Que ver en Illescas

Reyes, infanzones, comuneros y… ¡El Greco!

Entre la capital de España y la capital de Castilla-La Mancha hay una villa conocida por la nobleza de sus habitantes. También por sus extraordinarios cinco cuadros de El Greco, realizados exprofeso para el Hospital-Santuario de Nuestra Señora de la Caridad. A continuación, descubre la Historia y lo mejore que ver en Illescas.

Planifica tu escapada a Illescas

Lo más importante que ver en Illescas es el Hospital Santuario de Nuestra Señora de la Caridad. La visita supone contemplar un extraordinario retablo del pintor El Greco. Si a esto se le añade el paseo por el pueblo viendo las fachadas, el recorrido se puede hacer en media jornada. Este pueblo es además un conocido lugar para almorzar.

Para continuar la escapada, se puede ir a pasar el resto del día en Aranjuez. Otra opción es seguir hasta Toledo e ir directamente a ver su catedral. Tan extraordinario edificio posee su página especializada. Para reservar sin equivocarse, están las páginas sobre dónde Dormir y Comer en Illescas.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de este pueblo es muy interesante y merece la pena leerla para saber luego que ver en Illescas. La Prehistoria local está ligada al Yacimiento celtíbero de El Cerrón (siglos V al II a.de C.). Más tarde lo ocuparon por los romanos y posteriormente tomaron el relevo los visigodos. Estos, entre los siglos V y VIII, establecieron su capital en la cercana Toledo.

En el año 636, el obispo de Toledo San Ildefonso, fundó un monasterio de la orden de San Benito, gran hito que ver en Illescas. Allí el santo depositó una imagen de la imagen de la Virgen de la Caridad que, según la tradición, había sido tallada por el evangelista San Lucas. Según las fuentes populares, llegó a Toledo de la mano del propio apóstol San Pedro.

El rey Alfonso VI tomó al asalto, en 1085, un alcázar a los árabes. Tras ello, ordenó su reconstrucción y encomendó su defensa al arzobispo de Toledo, Pedro de Bourges. Al morir éste, Illescas volvió al poder de la corona. En 1154 Alfonso VII, le concedió una carta puebla para atraer residentes. Pocos años después, el dominio retornó al alto clero toledano.

Hacia finales del siglo XIII, el rey Sancho el Bravo de Castilla pasa buena parte de su tiempo en Toledo. Durante tal epoca se relacionó con un grupo de caballeros de Illescas que, bajo la advocación de la Virgen de la Caridad, le prestaron numerosos servicios armados. A partir de entonces se les comenzó a conocer como “los Infanzones de Illescas”.

En 1394, al declarar una epidemia de peste en Madrid, el rey Enrique III acudió a residir a Illescas. Desde niño el rey Juan II de Castilla se aficionó a pasar temporadas en el pueblo castellano-manchego, a donde acudía desde el Alcázar de Madrid. Allí envió, en 1422, a su joven esposa, la reina María de Aragón. Poco más tarde, el 5 de octubre, tuvo a su hija primogénita, Catalina de Castilla. Al lugar acudió rápidamente el obispo de Zamora, Diego Gómez de Fuensalida, para bautizar a la heredera del reino. Sin embargo, la niña moriría dos años después.

A primeros de mayo de 1502, la reina Doña Juana y su esposo viajaron desde Segovia hacia Toledo, parando a descansar en Illescas. En 1520 se produjo la toma de El Alcázar toledano por parte de los rebeldes comuneros. La población illescana se sumó al alzamiento atacando su alcázar. Lideró la contienda el caballero Francisco de Guzmán, que se convertirá en el capitán del ejército comunero en las distintas batallas. Incluso consiguió retirarse tras la derrota de Villalar, donde organizó la resistencia de María de Padilla hasta el final.

Durante 1521, la Corona se incautó de todas las propiedades del Capitán Guzmán, demolió su casa y sus terrenos fueron sembrados de sal. Los illescanos colocarían tiempo después una lápida en su memoria. En 1575, la población consiguió volver a depender directamente de la Corona de España. Se puso así fin a los periódicos pleitos de la villa venía teniendo desde el siglo XII con el arzobispo de Toledo.

Procesión de la Virgen de la Caridad en Illescas
Procesión de la Virgen de la Caridad

A comienzos del siglo XVI el convento erigido por San Ildefonso se encontraba arruinado. El Cardenal Cisneros solicitó construir un convento de monjas franciscanas, el Hospital de Nuestra Señora de la Caridad, y una pequeña capilla donde se depositó la imagen de la Virgen. Se trataba de un hospital de beneficencia donde se prestaba ayuda y socorro. Esta llegaba incluso a los encarcelados en el Juzgado de la villa. Según cuenta el escribano público de la villa de Illescas, en 1576 era el Hospital más frecuentado de toda España. Más adelante, en 1600, se inaugura el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad y se contrata a El Greco y a su hijo para su decoración.

El rey Carlos III aprobó los estatutos de la Real Hermandad de Nuestra Señora de la Caridad en 1764. Con ello se reconocía a los Infanzones de Illescas. El ferrocarril llegó a la localidad más de un siglo después, hacia 1876. Esto supuso el inicio de la recuperación económica. Finalmente, ya en 1925, se restauran los Infanzones de Illescas, bajo el patronazgo del rey Alfonso XIII. En la actualidad la población es un núcleo industrial.

A continuación, descubre lo mejor que ver en Illescas.

Gracias a su dilatada Historia, hay bastante patrimonio que ver en Illescas. La antigua muralla se construyó cuando el rey Alfonso VI reconquistó la población en el siglo XI,. De ella se conserva la Puerta de Ugena, de estilo mudéjar. Con un arco de medio punto en mampostería y ladrillo, era una de las cinco entradas originales a la villa, actualmente en la calle Greco.

El casco antiguo conserva la disposición medieval con calles estrechas e irregulares. En el viejo camino de Toledo a Madrid, hoy Calle Real, se encontraban las posadas, para alojar a los transeúntes. También las casas de las familias hidalgas entre las que destaca una casa-palacio del siglo XVIII. Sus escudos son un buen atractivo que ver en Illescas.

En la Plaza de los Infanzones, conocida popularmente como Plaza de las Cadenas, se encuentra el Hospital y Santuario de Nuestra Señora de la Caridad. Las dos partes del complejo se comunican por un patio castellano. Este monumento histórico declarado Bien de Interés Cultural es el principal hito que ver en Illescas. El Hospital actual conserva la estructura irregular y la fachada original. Constaba de dos plantas, la planta baja destinada a dependencias hospitalarias y de hospedaje. Mientras tanto, en la planta primera se encontraban las estancias del administrador y del capellán.

El santuario de estilo renacentista se comenzó a construir en 1588. Se hizo bajo las trazas de Nicolás Vergara el Joven, máximo representante de la arquitectura toledana del siglo XVI. La inauguración acaeció en 1600, con gran alegría por parte de la población. En el exterior se utilizó el típico aparejo toledano, muros de mampostería y ladrillo flanqueados por pilastras de piedra caliza.

Por otro lado, el interior consta de planta de cruz latina con tres partes bien diferenciadas, una nave cubierta con bóveda de cañón, el crucero coronado por cúpula de media naranja y el presbiterio. A esta última estancia se accede a través de una escalinata, terminado en bóveda de cañón decorado con pinturas murales de motivos vegetales, animales y figurativos. La joya del Santuario es el retablo encargado al pintor de origen cretense Doménikos Theotokópoulos, El Greco. Los cinco lienzos que componen el retablo son los siguientes: La Caridad, San Ildefonso, La Coronación de la Virgen, La Natividad y La Anunciación.

En la primitiva capilla, mandada construir por el Cardenal Cisneros, se guardaba la imagen de la Virgen de la Caridad. Parece que la Virgen obró allí sus primeros milagros. Entre ellos, en 1562, el de Francisca de la Cruz, una joven tullida que sólo podía andar a gatas y que llegó al lugar santo montada “de bruces”en un burro. Delante de ella, rogó a la Virgen que la curara o se la llevase de este mundo. Después de un desmayo, Francisca se incorporó y salió andando proclamando a voces el milagro. El fervor por la Virgen de la Caridad, patrona de Illescas, dio lugar a que se realizaran réplicas de la imagen que fueron llevadas a distintos puntos de España e incluso a México y Cuba.

La Virgen actual es una talla del siglo XIX. Otros tesoros que guarda el santuario son la verja que separa la nave del crucero, la carroza procesional de la Virgen o el magnífico órgano del siglo XVII, que se conserva en el coro a los pies de la iglesia. A finales del siglo XIX se creó la Fundación Manuel de Vega FUNCAVE. Su objetivo es mantener el Hospital y Santuario de la Caridad. Actualmente, la Fundación y el Santuario conforman una sola institución que alberga además el Museo La Caridad Reina. Este espacio muestra pinturas, una tabla de Luis de Morales, piezas de escultura, objetos de orfebrería y joyería, mantos de la Virgen…

Un viejo olmo preside la Plaza de los Infanzones, otro de los grandes lugares que ver en Illescas. Según la tradición, en el olmo, que al parecer cuenta con cinco siglos de existencia, estuvo atado el burro que transportaba a la tullida Francisca de la Cruz. Gracias a ello también se conoce al árbol como el “Olmo de la Virgen”.

Hospital-Santuario de Nuestra Señora de la Caridad en Illescas
Hospital-Santuario de Nuestra Señora de la Caridad

El Convento de la Concepción Madre de Dios fue también patrocinado por el Cardenal Cisneros. Sor Inés de la Concepción, prima del Cardenal, sería su primera abadesa. En la Plaza de Colón se encuentra una fuente con cuatro caños de piedra. Posiblemente del siglo XVIII, tiene una estela fechada en 1884.

Siguiendo con lo que ver en Illescas, entre la Plaza de los Hermanos Fernández Criado y la Plaza Mayor se halla la Iglesia de la Asunción de Santa María. Se comenzó a construir en el siglo XIII y conserva la Torre mudéjar de seis cuerpos de altura. Cerca se halla el Ayuntamiento. En la Plaza del Mercado se conserva una cruz y, en el solar que ocupaba una cárcel, el Ayuntamiento Nuevo. Este edificio que debió ser reedificado en el siglo XIX y del que se mantiene la fachada neomudéjar.

Esto es lo principal que ver en Illescas, que no es poco.

Imprescindibles

Dónde dormir en Illescas
Puerta de Ugena
Santuario de la Virgen de la Caridad en Illescas
Santuario de la Virgen de la Caridad

Datos prácticos

Coordenadas

40° 7′ 22″ N, 3° 50′ 44″ W

Distancias

Toledo 35 km, Madrid 35 km.

Aparcamiento

Sin dificultad. En el centro hay estacionamiento regulado. Sin embargo, a la entrada, llegando desde Madrid, junto a la rotonda y la fuente, hay un estacionamiento público amplio a 10 min. a pie del centro.

Altitud

583 m.

Habitantes

25 382 (2013).

Otros destinos próximos

Estas son las grandes fiestas que ver en Illescas: Fiesta del Milagro (11 de marzo), Virgen de la Caridad (31 de agosto, Fiesta Patronal ).

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons