Que ver en Belchite

El épico pueblo fantasma

El Pueblo Viejo de Belchite es uno de los núcleos abandonados más famosos de España. Fue escenario de un dramático asedio, del que queda un impactante campo arqueológico al que se asocian fenómenos paranormales. En sus inmediaciones está la primera reserva europea de aves esteparias: el Planerón.

Planifica tu escapada a Belchite

Lo que hay que ver en Belchite son las sobrecogedoras ruinas formadas tras los combates de la Guerra Civil; pueden ocuparnos media mañana. El resto puede emplearse en visitar el Santuario de la Virgen de Pueyo (no confundir con el que tiene igual nombre y está cerca de Barbastro) y el museo etnológico. La visita a la reserva de aves esteparias de El Planerón es otra opción. La excursión puede continuar hacia el oeste, hasta el pueblo natal de Goya: Fuendetodos. Para conocer los platos locales y reservar se puede emplear nuestra página Dormir y Comer en Belchite.

¿Quieres conocer este sitio?

En el actual cerro de Nuestra Señora del Pueyo se encuentran unos restos arqueológicos asociados a Belia, población de la tribu íbera de los sedetanos. Los romanos construyeron la presa de Almonacid, para procurarse agua con la que cultivar la estepa. Los invasores bereberes la llamaron Bilsid, dependiente tiempo después de la taifa de Zaragoza.

En 1118 la mesnada del caballero Galindo Sánchez de Belchite (que añadió este topónimo a su nombre) la conquista. El rey Alfonso I el Batallador le cede a perpetuidad esas tierras al linaje de su conquistador, y al año siguiente le concede el fuero de Zaragoza a la nueva villa, con la intención de atraer pobladores cristianos. En 1122, para asegurar el control de un lugar clave para la defensa de Zaragoza frente a las incursiones musulmanas, el rey crea la orden militar y religiosa denominada Cofradía de Belchite, a imitación de la orden templaria. Pasó a la Orden de Monreal hasta la derrota de Fraga ante los almorávides. Alfonso II de León el Emperador las socorrió y refundió en 1136 en la Militia Caesaraugustana. Belchite debió ser entregada en 1143 a la Orden del Temple por Ramón Berenguer IV como compensación por sus servicios en Tierra Santa no satisfechos por el testamento de Alfonso I de Aragón.

En 1430, al morir el último descendiente del primer señor, la villa revirtió a la Corona, que se la vende dos años después al Duque de Hijar. En 1611 se expulsa a su población morisca, sufriendo una crisis demográfica, pero pronto se recupera, convirtiéndose en una de las villas más ricas de Aragón, lo que se traduce en la construcción de suntuosos palacios y casas nobles, dos conventos y varias iglesias.

foto antigua batalla belchite
Combate en la Batalla de Belchite

En sus inmediaciones, el 18 de junio de 1809 tuvo lugar la primera Batalla de Belchite de renombre dentro de la Guerra de la Independencia. Las tropas españolas comandadas por el general Joaquín Blake fueron derrotadas por las franceses de Suchet; victoria registrada en el Arco del Triunfo de París. En marzo de 1838 las tropas carlistas del brigadier Juan Cabañero ocupan Belchite en su camino a Zaragoza. En julio de 1936 los sublevados contra la República se hacen con el poder en Belchite, asesinando a los vecinos asociados a las organizaciones de izquierda. En el marco de una Ofensiva contra Zaragoza, el 24 de agosto de 1937 dos de las mejores unidades del Ejército Popular de la República – la 11ª División de Lister y la 24 División – cierran el cerco sobre Belchite; allí están fortificados dos mil soldados del Regimiento de Infantería Aragón y los vecinos liderados por su alcalde, Alfonso Trallero.

Tiene lugar entonces la segunda Batalla de Belchite durante doce días de continuos bombardeos y ataques. Tras la muerte en combate de todos los oficiales nacionales, las ruinas fueron tomadas al asalto el 6 de septiembre. El 10 de marzo de 1938 Belchite sería reconquistado por los franquistas. Por razones propagandísticas, el régimen franquista decide no rehabilitar la población, encargando al departamento de Regiones Devastadas construir a pocos kilómetros el conocido como Belchite Nuevo. En 1954 éste es inaugurado por el General Franco en persona; a partir de entonces los vecinos comienzan a mudarse a la nueva población. Uno de los últimos habitantes escribió en la portada de la iglesia en los años sesenta. “Pueblo viejo de Belchite, ya no te rondan los zagales, ya no se oirán las jotas que cantaban nuestros padres”. Campanas abandonadas que continúan tañendo, sombras esquivas, psicofonías varias… Los amantes de lo paranormal tienen también en Belchite un importante centro de peregrinación en un lugar en el que se percibe el tremendo drama que allí tuvo lugar.

Pese a que las ruinas de Belchite Viejo no se encuentran completamente acondicionadas para la visita turística, son multitud los turistas que cada año se acercan hasta ellas. De las tres entradas con que contaba el pueblo antes de su destrucción, queda hoy en pie el Arco de la Capilla de San Roque, de estilo barroco y construcción en ladrillo. A lo largo de la calle Mayor todavía se encuentran restos de varias casas que evidencian el pasado fértil de la villa; edificaciones construidas con elementos propios de la arquitectura rural aragonesa como son las puertas doveladas o las galerías de arquillos.

Uno de los edificios más icónicos que ver en Belchite es la Iglesia de San Martín de Tours, iglesia de una sola nave construida entre los siglos XV y XVI, de la que se conserva la cabecera poligonal con contrafuertes en las esquinas, vanos de medio punto y redes de rombos de ladrillo. Y la torre mudéjar con motivos en zigzag, hiladas al tresbolillo, rombos y ladrillos en esquinilla. En el siglo XVIII se procedió a ampliar el templo y realizar la fachada barroca de columnas pétreas y formas clasicistas.

La Iglesia de San Juan es un edificio mudéjar que dejó de cumplir funciones religiosas durante el siglo XIX. En el siglo XX se empleó como casino y teatro. Destaca en ella la Torre del reloj del siglo XV decorada de forma similar a la de San Martín. El Convento de San Agustín es otro edificio de gran interés del que sobresale la torre mudéjar y su interior, con capillas laterales y arcos desnudos en su techumbre. Del conjunto del Convento de San Rafael, inaugurado en 1781 se conservan restos de sus dos secciones, las dependencias conventuales y la iglesia, presentando esta segunda un mejor estado de conservación respecto al resto del edificio.

belchite viejo
Belchite Viejo

El Ayuntamiento de Belchite organiza visitas guiadas a las ruinas del Pueblo Viejo. En los alrededores de Belchite se encuentra el Santuario de Nuestra Señora del Pueyo, uno de los edificios religiosos de mayor relevancia en la comarca. No confundir con el edificio subido a un alto cerro en las cercanías de Barbastro. Se trata de un conjunto de edificios de gran belleza y monumentalidad que presenta rasgos de transición de época renacentista a barroca. Sobresale su torre mudéjar del siglo XIV. Otra propuesta interesante puede ser visitar el Museo Etnológico del Valle Medio del Ebro, donde se exponen rasgos y maneras de la vida agraria en Aragón.

El duro clima y la escasa hidrología que han formado la estepa de Belchite han condicionado la agricultura de la comarca, pero han facilitado la conformación de la Reserva Europea de Aves esteparias El Planerón y el Refugio de Fauna Silvestre de La Lomaza.

Imprescindibles

Dónde dormir en Belchite
Vista de una de las calles de la localidad
Dónde dormir en Belchite
Antiguo convento de San Agustín

Datos prácticos

Coordenadas

41° 18′ 21.95″ N, 0° 45′ 15.64″ W

Distancias

Zaragoza 58 km, Huesca 124 km, Teruel 168 km, Madrid 327 km

Aparcamiento

A la entrada del Pueblo Viejo sin problemas en Belchite

Altitud

440 m

Habitantes

1633 (2013)

Nuestra Señora del Pueyo (martes siguiente al Domingo de Resurrección), San Lorenzo (10 de agosto), Santa Cruz (14 de septiembre), San Martín de Tours (11 de noviembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar