...

Qué ver en Morón de la Frontera

Reino Taifa y hogar del gallo más vapuleado

Antigua sede de una diminuta Taifa, el lugar conserva hoy importantes monumentos barrocos. La localidad es también conocida por la cal, su festival flamenco y la historia del “gallo”, ejemplo del carácter solidario e independiente de sus pobladores. Esta es la historia y lo mejor que ver en Morón de la Frontera.

Planifica tu escapada a Morón de la Frontera

El paseo por lo que ver en Morón de la Frontera lleva casi un día entero. En verano conviene tomar las precauciones necesarias para no verse afectado por las altas temperaturas. Hay varias excursiones con las que aderezar esta escapada. Al oeste se alcanzan la ciudad universitaria de Osuna,  su vecina Estepa y Puente Genil. Una alternativa es dirigirse hacia Marchena, para después virar a Carmona. No lejos de esta última se extiende Mairena del Alcor.

Para conocer la gastronomía local y reservar, consulta las páginas sobre dormir y comer en Morón de la Frontera. Por último, la zona permite realizar alguna de las actividades de turismo activo de la provincia de Sevilla.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia del lugar, que conviene repasar antes de ir a lo que ver en Morón de la Frontera, se remonta al Dolmen de la Párraga. Este, junto a yacimientos como El Acebuche, el Hoyo del Gigante y Cardapachines, se remonta hasta el Paleolítico. Más tarde la poblaron celtas, íberos, tartesios y fenicios, asociados a la ciudad de Arunci o Isipo.

El territorio fue conquistada por los romanos hacia el año 206 a. de C. Siglos después se cree que allí se asentaron inmigrantes de la provincia romana de Mauritania Tingitana. De este modo se la empezó a conocer como Mauror. Ya en época del califato se estableció la diminuta provincia Cora de Mawrur. Esta solo incluía al actual pueblo de Coripe. Durante 1014, la familia Bannu Dammar expulsó al gobernador omeya, proclamando una pequeña Taifa en la comarca. Sin embargo, en el 1053, su rey fue capturado y encarcelado por Al-Mutadid, monarca de la vecina Taifa de Sevilla. Con todo, el hijo del capturado pudo resistir en el poder trece años más.

Fernando III conquistó el territorio en 1240, como paso previo al asedio de Sevilla (1247-48). Así, Morón de la Frontera pasó a formar parte de la “banda morisca”. Así se conocía al conjunto de poblaciones fronterizas con el reino nazarí de Granada. En 1253, el rey encomendó al concejo de la ciudad de Sevilla la defensa de Morón. Sin embargo, al cabo de unos años este renuncio a ello por falta de recursos.

Tras ser villa de realengo, la Orden Militar de Alcántara la controló hasta 1378. Pasó por la corona solo para ser cedida a los condes de Ureña, futura Casa de Osuna, en 1461. Durante el siglo XVI hubo una gran expansión económica y demográfica. Fue entonces cuando se edificaron los barrios de San Miguel, Santa María y Puerta de Sevilla.

Los conflictos de intereses motivaron pleitos y violencias entre dos bandos de vecinos. Por ello, en la primavera de 1597, la Chancillería de Granada envió como juez local al doctor Juan Esquivel. Este se presentó en el pueblo diciendo que allí no había más gallo que él, y que iba a hacer valer su autoridad. Por tal motivo le apodaron “El Gallo de Morón”. Ambos bandos acabaron poniéndose de acuerdo en algo: había que deshacerse del juez. Mediante argucias le llevaron al camino de Canillas, le desnudaron y le dieron una paliza con varas de acebuche. El hombre no regresó más por el pueblo. El hecho generó esta coplilla:

“Anda que te vas quedando / como el gallo de Morón /

sin plumas y cacareando / en la mejor ocasión”.

antigua foto de Morón de la Frontera
Iglesia de San Miguel Arcángel y Castillo de Morón, a mediados del siglo XX

Morón de la Frontera sufriría los estragos de la ocupación del ejército francés entre 1810 y 1812. Los galos causaron graves desperfectos el castillo-palacio de los duques. En 1864 comenzó una nueva etapa de desarrollo económico al conectarse por ferrocarril con Sevilla. Este dinamismo se tradujo en la concesión del título de ciudad en 1894. La elaboración de cal se fue convirtiendo en uno de los motores industriales de la localidad.

Al producirse el golpe de estado del 18 julio de 1936, hubo combates entre la Guardia Civil y milicianos de organizaciones de izquierda, que acabaron prevaleciendo. A la semana siguiente, Morón fue conquistada por la columna del comandante Castejón. Este desató una despiadada represión entre los izquierdistas. Ya en 1940 se construirá en aquí una Base Aérea, de uso mixto para la Fuerza aérea Norteamericana entre 1956 y 1960. Esto propició un impulso económico y demográfico a la ciudad.

A continuación, lo mejor que ver en Morón de la Frontera.

La visita a la localidad se inicia en la “Pequeña catedral de la Sierra Sur”. Esta no es otra que la Iglesia de San Miguel Arcángel. Edificada entre 1506 y 1730, posee mezcla de estilos gótico, renacentista y barroco. Once arquitectos intervinieron en las obras. Su torre campanario, de origen almohade, imita a la Giralda sevillana. Dentro destaca el Sagrario de la Capilla Mayor y Sacramental, de los siglos XVII y XVIII.

Otro templo que ver en Morón de la Frontera es la Iglesia de San Ignacio de Loyola. Se la conoce también como iglesia “de la Compañía” por edificarla los jesuitas en 1627. En su fachada barroca hay una imagen del Sagrario Corazón de Jesús. Ya dentro sobresalen cinco retablos de madera y doce óleos de Meter Van Lint sobre las Escenas de la Vida de la Virgen.

El edificio del Ayuntamiento de Morón de la Frontera data de 1593, con reformas de 1878. Merece la pena prestar atención al reloj de Losada de su fachada, que guarda un gran parecido con el de La Puerta del Sol de Madrid. En su interior se conserva el libro de Actas Capitulares más antiguo de toda Andalucía, de entre 1402 y 1426. Además, su Salón de Plenos y la escalinata señorial resultan notables. Otro paraje singular de la localidad son los Jardines de la Carrera, fresco lugar para pasear con un estilo típicamente andaluz.

Más adelante aguarda la Iglesia de San Francisco de Asís (1541), templo proto-barroco de planta rectangular. De gran relevancia son sus esculturas barrocas de la Virgen de las Aguas (1618) y el Cristo de la Oración en el Huerto (1622). A la Ermita de Nuestro Padre Jesús de la Cañada (de 1734 y muy restaurada) se accede por la Cuesta de Jesús. Esta es una de las calles más bonitas que ver en Morón de la frontera. De su interior sobresale el Retablo Mayor. Guarda además un mausoleo de mármol renacentista, en el que descansan los restos del Duque de Baños y su esposa. Asimismo, es sede del museo de la cofradía propietaria del edificio.

Jardines de la Carrera en Morón de la Frontera
Jardines de la Carrera en Morón de la Frontera.

En un espacio abierto al aire libre se hallan las ruinas del antiguo Castillo medieval. En los siglos XV y XVI los Duques de Osuna lo convirtieron en una fortaleza-palacio e hicieron de él su residencia. Sin embargo, en 1812 los franceses lo destruyeron durante su retirada.

En la sierra de los Esparteros se ubican “Aldea de las Caleras de Sierra”, donde está el Museo de la Cal. Allí se pueden observar dos hornos tradicionales de elaboración de cal del siglo XIX. Las visitas están guiadas por expertos “caleros”. El proyecto de revitalización de la elaboración de la cal artesanal de este municipio sevillano ha sido reconocido por la Unesco entre las mejores prácticas de salvaguarda del patrimonio intangible mundial.

Cada hay un gran evento que ver en Morón de la Frontera. Se trata del festival flamenco llamado Gazpacho andaluz, uno de los más antiguos de toda la provincia sevillana.

Imagen destacada cedida por ©EMPRESA PÚBLICA PARA LA GESTIÓN DEL TURISMO Y DEPORTE DE ANDALUCÍA

Imprescindibles

Iglesia de San Miguel Arcángel en Morón de la Frontera
Iglesia de San Miguel Arcángel en Morón de la Frontera.
Museo de la Cal de Morón de la Frontera
Museo de la Cal de Morón de la Frontera.

Datos prácticos

Coordenadas

37° 7′ 20″ N, 5° 27′ 6″ W

Distancias

Sevilla 65 km, Madrid 524 km.

Aparcamiento

Fácil en la zona del Ayuntamiento.

Altitud

297 m.

Habitantes

28 289 (2011).

Otros destinos próximos

Las grandes festividades de Morón de la Frontera son estas. Corpus de San José (Junio), Feria (del 16 al 19 de septiembre), Romería de Gracia (octubre), Festividad de la Inmaculada Concepción, Patrona de Morón de la Frontera (diciembre), Procesiones de Mayo, Semana Santa y Carnaval.

Otra cita notable que ver en Morón de la Frontera es el Festival de flamenco Gazpacho Andaluz.

Convento de Santa Clara, Convento de Santa María, Ángel Camacho S.A. productor y envasador de aceite y aceitunas.


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Estepona sorprende por la variedad de actividades y paisajes que ofrece este municipio de Málaga, Más información
A lo largo de su historia, el territorio español no ha parado de ver surgir Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la isla de Gran Canaria, se encuentra el municipio de Santa Lucía de Tirajana, Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]San Bartolomé de Tirajana es el municipio más extenso de la isla de Gran Canaria. Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Aquello que ver en Ingenio destaca por basarse en varios espacios naturales y arquitectónicos de Más información

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar