Considerado el pueblo más bonito de Burgos, Orbaneja del Castillo sorprende a sus visitantes gracias a su entorno natural. Ubicado casi en la frontera con Cantabria, destaca por sus características inigualables. El pueblo es conocido por su cascada de 25 metros de altura que surge de la Cueva del Agua y atraviesa el pueblo hasta llegar al río Ebro.

Coqueto, empinado, un pintoresco entramado medieval y una cascada que incluso llega a rozar las fachadas de las casas. Uno de los muchos lugares encantadores que guarda Castilla y León. Un destino perfecto para disfrutar del turismo rural y conectar con la naturaleza. Una postal irrepetible en la Península Ibérica.

Una historia marcada por distintas culturas

Arquitectura de Orbaneja del Castillo | Shutterstock

Arquitectura de Orbaneja del Castillo | Shutterstock

Orbaneja se encuentra en la frontera de Burgos con Cantabria, encajada en un paisaje kárstico. Ubicada en el Valle de Sedano del Parque Natural Hoces del Alto Ebro y Rudrón. Rodeado de cuevas donde nace su historia. Las más conocidas son la Cueva del Níspero del Epipaleolítico y la Cueva del Azar, con restos de arte rupestre.

En la Edad Media, en la población convivían musulmanes, cristianos y judíos. Durante esta época, el pueblo tuvo un papel privilegiado, pues sus habitantes estaban exentos de pagar impuestos. Por esta antigua villa medieval, pasaba un ramal del antiguo Camino de Santiago que estaba protegido por la Orden del Temple. Los templarios construyeron el hospital y monasterio de San Albín para albergar a los peregrinos.

A pesar de su nombre, en la actualidad no tiene castillo. El topónimo podría hacer referencia a las murallas rocosas naturales que rodean el pueblo, pero en realidad este “apellido” se debe a la antigua fortaleza del siglo XIV. Quedan pocos restos del castillo y la muralla, pero se han encontrado yacimientos de una aljama. Era un lugar de oración para musulmanes y judíos, símbolo de las culturas que convivieron en el pueblo.

La cascada de Orbaneja del Castillo, el agua como seña de identidad

Cascada de Orbaneja del Castillo

Cascada de Orbaneja del Castillo | Shutterstock

La seña de identidad del pueblo Orbaneja del Castillo es su imponente cascada. Con más de 25 metros de altura, divide el pueblo en dos mitades hasta llegar al río Ebro. El arroyo nace de La Cueva del Agua, ubicada a poca distancia del pueblo. Es posible visitarla gracias a las numerosas rutas de senderismo de los alrededores.

La situación del pueblo, rodeado por densos bosques y su paisaje kárstico son un atractivo extra del lugar. Además, el microclima creado por el agua y la vegetación ocasionada por el paso de esta, convierten a Orbaneja en el hábitat perfecto de animales como la trucha, la garza real y el martín pescador. Además, produce terrazas escalonadas y tobas debido a la saturación de carbonatos del agua procedente de acuíferos kársticos. El contraste del agua turquesa con el color verde del musgo ofrece una imagen de lo más especial.

La cascada es posible verla todos los días del año, aunque es recomendable visitarla en épocas de lluvias puesto que discurre cargada de agua y está en su máximo esplendor. En los últimos años, el pueblo se ha masificado demasiado, sobre todo en verano y los fines de semana. Por ello, la mejor época para disfrutar de esta postal es en los meses lluviosos. La experiencia sensorial es única. Con tan solo 53 habitantes censados, pasear por el pueblo fuera de las estaciones vacacionales es un placer. Tan solo el rugir de la cascada rompe la calma de Orbaneja.

El entorno natural del Cañón del río Ebro

Montaña Los Camellos

Montaña Los Camellos | Shutterstock

Orbaneja del Castillo es un rincón fotografiable en sí mismo, pero el paisaje lo mejora aún más. Frente al pueblo, en la pared opuesta al Cañón del río Ebro, es posible disfrutar de las caprichosas formas de las piedras calizas que lo rodean. Destaca la conocida Ventana Cerrada y los montículos de Los Camellos, este nombre se debe a que la forma simula la silueta de estos jorobados mamíferos. Para más capricho de la naturaleza, parecen dos camellos besándose y formando en medio la silueta del continente africano.

Además, en el cielo es posible contemplar el buitre leonado que habitan en las cavidades de estas rocas. El pueblo está rodeado por encinas, nogales y robles de gran tamaño. Los alrededores de Orbaneja son un paraíso para los aficionados al senderismo gracias a sus numerosas rutas.

Qué ver en Orbaneja del Castillo

Calles de Orbaneja del Castillo

Calles de Orbaneja del Castillo | Shutterstock

Ubicado en la provincia de Burgos, el encantador pueblo de Orbaneja del Castillo tiene mucho que visitar. Es cierto que su cascada y los alrededores del lugar tienen la mayor parte del protagonismo, pero el pueblo también esconde rincones de interés. Antes de nada, cabe destacar que solo los habitantes de Orbaneja pueden estacionar el vehículo en el casco urbano, pero hay 3 parkings habilitados para que los turistas dejen el coche.

El casco histórico de esta antigua villa medieval fue declarado Conjunto Histórico en 1993, uniendo así el interés cultural con el natural. La Plaza Mayor es el corazón neurálgico, lugar donde nace la cascada. Repleto de casas de piedra con fachadas con balcones en madera, situadas junto al arroyo, tiendas y varios restaurantes.

El tiempo parece no haber pasado en este lugar. Perderse callejeando por su entramado y disfrutar de sus casas típicas de estilo montañés, debido a su proximidad con Cantabria, con el paisaje kárstico de fondo es un auténtico placer visual. Por no hablar del agradable ruido del fluir del agua. Durante el paseo es posible visitar la Casa de los Canes del siglo XIV o la Casa de los Pobres en el antiguo hospital del siglo XVI. En especial, destaca el palacio de los marqueses de Aguilar, llamado la Casa Fuerte y ubicado en lo alto de una gran roca.

Además, es posible visitar la iglesia de Santa María, en su origen con un marcado estilo románico, aunque ahora con varias reformas. El pueblo también es conocido por la visita a los cinco molinos harineros que utilizaban la fuerza del agua de la cascada para su movimiento. En la parte más alta del pueblo se encuentra el mirador natural de Orbaneja, el lugar perfecto para conseguir una panorámica distinta del cañón del Ebro. Con razón es conocido como el pueblo más bonito de Burgos.