Qué ver en Laredo

Puerto de la realeza en la Costa Esmeralda

El espectacular paisaje formado por la ría de Treto y la bahía de Santoña pone escenario a esta esta villa cántabra. Ahí se expanden el conjunto histórico-artístico de la Puebla Vieja, la inmensa playa de La Salvé y el puerto deportivo más grande del Cantábrico. Una zona vacacional de primer nivel por la que pasa el Camino del Norte a Santiago. No te pierdas la historia y lo mejor que ver en Laredo.

Planifica tu escapada a Laredo

Este bello municipio se encuentra en un lugar privilegiado de la costa oriental cantábrica. Lo que ver en Laredo se separa en tres zonas y abarca como mínimo un día. En la Puebla Vieja conviven edificios de carácter popular con otros más nobles, como la Iglesia de Santa María la Asunción. Un segundo segmento lo compone el Arrabal, en el cual se asientan la Casa-Palacio de Zaráuz o la Casa de los Puntales. Por último queda el Ensanche, donde pueden visitarse la Casa de las Cuatro Témporas o el Mercado de Abastos. La Playa Salvé, la de mayor extensión de todo el Cantábrico ofrece tanto baños como paseos de excepción.

La escapada tiene distintos vectores para completarse. Muy cerca quedan Santoña, en el mar, y Ampuero, hacia el interior. Las páginas especializadas sobre dormir y comer en Laredo cuentan con diversas opciones al respecto. Por último, la localidad es perfecta para varios de los planes de turismo activo de la provincia de Cantabria.

¿Quieres conocer este sitio?

Saber un mínimo sobre la historia local complementa a la perfección el repaso a lo que ver en Laredo. El territorio ha estado poblado desde época prehistórica y romana, aunque apenas ha quedado constancia de ello. Su historia documental no se iniciará hasta el siglo XI. Fue en 1068 cuando se recogió una donación de los pescadores locales a la iglesia, demostrando la vinculación de sus gentes a la mar. De hecho, su Cofradía de Pescadores, del mismo siglo, está considerada como la más antigua de España.

A comienzos del siglo XIII recibió un fuero de Alfonso VIII que favoreció su actividad pesquera y mercantil. La villa pertenecía entonces al Corregimiento de las Cuatro Villas de la Mar, junto con Castro Urdiales, Santander y San Vicente de la Barquera. Asimismo, allí vivió la máxima autoridad de Cantabria desde finales del siglo XV. Por ello sería conocida como Bastón de Laredo, en alusión al símbolo de poder del corregidor.

Su puerto resultó el más utilizado por la familia real castellana en sus viajes a Flandes. De Laredo zarpó el barco que llevó a la princesa Juana de Castilla, hija de los Reyes Católicos, en su viaje para contraer matrimonio con Felipe el Hermoso. Años más tarde, en 1556, también arribaría a este puerto su hijo Carlos V de camino a su retiro de Yuste. Este último acontecimiento es motivo de fiesta y escenificación, durante cuatro días, cada mes de septiembre.

Casa de los Puntales o de la familia Pelegrín
Casa de los Puntales o de la familia Pelegrín

A finales del siglo XVI, Laredo fue puerto de arribada de algunos navíos de la “Armada Invencible” tras su lucha contra los ingleses. Para completar la desgracia bélica, los tripulantes propagaron además la peste en la villa. Poco a poco la localidad, desgastada por diversos ataques navales, iría perdiendo paulatinamente su poder.

En 1863 se inauguró su primera factoría de conservas de pescado. Su éxito propició la construcción de un nuevo puerto. En los años 30 del siglo XX comenzó la ocupación turística en la zona de los Terreros, la zona de playa más cercana a la villa. El turismo internacional, sobre todo el francés, eligió como destino vacacional a la capital de la “Costa Esmeralda”. Así bautizó a la localidad un noruego nacido en Santander, Enrique Mowinckel.

Una segunda etapa de explosión vacacional se inició en los años sesenta. La especulación inmobiliaria produjo un segundo gran ensanche a lo largo de la playa de La Salvé. El conjunto se caracteriza por la alineación de edificaciones, casas residenciales y hoteles construidos en el paseo marítimo. Por otro lado, Laredo sería también escenario de la película El Coloso de Rodas de Sergio Leone. Los peregrinos del Camino del Norte lo recorren buscando llegar a Santoña.

A continuación, lo mejor que ver en Laredo.

Hay tres partes claramente definidas que ver en Laredo actualmente: la Puebla Vieja junto con el Arrabal, el primer Ensanche y la prolongación del mismo hasta el Puntal. Es recomendable comenzar el recorrido por la parte antigua, de origen medieval, y luego continuar hacia el Ensanche.

Así, lo primero que ver en Laredo es el Casco o Puebla Vieja. Se articula en seis calles, dispuestas en retícula. En lo más alto se levanta la Iglesia de Santa María de la Asunción. Construida en varias fases entre los siglos XIII-XVIII, es uno de los ejemplos más relevantes del gótico en Cantabria. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en la temprana fecha de 1931.

El templo ocupa el lugar de un templo anterior dedicado a la Virgen de Belén. Por dentro destaca el Retablo de la Virgen de Belén, policromado y de estilo flamenco. Ante él juraban sus cargos antiguamente los titulares del Bastón de Laredo. Merece también una visita la Capilla de los Escalante, construida en 1537. Por último queda la Sacristía, cuyo museo alberga una interesante colección de obras de arte y objetos litúrgicos.

En las proximidades se conservan restos de la muralla y algunas de sus puertas. Ejemplos de estas son el Portillo de San Marcial o la Puerta de Santa María la Blanca. Por su parte, la Puerta de San Lorenzo o Puerta de Bilbao acoge hoy día el Centro Temático Carlos V.

Pasando a la siguiente zona que ver en Laredo se llega al Arrabal. Se trata del núcleo del primer ensanche del siglo XIV, donde se conservan interesantes edificios medievales y de la Edad  Moderna. Así, la Casa-Palacio de Zaráuz (s. XVIII), de fachada blasonada, luce un pórtico de cuatro arcos y balcón de forja. La Casa de los Puntales o de la familia Pelegrín se dice que fue vivienda de piratas. Por su parte, el Convento de San Francisco es hoy residencia de las madres trinitarias. En el interior de su iglesia sobresale un retablo policromado de estilo barroco (siglo XVII) dedicado a San Francisco.

Hay muchas otras casonas merecen nombrarse. Las principales son la Casa de los Gutiérrez de Prada, la Casa-palacio de la marquesa de Arcentales o la Casa-Torre del Condestable de Castilla. En esta última estuvieron alojados la reina Isabel la Católica y sus hijos. Asimismo, también se alojó en ella Carlos V camino de su retiro en Yuste. Con él iban sus hermanas, además de otros miembros de la realeza. Actualmente el edificio es la sede del Archivo Histórico Provincial de Cantabria. Finalmente, en la Casona de los Alvarado (s. XV) nació Hernando de Alvarado, segundo de Francisco Pizarro.

El Antiguo Hospital, construido en el siglo XV, debe su existencia al Camino del Norte. Se conserva al inicio de la Rúa Espíritu Santo. En la Plaza de la Constitución se erige el Ayuntamiento de Laredo (1562). Como particularidad, su torre se corona con una veleta que incluye motivos alusivos a la conquista de Sevilla. Enfrente se sitúa la Casa de la Familia Mar, con balcones de forja y un gran escudo de armas.

La última zona que ver en Laredo es el Ensanche. Se encuentra entre la Puebla Vieja y el puerto pesquero, naciendo como fruto de la expansión urbana de finales del s. XIX, prolongada hasta 1936. De esta zona destaca la Casa de las Cuatro Témporas (s. XIX). Recibe su nombre de las cuatro alegorías escultóricas de las estaciones que lo decoran.

Por otro lado, el Matadero y el edificio del Mercado de Abastos (1900), lucen estilo modernista con elementos eclécticos. El cerramiento, de 1914, se realizó según el proyecto del arquitecto Emilio de la Torriente. La decoración de la fachada, de cerámica esmaltada, es obra de Daniel Zuloaga.

playa selve
Playa de La Selvé

Las Escuelas del Doctor Velasco son otro notable hito que ver en Laredo. Actualmente Casa de Cultura “Doctor Velasco”, acoge la mayor parte de la actividad cultural de la Villa. Los edificios son un claro ejemplo de la arquitectura indiana. Aquellos que se enriquecieron en América se construyeron casas-palacios y donaron a la ciudad edificios públicos a la vuelta.

La Playa de La Salvé, de 4.250 metros de longitud, se encuentra en su extremo del Puntal con la Playa de Regatón, de 2900 metros de largo, paralela a la ría de Treto. Ambas constituyen el arenal más extenso de Cantabria. En la bahía se practican toda clase de deportes náuticos. Además, se celebran competiciones de vela y otros deportes, organizadas por el Real Club Náutico.

Un paseo muy recomendable consiste en salir caminando del final de la calle Menéndez Pelayo hasta La Atalaya. El trayecto se encuentra con el Fuerte del Rastrillar, que cerraba la bahía frente a posibles ataques de barcos enemigos. También se ven los Miradores de La Caracola y La Rosa de los Vientos.

La villa marinera celebra el día de su patrón San Roque, el 16 de agosto, con un concurso de marmitas, después de la misa en el puerto. Las peñas instalan sus enseres en la Alameda Manuel Llano donde pasan toda la jornada con sus amigos. Es una fiesta muy local y los visitantes podrán saborear la marmita de la peña del Ayuntamiento.

Por otro lado, Laredo cuenta con un gran número de agrupaciones corales, bandas y peñas musicales. Así, no es difícil asistir a los diferentes conciertos que se ofertan. Estos se centran en la Iglesia Santa María de la Asunción y en la Iglesia-Convento de San Francisco. Con esto concluye el repaso a lo mejor que ver en Laredo, uno de los pueblos más bonitos de Cantabria.

Imprescindibles

Iglesia de Santa María de la Asunción en Laredo
Iglesia de Santa María de la Asunción
Dónde dormir en Laredo, Puerto de Laredo
Puerto de Laredo

Datos prácticos

Coordenadas

43° 24′ 52″ N, 3° 24′ 36″ W

Distancias

Santander 47 km, Bilbao 62, Madrid 441 km.

Aparcamiento

A lo largo del paseo marítimo, en la zona de la playa de La Salvé.

Altitud

5 m.

Habitantes

11 934 (2013).

Estas son las grandes festividades que ver en Laredo. Procesión marinera de la Virgen del Carmen (16 de julio), Virgen de la Asunción, patrona de la villa (15 de agosto). También San Roque (16 de agosto), día en que se celebra el concurso de marmitas.

Otro evento que ver en Laredo es la Batalla de Flores (último viernes de agosto). También la Conmemoración del último desembarco del Emperador Carlos V (tercer fin de semana de septiembre).

Anchoas en conserva: Rezumar, Conservas Codesa, S. L.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar