De todos los cementerios de España, pocos pueden compararse con el encanto que emana del Cementerio de Niembro. Un camposanto ubicado en el pueblo asturiano de Llanes y de los pocos situados junto a una ría. Al contemplarlo, se crea un ambiente idílico que solo conocen aquellos que lo visitan. Sin duda, uno de los tesoros que esconde Asturias.

Cementerio de Niembro: el potencial de un enclave

Asturias, al igual que otras comunidades del norte de España, cuenta con localidades surcadas por rías que dan al paisaje una belleza única. Concretamente, en el municipio asturiano de Llanes, la ría de Barro ría se encuentra con uno de los cementerios más curiosos de España.

cementerio de miembro
Panorámica de la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores y el Cementerio de Niembro | Foto: Shutterstock

Situado entre los pueblos de Barru y Niembru, en Asturias, el Cementerio de Niembru queda abrazado por la ría que separa estas dos poblaciones. Está ubicado junto a la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, fundada en 1794.

La construcción funeraria se halla casi al final de la ría. Cuando la ría crece con la marea, logra que el agua rodee con su caudal las paredes inferiores del cementerio, aunque de una manera sosegada, creando un espacio en calma. La iglesia se refleja en las aguas nítidamente, mientras que cuando baja la marea vuelven a descubrirse el conjunto rodeado de arenales y piedras.

Tanto la parroquia como el cementerio fueron creados a partir de la segregación de Celorio, en 1788. La iniciativa del conjunto fue propuesta por el escritor Fermín Canella y diseñada por el arquitecto Silvestre Pérez. Al igual que la iglesia, el Cementerio de Niembru se asoma a la mar de Vau y la ría de Barro, dando como resultado un escenario de lo más especial. El conjunto de retazos eclesiásticos de la propia iglesia, sumado a los reflejos verdes y azulados del río evocan un entorno único nacido de la adaptación al medio.

Qué ver en el cementerio de Niembro

Todo visitante que llega hasta el Cementerio de Niembro se encuentra con un lugar que parece salido de un cuento de meigas. Tanto la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores como el cementerio  de Niembro datan de finales del siglo XVIII. Al entrar, se descubre la iglesia a través de una nave principal cuyas bóvedas ofrecen exquisitos detalles. Además, también merecen su mención el transepto, el cimborrio y el campanario cuadrado. Aquí se pueden encontrar diferentes inscripciones ya descubiertas al mundo en su momento por el escritor Ciriaco Miguel Vigil.

La primera, la cual puede descubrirse en la puerta sur, dice así:

«Reinando la magestad del señor D. Carlos de Borbon, Cuarto de este nombre, se puso la primera piedra de este templo en tres de junio de 1794.»

La segunda, ubicada en la puerta norte, dice lo siguiente:

«Siendo Obispo de Oviedo el Ilustrísimo Señor Don Juan de Llano Ponte, y párroco propio de esta parroquia, don José Morís Ramírez, se concluyo este templo, exceptuando la torren, en 30 de noviembre de 1797.»

Tres años de construcción condensados en un entorno exquisito. Una vez se atraviesa y visita la iglesia, el Cementerio de Niembro se despliega en interesantes detalles. El color blanco marfil inunda cada una de las estructuras, acariciadas a su vez por los encantos naturales de la mar de Vau.

Cementerio de Miembro
Toma aérea del Cementerio de Niembro junto a la ría de Vau | Foto: Shutterstock

Una vez se ha visitado el templo y su cementerio, la zona ofrece otros muchos encantos. Entre ellos, sus playas. Una de ellas, Ballota, se ubica entre Cue y Andrían, a tan solo cuatro kilómetros de la villa de Llanes, envuelta entre acantilados. La segunda, la playa de Gulpiyuri, yace a 15 kilómetros de Llanes y es también una playa muy especial. De hecho, se trata de una de la playa más pequeñas de España. El motivo no es otro que la penetración del mar a través de los acantilados, formando una playa interna.

Además de estas playas, la ciudad de Llanes, ubicada a 8 kilómetros, se presenta como un destino único. Una perfecta villa costera con un bonito puerto de pescadores en la que disfrutar de sus terrazas, restaurantes y atracciones. Pasear por su casco antiguo será el mejor complemento a esta visita, y también para bajar la comida, pues la gastronomía asturiana tiene fama de contundente.



Un escenario de cine

El Cementerio de Niembro es un lugar que ha renacido en forma de tours como Llanes de cine. Esta iniciativa, enclavada dentro de las propuestas turísticas de Llanes, recorre este y otros sitios que han servido de escenario de cine para recientes películas. En total, se ofrece un recorrido por 25 localizaciones de 42 secuencias de diferentes series y películas. Entre estos lugares, se engloban las playas de Barru, Torimbia o Borizu, la estación de tren de Posada, o el Palacio de Partarrí. Una buena excusa para conocer los pueblos más bonitos de Asturias.

cementerio de Niembru
Atardecer en el Cementerio de Niembro | Foto: Shutterstock

En lo que respecta al Cementerio de Niembro, este incluso el rodaje de tres películas: La señora, El abuelo y Epílogo. Esta visita puede solicitarse directamente en la Oficina de Turismo de Llanes y realizarla a gusto del turista.

Datos útiles para la visita

A la hora de visitar el cementerio de Niembro, hay que tener en cuenta que el horario de esta zona es diferente al de la iglesia. La Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores de Barro cuenta con un horario de apertura los sábados, de 20:00 a 21:00, y los domingos de 13:00 a 14:00. Por su parte, el Cementerio de Niembro cuenta con un horario más extendido. Todos los días de la semana, de 09:00 a 17:00 horas, esta zona permanece abierta tanto para las personas que acuden a velar a sus familiares, como los visitantes. Cabe mencionar que no se cobra precio por entrar, si bien siempre se aceptan donativos en el caso de la iglesia.

cementerio de Niembro
Cementerio de Niembro, la mejor excusa para adentrarse en el encanto asturiano | Foto: Shutterstock

Además, el Cementerio de Niembro es ideal de visitar durante todo el año, ya sea en verano, con temperaturas frescas, o bien en invierno. En esta segunda época, incluso cabe la posibilidad de encontrar el conjunto nevado. La perfecta excusa para dejarse caer por una de las escenas más míticas de Llanes y disfrutar de un entorno único a través de una ruta de senderismo en Asturias. Espacios surcados por los misterios de la historia y los perfumes de una naturaleza apasionante.