Que ver en Utrera

Cuna del bandolero Corrientes y de los toros bravos

La acogedora y monumental Utrera, situada en plena Campiña sevillana, es una de las cunas del flamenco y sigue siendo célebre por sus festivales. También es origen de famosos toros de lidia y caballos de pura raza española.

Planifica tu escapada a Utrera

Lo que hay que ver en Utrera (castillo y casco histórico, más el Santuario de Nuestra Señora de la Consolación) puede ocuparnos una mañana. Para el resto de la escapada hay dos pueblos típicos cercanos donde continuar, pudiendo ocuparnos medio día cada uno: Arahal y Alcalá de Guadaira (esta última en el camino de vuelta a Sevilla). Hemos seleccionado los mejores lugares donde quedarse en nuestra página Comer y Dormir en Utrera.

¿Quieres conocer este sitio?

Su nombre deriva del romano Utrer o lugar de fabricación de odres para transportar aceite y vino, debido a los numerosos campos de olivos y vid que había en toda la zona. Según Estrabón fue poblada por soldados veteranos de la guerra civil entre César y Pompeyo; estos construirían el llamado Puente de Alcantarilla.

Durante el periodo musulmán no fue más que una pequeña aldea dotada con una torre vigía. Desde la conquista de Sevilla, en 1248 la población, dependió del concejo sevillano. En 1253, el rey Alfonso X el Sabio realiza el reparto de las tierras entre los colonos cristianos que convivieron con una comunidad judía.

Desde 1264 fue encomendada su defensa a la Orden de Calatrava, que transformó la modesta fortaleza en un castillo rodeado de murallas. Como localidad fronteriza que formaba parte de la llamada Banda Morisca en 1368 fue asaltada por el rey Mohamed V de Granada, quien destruyó el castillo de Utrera. En 1478 los Reyes Católicos debieron de mandar sus tropas para recuperar la villa de manos del caballero Fernán Arias de Saavedra, que lo había usurpado, pasando a ser gobernada por un corregidor. En el siglo XVI, de sus pinares salió la madera que abastecería las Reales Atarazanas de Sevilla, donde se construyeron muchas de las naves enviadas a la Indias. En tiempos de Felipe II se convierte en la segunda población del reino de Sevilla (por detrás de la capital). El ciclo expansivo de riqueza, incremento de población y edificaciones se frenó en 1649 debido a una epidemia de peste bubónica; tanto mermó la población, que hubo de ser repoblada entre 1759 y 1788. En 1757 allí nació el temido bandolero Diego Corrientes, que dio espectaculares golpes por toda Andalucía, ganándose muchas complicidades por su costumbre de repartir parte del botín entre los más desfavorecidos. Su fama motivó que el propio rey Carlos III ordenase que se pusiera un alto precio a su cabeza. Sería detenido en Portugal, extraditado y ajusticiado en Utrera en 1781. Según la costumbre, su cuerpo sería despedazado y enviadas sus partes para ser exhibidas en las picotas de las localidades donde perpetraron sus crímenes. Hace pocos años se encontró en la iglesia de San Roque su cráneo, con un garfio clavado en el mismo. La película Diego Corrientes (1936), del guionista, director y productor catalán Ignacio Farrés Iquino, narra las andanzas del popular personaje protagonista también de un Tebeo.

antigua fotografia plaza costitucion utrera
La Plaza de la Constitución en una antigua fotografía

En los años treinta del siglo XIX se estableció en Utrera el empresario “indiano” (regresado del Perú) don Clemente de la Cuadra, que fue alcalde de la población en 1844 y 1846, consiguiendo espectaculares resultados en la misma, pues promovió la mayoría de los edificios públicos de ese siglo. Por aquellos años Utrera se había ido convirtiendo en la cuna del cante flamenco, pues allí se habían ido estableciendo algunos de los primeros nombres asociados con esta modalidad: el creador de tonás Perico Mariano, los bailaores Felix, El Mulato, y los hermanos Pelaos de Triana; en la segunda mitad del siglo allí actuarían Mercé, La Serneta, Rosario, La del Colorao, Pinini y Joaniquí, entre otros. La relación de Utrera con los escenarios y el tipismo andaluz fue divulgada por los hermanos utreranos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, que a comienzos del siglo XX tendrían grandes éxitos como dramaturgos especializados en escenas costumbristas andaluzas. Utrera consigue el título de Ciudad en 1877, de manos del rey Alfonso XII.

El Castillo, situado en la parte alta del cerro, es por donde comenzamos la visita a Utrera. En época musulmana fue una simple torre de vigilancia que en el transcurso de la Reconquista sería transformada en un auténtico castillo; aunque no pudieron evitar que en 1368 fuera destruido por Mohamed V de Granada. Las tropas napoleónicas le causaron tremendos daños al retirarse de allí, en 1812. En la Torre del Homenaje hay un espléndido mirador; el Arco de la villa es la única puerta de la muralla conservada.

Frente al Castillo se ubica la Iglesia Parroquial de Santiago El Mayor, de estilo gótico. En el exterior destaca la conocida como Puerta del Perdón de estilo gótico y plateresco; en el interior sobresale su Retablo Mayor y el Santísimo Cristo de Santiago del siglo XVI, patrón de Utrera.

En la parte trasera de la parroquia de Santiago El Mayor encontramos el Hospital de la Santa Resurrección (de 1514 y gótico de transición) conocido como El Hospitalito; aquí se encuentran los sepulcros de los fundadores con los escudos de las familias Ponce de León, López de Carrizosa y Perea.

De camino hacia la antigua judería se pasa por el Convento de la Purísima Concepción (construido hacia 1577, de estilo mudéjar), la Plaza del Altozano (s. XVII) y la jesuita Iglesia de San Francisco (1645). El Pasaje del Niño Perdido forma parte de la antigua judería, que contó con sinagoga, hospital y cementerio. En la actualidad es un peculiar pasaje que conecta la calle Menéndez Pelayo con la plaza del Altozano desde donde se puede observar, en la calle de Rodrigo Caro, el Palacio del Marqués de Tous, actual sede de la Casa de la Cultura. Se trata de una antigua casa palaciega del siglo XVIII.

La Iglesia de Santa María de la Mesa (s. XV) puede verse casi desde cualquier parte por su gran altura y dimensiones. Todo el conjunto protagoniza uno de los más bellos y desconocidos ejemplos de toda la arquitectura renacentista andaluza; sobresale su Retablo Mayor y la Capilla Mayor.
Muchos nobles y aristócratas hicieron de Utrera su lugar de residencia y construyeron aquí sus casas palaciegas, caso del Palacio del Conde de Vistahermosa; actual Ayuntamiento- y las Casas de los Román Meléndez, los Surga, Saavedra y los De la Cuadra.

Próximo al ayuntamiento se ubica el Teatro Municipal Enrique de la Cuadra (1887) edificado “a la italiana”, con un escenario de gran amplitud, tomando como modelo el desaparecido Teatro de San Fernando de Sevilla. En su interior se puede contemplar la biblioteca y los enseres personales de los célebres dramaturgos utreranos, los Hermanos Álvarez Quintero, vecinos de la localidad.

palacio conde vistahermosa utrera
Palacio del Conde de Vistahermosa, actual Ayuntamiento

El Santuario de Nuestra Señora de la Consolación (ss. XVII y XVIII), patrona de Utrera, está situado en las afueras de la localidad. En su interior sobresalen el Altar Mayor, presidido por la imagen del siglo XV de la Virgen de la Consolación y el coro con artesonado de cedro del siglo XVIII. La patrona de Utrera está muy vinculada a la mar y por ello es conocida como “La del barquito” haciendo referencia al objeto que tiene en la mano. Cuentan que una embarcación se estaba ahogando y solo encontraron los marinos salvación tras encomendarse a ella. Desde entonces cientos de peregrinos viajan al santuario a pedirle promesas. La imagen de la Virgen tiene en sus ropas múltiples lazos de colores que se le atribuyen a los milagros que ha obrado.

Considerada la cuna del toro bravo, tres de sus cinco razas existentes en España tienen su origen en la localidad, destacando la casta de Vistahermosa. Varias ganaderías crían a los bovinos con unas condiciones características que los convierten en una especie única para la lidia.

Igualmente Utrera es cuna histórica del arte del flamenco. Son muchos los grandes artistas flamencos que han nacido y vivido en esta localidad, como: Enrique Montoya, Bambino, creador y precursor de la rumba flamenca; las hermanas Fernanda y Bernarda, reinas de la soleá y la bulería que llevaron el flamenco por toda España; Juan, El pelao y un largo etcétera. Por las calles de la localidad hay distintos monumentos dedicados a estas grandes figuras. La mayor exhibición flamenca tiene lugar con la celebración del Festival El Potaje Gitano, pionero de todos los certámenes flamencos del verano. En la peña flamenca de Curro de Utrera se realiza otro evento destacado como es el Festival del Mostachón.

Imprescindibles

Castillo de Utrera
Convento de la Purísima Concepción

Datos prácticos

Coordenadas

37° 10′ 56.87″ N, 5° 46′ 54.31″ W

Distancias

Sevilla 30 km, Madrid 526 km

Aparcamiento

Zona de aparcamiento habilitada en las inmediaciones de la estación de RENFE

Altitud

49 m

Habitantes

51 630

Otros destinos próximos

Semana Santa, Romería de Fátima (13 de mayo), Fiesta de San Juan (24 de junio), Festividad Virgen de la Mesa (15 de agosto), Feria de la Consolación (en torno al 8 de septiembre)

Certamen nacional de Arte Contemporáneo Ciudad de Utrera (finales de mayo), Festival Flamenco Potaje Gitano (último sábado de junio), Festival Flamenco del Mostachón (segunda semana de noviembre), Feria de la Gallina Utrerana (diciembre)

Figuras escultóricas de bronce a la cerca quemada, Mimbre, Esparto, Encuadernación artística

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar