Biescas

Plaza fuerte del valle de Tena

Situada a la entrada del valle de Tena, es nexo entre la Jacetania y el ato Sobrarbe. Fue una histórica plaza fuerte y hoy se conserva como centro de un espectacular escenario natural.

Planifica tu escapada a Biescas

Todo aquello que hay que ver en Biescas se recorre en pocas horas. Sus alrededores, en cambio, dan forma a un atractivo paraje natural de transición entre el Prepirineo y las más altas cumbres de la cordillera donde es posible encontrar grandes hitos patrimoniales como la ermita de Santa Elena y la ruta de las iglesias mozárabes del Serrablo. Como punto de entrada del valle de Tena, Biescas es un escenario perfecto para la práctica de múltiples actividades de turismo activo como el ciclismo y el senderismo. En sus alrededores, un espectacular terreno de alta montaña se abre al visitante permitíendole descubrir toda clase de rincones naturales y pueblos con encanto que, en conjunto, componen la geografía y el patrimonio del valle de Tena. En invierno, la proximidad de las estaciones de Formigal y Panticosa hace de Biescas un importante centro de recepción de esquiadores y amantes de la nieve; durante el resto del año, el turismo se mantiene siempre estable gracias además a la proximidad de lugares como Jaca, Torla o el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Visita la página Comer y Dormir en Biescas para conocer la oferta de servicios de la localidad y reservar en sus mejores hoteles.

¿Quieres conocer este sitio?

Aunque existen restos arqueológicos que evidencian una temprana habitación neolítica y el paso de los romanos por sus tierras, la primera referencia escrita de Biescas aparece en el Cartulario de San Juan de la Peña, de finales del siglo XI.

Desde la Edad Media destaca como nudo de comunicaciones entre los valles de los ríos Ara y Aragón, así como punto de entrada al valle de Tena. Su puente sobre el río Gállego era muy transitado, y por eso los reyes de Aragón siempre la controlaron directamente manteniéndola como villa de realengo. También la fortificaron para hacer frente a las incursiones enemigas, primero musulmanas y más tarde de los gascones franceses.

En tiempos de Felipe II el estrecho de Santa Elena es fortificado con sistemas propios de la época, pero esto no evitó que en febrero de 1592 ochocientos protestantes procedentes del Bearn conquistasen por sorpresa el valle del Tena aprovechando los rigores del invierno, que dotaban de cierta imprevisibilidad a su acción. Pese a la sorpresa inicial de su incursión y el rápido éxito de su empresa, las tropas invasoras no pudieron mantenerse allí ni siquiera dos semanas. En su retirada fueron aniquilados por las tropas españolas en el lugar conocido desde entonces como barranco des Luterians.

antigua foto biescas
Biescas bajo la nieve

Durante la Guerra de la Independencia, Biescas fue ocupada de nuevo por los franceses y la zona volvió a tener una importante actividad militar gracias en parte al acoso que la guarnición asentada en la villa sufrió por parte de los jefes guerrilleros Renovales y Sarasa.

En 1938 fue escenario de encarnizados combates entre las tropas nacionales y republicanas, produciéndose tremendas destrucciones que provocaron su calificación como “Región Devastada” y la aplicación de un plan especial de reconstrucción.

En agosto de 1996 se produjo la catástrofe del camping Las Nieves, donde murieron 86 personas a causa de una enorme y súbita riada.

Durante la segunda mitad del siglo XX, las tradicionales actividades ganaderas y agricultoras han perdiendo peso progresivamente frente al sector servicios y a la explotación turística de la zona. Actualmente, la villa se ha terminado por posicionar como uno de los grandes centros receptores de turismo de todo el valle de Tena, tanto en invierno como en verano.

El urbanismo de la villa de Biescas discurre a ambas orillas del río Gállego formando los tres barrios históricos de San Pedro, en la margen derecha, y La Peña y el Barrio Bajo en la izquierda. Ambas orillas se encuentran bien diferenciadas entre sí y cada una de ellas está presidida por su respectiva iglesia parroquial, situada en la zona más elevada de cada margen.

La Iglesia de San Pedro, que domina el barrio de la misma advocación, es una construcción del siglo XIX edificada sobre otro templo anterior del que no queda resto alguno. En la margen contraria, al borde del roquedal de La Peña y dominando toda la extensión de la Tierra de Biescas hacia el sur, se encuentra la Iglesia del Salvador, construida a principios del siglo XIII, época de la que conserva el ábside, el presbiterio, la torre fortificada y el muro norte. Fue reformada durante el siglo XVI afectando a las capillas de la nave de la epístola y la situación de la torre, reconstruida tras la batalla de 1938. Como anécdota, destacar que existe una leyenda que habla sobre una galería subterránea que comunica ambas iglesias.

La Plaza Mayor es el centro en torno al cual se distribuyen la gran mayoría de servicios de la población. Su estructura fue completamente remodelada a principios del siglo XX dando lugar a un espacio más diáfano que continúa presidido por el Ayuntamiento. Este edificio, como buena parte del pueblo, fue construido tras finalizar la Guerra Civil por el departamento de Regiones Devastadas.

A pesar de las tremendas destrucciones de 1938, en su casco urbano todavía pueden encontrarse lujosas construcciones de antiguos infanzones y comerciantes que rivalizaban entre sí mediante la erección de estos edificios. Algunos buenos ejemplos de esta arquitectura civil que ver en Biescas son la Casa de Pepe Estaún o Casa Sebastián. La Torraza de Acín es una casa nobiliaria construida en 1580 por el infanzón Juan de Acín. Se trata de una torre que representa a la perfección el modelo constructivo del siglo XVI con una fachada sobria sobre la que destacan sus ventanas y puerta. De su interior sobresalen los suelos, formados por cantos rodados ordenados de manera que den forma a diversas figuras geométricas, los techos abovedados y sus chimeneas. Actualmente alberga el Museo de la Torraza, centro de interpretación de la vida pirenaica en el siglo XVI. La oferta expositiva se completa con el Centro Cultural Pablo Neruda.

Dónde dormir en Biescas
Ayuntamiento

En el cercano Parque de Arratiecho se encuentra Biescas Aventura, el mayor parque de tirolinas y pasarelas de los Pirineos aragoneses.

De sus alrededores también destaca la Ermita de Santa Elena, uno de los mayores atractivos patrimoniales de Biescas y, tal vez, el monumento religioso más importante del valle. Una interpretación legendaria de su construcción se refiere a Santa Elena de Constantinopla (Emperatriz de Roma, que vivió entre los años 250 y 329), que siendo perseguida por herejes logró eludirlos después de que una araña tejiese una gruesa tela que cubrió por completo el acceso a la cueva donde la santa se había ocultado. Lo cierto es que la actual ermita se erige en 1221 como capilla en torno a dicha cueva, que todavía hoy en día permanece visitable y oculta tras una sección del retablo. Fueron diversas modificaciones durante los siglos XVII y XVIII las que le concedieron su actual aspecto. Esta ermita es destino de tradicionales peregrinaciones en el día de Santa Elena, en plenas fiestas patronales de la localidad. Para visitar el interior de la ermita hay que solicitar la llave de la misma en bar del Hotel Casa Ruba.

Una particularidad de los alrededores de Biescas la constituyen las Iglesias Mozárabes del Serrablo, que forman en conjunto un estilo diferenciado dentro del arte religioso medieval. Estas se reparten entre algunos municipios de la Tierra de Biescas y pueden visitarse siguiendo el recorrido de la Ruta de Serrablo. Entre todas ellas destacan San Pedro de Lárrede, San Juan de Busa, San Martín de Oliván o San Bartolomé de Gavín.

Por su privilegiado entorno y su posición entre valles, Biescas resulta perfecta para la realización de todo tipo de actividades de montaña. Se encuentra a escasos kilómetros de las estaciones de esquí de Formigal y Panticosa, de ella parten numerosas rutas aptas para senderistas y bicicletas de montaña, además resulta un buen punto de asentamiento para aquellos que deseen visitar las cumbres más elevadas del valle de Tena.

Imagen principal: M a n u e l

Datos prácticos

Coordenadas

42° 37′ 42″ N, 0° 19′ 16″ W

Distancias

Huesca 68 km, Zaragoza 139 km, Barcelona 440 km, Madrid 454 km

Aparcamiento

Parkings públicos en la Ronda de San Pedro y Camino de la Conchada

Altitud

860 m

Habitantes

1568 (2013)

San Antonio (13 de junio), Santa Elena y San Roque (del 14 al 18 de agosto, con el famoso “toro de fuego” de Biescas)

Feria de la Primavera (mayo), Campeonato Nacional de Team Penning (julio), Feria de Otoño (tercer fin de semana de octubre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar