Gijón – Xixón

Capital de la Costa Verde

Una importante villa portuaria e industrial, con una excelente playa urbana y un renombrado ambiente estival; es la capital marítima de Asturias y tiene un excelente ambiente todo el año.

Planifica tu escapada a Gijón

Gijón es una de las grandes ciudades de Asturias. La cantidad de atractivos que posee bien puede merecer una visita de dos días de duración, pues desde sus vestigios primitivos de los astures hasta el Museo del Pueblo de Asturias, pasando por disfrutar de una puesta de sol en el cerro de Santa Catalina, junto al “elogio del horizonte” de Chillida, las actividades que se pueden realizar son de lo más variado. Muy cerca nos encontramos otros importantes lugares donde alargar un día entero la escapada: al oeste Avilés y al este Villaviciosa. Para una excursión de mañana con el objetivo de almorzar en un lugar especial, una buena opción puede ser el pequeño pueblo pesquero de Candás. Nuestra página Dormir y Comer en Gijón desvela los secretos de la cocina local, así como las mejores recomendaciones de restaurantes y hoteles.

¿Quieres conocer este sitio?

En el Monte Areo, que limita la ciudad por el oeste, se halla el conjunto dolménico más importante del norte peninsular, donde se agrupan una treintena de túmulos de hace siete mil años. Sobresale entre ellos el paraje conocido como la Loma de San Pablo, donde la tradición afirma que hay escondido un tesoro.

Desde el siglo VI a.de C. la tribu astur de los cilúrnigos habitaba un poblado fortificado llamado Noega, en lo alto de la actual Campa Torres, un promontorio que se eleva a 101 metros sobre el nivel del mar. El lugar fue romanizado a principios del siglo I y de ese momento aún se conservan restos de un monumento conmemorativo levantado en honor a Augusto y conocido bajo el nombre de Aras Sextianas.

La población se trasladó hace unos dos mil años a un lugar menos agreste, el tómbolo llamado Gigia, cuyo flanco sur fue amurallado en el siglo III. Extramuros, en la zona del Campo Valdés, se construyeron unas termas que serían ocupadas desde la Edad Media por la única parroquia urbana de la villa, San Pedro Apóstol. Al otro lado, y junto a la dársena del puerto local, se estableció una fábrica de salazón de pescado.

En el año 714, poco tiempo después de iniciada la invasión árabe, se asentó en Gijón el gobernador Munuza, quien derrotado en la célebre Batalla de Covadonga. Del período altomedieval, cuando la localidad estaba bajo dominio cristiano, apenas se tienen noticias y se especula con que el lugar estuviera semi-desierto durante muchos años.

En 1270 Gijón consigue su “carta puebla” del rey Alfonso X el Sabio. En el siglo XIV sería escenario de conflictos dinásticos de la Familia Real. En 1355 nació en Gijón Alfonso Enríquez de Castilla, hijo ilegítimo de Enrique de Trastámara y Elvira Íñiguez. Su padre mató al rey Pedro I convirtiéndose en el nuevo monarca, le nombró I Conde de Noreña y de Gijón. Al acceder al trono su hermanastro como Juan I de Castilla, Alfonso provocó diversas intrigas e insurrecciones contra él, actitud que continuó con su sobrino Enrique III el Doliente. En 1394 el joven rey asedió a Alfonso en su castillo de Gijón, levantando el cerco meses después y reiniciándolo en julio del año siguiente con bombardeos de artillería y un bloqueo naval hasta conseguir su rendición. El resultado fue la práctica destrucción del caserío medieval gijonés.

Entre los siglos XV y XVII la historia de Gijón experimenta un periodo de expansión al ritmo en que crece la dársena de su puerto –que será tiempo más tarde el más importante de Asturias- primero con actividades pesqueras y después mercantiles; estas últimas crecieron notablemente a finales del siglo XVIII, momento en que se incluye en la lista de puertos habilitados para el comercio colonial libre y directo con América.

Precisamente en la principal localidad de la costa asturiana nace Gaspar Melchor de Jovellanos en 1744, quien además de figura esencial de la Ilustración Española, sostuvo una amplia carrera judicial y política, llegando a ser Ministro de Gracia y Justicia. En su ciudad promovió numerosas mejoras urbanísticas y sociales, como el Real Instituto de Náutica y Mineralogía, dedicado a la enseñanza de las llamadas “ciencias útiles”; allí se guardó una importante colección artística reunida por Jovellanos y Ceán Bermúdez, fondos robados al comenzar la guerra de 1936.

En la primavera de 1808 el cónsul francés Michel Lagonier lanza unos pasquines arremetiendo contra los reyes de España, hecho que provoca el asalto de su casa por la población. Por el puerto de Gijón llegó armamento para los voluntarios asturianos, hasta que el 1 de febrero de 1810 la plaza fue tomada por los franceses, quienes la abandonarían definitivamente dos años más tarde.

Calle Covadonga e Iglesia de San Lorenzo

A partir del último tercio del siglo XIX una inquieta y activa burguesía industrial y comercial dinamizó la ciudad. Tras una ardua polémica en el año 1893 se construyó un nuevo puerto en una localización diferente a la tradicional; el Musel fue el primer gran puerto peninsular que podía embarcar carbón a granel, lo que permitió agilizar el embarque de este mineral en un momento de gran demanda nacional y extranjera. La industrialización atrajo una importante población obrera, lo que posibilitó un acelerado aumento del tejido urbano y un cambio de mentalidad en la sociedad.

Su movimiento obrero tuvo una gran pujanza, que enfrentó al golpe de Estado del 18 de julio de 1936 atacando a los militares sublevados en los cuarteles de El Coto y de Simancas, objeto de una épica defensa. Los combates entre gubernamentales y sublevados, así como los bombardeos navales y aéreos a los que se sometió a la ciudad, destruyeron la mayor parte de sus edificios históricos. El 25 de agosto de 1937 el líder socialista Berlamino Tomás constituyó el efímero Consejo Soberano de Asturias y León, conocido popularmente como el Gobiernín, que se declaró independiente de la Segunda República, administrando ese territorio desde Gijón hasta la entrada de las tropas franquistas durante la noche del 20 de octubre del mismo año.

Gijón debe recorrerse de oeste a este. De este modo, es recomendable visitar, en primer, lugar los dólmenes del Monte Areo; seguidamente el Parque Arqueológico y Natural de la Campa Torres, donde se puede conocer el poblamiento primitivo de los astures, la huella de la romanización y unas magníficas vistas panorámicas urbanas. La visita al Gijón de época antigua puede complementarse con un breve recorrido por la Villa Romana de Veranes, emplazada a 12 km del casco urbano.

Posteriormente el visitante puede perderse por las calles del viejo Gijón. El asentamiento histórico de Cimadevilla ofrece la posibilidad de contemplar amalgamados restos de la romanización (muralla, termas, fábrica de salazón) entretejidos con los ecos de su pasado como barrio de pescadores y cigarreras. Entre sus construcciones destaca la Casa Natal de Jovellanos, en el mismo solar en que estaba el castillo del Conde Enríquez, hoy convertido en museo municipal de bellas artes. El Convento de las Agustinas, luego convertido en fábrica de tabacos, es la construcción más notable del barrio.

Extramuros, pero muy próxima a las decimonónicas Casas Consistoriales y a la Iglesia de San Pedro, sobresale, por su calidad arquitectónica, la palaciega mansión de los Valdés, si bien es más célebre la de los Marqueses de San Esteban del Mar del Natahoyo o Palacio Revillagigedo, muy próximo a la antigua dársena, ahora reconvertida en puerto deportivo. En lo alto del tómbolo que dio origen a la ciudad, está el parque del Cerro de Santa Catalina, coronado desde 1990 por una de las mejores obras del escultor donostiarra Eduardo Chillida, el “Elogio del Horizonte”.

La ciudad está circundada por playas de muy diverso tamaño, si bien las urbanas de San Lorenzo, Poniente y El Arbeyal. Todas ellas se pueden recorrer a través de una extensa y cuidada senda litoral. Además, la villa de Gijón posee una amplia red de museos, entre los que sobresale el Jardín Botánico Atlántico, que guarda en su interior un jardín histórico, la Isla, con un gran conjunto de robles centenarios declarados Monumento Natural, la Carbayera de El Tragamón. En sus inmediaciones hay que ver en Gijón el complejo Laboral Ciudad de la Cultura, que incluye el Centro de Arte y Creación Industrial y un teatro de gran capacidad técnica y aforo, cuya gestión está a cargo del Gobierno del Principado de Asturias. De visita imprescindible resulta el Museo del Pueblo de Asturias, centro dedicado a la conservación, investigación y difusión de la cultura tradicional del país.

Laboral Ciudad de la Cultura

Por último el paisaje y el carácter gijonés son mucho más comprensibles tras una visita a los museos monográficos dedicados al recuerdo de Evaristo Valle y Nicanor Piñole, pintores iniciadores de la renovación plástica asturiana del pasado siglo. El primero de ellos se encuentra inserto en plena ciudad jardín de Somió, aún poblada de quintas decimonónicas y jardines históricos, una imagen de Gijón que tenía su contrapunto en los balnearios que ocuparon las playas locales durante décadas hasta que la industrialización desdibujó su imagen de villa burguesa en la segunda mitad de la anterior centuria.

Imprescindibles

“Elogio del horizonte” de Chillida
Iglesia de San Pedro

Datos prácticos

Coordenadas

43° 32′ 17″ N, 5° 37′ 26″ W

Distancias

Avilés 28 km, Oviedo 27 km, León 146, Santander 178, Madrid 467 km

Aparcamiento

Muchos aparcamientos públicos de pago diseminados por toda la ciudad. Una opción gratuita es dejar el vehículo en la amplia zona habilitada en las inmediaciones del campo de fútbol de El Molinón y acceder al centro urbano por el paseo de El Parque Inglés que lleva al Muro que circunda la Playa de San Lorenzo

Altitud

30 m

Habitantes

281 649 (2013)

San Pedro (junio), Fiestas de Begoña (agosto)

Semana Negra (julio), Festival de la Sidra (último fin de semana de agosto), Festival Internacional de Cine de Gijón (noviembre)

Feria Internacional de Muestras de Asturias (agosto), Feria Nacional de Artesanía (verano)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar