Qué ver en Almagro

Pasión por el teatro y los toros

En pleno corazón de los dominios de la Orden de Calatrava se erige este conjunto histórico y monumental, popular por sus pasiones escénicas y taurinas. A continuación te nombramos diversas opciones que ver en Almagro.

Planifica tu escapada a Almagro

La visita al Museo Nacional de Teatro, al Corral de Comedias y demás lugares que mencionamos en el apartado “Qué ver en Almagro” puede hacerse en medio día. Por la tarde recomendamos hacer una excursión hacia el sur para ver el imponente Castillo de Calatrava la nueva, cerca del pueblo de Aldea del Rey.

Otra alternativa todavía más cercana es recorrer algunos de los parajes del cercano Parque de Hoya de Cervera y Macizo de Calatrava. Una excursión para un día entero es tomar la carretera hacia el oeste para visitar la capital Ciudad Real.

Finalmente, los aficionados a las aves pueden tomar la carretera de Daimiel para visitar por la mañana el Parque de las Tablas de Daimiel, luego volver a éste pueblo para almorzar y visitarlo, y después ver el importante yacimiento prehistórico de la Motilla del Azuer (al Este de Daimiel). Para conocer la gastronomía local y reservar, aconsejamosDormir y Comer en Almagro.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de Almagro es más que interesante y merece la pena leerla para saber luego que ver en Almagro.

Según cuenta la tradición, el origen de la ciudad de Almagro pudo estar en un castillo árabe, denominado Almagrib. Este debía estar ubicado en el actual lugar de los Palacios Maestrales. Su nombre, que es el del color de la arcilla rojiza con la que se edificaron muchos de los edificios del municipio, tiene de hecho esa misma procedencia.

Poco después de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), el maestre de la Orden de Calatrava, Gonzalo Yáñez, le concedió un primer fuero para animar su repoblación. Éste sería confirmado nueve años después por el rey castellano Fernando III. Almagro estuvo por tanto estrechamente vinculado a la Orden de Calatrava. Celebraba sus Capítulos Generales en distintos templos de la localidad (todos ellos desaparecidos).

Durante el reinado de Carlos V se instalaron en la ciudad empleados de confianza de los banqueros alemanes Fugger. Estos tenían la misión de recoger el mercurio de las minas de Almadén con que se cobraban las deudas contraídas por el Emperador y proceder así a la comercialización del preciado líquido blanco. Varias casonas de Almagro y el almacén de los Fúcares atestiguan esta presencia, la cual se prolongó hasta bien entrado el siglo XVIII.

En 1536, el clavero (máximo responsable directivo) calatravo fray Fernando Fernández de Córdoba consiguió la autorización de Carlos V para fundar la Universidad Menor de Nuestra Señora del Rosario. Sin embargo, no sería hasta 1574 cuando comenzaron las clases de teología, filosofía y arte. Su actividad continuó hasta su clausura y la expulsión de los dominicos en el primer tercio del siglo XIX.

encajeras bolillos almagro
Encajeras de bolillos en Almagro

El Concilio de Trento prohibió las representaciones teatrales en los templos. Por lo tanto, en 1628 se construyó un corral de comedias. También sirvió de posada y taberna y que ha subsistido íntegro hasta hoy. El apoyo de la población a Felipe V en la Guerra de Sucesión supuso honores para uno de sus principales moradores, el conde de Valparaíso, que fue Ministro de Hacienda.  Eso pudo favorecer que Almagro fuera capital de la provincia de La Mancha entre 1750 y 1761. El Conde promovería la industria textil de alta calidad, especialmente los encajes, que todavía dan fama a Almagro.

En 1802 la residencia del clavero de la Orden se trasladó desde el palacio de Aldea del Rey a Almagro, añadiendo cierta actividad adicional a la localidad. Unos años después, durante el reinado de José I Bonaparte, Pepe Botella, en Almagro hubo un importante núcleo afrancesado. Llegó incluso a crear su propia logia masónica.

Los aficionados taurinos y la plaza de Almagro, levantada a mediados del siglo XIX, fueron poco a poco adquiriendo gran fama en la historia de Almagro. En 1927 el coso taurino fue el escenario en que el conocido torero Cagancho protagonizó su célebre espantada. Esta generó el dicho “quedar peor que Cagancho en Almagro”.

Unos años después, el 25 de agosto de 1932, tuvo lugar el mayor episodio de apasionamiento protagonizado por los amantes locales de este arte. Ante la negativa de los toreros a actuar aquella tarde, el público reaccionó violentamente incendiando la plaza. Así, se perdieron los primitivos palcos de madera.

Almagro ha sido escenario cinematográfico de varias películas del manchego más internacional, Pedro Almodóvar. En su Plaza Mayor se encuentra la casa de Agustina en Volver. Por su parte, en las calles Ramón y Cajal y Feria se ubican otras utilizadas en La flor de mi secreto. En la actualidad, Turismo de Castilla-La Mancha ha ideado  una ruta cinematográfica en torno a las principales localizaciones elegidas por este cineasta.

Ahora corresponde leer el apartado Qué ver en Almagro.

A continuación, encontrarás todo lo que hay que ver en Almagro.

La bella ciudad de Almagro, declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1972, conserva en sus calles y rincones testimonios de antiguas glorias, protagonizadas por la Orden de Calatrava o los hermanos Fugger.

La Plaza Mayor es el centro de la vida urbana. Se trata de un recinto de planta rectangular formado por dos flancos con soportales de columnas toscanas de piedra bajo dos galerías corridas, en origen abiertas al exterior y actualmente cerradas por un acristalamiento de estilo nórdico que la hace única en España.

En la plaza está el principal atractivo que ver en Almagro, el Corral de Comedias, el único de su género que se conserva en la actualidad, declarado Monumento Nacional en 1955. Levantado a principios del XVII, se trata de un mesón al que se le añadió un escenario en el patio, así como una estructura de madera con palcos colocados en dos alturas; está pintada en blanco y en el color almagro (de la arcilla rojiza) característico de la localidad. Es la sede del Festival de Teatro Clásico.

Al norte de la Plaza Mayor encontramos el Palacio Maestral. Es una típica casona manchega que ver en Almagro que ahora es sede del Museo Nacional de Teatro. Contiene escenografías, trajes teatrales, maquetas y un completísimo archivo pictórico y musical. Su finalidad se extiende a la adquisición, conservación y difusión de la creación teatral en todas sus variantes. Es el único en nuestro país dedicado en exclusiva  a la historia del teatro.

El museo emplea como sala de exposiciones temporales la Iglesia de San Agustín. Se trata de un magnífico ejemplo de arquitectura barroca manchega del siglo XVIII que ver en Almagro. De ladrillo almagro, tiene una bella portada con columnas. La iglesia, mandada construir por la familia Figueroa en 1625, formaba parte del convento del Santísimo Sacramento de los Agustinos. No obstante, sufrió el abandono y el expolio de la Desamortización.

En su interior son de especial mención las pinturas ornamentales al temple, especialmente las de la cúpula del crucero, en las que se representa la vida del santo patrón y de su orden.

convento asuncion calatrava
Claustro del Convento de la Asunción de Calatrava

Podemos visitar la Parroquia de San Bartolomé, cerca de la plaza (en su origen colegio de la Compañía de Jesús), de la que destacamos la portada en piedra labrada flanqueada por grandes columnas, que la realzan sobre el color rojizo de su fachada.

Sobresalen además tres conventos para ver en Almagro, los dos primeros localizados fuera de los antiguos muros. El de la Asunción de Calatrava, gótico-renacentista, que cuenta con un bello claustro con galerías. En el antiguo Convento de Santa Catalina, erigido con austeridad propia de los franciscanos, está hoy el magnífico Parador de Turismo.

Finalmente, otro espacio que ver en Almagro es el Convento de la Encarnación. Se edificó en el siglo XVI en el ladrillo almagro característico de la zona. Destacamos su portada, con el escudo de su benefactor en el siglo XVIII: el Conde de Valparaíso.

La Iglesia Parroquial de la Madre de Dios está ubicada en lo que fuera antiguamente el Hospital de Nuestra Señora la Mayor. Se trata de un templo del gótico tardío, con planta de salón y fachada entre grandes contrafuertes. La torre es un añadido posterior, obra de Benito de Soto en el siglo XVII.

Un paseo por el Barrio Noble trasladará al visitante a los siglos de máximo esplendor almagreño. Se pueden admirar aquí las casas del Mayorazgo de los Molina, de los Rosales, la Casa del Prior y la del Capellán de las Bernardas. También los Palacios del Maestral, el de los marqueses de Torremejía o el de los condes de Valparaíso, entre otros palacios notables. Todas ellas siguen siendo residencias privadas. Por lo tanto, no son visitables.

Otros edificios históricos que hay que ver en Almagro son el sobrio y elegante Almacén de los Fúcares (nombre castellanizado de los Fugger alemanes). Se construyó en el siglo XVI para acumular mercurio y como sede de las labores administrativa. Tiene un bello patio y destaca sobre todo el zaguán y la escalera. Esta última, decorada con yeserías e influida por la del Palacio del Marqués de Santa Cruz en Viso del Marqués. Actualmente es sede de la Universidad Popular y espacio escénico del festival teatral veraniego.

En la ronda de los dominicos está lo que queda de la Universidad del Rosario. Se trata de una iglesia con torre de estilo mudéjar y su fachada decorada con los escudos de Carlos V, la Orden de Calatrava, así como del padre y la madre de su fundador, el clavero Fernando Fernández de Córdoba. En el interior se combinan los estilos mudéjar y gótico.

La iglesia de la universidad contenía algunas obras maestras. Por ejemplo, el sepulcro en alabastro de Fernando Fernández de Córdoba, realizado por Covarrubias, Vergara el Viejo y Bautista Vázquez, y el retablo mayor debido a las manos de Juan Correa de Vivar, ambos lamentablemente perdidos.

Cada mes de julio, los amantes del teatro tienen una cita en el Festival Internacional de Teatro Clásico. Esta es sin duda la mejor época para visitar Almagro, descubrir sus calles y disfrutar de su gastronomía.

En conclusión, esto es lo principal que ver en Almagro.

Imprescindibles

que ver en Almagro
Corral de Comedias
Qué ver en Almagro
Ciudad

Datos prácticos

Coordenadas

8° 53′ 17.66″ N, 3° 42′ 42.56″ W

Distancias

Ciudad Real 23 km, Madrid 215 km

Aparcamiento

Aparcamiento municipal y gratuito en la calle Chile.

Altitud

646 m

Habitantes

9100 (2013)

Además de todo lo que ver en Almagro, nada como acudir a sus fiestas. Primero, San Antón (17 de enero); San Ildefonso (23 de enero); Virgen de la Candelaria (2 de febrero). Segundo, San Blas (3 de febrero); Carnavales (dependiendo del calendario); Despedida de Nuestra Señora de las Nieves (primer domingo de marzo).

Tercero, San Jorge (23 de abril); Romería de Nuestra Señora de las Nieves (mayo); San Antonio de Padua, Santiago Apóstol (25 de julio). Cuarto, Santa Ana (26 de julio); Festividad de Nuestra Señora de las Nieves (5 de agosto). Finalmente, Feria y Fiestas en honor a San Bartolomé (del 23 al 28 de agosto); Regreso de Nuestra Señora de las Nieves a Almagro (octubre).

Son varios eventos destacados en la localidad. Semana de la Música (junio). Festival Internacional de Teatro Clásico (durante todo el mes de julio). Encuentro de Poesía Española (octubre). Festival de las Artes del Campo de Calatrava (octubre). Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo (octubre).

Encaje de bolillos, artesanía de esparto.

Otros destinos próximos



About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar