Ni síndrome de Stendhal ni síndrome de París. La explosión primaveral del piorno en la Sierra de Gredos sí embauca, embelesa y fascina. Incluso extasía. Y no hablamos de museos ni de monumentos, hablamos de flores. Un don de la naturaleza cuyo momento llega en primavera, cuando el Cytisus oromediterraneus decide florecer y bañar las faldas de las montañas de Gredos de dorado y color miel.

Un mar de flores con forma de mariposa que inunda los caminos de montaña acompañando a las personas amantes de la naturaleza. Disfrutar de este privilegio no es difícil. Sin tener que pagar ninguna entrada y al aire libre mientras el viento serrano rodea los pasos del senderista e inunda los pulmones.

Detalle de las flores del piorno

Hectáreas llenas de piornos en flor en la Sierra de Gredos. | turismogredosnorte.com

Un espectáculo único

El piorno decidió establecer su capital hace mucho tiempo en las laderas norte de Gredos, al sur de Ávila. Un lugar que posee la mayor extensión de esta especie arbustiva, más de 520 kilómetros cuadrados entre valles y gargantas graníticas. Un despliegue único que deslumbra desde la lejanía y que, ya a los pies de la sierra, desconcierta.

Hectáreas llenas de piornos en flor en la Sierra de Gredos

Detalle de las flores del piorno. | turismogredosnorte.com

Desconcierta por su singularidad y por su desconocimiento. No es comprensible que algo así no tenga el renombre de otras floraciones igualmente impresionantes de España, como la del Jerte o la de Aitona. Desde Navarredonda de Gredos hasta Hoyos del Espino, pasando por Navacepeda de Tormes y el resto de pueblos afortunados, el piorno ofrece la mejor versión de sí mismo.

Muchos son los lugares donde disfrutar de esta explosión primaveral desmedida. Además de los mencionados, hasta 20 municipios de la comarca tienen el privilegio de tener a esta flor como un habitante más. Barajas, Bohoyo, Cabezas Altas, Cabezas Bajas, Navasequilla, Ortigosa… Pueblos con encanto en un paraje igualmente encantador.

El piorno como protagonista del clima subalpino de Gredos

El piorno como protagonista del clima subalpino de Gredos. | turismogredosnorte.com

Festival del piorno en flor

Muchas son las actividades que giran en torno a este festival celebrado en la región desde 2011. Conciertos, talleres artesanales, exposiciones, rutas y dorado, mucho dorado. Aprovechando el uso tradicional del piorno para techumbres y escobas, algunos pueblos siguen recogiendo esta planta en su floración para decorar calles y balcones durante el festival. Un reclamo turístico que engalana las localidades de Gredos.

Piornos y vida silvestre

Piornos y vida silvestre. | turismogredosnorte.com

Más allá de los colores y el aroma de sus flores, el piorno es sinónimo de vida. Con esta iniciativa se pretende revitalizar la economía de los pueblos de la zona, aunque sea solo en primavera y verano. Una forma de situarse en el mapa sin perder la identidad.