Que ver en San Clemente

La pequeña corte manchega.

En la villa conquense de San Clemente el Marqués de Villena propició un ambiente que atrajo al mismísimo Miguel de Cervantes en una época de esplendor que puede apreciarse en sus numerosos monumentos históricos.

Planifica tu escapada a San Clemente.

Es mucho lo que hay que ver en San Clemente, una localidad que requiere de un día completo de paseos para abarcarlo todo sosegadamente. Para el día siguiente de la escapada recomendamos meter en el coche unos prismáticos con el fin de poder disfrutar del avistamiento de aves en la cercana Laguna de Manjavacas. Otra opción es ir a ver la villa de Belmonte y su castillo. Los que vuelvan hacia la Comunidad Valenciana pueden desviarse para visitar Alarcón y su embalse. Para quienes regresen hacia Madrid les recomendamos hacer una parada en la localidad cervantina de El Toboso. Para ponerse al corriente sobre éstas y otras opciones que ofrece la gastronomía local, hemos seleccionado los mejores platos y establecimientos en nuestra página Dormir y Comer en San Clemente.

¿Quieres conocer este sitio?

Los testimonios arqueológicos que rodean la villa de San Clemente indican presencia humana en la Edad de Bronce. Aunque no se fundó un poblado antes de la reconquista, los romanos construyeron una calzada secundaria que salía de la calzada que comunica Cartago Nova con Segóbriga; un miliario (columna que marcaba la distancia de cada milla romana), así como un puente para cruzar el río Rus.

Según la leyenda local de Rus, núcleo del que surgiría después San Clemente, los visigodos adoraban una imagen de la Virgen que escondieron en una cueva situada en un altozano próximo al nacimiento del río Rus, a unos 9 kilómetros de la actual población. En ese mismo lugar los musulmanes instalaron un poblado fortificado, sin llegar a encontrar la mencionada imagen. Siglos después, un pastor encontró la imagen en la “Cueva de la Mora”, construyéndose una ermita para la Virgen cerca de la fortificación musulmana.

A comienzos del siglo XIII el hidalgo Clemente Pérez del Castillo fundó la primera casa hidalga a 9 kilómetros de Rus, añadiendo a su nombre el topónimo “Rus”. Fue Clemente Pérez de Rus quien le dio su nombre a la nueva población: San Clemente, que formó parte del marquesado de Villena.

Durante la Guerra Civil Castellana los vecinos de San Clemente permanecieron fieles a Isabel, mientras que su señor, el Marqués de Villena, apoyaba a su rival, Juana la Beltraneja. Como agradecimiento a esta lealtad, los Reyes Católicos le dan el título de Villa Realenga en 1476 y le apartan del poder directo del Marqués, visitando San Clemente en 1488.

grabado san clemente
Santuario de la Virgen de Rus, antes de su restauración

Alcanza su máximo esplendor en el siglo XVI, cuando su desarrollo económico atrajo a importantes nobles y religiosos, que construyeron sus más importantes edificios. Entre otros, allí se instaló la capital del corregimiento del marquesado de Villena, que tenía jurisdicción sobre dos ciudades y 26 villas. Fue tal su desarrollo que se convirtió en capital de la Mancha Alta y de la Mancha de Montearagón, ganándose el apelativo de la Pequeña Corte Manchega.

Ese esplendor se cree que pudo atraer a Miguel de Cervantes, que en el capítulo 25 de la segunda parte de El Quijote hizo una de sus escasas referencias explícitas a un lugar concreto, al poner en boca de Sancho la expresión “¡Voto a Rus!”.

En otoño de 1936 la aviación republicana preparó un aeródromo desde el que operaron durante toda la guerra.

El conjunto urbano se organiza en torno a su Plaza Mayor, declarada Conjunto Histórico-Artístico y lugar donde se concentran los edificios más importantes de San Clemente.

En toda visita a San Clemente se debe de parar ante la Casa Consistorial, un edificio plateresco del siglo XVI que ocupa una de sus fachadas y que está considerado Bien de Interés Cultural. La planta baja es una galería porticada con siete arcos y columnas dóricas que se corresponden con los ventanales del segundo piso, también con arcos y columnas, cornisas y un friso con rosetones calados partido en el centro por el escudo de Carlos I. Completa la construcción una torre de sillería rematada en un campanario con decoración de pináculos de bolas y un pequeño torreón de dos cuerpos. En su lado izquierdo, la fachada se prolonga en un arco de medio punto que une el edificio con las casas colindantes, sirviendo de acceso a la calle. En la actualidad, esta noble construcción alberga en su interior el Museo de Obra Gráfica, exposición dependiente de la Fundación Antonio Pérez que acoge más de 150 obras de arte gráfico y cuyos fondos cuentan con más de 2000 piezas, conformando un amplio recorrido por los movimientos más destacados del mundo del arte desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad.

La Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol se abre con una portada clasicista compuesta por un arco triunfal de gran profundidad. Fue construida en el siglo XVI y consta de tres naves divididas en cinco tramos: los dos primeros de estilo renacentista; los tres últimos tramos, la fachada occidental con su torre y la portada sur, son de fábrica gótica. El interior es de planta basilical y destacan en él un conjunto de bóvedas de crucería estrelladas, un magnífico retablo renacentista en el Altar Mayor y una cruz de alabastro de influencia gótica-flamenca de gran belleza. En su construcción participó Andrés de Vandelvira, uno de nuestros grandes arquitectos renacentistas, así como en la decoración participó el pintor local Martín Gómez el Viejo.

En uno de los lados de la plaza se encuentra el Arco Romano, del siglo XVIII, que comunica esta construcción con la iglesia y da paso a la plaza del Pósito (antiguo almacén de cereal regido por el municipio).

Muy cerca hay que ver en San Clemente la Torre Vieja, el monumento más antiguo de la villa. Se trata de una antigua torre vigía construida en el siglo XIV por Hernán del Castillo. Es de planta cuadrada y está compuesta por dos cuerpos con ventanales góticos, almenada y adornada con gárgolas. En la actualidad alberga la Oficina de Turismo y el Museo Etnográfico y de Labranza, dividido en secciones dedicadas a la utillaje del hogar, oficios, aperos de labranza y otras curiosidades.

En lo que a edificaciones religiosas se refiere, cabe destacar la Iglesia de los Jesuitas, con gran fachada de columnas y escudo real; la Ermita de la Cruz Cerrada, de la que procede la cruz de alabastro de la iglesia parroquial; o la Ermita de Ntra Sra del Remedio, de portada neoclásica e interior barroco. Son también interesantes el Convento de Ntra Sra de Gracia ( o de San Francisco), de 1503, el de las Carmelitas o el de las Monjas Clarisas, de mediados del siglo XVI.

Testigos del esplendoroso pasado del erque gozó San Clemente, se alzan numerosos palacios y casas nobles decoradas con los escudos de las familias que los habitaron. Destacan el Palacio de Osma, edificio del siglo XVII, de estilo barroco y con patio central; el Palacio del Marqués de Valdeguerrero, del siglo XVIII con decoración rococó; el antiguo hospital de Santiago, o el Palacio de Francisco Martínez de Peral, de bella portada renacentista.

Como arquitectura civil cabe destacar además la Plaza de Toros, construida en muros de tapial decorada con ladrillo y zócalo de piedra. Fue inaugurada el 29 de agosto de 1908 y, aunque ahora es una plaza de tercera categoría, por su ruedo han pasado las mejores figuras del toreo.

También merece una visita el importante Puente romano sobre el río Rus, el mejor conservado de la provincia de Cuenca.

plaza posito san clemente
Plaza del Pósito. Imagen de Antonio Moragón

A unos 9 kilómetros de la villa se encuentra el Santuario de la Virgen de Rus, escenario de la Fiesta de Rus, de Interés Turístico Regional. El acto más emotivo tiene lugar el domingo siguiente al Domingo de Resurrección, cuando se celebra la Venida de la Virgen el la que la Virgen del Remedio marcha a Rus, al mismo tiempo que la Virgen de Rus es conducida a San Clemente, en cuya parroquia permanecerá 40 días. Con la llegada del Lunes de Pentecostés, las imágenes vuelven a sus ubicaciones originales en una procesión acompañada de pasodobles; es el llamado Día de Rus.

Cerca de dicho santuario están las ruinas del Castillo de Rus, con aspecto de cementerio, y de cuya traza original sólo quedan los cimientos.

En la aldea de Santiago de la Torre, unos kilómetros al noroeste de San Clemente, están las ruinas del Castillo de Santiago de la Torre, construido en el siglo XIII por la Orden de Santiago y reformado en el XV por el marqués e Villena.

Imprescindibles

museo obra grafica san clemente
Museo de Obra Gráfica. Vía Antonio Moragón
iglesia santiago apostol san clemente
Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol. Vía Antonio Moragón

Datos prácticos

Coordenadas

39° 24′ 14″ N, 2° 25′ 46″ W

Distancias

Cuenca 110 km, Toledo 187 km, Madrid 198 km

Aparcamiento

En la Plaza Mayor (zona azul) y en las calles colindantes

Altitud

722 m

Habitantes

7463 (2013)

San Antón (17 de enero), Fiesta de Rus (de Interés Turístico Regional, el Domingo de Pentecostés), Corpus Christi, Virgen del Carmen (16 de julio), Feria y Fiestas de San Clemente (del 17 al 23 de agosto)

Mercado Medieval-Renacentista (sábado y domingo de Pentecostés)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Meme Portillo 30 noviembre, 2016 at 11:52 pm

    Me gusta la idea. Saludos.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar