señora de Belén. Este espacio religioso es hoy uno de los lugares que hay que ver en Belorado.

Es importante notar que Belorado era un lugar de descanso antes de que los peregrinos afrontasen la peligrosa etapa de atravesar los espesos bosques de los Montes de Oca. Durante buena parte de la Edad Media, gran cantidad de malhechores asaltaban a los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago en los alrededores de Villafranca Montes de Oca y San Juan de Ortega.

Entre los siglos X y XII Belorado alcanza una gran relevancia cuando se convierte en una disputada zona fronteriza entre los reinos de Navarra y el condado de Castilla. Navarra controlaba originalmente el territorio riojano. Castilla, por otra parte, pertenecía en ese momento al reino de León. Por esa razón estuvo desde tiempo inmemorial protegida por un castillo, uno de los lugares que ver en Belorado. Según la tradición, fue allí donde le quitaron las cadenas a Fernán González al ser liberado de un cautiverio en Navarra. Por ello le otorgó el privilegio de celebrar mercado cada lunes.

Regresaría después al poder navarro, hasta que en el año 1054 la Batalla de Atapuerca devolvió la comarca a Castilla. Hacia 1074 Alfonso VI le entregaría su castillo a su vasallo El Cid, como dote de su matrimonio con Doña Jimena.

Belorado en un mapa de Burgos en blanco y negro

En 1116 el rey consorte de Castilla, Alfonso «el Batallador» de Aragón, le concedió un fuero. Este recogía el derecho a celebrar en la localidad una feria anual, pudiendo ser la primera en España. La feria y su posición en la cara norte de la Sierra de la Demanda, donde acudían los grandes rebaños de La Mesta a pastar en los meses secos,  posibilitaron que desarrollara una industria de hilados y paños basada en la lana esquilada, así como de curtidos.

Su carácter mercantil propició que en ella se estableciese una comunidad judía, situada en el actual barrio de «El Corro». Este grupo prosperó posteriormente, durante el reinado de Pedro I. Más adelante, fue castigado por la nueva dinastía Trastámara por haber sostenido al anterior monarca. A partir del siglo XVI fue una villa de señorío, dependiente de la familia de los condestables de Castilla.

Qué ver en Belorado

Lo que ver en Belorado es muy interesante. Una primera toma de contacto perfecta es la oficina de turismo en la plaza mayor. Cuenta con unas presentaciones museográficas del Camino de Santiago así como de otros elementos locales de interés. Por ejemplo, posee una colección de estelas funerarias romanas del yacimiento de La Mesa. Datadas entre el I antes y después de Cristo, fueron realizadas en grandes piedras fluviales del río Tirón. Una verdadera rara avis.

En cuanto a museos, el etnográfico que acoge el antiguo molino de San Miguel y el Internacional de Radiocomunicación Inocencio Bocanegra son también grandes paradas. Al aire libre se puede disfrutar del Wall-King Belorado. Se trata de una serie de murales sobres fachadas de los edificios de la localidad. En marcha desde 2017, realza diferentes valores atados al lugar a través del arte urbano.

Interior de la iglesia de Santa María

Interior de la iglesia de Santa María. | Shutterstock

Iglesias y castillo de Belorado

El pasado medieval y moderno de Belorado se refleja en los templos y restos de fortificaciones que conserva. De su castillo, elevado sobre una mota, apenas quedan vestigios de la torre del homenaje. Se cree que fue elevada en el siglo IX, en el contexto de recelo que dominaba el paso entre el reino de Pamplona y el condado de Castilla. Una vez las fronteras, entre cristianos y con los árabes, se alejaron, dejó de ser un enclave vital. De esta forma la ruina se apoderó del fortín poco a poco, pese a las reparaciones del siglo XVII. Hoy sirve como un gran mirador, al estar acondicionado como tal el espacio. Se cuenta que las cuevas que hay en la base del monte fueron habitadas por eremitas romanos y visigodos. Parece confirmado que los segundos si las usaron.

Respecto a los templos, la iglesia de Santa María la Mayor se ubica bajo la mirada de lo que queda del castillo medieval. Su origen se sitúa en aquella época, aunque el aspecto que luce es fruto de las remodelaciones del siglo XVI en adelante. De corte renacentista, también posee toques barrocos. Destaca su cimborrio, de 1780. Sin embargo, su elemento más sobresaliente es el altar mayor, un retablo barroco de gran mérito. La talla gótica de la virgen que guarda, junto a las capillas de los Mendoza-Salazar, la Inmaculada y Santiago son hitos que no pasar por alto.

Por su parte, la iglesia de Santiago Apóstol es fruto de reformas barrocas, pese a existir desde el medievo. Hita en la plaza mayor, de claro carácter castellano, fue un centro de reunión popular durante siglos. El hecho de que las reconstrucciones fueran a partir del siglo XVII le da un aspecto más moderno que a Santa María la Mayor. Algo que refuerza su altar mayor rococó, que llama especialmente la atención, así como las capillas laterales interconectadas.

Iglesia de San Pedro en Belorado

Iglesia de San Pedro en Belorado. | Shutterstock

Ermita de Belén y monasterio de Santa Clara

Otro elemento religioso imperdible en Belorado es la ermita de Belén. En su caso, es el último reducto del hospital que regentaron los caballeros de Santiago en la localidad. En el siglo XVIII un incendio obligó a tener que reacondicionarla de forma total. Algo que afectó también a la virgen titular, que pasó a ser la talla que se observa hoy día. Patrona de la localidad, centra un espacio de gran riqueza artística. En su ecléctica colección se incluyen lienzos del desaparecido hospital de San Lázaro, un Cristo románico o un retablo del XVII.

Mientras tanto, el monasterio de Santa Clara también es conocido como el de Nuestra Señora de Bretonera. Obra del condado de Haro, se usó un cenobio previo como base para erigir este en el año 1460. Desde entonces, con un lapso provocado por las desamortizaciones del siglo XIX, monjas clarisas han habitado el lugar. La comunidad vive en un entorno eminentemente gótico aunque con algunos detalles platerescos, como la portada principal. En la iglesia sobresale la colección de retablos góticos que atesora.

Plaza Mayor de Belorado

Plaza Mayor de Belorado. | Shutterstock

Complejo Minero de Puras y cuevas de Fuentemolinos

La sierra de la Demanda y los Montes de Oca han generado dos de los espacios más notables del municipio de Belorado. Ambos se hallan en Puras de Villafranca, aldea que forma parte del mismo. Por su parte, el Complejo Minero de Puras se puede descubrir a través de una económica visita guiada. De unas dos horas de duración, alberga varias galerías que superan el par de cientos de metros. Tanto equipo de minería como vetas de mineral se despliegan por interior y exterior del lugar. Durante más de siglo y medio se extrajo Manganeso de esta explotación, que es la única de su tipo en España que admite público.

Entrada a una mina en el complejo minero de Puras de Villafranca

Entrada a una mina en el complejo minero de Puras de Villafranca. | Minas de Puras

El otro hito queda también cerca de Puras de Villafranca y está relacionado con el subsuelo. Se trata de las cuevas de Fuentemolinos. Acoge un río subterráneo y fue formada en un terreno extraño. Las rocas en las que se interna fueron fruto de la fusión de cantos rodados. Cuenta con tres alturas, siendo la inferior la del curso fluvial. Sin embargo, las superiores son las  que guardan las mejores formaciones telúricas. Aunque de difícil acceso, es posible contratar visitas privadas para verlas. Cabe resaltar que el estado en que se halla la oquedad es excepcional y por tanto preservarlo es una prioridad máxima.

El rastro del Camino Francés en Belorado

Como se ha comentado antes, la ruta jacobea es una realidad que resultó vital en el desarrollo de Belorado. Sus fundaciones eclesiásticas tuvieron mucho que ver con el paso del Camino de Santiago. Algunas, como los antiguos hospitales, son herencia directa. Parte de la ruta más conocida, el Francés, esta llega de Santo Domingo de la Calzada y sigue hacia Burgos pasando por San Juan de Ortega y Atapuerca.

Plaza Mayor de Belorado

Plaza Mayor de Belorado. | Shutterstock

Desde los inicios del Camino en la zona, Belorado fue una parada ideal entre Nájera y la capital burgalesa. Asimismo, tuvo la suerte de ubicarse en el radio de influencia de Santo Domingo de la Calzada y su principal discípulo, San Juan de Ortega. Ambos mejoraron radicalmente la infraestructura de la ruta. Un claro ejemplo es el puente El Canto, sobre el Tirón. De origen tardorromano, se apunta a que el segundo de los santos mencionados lo elevó de nuevo. Sin embargo, solo queda de sus fases más antiguas restos en las partes bajas, ya que hubo de ser hecho de nuevo en el siglo XIX.

Imprescindibles

Plaza que hay que ver en Belorado
Plaza de Belorado
Iglesia de San Pedro que hay que ver en Belorado (Burgos)
Iglesia de San Pedro

Datos prácticos

Coordenadas

42º 25’14”N , 3º 11’ 25”W

Distancias

Burgos: 47 kilómetros, Logroño:  68 kilómetros, Madrid: 294 kilómetros.

Aparcamiento

En el casco urbano.

Altitud

772 m.

Habitantes

1.911 (2016).

He aquí las principales fiestas que ver en Belorado. El 25 de enero: Virgen de Belén (patrona). 30 de abril: colocación del ‘mayo’ (árbol). Primer fin de semana de junio: la «Feria Alfonsina». 25 y 26 de agosto: fiestas de San Vitores. Jueves anterior al primer domingo de septiembre: las «Fiestas de gracias».


¿Habilitar notificaciones?.    OK No gracias