Los tres lugares de los gigantes de viento

Campo de Criptana fue una humilde localidad campesina y ganadera de origen musulmán. Hoy es famosa gracias al encuentro de Don Quijote con sus Molinos de Viento y por ser el lugar de nacimiento de Sara Montiel. Campo de Criptana tiene un papel central en las rutas cervantinas. Además, permite visitar los pueblos con molinos de viento mejor conservados de España. A continuación te nombramos diversas opciones que ver en Campo de Criptana.

Planifica tu escapada a Campo de Criptana

Lo más importante que ver en Campo de Criptana son los molinos contra los que luchó Don Quijote. Tiene también otros lugares visitables que detallamos en esta página. Pero téngase en cuenta esta visita se debe de combinar con la de Alcázar de San Juan, a solo cinco kilómetros. La visita a ambas localidades puede llevarnos un día o poco más, dependiendo de cuantos molinos quieran verse, y de su interés por la artesanía y la historia.

En su entorno hay varias excursiones muy interesantes. Al oeste, junto a Madridejos se encuentra Consuegra, con otros famosos molinos y un casco histórico que merece pasearse; ambos pueden llevarnos media mañana. Hacia el sur está el importante Parque natural de las Lagunas de Ruidera, con la cervantina cueva de Montesinos y el castillo de Peñarrolla.

Por lo tanto, abarcar todo lo que ver en Campo de Criptana y alrededores es una excursión de varios días (especialmente si es en un mes cálido y se planea bañarse o visitar la cueva de Montesinos). Si se aprovecha bien el tiempo puede combinarse con la visita a la también cervantina Argamasilla de Alba. La zona de Campo de Criptana cuenta con escasa infraestructura hostelera y hotelera de calidad. Hemos seleccionado lo mejor disponible en la página de Dormir y y explicamos la gastronomía local en la de Comer en Campo de Criptana.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de Campo de Criptana es más que interesante y merece la pena leerla para saber luego que ver en Campo de Criptana.

En el 1097 los musulmanes tenían tres poblaciones muy cercanas desde las que cuidaban sus campos. Criptana (que estaba protegida por un castillo), el poblado fortificado de El Campo y el arrabal de Villajos. Al castillo acudió a descansar el rey taifa de Denia tras derrotar a Alfonso VI en la batalla de Consuegra.

Ya en el 1174, Alfonso VIII y los caballeros de la Orden de Santiago conquistan estas poblaciones, quedando los monjes-soldados al cargo de la administración de toda la comarca, incluido el redoblamiento. Criptana y El Campo se unifican en 1328, y pasan a llamarse Campo de Criptana.

En el siglo XVI se construyeron en campo de Criptana la gran mayoría de sus actuales monumentos. Se llegó a tener hasta 34 molinos de viento, la mayor concentración de toda Castilla . Por lo tanto, es muy probable que fuera allí donde Miguel de Cervantes situó la aventura de Don Quijote contra los gigantescos molinos de viento. En 1609 recibe el título de “villa”.

foto antigua molinos campo criptana
Molinos de Viento de Criptana en una imagen antigua

Desde sus inicios, el desarrollo económico de Campo de Criptana estuvo basado en los típicos productos agrícolas mediterráneos (cereales, olivo y vid) y en la ganadería lanar. A finales del siglo XIX, la extensión de la filoxera en Francia y el levante español obligó a bodegueros y exportadores de vino a buscar tierras limpias de la enfermedad en el interior de la Península. Convirtieron así el cultivo de la vid en el motor económico del municipio.

A continuación leer la sección Que ver en Campo de Criptana.

A continuación te nombramos diversas opciones que ver en Campo de Criptana.

Comenzamos la visita a Campo de Criptana por los Molinos de Viento, monumentos emblemáticos que ver en Campo de Criptana. Se conservan diez de los casi cuarenta que existieron. Quedan tres de los construidos a principios del siglo XVI (declarados Monumento Nacional). El Infanto, el Sardinero y el Burleta (de éste último fue copropietario el pintor Ignacio Zuloaga quien creó una serie de personajes quijotescos en colaboración con Manuel de Falla para la obra de cámara El retablo de Maese Pedro).

Los restantes molinos que ver en Campo de Criptana se edificaron en el siglo XX. Están dedicados a materias tan diversas como la pintura (Cariari), las tareas de labranza (Inca Garcilaso) o al personaje más conocido de Campo de Criptana. Hablamos de la actriz y cantante Sara Montiel, cuyos objetos personales se muestran en el Culebro.

Junto a los molinos se extiende el Albaicín Criptano. Un barrio de pronunciadas pendientes y calles estrechas donde abundan las casas típicas manchegas, de una sola planta y encaladas de blanco y zócalo azul añil.

El camino nos lleva ahora hacia la Casa del Pósito, edificio construido en el siglo XVI como sede del banco agrícola local. Fue ampliado durante el reinado de Carlos III y actualmente alberga en su interior el Museo Municipal. Cuenta con diversas herramientas y utensilios que nos permiten profundizar en la historia de la localidad. De esta forma, conocer desde sus orígenes hasta la aparición de los molinos de viento.

Completa la ruta museística la Casa-Cueva La Despensa. Se encuentra ubicada en una auténtica vivienda de molineros del siglo XVI excavada en la roca. También el Museo Espacio para los Artesanos, que contiene la obra de los criptanenses Antonio Manjavacas, Severiano Lucas y Eloy Teno.

campo criptana
Albaicín Criptano

Los edificios religiosos de Campo de Criptana sufrieron graves daños durante la Desamortización y fueron saqueados en la guerra de 1936; por lo que su interior no alberga las obras de calidad que tuvieron. El más interesante es el Convento del Carmen. Se trata de un edificio barroco que responde al modelo de iglesia jesuítica, destacando la variedad y armonía de soluciones arquitectónicas empleadas en las bóvedas. Algunas están decoradas con elementos pictóricos, mientras que el presbiterio aparece cubierto por azulejos de tipo talaverano del siglo XVIII.

Esto es lo principal que ver en Campo de Criptana.

Imprescindibles

Dónde dormir en Campo de Criptana
Vista de la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora
Dónde dormir en Campo de Criptana
Molinos de Viento

Datos prácticos

Coordenadas

39° 24′ 24″ N, 3° 7′ 30″ W

Distancias

Ciudad Real 96 km, Toledo 113 km, Madrid 152 km

Aparcamiento

En la explanada junto a los molinos de viento (gratuito).

Altitud

707 m

Habitantes

14 594 (2013)

Además de todo lo que ver en Campo de Criptana, nada como acudir a sus fiestas. Primero, Fiestas Patronales en honor a la Virgen de Criptana. El lunes de Pascua tiene lugar una romería que traslada a la Virgen del Santuario a la Iglesia parroquial. La imagen permanecerá aquí hasta el primer sábado de junio, cuando se vuelve a llevar al santuario. Segundo, Fiestas Patronales en honor al Santísimo Cristo de Villajos (del 23 al 28 de agosto).

Tercero, Semana Santa; Fiestas de Barrio, que conmemoran la fecha del santo de la barriada en cuestión. Por último, San Isidro Labrador (15 de mayo); Los Mayos; Fiesta de las Cruces (primer sábado de mayo).

Semana Cervantina (en torno al 23 de abril). También el Festival Internacional de la Música (durante los meses de junio y julio). Fiesta de la Música Santa Cecilia (una semana desde el sábado más cercano al 22 de noviembre).

Otros destinos próximos

Lugares fascinantes que deberían ser Patrimonio de la Humanidad

España es el tercer país del mundo con más patrimonio, después de China e Italia. Actualmente contamos con 48 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, aunque la lista de candidatos no para de crecer. Esta lista llamada indicativa recoge 28 lugares. Aquí os traemos una selección de lugares que creemos que deberían convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

El yacimiento grecorromano de Ampurias

Patrimonio de la Humanidad
Ciudad greco-romana de Ampurias (Tarragona)

Este antiguo asentamiento ubicado en L’Escala (Girona) es inimitable, ya que se trata del único yacimiento de la Península Ibérica en el que conviven los restos de una colonia griega con los de una ciudad romana. Ampurias es de notable importancia por tratarse del punto de entrada de la romanización a la Península Ibérica.

Tras ejercer de establecimiento de los griegos en el siglo VI a.C., funcionó como campamento militar romano para después convertirse en la urbe de Emporion en el siglo I a.C.  Por eso, las ruinas que hoy podemos contemplar en el yacimiento -desde el ágora griega hasta los restos de las termas romanas- son una extraordinaria muestra del urbanismo clásico. El asentamiento cuenta, además, con un museo monográfico en el que está expuesta la estatua del dios Asclepio. La ciudad grecorromana de Ampurias opta a la distinción de la Unesco desde 2002.

Trujillo, Monfragüe y Plasencia

Patrimonio de la Humanidad
Acueducto de Plasencia (Cáceres)

La candidatura conjunta de Trujillo, Monfragüe y Plasencia, propuesta en la lista tentativa de Patrimonio de la Humanidad de 2009, propone incluir un bien mixto natural-cultural de excepcional valor que se sumaría a una región con gran riqueza monumental como es Extremadura. La importancia histórica de estas dos ciudades y la abundancia de los bosques del parque natural extremeño podrían volver a ser valoradas como parte de un nuevo proyecto por parte del comité de la Unesco, que rechazó la candidatura en 2012.

El Castillo de Loarre

Patrimonio de la Humanidad
Castillo de Loarre (Huesca)

El más grande de los castillos aragoneses, construido por Sancho El Mayor (1020-1030), es uno de los mejores ejemplos del arte románico en España. El excepcional estado del conjunto, en el que sobresalen elementos como la Iglesia de Santa María, la Cripta de Santa Quiteria o la Torre de la Reina, le ha hecho merecedor de la declaración como Monumento Histórico Artístico. La distinción de Patrimonio de la Humanidad le va como anillo al dedo a Loarre, considerada la fortaleza románica más antigua de Europa.

La catedral renacentista de la Asunción de Jaén

Patrimonio de la Humanidad
Catedral renacentista de la Asunción (Jaén)

Obra culmen de Andrés de Vandelvira, esta joya renacentista situada en Jaén destaca por su sala capitular y su sacrístía, así como por su impresionante fachada barroca y su coro neoclásico. En 2012, se solicitó a la Unesco que se extendiera la consideración de Patrimonio de la Humanidad a este monumento, incluyéndolo en el conjunto ya premiado de Úbeda y Baeza.