Que ver en Cabezón de la Sal

Salineros, foramontanos y hombres libres

El lugar de una milenaria explotación de sal mineral fue, en la Alta Edad Media, paso de los foramontanos que repoblaron Castilla. En la Edad Moderna, sus habitantes lucharon durante siglo y medio contra sus señores feudales hasta alcanzar la libertad. Rodeada por el espectacular contorno de la Reserva de Saja, la villa mantiene ejemplos de arquitectura popular y sus tradiciones.

Planifica tu escapada a Cabezón de la Sal

Hay mucho que ver en Cabezón de la Sal, municipio idóneo para pasar el primer día de la escapada recorriendo sus calles y alrededores. El palacio de la Bodega, la Iglesia Parroquial de San Martín, o el Museo Regional de la Naturaleza de Carrejo, son lugares que no puedes dejar de visitar; tienes más sugerencias en nuestra sección Qué ver. Al día siguiente puedes dirigirte a la costa para visitar el marinero San Vicente de la Barquera y las playas y marismas de sus alrededores; si optas por la montaña puedes hacer una de las rutas del magnífico Parque Natural de Saja Besaya. Finalmente, para descubrir lo mejor de la gastronomía de la zona y elegir dónde hospedarte te recomendamos que visites la página Dormir y Comer en Cabezón de la Sal.

¿Quieres conocer este sitio?

Desde tiempo inmemorial se conoce la existencia de unos grandes yacimientos de sal que proveían de trabajo a los habitantes del valle. La zona estuvo, al parecer, habitada por la tribu cántabra de los salaenos, así llamados por su dedicación laboral. Al igual que en La Médulas, los romanos mejoraron la extracción empleando la inyección de agua para arrastrar la sal, evaporando en una fase posterior el agua salada para quedarse con el producto. Así, el nombre de “Cabezón” podría remontarse a la época de la invasión romana –kapezone era una medida utilizada en el comercio de la sal- aunque el primer documento conservado con el que comienza oficialmente la historia de Cabezón de la sal está fechado en el año 817 ; el “de la Sal” debió incorporarse al topónimo hacia el siglo X o XI. Otra teoría apunta a que el nombre podría ser anterior, derivando del vocablo cabezo, nombre con el que se designaba a las torres de vigilancia o a un cerro o montaña.

La situación geográfica ha beneficiado, en gran medida, la economía de la localidad. Durante la Reconquista, Cabezón se convirtió en uno de los puntos clave de la “Ruta de los Foramontanos” -la ruta que siguieron aquellos cántabros que fueron a repoblar Castilla a través de Campoo- un trayecto que se irá convirtiendo en un Camino Real que conectaba con los puertos cantábricos, siendo el pueblo un lugar de descanso para viajeros y mercaderes.

fotografia antigua ayuntamiento cabezon sal
Imagen antigua del ayuntamiento

Cabezón también fue cruce del camino hacia “Las Asturias de Santillana” (unos valles al oeste de Cantabria y este de Asturias, entre la costa y la Cordillera Cantábrica). Bajo la jurisdicción del abad de Santillana, la localidad estuvo inmersa en las luchas por el poder entre las familias nobles que finalizaron con la hegemonía de los Mendoza, más tarde duques del Infantado. Entre 1438 y 1444, hubo un primer pleito entre los Señores y la población, siendo ésta sometida por la armas del poeta y caballero Iñigo López de Mendoza (futuro primer marqués de Santillana).

1544 fue un año clave en la historia de Cabezón de la sal; representativo de los valores de sus gentes. Los habitantes de los “Nueve Valles” se reunieron de nuevo y aportaron el dinero necesario para comenzar un pleito contra sus Señores, que finalizaría, cuarenta y cinco años después, con una famosa sentencia por la que la población consiguió finalmente la libertad. A partir de entonces se va conformando la organización administrativa de lo que desde 1778 se llamará provincia de Cantabria.

En el año 1979 se cerró la explotación del último pozo de sal, después de haber comprobado que muchas construcciones urbanas se estaban viendo afectadas con ligeros hundimientos por estar construidas sobre las propias vetas de sal.

La villa bañada por el río Saja, se halla enclavada en el valle homónimo de gran belleza.

El edificio más representativo de la localidad es seguramente el Palacio de la Bodega, de finales del siglo XVIII, modelo de casona-palacio de la familia de los Ceballos cuyo escudo campea en el frontón de la fachada principal. Consta de tres plantas, la inferior con una galería porticada con arcos de medio punto.

En el Parque del Conde de San Diego se halla La Casa de Cultura originalmente la residencia que se hizo construir, en 1901, Don Eugenio Gutiérrez González (conde de San Diego, médico de la Real Cámara y miembro de la Real Academia de Medicina), según las trazas del arquitecto Salaberri. No presenta la tipología de la casa típica montañesa, más bien parece una residencia de descanso con cierto aire centroeuropeo, a donde acudieron en ocasiones los Reyes y las Infantas, durante sus veraneos santanderinos. La casa fue donada al pueblo en 1981 por sus descendientes, la familia Gómez-Acebo. La finca, con interesantes especies de árboles importados, se ha convertido en un parque municipal y cuenta con una bolera. Otras construcciones interesantes son la Casa de los Gutiérrez de Mier y el Palacio de los Escalante.

En cuanto a la arquitectura religiosa mencionamos la Iglesia Parroquial de San Martín, de estilo barroco, y la Ermita de San Roque, de arquitectura popular, ambas del XVIII.

El Museo del Calabozo (s. XVIII) tiene su origen en una construcción del siglo XV, perteneciente al linaje de Leonor de la Vega, propietaria de las salinas. Se puede contemplar el cuarto del alguacil y diversos objetos de época. El Molino de la Cabroja, de mediados del siglo XVIII, y sus dependencias anejas no se pueden visitar por ser una propiedad privada.

Cuando se vieja con niños hay que ver en Cabezon de la sal el Poblado Cántabro, ubicado en la cumbre del llamado “Picu de la Torre”. Consiste en una recreación del modo de vida de los primitivos habitantes desde finaless de la Edad del Bronce hasta la época romana, cuando los valientes cántabros se enfrentaron a las legiones romanas del emperador Augusto. Durante el recorrido del poblado, protegido por una muralla, se visitan las viviendas, con planta cuadrangular o circular y techumbres de brezo; los diferentes utensilios y enseres, animales y hasta algún habitante vestido a la usanza.

museo nacional naturaleza cabezon sal
Museo Regional de la Naturaleza. Carrejo

En Carrejo (a 2 km) se encuentra el Museo Regional de la Naturaleza ubicado en el Palacio de Gómez de la Torre, o Palacio de Pedro de Ygareda, donde, junto a una variada fauna y flora, se muestran los variados ecosistemas existentes en Cantabria. El Molino de Carrejo, un molino de río del siglo XVIII convertido en un museo, aún conserva dos juegos completos de ruedas y otros componentes. Además en Carrejo se pueden admirar algunos bellos ejemplos de casonas montañesas.

Para visitar los distintos museos es necesario contactar con la Oficina de Turismo ya que se mantienen temporalmente cerrados en determinadas épocas del año.

Todos los sábados se celebra en Cabezón el Mercado semanal en el que además de los productos típicos de la localidad, y de otras comarcas y comunidades vecinas, se vende artesanía y antigüedades.

Imprescindibles

Dónde dormir en Cabezón de la Sal
Ayuntamiento de la localidad
Dónde dormir en Cabezón de la Sal
Iglesia de San Martín

Datos prácticos

Coordenadas

43° 18′ 27″ N, 4° 13′ 57″ W

Distancias

Santander 42 km, Madrid 450 km

Aparcamiento

Entrando por la N-634 desde Torrelavega, en una explanada a mano derecha, se encuentra un estacionamiento disponible y, el sábado, día de mercado, se habilita el aparcamiento del Instituto del Saja, una vez atravesado el pueblo; ambos gratuitos

Altitud

128 m

Habitantes

8350 (2013)

Día de Cantabria (segundo domingo de agosto, Fiesta de Interés Turístico Nacional)

Olimpiada del Tudanco (el 12 de octubre, Virgen del Pilar.Después de comer tiene lugar la tradicional pasá de las vacas tudancas)

Artesanos de la madera y canteros

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar