Francisco de Goya y Lucientes es el gran nombre propio de esta localidad de la provincia de Zaragoza. Algo posible en buena parte por la labor de Ignacio Zuloaga, artista nacido en Eibar, a principios del siglo XX. Sin embargo, no se puede pasar por alto su ambiente tradicional, que retrotrae a sus orígenes medievales. Cercano a la capital del Ebro y la A-2, a su alrededor hay otras poblaciones muy interesantes como la vitícola Cariñena y Calatayud con sus vinos D.O. Al sur no hay que perder de vista a DarocaAnento.

Vista general de Fuendetodos

Vista general de Fuendetodos. | Shutterstock

Goya, el más conocido fuendetodino

El 30 de marzo de 1746 vino al mundo en una casa de Fuendetodos Francisco de Goya y Lucientes. Hijo de una familia que hoy sería considerada de clase media, no tardó en partir de vuelta a Zaragoza. Sin embargo, no perdió la relación con la población, al igual que sus allegados directos. De hecho, en el relicario de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue objeto de su primer trabajo. Como se verá más adelante, esta se perdió a raíz de la Guerra Civil.

El legado del pintor se reparte a lo largo de toda España, especialmente en Madrid. Sin ir más lejos, es uno de los grandes protagonistas del Museo del Prado, con sus pinturas del 2 de mayo y los posteriores fusilamientos. Asimismo, está enterrado la ermita de San Antonio de la Florida, donde realizó unos espectaculares frescos.

Calle Goya y arquitectura popular

Calle Goya y arquitectura popular. | Shutterstock

A pesar de la crisis de la localidad durante el XIX y la Guerra Civil, el aura que dejó Goya llevó a que nunca desapareciera del radar turístico. De las muchas reivindicaciones que ha tenido, quizá la más notable fue la realizada por Ignacio Zuloaga, pintor muy relacionado con Zumaia y Guipúzcoa, así como Segovia. Junto a Marín Bagüés, durante el arranque del siglo XX, se dedicó a exaltar la figura del artista en su tierra natal. La excursión que organizaron al pueblo fue toda una curiosidad en su momento.

Estatuas de Goya en Fuendetodos

 

El legado de Francisco de Goya en su ciudad natal incluye dos obras escultóricas que lo representan. La primera de ellas, hita en la plaza de la iglesia, está relacionada con Ignacio Zuloaga. Este, junto a los amigos que llevó al lugar, sufragaron la efigie realizada en bronce. Se inauguró en 1920 y salió de las manos de Julio Antonio, escultor fallecido el año anterior. Destaca la inscripción del mecenas del busto: “Para que el espíritu del artista inmortal que la gloria extendió por todo el mundo, viva en el pueblo que le vio nacer”.

Busto de Goya de 1978 en Fuendetodos

Busto de Goya de 1978. | Shutterstock

José Gonzalvo, en 1978, es el responsable de haber hecho la segunda escultura de Goya en Fuendetodos. Complementa el exterior de la casa natal del pintor y se ejecutó de cara a celebrar el 150º aniversario de su fallecimiento. En hierro forjado, es una pieza de gran carácter.

Casa Natal de Goya, Sala de Exposiciones Zuloaga y Museo del Grabado

El lugar donde nació Francisco de Goya y Lucientes era la vivienda de su tío. Su padre era dorador, profesión muy atada a la decoración de retablos, y realizó trabajos en el pueblo. La vicisitud que les llevó a Fuendetodos fue la reforma de su casa en Zaragoza capital. La vivienda muestra la tipología clásica de la zona, en piedra y con varias alturas, y fue redescubierta por Ignacio Zuloaga a principios del siglo XX. Así, la compró para evitar que se perdiera.

Casa Natal de Goya en Fuendetodos

Casa Natal de Goya. | Wikimedia

Desde entonces, y a pesar de que estuvo a punto de ser destruida totalmente en la Guerra Civil, se ha consolidado como un espacio prioritario de la localidad. Su musealización permite conocer el entorno en el que dio sus primeros pasos Francisco de Goya. Asimismo, Zuloaga erigió unas escuelas municipales anexas. Con el tiempo se conformaron como una sala de exposiciones. En ella se han expuesto temporalmente obras de maestros como Chillida, Miró o Picasso.

Estos dos lugares imprescindibles que ver en Fuendetodos se complementan con un tercero, el Museo del Grabado. Goya fue muy conocido por su técnica al respecto. Lo que comenzó siendo una afición entre convalecencias terminó por erigirse como una expresión artística de primer nivel. La exposición incluye grabados de sus cuatro series principales: Caprichos, Tauromaquia, Desastres de la Guerra y Disparates. Además se imparten talleres.

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Al igual que pasó en Belchite, cuyo campo es la comarca a la que pertenece Fuendetodos, la cuna de Goya fue devastada durante la Guerra Civil. Sin embargo, por suerte no se dejó su casco antiguo arruinado intacto tras acabar el conflicto. Gracias a ello la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción sigue en pie. Con todo, tales fueron los daños que recibió durante la contienda que su aspecto poco tiene que ver con el original. En su entorno proliferaron grandes edificios sacros como el Monasterio de Piedra y sus jardines civiles.

Iglesia de Nuesta Señora de la Asunción en Fuendetodos

Iglesia de Nuesta Señora de la Asunción. | Shutterstock

Fue una obra del siglo XVII. En un principio mudéjar, adquirió notas barrocas en reformas posteriores. Antes del conflicto generado a partir del golpe de estado del 36 se destruyó el que quizá fuera su mayor tesoro. Se trataba de los primeros testimonios pictóricos de Goya, especialmente en el armario de reliquias, que se perdieron tras un incendio. Lo que sí se salvó fue la pila bautismal donde se dio el primer sacramento al pintor fuendetodino. De la reconstrucción surgió un bonito templo neomudéjar que cuadra a la perfección con el resto del pueblo.

La Fuente Vieja

Fuente Vieja de Fuendetodos

Fuente Vieja de Fuendetodos. | Fuendeverde

Aunque el pasado de Fuendetodos es muy confuso, parece claro que el pueblo actual se inició en tiempo árabe. La entremezcla de rasgos musulmanes y cristianos es una característica clave de esta zona de Zaragoza. Con todo, es de los segundos de los que quedan más restos. Uno de los elementos más antiguos del lugar es la llamada Fuente Vieja. Precisamente de ella es de donde se acuñó el topónimo de la villa, dado el carácter comunal del aljibe.

Excavada en roca, hoy se puede ver el arco gótico que daba acceso a la estructura acuífera. Su uso fue muy dilatado en el tiempo. De hecho, hasta hace pocos años los fuendetodinos siguieron usándola. No es el único legado antiguo de la villa. A este respecto sobresale la Obra de los Moros. Se trata de las ruinas del castillo cristiano local, erigido en torno al siglo XIII.

Iglesia Hundida Fuendetodos

Iglesia Hundida. | Fuendeverde

Por su parte, la iglesia hundida consiste en las ruinas del que fuese templo parroquial de Fuendetodos hasta el siglo XVIII. Perdió la categoría en favor de la de la Asunción y pasó a ser una ermita. Está muy relacionada con la madre de Goya, que fue bautizada allí. En el XIX su estado empeoró al punto de que sufrió derrumbes parciales y pasó a ser una fábrica. Durante la Guerra Civil sirvió como fuerte y tras ello cayó en el olvido. Hoy supone un yacimiento arqueológico del que se extraen elementos que datan hasta del siglo XII.

Nevera de Culroya

Los alrededores de Fuendetodos son una zona muy proclive para andar. De esta forma se puede conocer una de las estructuras más representativas del municipio: los neverones. Se trata de fosos excavados en la tierra que se cubrían con estructuras pétreas. Su misión era producir y conservar hielo. Para ello se recogía la nieve y se aprisionaba en capas, separadas por elementos como hojas y paja.

Nevera de la Culroya Fuendetodos

Nevera de la Culroya. | Wikimedia

Hay varios neverones en el municipio, pero el más famoso es la nevera de Culroya. La característica forma cónica de sus estructura superior es muy reconocible. Realizada en piedra y del siglo XVIII, es visitable. De esta forma se puede contemplar su interior. Gracias a esto se puede intuir la dificultad que entrañaba el oficio de nevero, que no solo consistía en recoger la nieve, sino cortar el hielo y trasladarlo a centros comerciales.

Fuendeverde

El espacio que otrora ocupó el castillo medieval hoy lo usa Fuendeverde. Se abrió en 1979 y desde entonces se ha ido expandiendo. En su labor entremezcla la sostenibilidad y la puesta en valor del entorno natural de Fuendetodos. En este sentido, complementa los atractivos culturales del lugar. Especialmente encarado a niños, posee pequeñas exposiciones sobre botánica y zoología. Además, imparte talleres. Por otro lado, ha creado diversas rutas que visitan las afueras de la población.

fuendeverde

Interior de las instalaciones de Fuedeverde. | Fuendeverde

Restos de la Guerra Civil en Fuendetodos

Durante la Guerra Civil este pueblo aragonés fue un escenario de una de las confrontaciones más cruentas del conflicto, la Batalla del Ebro. Acaeció en 1938 y supuso la última gran intentona militar del ejército republicano. Las ofensivas y contraofensivas derivaron en una enorme masacre que terminó con la victoria de los golpistas. Como se ha comentado antes, esto llevó a la destrucción de edificios emblemáticos de Fuendetodos como su iglesia. La población permaneció del lado de Madrid desde el 36 hasta su caída en esta operación.

Vértice de Sierra Gorda

Vértice de Sierra Gorda. | Shutterstock

En el Vertice de sierra Gorda tenían sus posiciones las fuerzas del gobierno. Consistía en una serie de fortificaciones parapetadas y nidos de ametralladora. En total había cuatro fortines destinados a infantería y fuego automático pesado. La contraparte sublevada se hallaba a pocos kilómetros, en el Jaulín. Conocido como Vértice parapetos, constaba de cuatro bunkers rectangulares que permitían alojar a una fuerza similar a la republicana.

Datos prácticos

Coordenadas

41° 20′ 34.46″ N, 0° 57′ 35.42″ W

Distancias

Zaragoza 47 km, Huesca 125 km, Teruel 150 km, Madrid 309 km.

Aparcamiento

Sin problemas en el pueblo.

Altitud

750 m.

Habitantes

169 (2013).

La principal festividad que ver en Fuendetodos es San Bartolomé (24 de agosto).

Otra ocasión notable que ver en Fuendetodos es el Nacimiento de Goya (30 de marzo).