La gran diversidad de paisajes de este enclave natural, el Parque Natural de Oyambre, sorprende a cualquiera. No en vano, es uno de los lugares con mayor valor ecológico de toda la costa cantábrica. Situado en la zona occidental de la comunidad de Cantabria, este parque posee zonas de mucha importancia medioambiental. Desde dunas eternas hasta acantilados de vértigo. El Parque Natural de Oyambre tiene un lugar para todo tipo de visitantes.

Un río serpenteante traza un auténtico laberinto a su paso

Vista aérea del del río Escudo y el pantano de Rubin en el Parque Natural de Oyambre

Vista aérea del del río Escudo y el pantano de Rubin en el Parque Natural de Oyambre | Shutterstock

Este enclave natural costero está situado entre los conocidos municipios de Comillas y San Vicente de la Barquera. El Parque Natural de Oyambre resume la belleza del litoral cantábrico en un lugar muy variado y valioso. Fue declarado parque natural el año 1988 tras años de peticiones por parte de la población de esta zona para que se protegiera este espacio. Ha conseguido sobrevivir a la construcción masiva de urbanizaciones y hoy se considera uno de los parajes naturales más importantes de Cantabria.

El río Escudo dibuja un laberinto imposible en su camino hacia el mar Cantábrico. Protegiéndolo, la marisma de Rubín descansa en un terreno llano que favorece la creación de estuarios. Este paisaje parece de otro mundo desde el cielo. Es una de las imágenes más representativas del Parque Natural de Oyambre.

Vista de los acantilados de la costa cantábrica y de la playa de Meron desde arriba, San Vicente de la Barquera

Vista de los acantilados de la costa cantábrica y de la playa de Meron desde arriba, San Vicente de la Barquera | Shutterstock

Los grandes secretos que alberga este parque

Con una extensión de 57 km cuadrados, este parque natural contiene los estuarios de la ría de San Vicente y la ría de la Rabia. Ofrece un espectáculo para los cinco sentidos, con estampas de ensueño como las de los acantilados, las marismas arenosas y la playa de Meron, en el municipio de San Vicente de la Barquera. El Monte Corona también se esconde en este parque. Desde aquí, unas vistas sin igual esperan al visitante que culmine su cima.

Vistas al estuario de Rabia en el Parque Natural de Oyambre

Vistas al estuario de Rabia en el Parque Natural de Oyambre | Shutterstock

Halcones que surcan el cielo y desafían a la gravedad, reptiles que dibujan su trazo en la arena de las dunas y aves que aterrizan en las lagunas de este parque para descansar de su largo viaje. Este parque es hogar de flora y fauna única en Cantabria y en España y, como tal, merece ser reconocido y protegido. Un lugar que traslada a cualquiera a un sueño, en el que los paisajes más remotos se unen para formar una maravilla de la naturaleza.