Uncastillo

Donde se acordó el destronamiento de Pedro I de Castilla.

Uncastillo es un entramado de callejas empedradas sobre las que se asientan casonas y palacios nobiliarios entre plazas y rincones de lo más pintoresco. Es un pueblo auténtico que por estar alejado de las grandes ciudades no recibe casi turismo.

Planifica tu escapada a Uncastillo.

Hay que ver en Uncastillo el conjunto del caso histórico; es una visita casi enteramente de exteriores que puede llevarnos cuanto deseemos callejear por el vericueto de su judería y vías de sabor medieval. El destino importante más cercano es Sos del Rey Católico, se puede acceder hasta allí por una bella carretera CV-841 que no recomendamos recorrer si hiela (lo que es habitual en esa zona durante gran parte del año) y en el que es muy habitual ver jabalís y corzos, entre otras especies que por allí campean.Para conocer los platos locales y reservar se puede emplear nuestra página Dormir y Comer en Uncastillo.

¿Quieres conocer este sitio?

Los restos arqueológicos indican que estuvo poblada por la tribu de los suessetanos que fueron allí derrotados por los romanos comandados por Terencio Varrón en el 139 a.de C. Estos se establecerían a 15 kilómetros de allí, en Bañales, donde hay un importante yacimiento en proceso de investigación.

Los musulmanes construirían un castillo en la Peña Ayllón, hasta ser desalojados de allí en el 940 por Sancho Garcés, rey de Pamplona. En el siglo XI, cuando Ramiro I constituye el reino de Aragón, esta plaza fuerte pasa a formar parte del mismo; pese a ello, Uncastillo continuará dependiendo de la jurisdicción eclesiástica original (el obispo de Pamplona), solo abandonándola entrado el siglo XVIII. Al tratarse de una plaza fuerte “de realengo” cada rey aragonés iba nombrando un “tenente” que la administraba en su nombre; en 1136 el caballero Arnaldo de Lascún decidió rebelarse contra el rey Ramiro II, y la reacción de los vecinos del pueblo fue levantarse contra el teniente y devolver la plaza fuerte al rey; éste les correspondió con una exención de impuestos. En 1259 el rey Jaime I amplió las exenciones impositivas a los judíos que quisieran establecerse en la villa; ello motivó que allí se desarrollara una importantísima judería.

Antes de comenzar la “Guerra de los Dos Pedros” en 1363 en su fortaleza se reunieron los reyes Pedro IV de Aragín, Carlos II de Navarra y el pretendiente al trono de Castilla, Enrique de Trastámara; allí sellaron la alianza para colocar a éste último en el trono castellano. Para garantizar el acuerdo alcanzado, el rey de Aragón debió de traspasarle al rey navarro uno de sus más importantes vasallos: Bernat de Cabrera.

La importancia que daban los reyes a tener decididamente de su parte a la población de la localidad se puso de manifiesto en 1420, cuando Martín el Humano decidió otorgar la hidalguía a los habitantes de éste pueblo.

En 1543 se puso en marcha un importante Estudio de Artes, probablemente heredero del anterior Studium de gramática del siglo XII. Esta institución adquirió gran prestigio, haciéndole una fuerte competencia a la importante Universidad de Huesca; esta reaccionó querellándose en varias ocasiones con la institución de Uncastillo por razones de jurisdicción formativa.

Uncastillo en 1958

Los beneficios recibidos de los reyes hicieron a sus habitantes leales súbditos de quien fuera rey legal. Por ello, durante la Guerra de Sucesión, Uncastillo fue una de las poblaciones aragonesas que se mantuvo fiel a Felipe V, siendo asaltada por los austricistas en 1705; tres años después el rey la nombró “Villa Fidelísima”. De entonces provienen las tremendas destrucciones sufridas por su grandioso castillo. Durante la Guerra de la Independencia volvió a ser escenario de combates entre los franceses que lo controlaban y los guerrilleros. Finalmente, durante la Primera Guerra Carlista se mantuvo leal al Gobierno legal, hasta que fue conquistado por los carlistas, que demolieron casi todo el castillo.

En el año 1998 se crea la Fundación Uncastillo Centro del Románico que se ha encargado de la difusión, protección y rehabilitación de edificios y conjuntos históricos de la localidad, nombrada Conjunto Histórico Artístico en 1966.

Antes de recorrer las excelente iglesias que son los principales atractivos monumentales de la villa, conviene recorrer las calles de su Barrio Judío, extraordinariamente bien conservado, pues la estructura de muchas de las casas de los alrededores de la calle “Barrio Nuevo” han permanecido casi sin cambios desde el siglo XV; por ejemplo, en la jamba derecha de cada puerta principal está el hueco horadado en la piedra para acoger la mezuzah (el pergamino enrollado con versículos de la Torah). Una cita obligada es la Sinagoga, recientemente restaurada, en cuya excavación se han encontrado numerosos objetos originales y que ahora es visitable; allí periódicamente se celebran eventos de conmemoración de la presencia judía en la localidad. En las afueras del pueblo hay un puente llamado de los judíos por el que se accedía a una importantísima necrópolis con unas 440 tumbas de judíos, en proceso de excavación.

La Iglesia de Santa María, consagrada en 1155, se construyó sobre los cimientos de un templo mozárabe anterior. De ella destaca su portada sur, una obra ricamente decorada compuesta por tres arquivoltas semicirculares esculpidas con temas juglarescos y seis columnas de gran belleza con los fustes entrelazados. Fijarse en el Pantocrátor encastrado en el muro. En su cornisa hay además una verdadera colección de canecillos labrados con escenas de parejas abrazándose, juglares, músicos, bailes y caras grotescas. En el hastial de la fachada occidental se ha incrustado un tímpano de una portada románica desaparecida con el motivo de los Reyes Magos. El claustro y la sacristía son renacentistas de 1556.

Iglesia de San Lorenzo

La Iglesia de San Felices cuenta con dos portadas, norte y sur, esculpidas por el maestro de San Juan de la Peña. En el tímpano norte dos ángeles sostienen un crismón trinitario y en el tímpano meridional representó el martirio del santo arrastrado por caballos en presencia de sus verdugos y de un ángel.

Emplazada sobre un cerro de las afueras de la localidad está la majestuosa Iglesia de San Juan, el austero y elegante exterior de éste templo románico del siglo XII, carente de toda decoración, no permite adivinar la riqueza de las bellas pinturas murales de Cristo en Majestad de su absidiolo sur.

El último templo de Uncastillo, la Iglesia de San Miguel, se encuentra completamente integrada en el trazado urbano, casi oculta por las viviendas que la rodean. Fue construida en la segunda mitad del siglo XII, con una sola nave de cuatro tramos divididos por arcos apuntados cubiertos con bóveda de crucería sencilla. Aún puede verse el lugar donde hace años se encontraba la magnífica portada románica meridional que el obispo de Jaca vendió en 1915 al Museo de Bellas Artes de Boston. La iglesia, desacralizada, actualmente acoge el Salón de Congresos de la localidad. Junto a ella se halla la Lonja Medieval, un interesante espacio rehabilitado y acondicionado como centro expositivo y cultural.

Dentro del trazado urbano también hay que ver en Uncastillo el Ayuntamiento, de un estilo renacentista de corte clásico sobre cuya fachada se puede observar una excelente portada monumental con el escudo de la villa bajo un frontón triangular.

Del antiguo Castillo que da nombre a la villa poco queda en pie salvo restos del trazado de sus murallas y dos de sus torres, una gótica de tiempos de Pedro IV y otra del primer castro románico desde cuya almena puede verse el interesante conjunto de Uncastillo y visitar el Museo de la Torre, con restos arqueológicos de los alrededores.

En la carretera hacia Sos, en la margen derecha del río Riguel están las ruinas la Iglesia de San Lorenzo. Su portada principal, de estilo románico, contiene en el tímpano de la puerta una bella imagen del martirio del santo; bien merece una breve parada.

A pocos kilómetros de la localidad se encuentra el yacimiento romano de los Bañales, una población romana de la que sobresalen los restos de sus termas y de los pilares de su acueducto, una de las imágenes más icónicas del conjunto que Uncastillo forma con su entorno.

Imprescindibles

Vista de la Iglesia de Santa María de Uncastillo
Vista del pueblo y de los restos del Castillo

Datos prácticos

Coordenadas

42° 21′ 41.41″ N, 1° 7′ 49.39″ W

Distancias

Zaragoza 109 km, Huesca 88 km, Teruel 281 km, Madrid 388 km

Aparcamiento

A la entrada, tras pasar el puente, en la Plaza del Olmo

Altitud

601 m

Habitantes

712 (2013)

Virgen de los Bañales (último domingo de mayo), Virgen de San Cristóbal (8 de septiembre)

Bordados Teresa Pueyo, Regalos Antigua y El Nogal

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar