El Conjunto Histórico y núcleo rural de Argul está ubicado en la zona del alto Navia, en la provincia de Asturias. Este pueblo situado en una localización de media montaña está cerca de la capital del concejo de Pesoz en el que se encuentra. Aislado debido a las condiciones orográficas, con la presencia del río Agüeira de por medio, Argul es una muestra ejemplar de una de las singularidades arquitectónicas más llamativas del occidente asturiano. Así, lo más sorprendente de Argul son sus casas de piedra conectadas a través de pasillos voladizos, uniendo partes de una misma vivienda

Arquitectura de Argul: túneles y pasillos voladizos

Argul es un bonito y sencillo pueblo que a día de hoy está casi deshabitado. No obstante, es fácilmente reconocible la riqueza que este pueblo tuvo antaño, con casonas, bodegas, una capilla, hórreos, molino, un lavadero… Un total de 30 casas en las que el paso del tiempo y el éxodo rural ha dejado prácticamente sin huéspedes, donde muchos se mudaron a América. 

Argul

Túneles para el paso de personas y animales | Fuente: Ángela Ferreira Martínez

Dando un paseo por las calles de Argul se pueden contemplar las austeras edificaciones de piedra que descansan sobre el roquedo natural, estableciendo túneles en el medio por el que pasaban personas y ganado. De esta manera, quedaba organizado un complejo entramado de paisajes subterráneos ubicados bajo las casas y denominados veiriles.

La existencia de estos túneles debajo de las viviendas estaba unida a los altos corredores de madera que se encontraban también en las mismas, permitiendo unir partes de una misma casa sin llegar a pisar el suelo. En invierno estos altos corredores servían para evitar el tener que bajar a las frías calles. 

Argul, Asturias

Pasillos voladizos en Argul | Fuente: Ángela Ferreira Martínez

El conjunto crea una falsa ilusión en la que parece cerrarse sobre sí mismo generando una configuración interconectada. De esta forma, las galerías bajo las mismas funcionaban como servidumbres de paso de personas y animales. Los túneles y pasadizos llegan a alcanzar grandes dimensiones, como en la Casa de Vilar, que alcanza los 20 metros de longitud. 

casas conectadas de Argul

Casas conectadas | Fuente: Ángela Ferreira Martínez

Las casas se construyeron teniendo en cuenta distintos elementos organizados alrededor de un patio. Entre ellos destacan la torre-palomar (algunas casas cuentan con palomares en los desvanes) y el hórreo. Llama la atención el que las casas están realizadas sobre la misma roca, de forma que no han necesitado cimentación. 

Gracias a este sistema conseguían una edificación más sólida y las casas ganaban amplitud puesto que se construía sobre el mismo camino. Los materiales usados para llevarlas a cabo son la piedra, la madera, la pizarra y el barro, todos ellos autóctonos. Declarado Bien de Interés Cultural, paseando por las calles de Argul es interesante fijarse en las inscripciones y detalles de ventanas y puertas. 



Casa del Escultor

Argul esconde espacios tan curiosos como la casa del Escultor. Esta denominación se debe a que fue donde nació el famoso escultor barroco Juan Alonso Villabrille y Ron, que trabajó en la corte de Felipe V. La casa está formada por dos volúmenes sin simetría y tres plantas. La construcción se llevó a cabo con pizarra y cuarcita, como muchas de las edificaciones del pueblo. A día de hoy su estado de conservación es óptimo. 

Casa de Vilar

Argul

Casa del Vilar | fuente: Ángela Ferreira Martínez

Aunque actualmente la casa esté deshabitada y no presente la mejor de las condiciones, se trata de un conjunto arquitectónico relevante. La casa de Vilar se realizó adaptándola a las características del entorno. Como otras viviendas del pueblo de Argul, en la parte baja se instaló un camino de servidumbre. Este camino cruza de norte a sur la casa, donde la misma roca se utilizó como uno de los muros de este paso. El túnel posee una longitud de 20 metros, enmarcado en una edificación rectangular de destacada longitud. Se construyó con fuertes muros de piedra. 

Capilla de San Antonio

La capilla de San Antonio se encuentra en el centro del pueblo, levantada sobre la misma roca. Está formada por una única nave y cuenta con una planta rectangular y con una cubierta a tres aguas. A destacar la espadaña que aquí se ubica, de un solo ojo y con un arco de medio punto acabada por un frontón. Para llevarla a cabo se usaron, principalmente, materiales como la cuarcita y la pizarra. En su interior se puede ver un bonito retablo barroco que contrasta con las paredes azules del templo. 

Capilla de San Miguel

Por su parte, la capilla de San Miguel está situada en el antiguo camino de Pesoz. También posee una sola nave, aunque su planta es rectangular pero con cabecera plana y cubierta realizada con pizarra a tres aguas. Coincide a su vez con la capilla de San Antonio en que la espadaña que aquí se localiza posee un solo ojo pero acabada con arco de herradura. Para construirla se usaron cuarcita y pizarra.