Qué ver en Daroca

La puerta férrea de Aragón

Las murallas locales todavía conservan en perfecto estado un casco urbano plagado de historia y riqueza monumental. El historiador José Luis Corral la calificó como “una de las más sufridas y hermosas ciudades de Aragón”. Aquí están la historia y lo mejor que ver en Daroca.

Planifica tu escapada a Daroca

El conjunto de lo que ver en Daroca conlleva un día de paseos. El pasadizo de La Mina, las murallas, las ruinas de la alcazaba, la colegiata y museos, son sus principales atractivos. En jornadas posteriores hay muchas excursiones posibles. Por ejemplo, se puede visitar la vecina Anento y su raro manantial de Aguallueve. Por otro lado, el pueblo de Gallocanta y su Parque Natural de la Laguna de Gallocanta son asimismo atractivos. En un entorno mucho más urbano aguardan Calatayud y la capital provincial, Zaragoza.

Los platos típicos y las opciones hoteleras están en las páginas dedicadas a dormir y comer en Daroca.

¿Quieres conocer este sitio?

La relación entre la historia y lo que ver en Daroca es grande, por lo que conviene conocer la primera. De este modo, las bases de la actual ciudad se asientan en el poblado celtíbero de Darek y la romana Agiria. Más tarde, los árabes fundaron un núcleo complementario llamado Calat-Darwaca a finales del siglo IX. Convirtieron la medina en una de las principales de la Marca Superior.

Según una leyenda, la mora Melihah fue ejecutada por traidora al haber liberado a Jaime, un caballero cristiano preso en la alcazaba local. Tras reunirse con los suyos, el cristiano tuvo gran protagonismo en la reconquista de la fortaleza por Alfonso I el Batallador en 1120. Según se cuenta, el espíritu de la desdichada quedó preso en las mazmorras del castillo. Debido a ello, cada noche su fantasma recorre las murallas en busca del espíritu de su amado.

Llegado 1141, Alfonso I concedió un fuero para incentivar su repoblación. Sin embargo, no debió de surtir efecto ya que fue ampliado por Ramón Berenguer IV. Para 1228 había crecido lo suficiente como para que Jaime I convocara allí Corte Generales.

La Puerta Alta de las murallas de Daroca en 1922
La Puerta Alta de las murallas de Daroca en 1922.

Primero frente al Islam y luego contra la vecina Castilla, Daroca siempre tuvo un claro carácter defensivo. Sus murallas fueron su principal seña de identidad. En 1357 resistió el fuerte asedio de Pedro I de Castilla durante la Guerra de los Dos Pedros. Por esta gesta se le dio el título de Ciudad y de “Puerta Férrea de Aragón”.

Tras la unión de las coronas castellana y aragonesa, Daroca pasó a ser importante punto de paso para el Camino Real entre Madrid y Cataluña. En ella se alojaron prácticamente todos los monarcas españoles, desde los Reyes Católicos hasta Felipe V. Por esta característica geoestratégica también fue objeto de disputa en todas las guerras peninsulares.

Daroca fue un asimismo un gran centro de peregrinaje gracias al Milagro Eucarístico de los Corporales. Se trata de un episodio que gira en torno a seis hostias ensangrentadas a las que en tiempos de la reconquista atribuyeron varias victorias cristianas en tierras valencianas. Los Papas Eugenio IV y Sixto IV concedieron sendos jubileos a Daroca por tal motivo.

Desde mediados del siglo XVIII, la huerta de Daroca comenzó a aportar grandes beneficios a la localidad. Esta se convertirá en su principal fuente de ingresos. “Es la de Daroca fruta excelente, y según mi paladar superior a todas”, escribiría el humanista Jordán de Asso.

Ya en 1814, Fernando VII se paró a descansar en la ciudad de regreso de su cautividad en Francia. Allí acudieron los ministros del Gobierno para explicarle por anticipado el contenido de la Constitución de 1812. Sus penosas y autoritarias decisiones posteriores denotan que las nuevas no fueron de su gusto.

A continuación, lo mejor que ver en Daroca y sus alrededores.

Lo primero que ver en Daroca son sus míticas murallas. El trazado de estas se extiende a lo largo de cuatro kilómetros. En ellos se yerguen más de un centenar de torreones de vigilancia. Gracias a ello forman uno de los principales recintos fortificados de Aragón.

La entrada principal a la localidad es la Puerta Baja, principal icono patrimonial de Daroca. Construida en el siglo XVI, consta de dos sólidas torres almenadas. Ambas flanquean un arco rebajado, rematado por una galería de arcadas. Su arco sirvió también para canalizar y evacuar las aguas torrenciales de las tormentas.

Por otro lado, la Puerta Alta, también del siglo XVI, fue construida sobre una anterior. Cuenta en su fachada con el escudo de la ciudad y un alero de madera saliente. Siguiendo el trazado de las murallas de Daroca se llega hasta el castillos del lugar. La fortaleza todavía conserva restos de la antigua alcazaba musulmana, de planta ovalada, y retazos de una de sus torres de mampostería. Fue escenario del legendario romance entre la mora Melihah y el caballero cristiano Jaime.

Traspasadas las murallas de Daroca se alza la Colegiata de Santa María. Tiene un origen románico, pese al aspecto actual resultado de varias remodelaciones. Guarda la reliquia de los Santos Corporales, objeto de culto y peregrinación histórica, motivo del Museo de los Corporales. Del templo destaca también el retablo del altar mayor, dedicado a la Asunción con su baldaquino y el órgano del siglo XIV.

Un buen ejemplo de transición del románico al mudéjar que ver en Daroca es la Iglesia de Santo Domingo. Su torre es considerada la primera construcción mudéjar aragonesa. Por otro lado, la Iglesia de San Miguel dispone de sólidos muros de sillería de origen románico. En ella se hallan pinturas murales góticas sobre la coronación de la Virgen en las paredes interiores del ábside.

Pasando a la arquitectura civil que ver en Daroca brilla la Casa de los Luna. La vivienda luce una decoración mudéjar de gran interés turístico. Su construcción fue costeada por Benedicto XIII, el antipapa conocido como “Papa Luna”. Otra construcción reseñable es la Casa del Diablo (siglo XV). Debe su nombre a un antiguo inquilino del siglo XIX, famoso anticlerical conocido como el diablo Royo.

También notable resulta el Hospital de Santo Domingo, construido a caballo entre los siglos XV y XVI. Para levantarlo se siguió una tipología de lonja gótica aragonesa o levantina. Aloja el Museo Comarcal y Municipal, que se ha convertido en uno de los elementos más importantes que ver en Daroca.

La Puerta Baja, principal entrada a la ciudad de Daroca
La Puerta Baja, principal entrada a la ciudad de Daroca.

Durante el siglo XVI se levanto el pasadizo la Mina, una de las principales obras de ingeniería civil de la Europa del momento. Se trata de un paso de casi seiscientos metros de longitud, siete de altura y seis de ancho. Sirvió para canalizar y evacuar el agua de las tormentas que asolaban la zona por aquel entonces.

En lo gastronómico destacan los “Moscatelicos de Daroca”. Se trata de bizcochos empapados en moscatel, enrollados con una suave capa de avellana y pasas maceradas en moscatel. Finalmente, se recubren de chocolate. Las particularidades de este producto y de otras especialidades dulces de la zona se tratan en el Museo de la Pastelería, inaugurado en el año 2000.

Después de disfrutar de lo mejor que ver en Daroca, mira otros planes en Zaragoza y las actividades de turismo activo de la provincia maña.

Imprescindibles

Detalle de muralla y torre en Daroca
Detalle de muralla y torre en Daroca.
Iglesia de Santo Domingo en Daroca
Iglesia de Santo Domingo en Daroca.

Datos prácticos

Coordenadas

41° 6′ 55.18″ N, 1° 24′ 50.16″ W

Distancias

Zaragoza 88 km, Huesca 166 km, Teruel 110 km, Madrid 266 km.

Altitud

797 m.

Habitantes

2255 (2013).

Aquí tienes las principales festividades que ver en Daroca: Los Corporales (coincidiendo con el Corpus Christi).

He aquí más ocasiones notables que ver en Daroca: Corpus Christi, Feria Medieval (último fin de semana de julio), Festival de Música Antigua (primera semana de agosto).

Darüqa, Recuerdos con sabor.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar