Covadonga

Icono de la reconquista

Un angosto valle anticipa el espectacular paraje del Santuario de la Virgen de Covadonga, dibujado entre crestas de roca caliza y rodeado de bosques en que transcurrieron los primeros episodios de la Reconquista.

Planifica tu escapada a Covadonga

El histórico paraje de Covadonga se encuentra emplazado en mitad de la belleza natural del Parque Nacional de los Picos de Europa. La visita a su santuario y alrededores inmediatos no debería llevarnos más de media jornada, aunque es fácil que empleemos dos días completos recorriendo el concejo y su bella capital: Cangas de Onís. Conviene ir provisto de un mapa detallado para localizar los miradores a nuestra disposición; no dejar sin visitar el mirador de la Reina. Resulta recomendable ir provisto de un mínimo equipo de senderismo y andar por el mencionado parque, especialmente por la zona de los lagos de Covadonga. Estos son nuestros lugares favoritos para comer y dormir en la localidad:

¿Quieres conocer este sitio?

Covadonga ya era un lugar de culto antes de que llegaran los cristianos, pero su exuberante naturaleza se vería magnificada con los sucesos que tuvieron lugar en el siglo VIII y que tradicionalmente están asociados a la Reconquista.

Lo ocurrido en la célebre Batalla de Covadonga es, en realidad, poco conocido, pues las primeras manipulaciones del relato datan del tiempo en que el rey Alfonso III el Magno mandó la elaboración de las Crónicas Asturianas, donde se detalla toda la historia de los que le antecedieron. Por tanto, según las fuentes medievales (Crónica Albeldense y Crónica de Alfonso III), en Covadonga se desarrolló con éxito la primera ofensiva de los cristianos. Casi nada se sabe de la dimensión de este hecho bélico, pero es claro que dio origen a una dinastía que con los años pasó de ser un simple foco de resistencia en las montañas a un auténtico reino.

foto antigua covadonga
Covadonga a principios del siglo XX

La tradición recuerda la investidura de Pelayo en el 718 en el lugar conocido como el Repelao, muy próximo al Santuario. Este enigmático acontecimiento histórico se convirtió en un hecho legendario en fechas muy tempranas. Su significado debe entenderse desde la dimensión otorgada por el rey Alfonso III, quien además de reescribir la historia convirtió el estandarte que enarbolara Pelayo en la batalla en todo un símbolo de la Monarquía: la Cruz de la Victoria (908), custodiada en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo.

Covadonga forma parte del concejo de Cangas de Onis y además está dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, también distinguido como Reserva de la Biosfera, cuyo origen está en otro anterior, en realidad el primero en su tipo existente en España, creado en 1918 bajo el nombre de Parque Nacional de la Montaña de Covadonga. El espacio natural protegido hoy fue configurado hace trescientos millones de años y se encuentra enclavado en plena Cordillera Cantábrica perteneciendo a las comunidades de Cantabria, Castilla y León y el Principado de Asturias.

El Santuario, presidido por la imagen de la Santina, alzado en el legendario lugar en que se apareció la Virgen a los rebeldes cristianos, la oquedad de la Gruta de Covadonga, cuenta con un complejo de construcciones entre las que la más antigua es la clasicista Colegiata de San Fernando (S. XVII), siendo indudablemente la más notable y monumental, la Basílica.

El acceso a la Santa Cueva se efectúa a través de una empinada escalera, o atravesando la roca mediante un paso que lleva directamente hasta la gruta. En ese recorrido se pueden observar los sepulcros que contienen los restos de don Pelayo, su mujer y su hermana, y de Alfonso I, trasladados desde la Iglesia de Santa Eulalia de Abamia. Algunos peregrinos muy devotos aún ascienden de rodillas por el desgastado centenar de peldaños de la enrocada escalera, a modo de penitencia.

El modesto templo que custodia actualmente a la imagen de Covadonga es posterior a la Guerra Civil, habiendo desaparecido en la contienda el anterior diseño del erudito local Roberto Frassinelli, conocido como el “alemán de Corao”, quien concibió en 1874 una colorista e historicista construcción de madera que en parte costeó su promotor, el obispo de Oviedo Benito Sanz y Forés. Anteriormente el lugar era conocido como el Milagro de Covadonga, pues lo que había era una endeble estructura de madera volada que según la leyenda había sido construida por ángeles dado que se trataba prácticamente de un “templo en el aire”. Un accidental incendio arrasó la vieja estructura y posteriormente el renombrado arquitecto académico Ventura Rodríguez propuso un plan de reconstrucción que pretendía incluso incorporar la propia cueva a un gran santuario que rindiera tributo a la Nación Española con el beneplácito del Conde de Campomanes y del monarca ilustrado Carlos III. De aquel proyecto de 1779 solamente se hizo el cuerpo que servía de base justo al pie de la cueva. Junto a la cascada de agua que brota desde el Santuario destaca la Fuente de los Siete Caños, de milagrosas propiedades ya que asegura el matrimonio en el año venidero a quien bebe de ella.

Tras el dramático fuego de 1777, el Cabildo de la Catedral de Oviedo entregó su imagen de la Virgen de Covadonga al Santuario, la más antigua de las que se conservan actualmente, dándose por perdida la talla medieval. Más tarde, durante la guerra de 1936, la escultura llegó a estar exiliada en la Embajada de España en París.

Abandonado el proyecto clasicista de un nuevo templo, hacia finales del siglo XIX el arquitecto Federico Aparici y Soriano consiguió culminar una de sus obras más destacadas, una iglesia de tres naves, con dos grandes torres en la fachada principal y dotada de crucero, caracterizada por su estilo historicista neorrománico y su inspiración francesa. Finalmente, el nuevo templo de la Virgen de Covadonga, fue inaugurado el año 1901 y poco después el pontífice León XIII lo elevó a la categoría de Basílica. El Santuario fue visitado por el Papa Juan Pablo II en 1989.

basilica covadonga
Basílica de Covadonga

En el interior de la iglesia destacan especialmente dos pinturas: el lienzo de la Anunciación, de Vicente Carducho (1576-1638) y el de la proclamación de Don Pelayo en Covadonga, firmado por Luis de Madrazo en 1855 y depositado por el Museo Nacional del Prado. Pueden visitarse más objetos relacionados con la historia del Santuario en el Museo de Covadonga.

La espiritualidad de Covadonga es consecuencia de la poderosa naturaleza que conforma el lugar. El Santuario es un privilegiado punto de partida para disfrutar de la riquísima vida animal y vegetal del entorno. En los hayedos, robledades, bosques mixtos y encinares, nogales y tilos habita una fauna de rebecos, corzos, lobos, buitres, ánades, águilas reales, urogallos y osos pardos.

Al salir del recinto del Santuario se abre una carretera de 12 Km de duro y sinuoso trayecto que llevan directamente al incomparable paraje de los Lagos de Covadonga. En el transcurso del camino, conviene pararse en el Mirador de la Reina, desde el que el visitante puede disfrutar de espectaculares vistas. Al final de este recorrido aparece el Lago Enol (1070 m). Más arriba está el Lago Ercina (1118 m), en un lugar muy cercano al Centro de Recepción de Visitantes Pedro Pidal, que se encuentra en la Buferrera, un área de descanso y aparcamiento sometido a restricciones por las autoridades locales. Es posible acceder a los lagos a través de una línea de transporte regular.

Desde los lagos parten magnificas excursiones de montaña que ver en Covadonga, que incluyen la opción de subir a Peña Santa (2479 m). También existe la posibilidad de acercarse al Mirador de Ordiales (1681 m) o a la Vega de Ario (1610 m). El Sendero Histórico GR-1 que une las localidades de Ampurias (Girona) y Finisterre (A Coruña) también pasa por el parque, salpicado por calzadas romanas, reales cañadas de ovejas trashumantes, viejos caminos carreteros de mercantes y secretas veredas por las que los maquis y vagaron durante los primeros años de posguerra.

Imprescindibles

Lagos covadonga
Lagos
santa cueva covadonga
Santa Cueva

Datos prácticos

Coordenadas

43° 16′ 31″ N, 4° 59′ 7″ W

Distancias

Oviedo 80 km, Madrid 445 km

Aparcamiento

En Cangas de Onís, La Venta y El Bosque

Altitud

257 m

Habitantes

58 (2008)

Nuestra Señora de Covadonga (8 de septiembre), La Santina sale en procesión

Fiesta del Pastor en la vega del Enol (el 25 de julio se reúnen los pastores de la zona y es la única noche en que se permite acampar en la zona)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • candida 28 octubre, 2016 at 3:24 pm

    Yo estuve y es precioso

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar