Sos del Rey Católico

Fortificada cuna de Fernando de Aragón

Sobre una elevación rocosa que controla todo un perímetro de gran belleza natural propio de las sierras pre-pirenaicas, la bella Sos es uno de los conjuntos fortificados mejor preservados de Europa. Un extraordinario lugar desde el que hacer excursiones.

Planifica tu escapada a Sos del Rey Católico

Sos es un destino ideal para pasear a través de unas calles con edificios primorosamente conservados y restaurados. Dentro del recinto amurallado destaca su iglesia de San Esteban —especialmente su cripta con sus pinturas— y el Palacio de Sada. Se puede pasar medio día recorriéndolo y asomándose a sus distintos portales. Hay muchos lugares donde continuar la escapada con excursiones de día. En Navarra la interesante villa medieval de Sanguesa, el castillo – santuario de Javier y el Monasterio de Leyre; también son muy atractivos los espacios naturales de la Foz de Lumbier y la lagunas de Pitillas. Hacia Aragón se pueden hacer dos excursiones de medio día; a través de la estrecha y revirada carretera CV 841 se llega al precioso pueblo de Uncastillo. Otra opción es dirigirse a la remota localidad de Petilla de Aragón y visitar el museo sobre el científico Santiago Ramón y Cajal. Hay lugares donde quedarse y comer bien y a buen precio; los hemos recogido en la página Dormir y Comer en Sos.

¿Quieres conocer este sitio?

La población forma parte de la Comarca de las Cinco Villas (junto a Tauste, Ejea, Sádaba y Uncastillo). Hacia el 714 los musulmanes amenazaban el valle del Ebro; por aquel entonces el Conde Casio controlaba esta región, decidiendo no resistirse a la invasión, convertir a toda su familia al Islam y adoptar el nombre de Banu Qasi, consiguiendo mantener y acrecentar su poderío durante más de un siglo. El rey Sancho Garcés I de Pamplona reconquistó la zona en 908. A finales de ese siglo comienza la construcción de su castillo y sus murallas, que fueron reforzadas en el 1012. En 1044 el rey Ramiro I el Monje incorpora esta plaza fuerte al reino de Aragón. Desde entonces Sos adquiere un papel defensivo frente a sus vecinos navarros y castellanos.

En 1362 el rey navarro Carlos II – aliado de Castilla durante la Guerra de los dos Pedros- atacó y conquistó su fortaleza. Pero el rey navarro cambió de bando y dos años después -sobre el Santísimo Sacramento de la iglesia de Sos- selló una nueva alianza con el rey de Aragón. El carácter fronterizo con Navarra motivó que la población estuviera sometida a periódicos asaltos de Navarros y gascones. Por ello, en 1400 el rey Martín el humano hizo el solemne juramento de que la localidad jamás sería cedida a un señor, por lo que quedaría unida a perpetuidad a la Corona; además, le concedió el derecho a presentarle dos candidatos para que cada rey nombrara entre ellos el cargo de “Justicia” del lugar.

El pueblo de Sos en un día de fiesta

En 1452, en plenas luchas entre agramonteses y beamonteses, se refugió en Sos Juana Enríquez -esposa de Juan II, rey conjunto de Aragón y de Navarra – quien allí dio a luz a su hijo, el futuro Fernando II de Aragón, que con el tiempo sería conocido como Fernando el Católico. Con la unión de las coronas de Aragón y Castilla concluyen los enfrentamientos internos entre las dinastías ibéricas y Sos pierde su importancia militar. Durante la Guerra de Sucesión, Sos fue una de las escasas plazas fuertes de Aragón que se mantuvieron fieles al rey Felipe V. Por ello fue atacada duramente en 1706, debiendo ser auxiliada su guarnición. Acabada la contienda recibió varios privilegios por su fidelidad. En el siglo XVIII destacó su vecino Isidoro Gil de Jaz, jurista que tuvo un importante papel político en el Consejo de Castilla y como excelente educador. Promovió en Sos importantes programas formativos mediante la escolarización de todos sus jóvenes en las nuevas escuelas escolapias, que él mismo financió. Durante la Guerra de la Independencia las tropas napoleónicas controlaron Sos; por eso fue objetivo de las acciones de los famosos guerrilleros Sarasa y Espoz y Mina. En marzo de 1813 los franceses debieron de abandonar la plaza fuerte. Su fuerte despoblación entre los siglos XIX y XX han contribuido a su excelente preservación arquitectónica, siendo nombrada Conjunto Histórico Artístico en 1968.

Sus murallas todavía conservan en su trazado antiguas puertas y torres de vigilancia. Su trazado es abrupto, lleno de callejas empinadas y estrechas sobre las que se asientan numerosos palacios nobiliarios y casas de arquitectura popular en piedra de sillería con notables aleros, bellos balcones y puertas doveladas. Todo el pueblo está empedrado, ofreciendo la impresión de que no hubiera cambiado en siglos.

En la parte alta del pueblo encontramos la Iglesia Parroquial de San Esteban, iniciada en 1055 con los donativos de la reina navarra Doña Estefanía. Destaca su portada septentrional del siglo XII, bajo pórtico renacentista del siglo XVI, con tres arquivoltas muy decoradas apoyadas sobre estatuas columnas en sus jambas que representan a San Juan Evangelista, a un obispo, a San Vicente con su parrilla, al Rey David, a la reina Estefanía y al monje Pelayos. En el tímpano se sitúa una representación de Cristo en posición de Majestad. En su interior sobresalen varios capiteles historiados. A través de un pasadizo transversal a la nave central se accede a la llamada Iglesia de Santa María del Perdón -también llamada la “Iglesia Baja”- que hace el papel de cripta. En ella destacan dos capiteles del Maestro Esteban (cantero de la Catedral de Santiago de Compostela) y las impresionantes pinturas murales góticas de su ábside. En su interior un Cristo románico del siglo XII, sin corona de espinas, lanzada y pies separados sobre pódium. A este Cristo está asociada la historia del joven de Sos que asesinó a un vecino por celos, y que allí acudía a rezar; un día la madre del asesinado le escucho pedir perdón por lo acontecido, la cabeza de la imagen se inclinó en sentido de que le perdonara, volviendo luego a su posición erguida; le perdonó la madre y la imagen se quedó con ese apelativo.

El ahora llamado Castillo está colindante a la iglesia, se trata de un pequeño recinto amurallado que rodea una torre del homenaje de planta cuadrada en muy buen estado de conservación. El recinto medieval de la villa cuenta con siete portales de acceso, dos de ellos de singular historia: el Portal de la Reina y el Portal del Mudo. El primero recibe su nombre porque tradicionalmente se ha considerado que por él accedió la reina Juana Enriquez cuando entró primera vez en Sos para parir al infante Fernando. El de Poniente o “del Mudo” se llama así porque hasta allí se arrastró, moribundo, un vecino que fue torturado por los soldados napoleónicos para que les diera información sobre los guerrilleros, y cuyo cadáver fue hallado sin lengua; según la tradición, él mismo se la destrozó para evitar confesar.

Iglesia Parroquial de San Esteban

El casco urbano se articula a partir de la Plaza Mayor, un irregular espacio porticado con arcos rebajados que acoge el Ayuntamiento. Éste es un palacio renacentista de finales del siglo XVI por cuya fachada discurre una típica galería de arquillos aragonesa. El edificio de la Lonja ha sido recientemente restaurado y de él destacan sus cuatro arcos apuntados y el aljibe.

La Iglesia de San Martín de Tours, es un sencillo edificio tardorrománico que ver en Sos del Rey Católico, con una portada de doble arquivolta que comunica mediante un corredor con el Palacio de Sada; está construido sobre los cimientos de la antigua fortaleza y está considerado la cuna del gran rey Fernando el Católico. La fachada del palacio, compuesta por una puerta dovelada y el escudo de los Sada (luna ranversada rodeada por una tira ajedrezada), se remata con un trazado de almenas. En su interior acoge el Centro de Interpretación de Fernando el Católico, un espacio dedicado a la exposición de piezas y paneles que ayudan a comprender la singularidad y relevancia del personaje y su época. En la parte de atrás del palacio está la calle donde residían los judíos hasta finales del siglo XV, de ella parten varias estrechas y laberínticas callejuelas de sorprendentes nombres.

En 1985 Sos fue escenario de la famosa película La Vaquilla, de Luis García Berlanga. Trece sillas-escultura de bronce, obra de José Luis Fernández, se reparten por sus calles como homenaje al cineasta y a los actores.

Imprescindibles

Pórtico Iglesia de San Esteban
Santuario de Valentuñana

Datos prácticos

Coordenadas

42° 29′ 49.9″ N, 1° 12′ 54.75″ W

Distancias

Zaragoza 123 km, Huesca 118 km, Pamplona 59 km, Madrid 402 km

Aparcamiento

En las afueras, junto al recinto amurallado

Altitud

652 m

Habitantes

635 (2013)

San Sebastián (20 de enero), Fiestas Mayores (tercera semana de agosto)

Romería de Valentuñana (segundo día de Pentecostés), Jornadas fernandinas (En torno al 10 de marzo), Feria Medieval (primer fin de semana de agosto)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Juan Fernandez Dolz 21 enero, 2017 at 9:31 am

    Buenas , hace un año que vivo en España , me fui muy joven y me gustaría si es possible conocer los pueblos más interesantes del país que me vio nacer muchas gracias . Saludos

    • Ignacio Suárez-Zuloaga 21 enero, 2017 at 11:32 am

      Todos los pueblos seleccionados por España Fascinante en la sección de Lugares son fascinantes desde la perspectiva monumental, paisajista, histórica o gastronómica. Unos más preservados arquitectónicamente que otros. Si quiere un viaje a la carta a destinos con algunas características concretas puede contactarnos en nuestro correo y le ponemos en contacto con nuestro organizador de viajes.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar