Que ver en Triana y la Cartuja Sevilla

De la esencia de Sevilla a la huella de la Expo

Cruzando el Guadalquivir está Triana, el barrio de esencia más pura. Para los trianeros Sevilla es un barrio de Triana. En esta misma ribera se encuentra la Cartuja y varios edificios construidos con motivo de la Exposición Universal de 1992.

Planifica tu escapada a Triana y La Cartuja de Sevilla

El Barrio de Triana es conocida por su gente y su ambiente festivalero a lo largo del año. La calle Betis —a orilla del rio Guadalquivir— y la calle de San Jacinto merecen ser conocidos para disfrutar de la ‘gracia’ de los locales; a unos minutos en coche, se encuentra el interesante Monasterio de La Cartuja y su Museo de Arte Contemporáneo. Los hitos que señalamos en nuestro apartado Qué ver en Triana nos puede ocupar un día entero.  Quienes tengan niños pueden visitar su parque temático: Isla Mágica. En día adicionales puede verse el casco antiguo y la zona de Plaza de España. En esta zona se come y tapea bien a buen precio, pero hay menos hoteles que en las otras dos zonas: Santa Cruz y El Arenal y La Macarena y el centro. Hemos seleccionado los mejores lugares donde quedarse en nuestra página Comer y Dormir en Triana.

¿Quieres conocer este sitio?

Triana ha sido tradicionalmente un barrio de marineros, obreros, alfareros e industriales, convertido en famoso por sus toreros, cantaores y bailaores de flamenco. Durante siglos tuvo una importante presencia del pueblo gitano o romaní.

Según los trianeros, Astarté, diosa de las estrellas y gran madre de la naturaleza y la fertilidad, habría fundado Triana cuando llegó a la zona huyendo de Hércules. De los romanos se han encontrado restos. Su mayor desarrollo poblacional tendría lugar en época musulmana, organizándose el barrio en torno al Castillo de Gabir y que guardaba este punto de paso en el camino hacia Huelva y el puerto comercial. Por ello en 1248, al asediar la ciudad, Fernando III de Castilla destruyó el castillo y el puente de barcas asentado sobre poderosas cadenas. Tras la conquista castellana, el castillo fue entregado a la aragonesa Orden de Caballería de San Jorge, que le dio nombre a partir de entonces y lo conservó hasta 1280; entonces fue convertido en la primera parroquia cristiana y, en 1481, en la sede del Tribunal de la Inquisición.

La proximidad al río propició las numerosas inundaciones, siendo especialmente graves las de 1435, 1440, 1545 y 1554. Algunos azulejos señalan la altura a la que llegó el agua en determinadas calles.
En el siglo XVI hubo en el interior de Triana otro arrabal, el de Portugalete, formado por una colonia de emigrantes portugueses atraídos por el comercio con las Américas. Durante un tiempo perteneció al Conde-Duque de Olivares, en su fracasado intento de hacerse con las propiedades del cabildo sevillano.

foto antigua triana
Vista del Puente de San Telmo y del antiguo Convento de Carmelitas

En cuanto a la zona de la Isla de la Cartuja, y a excepción del monasterio que la ocupó desde el siglo XV, no fue objeto de expansión urbanística hasta el último cuarto del siglo XX, sobre todo a raíz de la construcción del recinto ferial para la Exposición Universal de 1992. En la actualidad, se han ubicado en ella el Parque Tecnológico y Científico Cartuja 93, varios centros de la Universidad de Sevilla y el Parque Temático Isla Mágica.

Nuestro recorrido visitando la margen occidental de Sevilla comienza en el Puente de Isabel II, más conocido como el Puente de Triana, uno de los muchos que unen ambas riberas de la ciudad. Originalmente allí estuvo un puente de barcas mandado construir por el rey almohade Abu Yakub ben Yusuf en 1217. En 1857 se construyó la poderosa estructura de hierro que sigue siendo el puente de hierro más antiguo de España. Cuenta en su cabecera con la Capillita del Carmen (El Mechero), obra del arquitecto sevillano Aníbal González.

Al traspasarlo llegamos a la Plaza del Altozano, sensual y bulliciosa entrada al popular barrio de Triana. Muy cerca está el Mercado de Triana, instalado en el solar ocupado hasta 1823 por el antiguo castillo de Gabir (y luego de San Jorge), que fue sede de la Inquisición hasta 1785. Por ello, acoge en sus sótanos el Museo de la Inquisición, en el que podemos contemplar algunos de los métodos empleados con quienes no se avenían a confesar. También en esta misma plaza se puede ver la Farmacia de Santa Ana, fundada en 1841, que conserva su estilo antiguo.

Al otro lado del mercado está Callao (que alberga la Peña Trianera, fundada en 1932) y nace la calle Castilla, una de las principales del barrio. En el solar de una antigua mezquita se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la O (1697-1702), sede de la Hermandad de la O. El templo de planta rectangular, está formado por tres naves de igual altura y cabecera tripartita, presbiterio y coro a los pies. En su camarín se venera la imagen de la Virgen de la O, una talla de 1937 realizada por Castillo Lastrucci; otras imágenes fundamentales son el Nazareno de la O, al que los vecinos llaman El Jorobadito, y el grupo de San Joaquín y Santa Ana con la Virgen, ambas de Pedro Roldán. La calle Castilla cuenta además con algunos de los antiguos corrales que hicieron famoso a Triana, como el del número 16. Posee también un buen número de tabernas en las que, si es el tiempo apropiado, puede probarse el mosto nuevo que viene del Aljarafe. Y al final de la vía se eleva la Capilla del Patrocinio, sede de la Hermandad del Cachorro, un templo formado por una capilla del siglo XVIII (de una sola nave con presbiterio y coro alto a los pies cubierta con bóveda de medio cañón) y otra del XX, también de una nave con presbiterio, crucero y coro a los pies con cubierta de medio cañón; en su interior alberga el famosísimo Cristo de la Expiración o El Cachorro (1682), llamado así por estar inspirado en el rostro de un gitano hispalense conocido como “El Cachorro” que murió en brazos del escultor, sirviendo de modelo al artista para mostrar de manera perfecta la expresividad y el patetismo barrocos en la figura del Cristo exhalante.

Capillita Carmen sevilla
Capillita del Carmen

Desde aquí podemos volver sobre nuestros pasos por la calle Alfarería, en la que se encuentran muchos de los alfares de Triana, para llegar hasta la calle San Jacinto, una de las arterias principales del barrio. Aquí se encuentra la Capilla de la Estrella, sede de la hermandad del mismo nombre donde se venera a Nuestro Padre Jesús de las Penas; su peculiar planta está adaptada a las condiciones del terreno, con una nave rectangular inscrita en una planta poligonal, que aprovecha los huecos para abrir capillas laterales. También hallamos allí a la Iglesia de San Jacinto (siglo XVIII) de planta rectangular con tres naves, crucero y cúpula sobre pechinas sustentada sobre columnas salomónicas.

Muy próximo encontramos el Convento de las Mínimas, sito en la calle Pagés del Corro, cuyo trazado se corresponde con la célebre Cava, lugar pintoresco y romaní mencionado por los viajeros románticos que pasaron por Sevilla a mediados del siglo XIX.

La Iglesia de Santa Ana, la “Catedral de Triana”, es la más antigua del barrio, pues fue mandada levantar por Alfonso X, el Sabio en 1280. De estilo gótico y sabor cisterciense, está formada por tres naves cubiertas con bóvedas de arista, tres capillas de base poligonal en la cabecera, coro y capillas laterales. Destaca su torre, de planta cuadrada y con un primer cuerpo mudéjar y dos cuerpos más rematados por chapitel barroco, muy adornado y con numerosos pináculos sobre las balaustradas. Así mismo llaman la atención las puertas, especialmente la de la nave del evangelio, muy decorada. En su interior atesora un magnífico retablo mayor plateresco, que acoge la imagen de vestir de Santa Ana y de la Virgen y quince tablas pintadas por Pedro de Campaña.

Muy cerca, en la larga y blanca calle Pureza, se sitúa la Universidad de Mareantes o Casa de las Columnas, uno de los edificios civiles singulares del barrio. También la Capilla de los Marineros, en la que se venera una de las Vírgenes más queridas de Sevilla: la Esperanza de Triana. Se trata de una bella imagen barroca de autor desconocido. Patrona de los marineros (en origen, cuando su fundación en 1418, patrona de los alfareros), su estación de penitencia a la catedral es una de las más importantes de la célebre Madrugá (noche del Jueves al Viernes Santo).

Desde la calle Betis hasta la orilla del Guadalquivir se puede disfrutar de unas vistas óptimas de Sevilla. Al final se encuentra la plaza de Cuba, que da entrada natural al moderno barrio de los Remedios, abierto sobre la antigua huerta de un convento de carmelitas del que sólo se conserva la iglesia, hoy empleada como interesante y vistoso Museo de Carruajes. Desde ella se accede al Puente de San Telmo (1925), por el que podemos cruzar hacia la margen derecho del río. Éste puente hasta 1963 fue levadizo.

Si preferimos continuar por esta margen del Guadalquivir tendremos que desplazarnos en algún medio de transporte en dirección norte, hacia la conocida como Isla de la Cartuja, pequeña isla fluvial situada entre dos brazos del río Guadalquivir (uno de los cuales, el este, se ha tapado y convertido en dársena del Guadalquivir) donde se conservan varios de los edificios de la Exposición Universal de 1992, como el Pabellon de la Navegación, Pabellón de España, Pabellón del Futuro, Pabellón de la Cruz del Campo o el Pabellón del C.O.I, así como la estructura colgante del Puente de la Barqueta. Aquí se encuentra el Parque Temático de la Isla Mágica dedicado principalmente a la Sevilla americana y en él el agua ocupa un papel fundamental.
El principal atractivo histórico-artístico de esta zona norte es la Cartuja de Santa María de las Cuevas, monasterio cartujo fundado en 1400 bajo los auspicios del arzobispado. Se asienta sobre un terreno que fue utilizado en época almohade (S. XII) para sacar las arcillas, que utilizarían después los alfares de Triana, por lo que se formaron muchas cuevas. En una de ellas se descubrió tras la conquista cristiana la Virgen de las Cuevas, que dio origen a una ermita franciscana y nombre al monasterio cartujo fundado unos siglos más tarde.

Su proximidad al puerto facilitó la intervención de los cartujos en los negocios marítimos, propiciando que se convirtiera en el convento más rico de toda España, estando vinculados al mismo personajes como Cristóbal Colón (que residió y fue enterrado aquí en primera instancia), Santa Teresa de Jesús o el Conde-Duque de Olivares, que se hizo con la propiedad del conjunto durante diez años. Tras la desamortización de 1836 los religiosos debieron de abandonarla y pasó a manos del fabricante de lozas Charles Pickman, quien allí montó una fábrica de cerámica, de la célebre marca de La Cartuja de Sevilla. Esta empresa estuvo funcionando hasta la década de 1980, en que se trasladó y la zona fue declarada área monumental. Actualmente está ocupada por el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, que reúne una importante colección de los artistas actuales más importantes de Andalucía así como una importante biblioteca especializada en museografía. También se puede visitar las distintas dependencias del antiguo monasterio, como los restos mudéjares del claustrillo, la iglesia y la sala capitular góticas y la celda del prior, renacentista. En cuanto a las obras que la Cartuja atesoró, buena parte se pueden ver hoy en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Imprescindibles

cartuja santa maria cuevas
Cartuja de Santa María de las Cuevas
Puente de Triana

Datos prácticos

Coordenadas

37° 23′ 0″ N, 5° 59′ 0″ W

Distancias

Málaga 219 km, Córdoba 139 km, Huelva 93 km, Cádiz 123, Madrid 541 km

Aparcamiento

Parking de pago en la plaza del Altozano y en la plaza de Cuba. Próximo a la Cartuja: aparcamientos Zona Sur, al lado de la Av. del Cristo de la Expiación

Altitud

20 m

Habitantes

702 355 (2012)

Semana Santa (de Interés Turístico Internacional), Feria de Abril (de Interés Turístico Internacional), San Fernando (30 de mayo), Corpus Christi, Velá de Santiago y Santa Ana (25 y 26 de julio), Festividad de la Inmaculada (8 de diciembre)

Feria de Abril (de Interés Turístico Internacional), Las Cruces de Mayo (mayo), Romería del Rocío (Pascua); Velá de Santiago y Santa Ana (25 y 26 de julio), Feria de San Miguel (feria de ganado, en septiembre)

Talleres y tiendas de alfareros en las calles Antillano Campos, San Jorge y Alfarería

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar