El faro del cabo de Barbaria, de diecisiete metros y medio de altura, está situado en la parte oeste de la balear isla de Formentera y pertenece al término municipal de Sant Francesc. Situado en el enclave menos poblado de la isla, domina un entorno rocoso y grandes acantilados. Presidiendo un impresionante corte vertical de 100 metros sobre el nivel del mar, es el punto más meridional, más al sur, de las Islas Baleares. Un hito singular que recibe su nombre debido a su peculiar historia, relacionada siempre a las costas africanas a las que mira.

Atardecer en el faro de Barbaria

Atardecer en el faro de Barbaria. | Shutterstock

El faro más famoso de Formentera

La primera propuesta de faro en este emplazamiento se realizó en 1924. Sus primeras indicaciones luminosas  consistían en un grupo de tres relámpagos blancos que alcanzaban 25 millas de alcance. Como en el caso del de Sa Mola, en el de Barbaria ya no hay fareros y su sistema está telecontrolado. Exhibe grupos de dos destellos blancos cada 15 segundos, visibles a más de 35 millas de distancia.

Vista del Cabo de Barbaria con el faro al fondo

Vista del Cabo de Barbaria con el faro al fondo. | Shutterstock

Aunque el faro de Barbaria ya era un lugar muy frecuentado por el turismo, tras ser inmortalizado en la película Lucía y el sexo por el cineasta vasco Julio Medem se hizo mucho más famoso. Entre los lugares que la protagonista visita se encuentra este hito, que también ilustró el cartel promocional del filme. Es por eso que mucha gente lo conoce como el faro de Lucía y el sexo.

Es importante destacar que está prohibido el acceso al lugar. De hecho, éste se encuentra en una pequeña finca rectangular bordeada por un muro de piedra al que tampoco se puede entrar. Sin embargo, las vistas desde la distancia y el propio cabo de Barbaria merecen la pena. Asimismo, como curiosidad marinera, cabe mencionar que desde 1972, el faro de Barbaria proyecta una luz que empalma con la del faro de La Mola o Sa Mola. Con ello se cubre este segmento de la costa balear.

El cabo de Barbaria, un lugar donde defenderse de los piratas

En el sur, a 65 metros sobre el nivel del mar, esta elevación árida y rocosa, constituye el punto sur más extremo de Formentera y de todas las Islas Baleares. Es también el enclave geográfico más cercano a las costas africanas, por lo que se convirtió en un importante punto estratégico para defenderse de los ataques de los piratas de las costas africanas o “costas bárbaras”. Sin apenas vegetación, en este lugar no existen restaurantes, bares o tiendas.

El faro de Barbaria se ha vuelto un icono de Formentera

Es cap de Barbaria o cabo de Berbería es uno de los sitios más famosos de la isla de Formentera. | Shutterstock

Para llegar al cabo de Barbaria desde Sant Francesc Xavier de Formentera, capital isleña, hay que recorrer una estrecha carretera asfaltada de diez kilómetros de longitud. Entre el 15 de mayo y el 15 de octubre los vehículos a motor están restringidos a algo más de dos kilómetros del faro. Esta regulación, activa desde el verano del 2017, tiene como objeto regular el acceso de coches y evitar las aglomeraciones. La única manera, por tanto, de acceder al cabo es andando o pedaleando esos dos kilómetros.

A mano izquierda de la carretera se divisan los vestigios de los antiguos habitantes de la isla. Los restos de múltiples asentamientos demuestran que la zona, actualmente dominada por piedras, estuvo intensamente poblada en tiempos remotos. La profunda deforestación ante la necesidad de recursos de una población aislada y olvidada, dio lugar al paisaje árido del cabo de Barbaria. En el camino, poco a poco, la civilización va quedando atrás hasta alcanzar un paraje sin árboles, con un suelo lleno de piedras, sobre un acantilado espectacular y un horizonte infinito.

Último tramo de la carretera que lleva al Faro Barbaria

Último tramo de la carretera que lleva al faro Barbaria. | Shutterstock

A la derecha del faro se extiende una planicie rocosa, con matas bajas de romero, hinojo y tomillo, un enclave ideal para disfrutar de la naturaleza. La magia de este lugar se proyecta también en la luz de sus atardeceres, cuando el sol se va ocultando tras la silueta de Ibiza. En días claros, debido a la gran altura del cap de Barbaria, es posible distinguir las elevaciones montañosas de la península, que se encuentra a casi 100 kilómetros de distancia.

La curiosa etimología del cabo y faro de Barbaria

Berbería o costa berberisca es el término que los europeos utilizaron desde el siglo XVI hasta el XIX para referirse a las regiones costeras de Marruecos, Argelia, Túnez y Libia. El nombre deriva de los bárbaros, no únicamente de los temibles berberiscos. El origen de la palabra Berbería viene de la palabra bárbaro y se remonta al año 1500 en Italia. En el lenguaje actual se refiere exclusivamente a los habitantes de la «Barbaria», las costas del África del norte.

Lugares cercanos al Faro del Cabo de Barbaria

Una curiosidad de este cabo es la Cova Foradada, cueva agujereada en castellano, una prehistórica gruta situada a pocos metros del faro. En el fondo de la cueva se conservan algunas de las “esculturas” que los hippies crearon en los años sesenta. El punto final de la oquedad, que hay que recorrer con mucha precaución, conduce a uno de los rincones más escondidos de la isla. Al final del acantilado aguarda un fascinante mirador que da al mar. Como si fuera un balcón, permite asomarse a las inmensas aguas del Mediterráneo. En todo caso, siempre precaución.

Vista de Cala Savina (Formentera)

Vista de Cala Savina en Formentera. | Shutterstock

Otro de los grandes atractivos de los alrededores del Cabo de Barbaria es la torre Des Garroveret.  Caminando 150 metros hacia el oeste se alza esta atalaya, erigida en el siglo XVIII, construida con fines defensivos contra los continuos ataques piratas en Formentera. También hay restos de tres yacimientos megalíticos de la primera mitad del II milenio A.C.

Las puestas de sol de Cala Sabina son algunas de las más bellas de la zona. Se trata de una parada obligada si la opción para llegar al Faro Barbaria es partir de la carretera que va de cala Savina al faro de Formentera. También merece la pena visitar, al otro lado de Sant Francesc, el huerto ecológico Formatierra Bio. Se trata de un proyecto llevado a cabo por payeses locales que comercializan fruta y verdura ecológica certificada.